Ca­na­dá, tie­rra de na­tu­ra­le­za

Des­de sus ciu­da­des con ar­te, en­can­to y mu­cha his­to­ria, has­ta los in­men­sos y be­llos pai­sa­jes na­tu­ra­les

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS CLAU­DIA MAR­Tí TU­LLA Y ELIA­NE DE BOIS BRI­LLANT FE­CHA DEL VIA­JE 06/08/2014 A 07/09/2014

Ca­na­dá es un país con mu­cha na­tu­ra­le­za, gen­te muy ama­ble y del que siem­pre que­dan lu­ga­res por des­cu­brir. No­so­tras re­co­rri­mos par­te de la cos­ta es­te en un mes de agos­to, fue una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble y muy re­co­men­da­ble. Íba­mos de back­pac­kers y op­ta­mos por el alo­ja­mien­to a tra­vés de Couch­sur­fing, una ex­pe­rien­cia muy in­tere­san­te y de la que pue­den sa­lir in­ter­cam­bios muy bo­ni­tos. Tam­bién es­tu­vi­mos en cin­co hos­tels, al­go ca­ros pa­ra nues­tro pre­su­pues­to pe­ro muy aco­ge­do­res, e hi­ci­mos au­tos­top, un mé­to­do fia­ble te­nien­do en cuen­ta que éra­mos dos chi­cas. Aún así, la me­jor ma­ne­ra de des­pla­zar­se por Ca­na­dá es en co­che, ya que las dis­tan­cias son gran­des y el ac­ce­so a los par­ques na­tu­ra­les a ve­ces re­sul­ta im­po­si­ble en trans­por­te pú­bli­co.

TO­RON­TO, ON­TA­RIO

Nues­tro via­je em­pe­zó en To­ron­to, a mis ojos una de las ciu­da­des más ame­ri­ca­nas de Ca­na­dá. To­do es­tá he­cho en big si­ze: ras­ca­cie­los, co­ches, mu­chas ar­di­llas de co­lor ne­gro y ca­lles an­chas, en las que se

ha fal­sea­do más de una es­ce­na de pe­lí­cu­las am­bien­ta­das en Nue­va York. La ciu­dad tie­ne ba­rrios muy di­fe­ren­tes y la To­ron­to Is­land. En el down­town se en­cuen­tra el gran mercado de Saint Law­ren­ce, la Union Sta­tion, la zo­na de ne­go­cios, la CN To­wer y el mue­lle. Re­co­men­da­mos tam­bién vi­si­tar Chi­na­town, por su am­bien­te y las inaca­ba­bles tien­das de co­mi­da y cu­rio­sos ob­je­tos. A To­ron­to Is­land se pue­de ac­ce­der en dis­tin­tos bar­cos tu­rís­ti­cos o bien, de ma­ne­ra más eco­nó­mi­ca, con un ferry. La is­la tie­ne mu­cha na­tu­ra­le­za, ca­sas pin­to­res­cas y pla­yas. Ade­más, des­de allí se ve una mag­ní­fi­ca vis­ta del sky­li­ne de la ciu­dad.

Des­de To­ron­to tam­bién vi­si­ta­mos las ca­ta­ra­tas del Nia­ga­ra. Son es­pec­ta­cu­la­res aun­que muy tu­rís­ti­cas, la zo­na de su al­re­de­dor lo di­ce to­do: un ca­sino, un Hard Rock, un gran ho­tel She­ra­ton y ex­cur­sio­nes ma­si­vas en bar­co o a pie pa­ra aden­trar­se a las ca­ta­ra­tas. Aun­que fue­ra po­co eco­nó­mi­co, no­so­tras co­gi­mos el bar­co que te lle­va jus­to de­lan­te, nos mo­ja­mos pe­ro fue di­ver­ti­do y al­go úni­co.

Ya de ca­mino a Mon­tréal, tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de pa­sar por las Thou­sand Is­lands, que se en­cuen­tran en el río Saint Law­ren­ce, a la al­tu­ra de Kings­ton. Se tra­ta de mil is­las de ta­ma­ños dis­tin­tos a lo lar­go del río. Fue de los pri­me­ros pai­sa­jes na­tu­ra­les que vi­mos en el país, pre­cio­so y muy tran­qui­lo.

