Pa­sión si­ci­lia­na de Se­ma­na San­ta

Un re­co­rri­do en blan­co y ne­gro por las lo­ca­li­da­des de Tra­pa­ni y En­na, re­vi­vien­do las tra­di­cio­nes de la Pas­cua en Si­ci­lia.

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS DA­NIE­LA MO­RREA­LE

Si­ci­lia es mi tie­rra. Una tie­rra a la que me sien­to pro­fun­da­men­te li­ga­da, si bien mi tra­ba­jo co­mo fo­tó­gra­fa me ha lle­va­do a vi­vir en di­fe­ren­tes ciu­da­des del mun­do, y aho­ra en Ma­drid, don­de re­si­do... por aho­ra! Du­ran­te mis años en Si­ci­lia tu­ve la gran suer­te de pre­sen­ciar en mu­chas oca­sio­nes la emo­cio­nan­te ex­pe­rien­cia de vi­vir las pro­ce­sio­nes de Se­ma­na San­ta, y un día de­ci­dí que se­gui­ría con el ob­je­ti­vo de mi cá­ma­ra es­te even­to pa­ra po­der de­jar tes­ti­mo­nio grá­fi­co de al­gu­nas de las más be­llas e in­ten­sas re­pre­sen­ta­cio­nes de la vi­da y la muer­te que yo he pre­sen­cia­do en la vi­da.

La Se­ma­na San­ta en Si­ci­lia ha da­do ori­gen a mu­chas fies­tas po­pu­la­res que re­pre­sen­tan, desafian­do el pa­so del tiem­po, los mo­men­tos prin­ci­pa­les de los tres pa­sa­jes que se con­me­mo­ran esos días: la Pa­sión, la Muer­te y la Re­su­rrec­ción de Je­sús.

En mu­chos lu­ga­res de Si­ci­lia (co­mo En­na o Tra­pa­ni, don­de se to­ma­ron es­tas imá­ge­nes) se sien­ten aún muy vi­vos los ri­tos po­pu­la­res cu­yos orí­ge­nes se re­mon­tan a tiem­pos muy an­ti­guos, con for­mas de ex­pre­sión tea­tra­les y dra­má­ti­cas. La tea­tra­li­dad del si­ci­liano se de­mues­tra en su ne­ce­si­dad de ac­tuar, de desaho­gar su creatividad, y en es­ta oca­sión el si­ci­liano es tan ac­tor co­mo es­pec­ta­dor.

De he­cho lo que más sor­pren­de de la Se­ma­na San­ta en Si­ci­lia es el he­cho de la apa­sio­na­da par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar, que se po­ne de ma­ni­fies­to no so­lo en los pa­sos y pro­ce­sio­nes, sino tam­bién en la in­ten­si­dad con la que vi­ven el mo­men­to de re­co­gi­mien­to y lu­to por la muer­te de Cris­to que lue­go se trans­for­ma en ale­gría des­bor­da­da por la re­su­rrec­ción.

“La Se­ma­na San­ta per­mi­te ver al pue­blo si­ci­liano en es­ta­do pu­ro, llo­ran­do, rien­do, su­frien­do y go­zan­do a la vez”

Al mar­gen de las creen­cias re­li­gio­sas de ca­da uno, se tra­ta de un mo­men­to de re­pre­sen­ta­ción re­li­gio­sa que lo­gra trans­por­tar a to­do aquel que pue­da go­zar del pri­vi­le­gio de vi­vir un mo­men­to así en una is­la úni­ca co­mo Si­ci­lia.

La mez­cla de es­ce­nas y de mo­men­tos con­fi­gu­ran un sin­fín de imá­ge­nes de las cua­les es di­fí­cil abs­traer­se. Fi­gu­ran­tes ex­per­tos que re­pre­sen­tan per­so­na­jes de la Bi­blia, mu­je­res com­ple­ta­men­te en­lu­ta­das que mues­tran un do­lor ge­nuino y sen­ti­do, ni­ños ves­ti­dos de cán­di­dos án­ge­les y pa­sean­tes ata­vía­dos con sus me­jo­res ga­las, a la al­tu­ra de lo que re­pre­sen­ta pa­ra un si­ci­liano la Se­ma­na San­ta. Pun­to y apar­te me­re­ce el apar­ta­do gas­tro­nó­mi­co de esos días, en que las me­sas se lle­nan con mues­tras de lo más ge­nuino de la co­ci­na si­ci­lia­na, que reúne en si mis­ma lo me­jor de la tra­di­ción grie­ga, bi­zan­ti­na, ára­be y es­pa­ño­la.

Co­mo in­di­ca­ba an­te­rior­men­te, tres son los mo­men­tos fun­da­men­ta­les de las ce­le­bra­cio­nes de Se­ma­na San­ta. La pa­sión, la muer­te y la re­su­rrec­ción. En Si­ci­lia se man­tie­ne vi­va la tra­di­ción de lle­var so­bre los hom­bros el pa­so de la pro­ce­sión, rol que se asig­na so­lo a los hom­bres de la lo­ca­li­dad, que con su do­lor y su­fri­mien­to se sien­ten pri­vi­le­gia­dos de po­der par­ti­ci­par del do­lor de Cris­to. Las ce­le­bra­cio­nes que com­po­nen los mo­men­tos prin­ci­pa­les de la Se­ma­na San­ta son cin­co:

Se desa­rro­lla con una es­pe­cial in­ten­si­dad, mez­clan­do mo­men­tos de evo­ca­ción con otros mo­men­tos de­ri­va­dos de la tra­di­ción del tea­tro re­li­gio­so tar­dío me­die­val. Co­mo en to­dos los pue­blos de Si­ci­lia, se uti­li­zan los ra­mos de oli­vo y las ho­jas de pal­ma, ar­tís­ti­ca­men­te en­tre­la­za­dos con di­fe­ren­tes for­mas. Las pal­mas y ra­mos de oli­vo son ben­de­ci­dos y con­ser­va­dos to­do el año pa­ra man­te­ner bien ale­ja­dos los do­lo­res y las des­gra­cias.

MIéR­CO­LES SAN­TO

La pro­ce­sión que re­pre­sen­ta el mo­men­to de la cru­ci­fi­xión y la muer­te es la de­no­mi­na­da Cris­to alla Co­lon­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.