MON­TRéAL, QUé­BEC

La si­guien­te pa­ra­da de nues­tro via­je fue Mon­tréal. Ade­más de en­con­trar­se en Qué­bec, una re­gión pe­cu­liar del país, es­ta ciu­dad des­pren­de ma­gia, cul­tu­ra y so­bre­to­do, muy buen ro­llo. Las ca­lles es­tán llenas de co­lo­res, graf­fi­tis vis­to­sos que lle­nan pa­re­des en­te­ras, bi­ci­cle­tas, ar­di­llas de co­lor ma­rrón, es­pec­tácu­los de dan­za y tea­tro, gen­te muy hu­ma­na y de di­fe­ren­tes cul­tu­ras e in­clu­so pia­nos a dis­po­ni­bi­li­dad de quien qui­sie­ra to­car­los. Tam­bién tie­ne ba­rrios muy dis­tin­tos en­tre sí, co­mo el ba­rrio la­tino, el ba­rrio por­tu­gués, la par­te an­ti­gua de la ciu­dad, el ba­rrio de los es­pec­tácu­los, y el ba­rrio de Mont-Ro­yal. Es una ciu­dad que, más que vi­si­tar, hay que vi­vir y sen­tir. Al nor­te se

en­cuen­tra el par­que de Mont-Ro­yal, don­de ca­da do­min­go cuan­do lle­ga el buen tiem­po se ce­le­bra la fies­ta del Tam Tam: una reunión de tam­bo­res e ins­tru­men­tos de to­do ti­po y mu­chas per­so­nas bai­lan­do li­bre­men­te. Ade­más, hay va­rios re­co­rri­dos a lo lar­go de es­te par­que que di­ri­gen a la ci­ma de la co­li­na de la ciu­dad, des­de la que se pue­den ver unas bo­ni­tas vis­tas. En cuan­to a la co­mi­da en Mon­tréal, hay res­tau­ran­tes que ofre­cen pla­tos de di­fe­ren­tes si­tios del mun­do de bue­na ca­li­dad y a un mó­di­co pre­cio. Se de­ben pro­bar las pou­ti­ne, tí­pi­cas de la zo­na, y hay que vi­gi­lar con las pro­pi­nas que to­do camarero pide. Uno de nues­tros re­co­rri­dos fa­vo­ri­tos pa­ra vi­vir la esen­cia de Mon­tréal fue pa­sar por el Pa­ta­ti Pa­ta­ta y se­guir con un lar­go pa­seo ba­jan­do las ca­lles Saint-Lau­rent o Saint-De­nis, pa­ran­do en la Pla­ce des Arts has­ta lle­gar al puer­to. No tu­vi­mos tiem­po de vi­si­tar la is­la Sain­te-Hé­lè­ne, pe­ro se­gu­ro que un pa­seo en bi­ci por un te­rreno que ha vivido unas Olim­pia­das y mu­chos fes­ti­va­les de mú­si­ca es muy emo­cio­nan­te.

QUé­BEC, QUé­BEC

Una ciu­dad ca­na­dien­se de cuen­to. La par­te an­ti­gua tie­ne mu­cho en­can­to y es real­men­te bo­ni­ta, in­clu­so re­cuer­da a al­gu­nos pue­blos fran­ce­ses. Hay ca­sas de co­lo­res, flo­res, fa­ro­las pin­to­res­cas y mues­tras ar­tís­ti­cas re­par­ti­das por di­fe­ren­tes pun­tos de la ciu­dad. La vi­si­ta al mercado del puer­to vie­jo es obli­ga­to­ria, así co­mo tam­bién la del Cir­que

du So­leil. Le Ci­ta­de­lle, bo­ni­to de ver, es la an­ti­gua for­ta­le­za don­de aún se pue­de se­guir la mu­ra­lla que un día se­pa­ró la ciu­dad de sus ad­ver­sa­rios. A pe­sar de que re­fres­que mu­cho por la no­che, va­le la pe­na dar una bue­na pro­me­na­de por las ca­lles ilu­mi­na­das y el pa­seo ma­rí­ti­mo don­de se en­cuen­tra el im­po­nen­te castillo de Fron­te­rac. Nues­tra re­co­men­da­ción pa­ra los aman­tes de las crê­pes es ha­cer una co­mi­da en Cas­se Crê­pe Bre­ton, en el co­ra­zón del cas­co an­ti­guo de Qué­bec, don­de se pue­de ver la ela­bo­ra­ción de ca­da pla­to. El acei­te de ar­ce (lla­ma­do tam­bién ma­ple sy­rup o si­rop d’éra­ble) es una de las de­li­cias na­tu­ra­les ori­gi­na­rias de es­tas tie­rras que tam­bién hay que pro­bar. En la par­te nue­va de Qué­bec, a pe­sar de ser más ur­ba­na, hay lo­ca­les con mu­cho am­bien­te y otros si­tios de in­te­rés por vi­si­tar.

RI­MOUS­KI, QUé­BEC

Una ciu­dad en la pro­vin­cia de La Gas­pé­sie, don­de los in­creí­bles pai­sa­jes na­tu­ra­les em­pe­za­ron a que­dar­se con no­so­tras. La ciu­dad no es muy gran­de, pa­re­ce más bien un pue­blo de ca­sas cos­te­ras y de am­bien­te muy tran­qui­lo. La is­la de Saint-Bar­na­bé es una re­ser­va na­tu­ral y la úni­ca don­de se pue­den ha­cer ex­cur­sio­nes. Las otras is­las son de pro­pie­dad pri­va­da, aun­que tu­vi­mos la suer­te de po­der vi­si­tar una, gra­cias a unos co­no­ci­dos que ha­bi­tan allí. El pai­sa­je es increíble, im­po­lu­to, pre­cio­so y úni­co, a ve­ces aún pien­so que fal­tan pa­la­bras pa­ra des­cri­bir la sen­sa­ción que me pro­vo­có pa­sar unos días allí. Fue­ron ho­ras de mu­cha tran­qui­li­dad en­tre be­lle­za na­tu­ral, una de las ex­pe­rien­cias más es­pe­cia­les

y bo­ni­tas de to­do el via­je. En es­ta pro­vin­cia fran­ce­sa de Ca­na­dá se de­be ir con áni­mo de re­la­jar­se, sin pri­sas y con cal­ma pa­ra dis­fru­tar de la in­men­si­dad de la tie­rra y su esen­cia.

NEW BRUNS­WICK

En es­ta re­gión em­pe­zó nues­tra aven­tu­ra de ver­dad. No te­nía­mos un re­co­rri­do muy es­ta­ble­ci­do ni tam­po­co alo­ja­mien­to re­ser­va­do, y las dis­tan­cias se vol­vie­ron aún más gran­des. El tren, Rail Ca­na­da, ade­más de ser ca­ro, tie­ne tra­yec­tos lar­gos y len­tos. Así que de­ci­di­mos des­pla­zar­nos en au­to­bús, ha­cien­do pa­ra­das en di­ver­sas ciu­da­des. Pri­me­ro vi­mos Camp­bell­ton, la ciu­dad del sal­món, que se en­cuen­tra en el lí­mi­te en­tre Qué­bec y New Bruns­wick. Se tra­ta más bien de un lu­gar de pa­so, aun­que se pue­den ha­cer va­rias ex­cur­sio­nes des­de allí. Las pues­tas de sol des­de el mue­lle tam­bién son muy bo­ni­tas y, en el ca­so de que­rer pro­bar el sal­món en al­guno de los res­tau­ran­tes, hay que ase­gu­rar­se pi­dien­do wild sal­mon.

Des­pués vi­si­ta­mos Fre­de­ric­ton, otra ciu­dad pe­que­ña y tran­qui­la. Se pue­den ha­cer dis­tin­tos de­por­tes de aven­tu­ra en el río y tam­bién hay ba­res con mú­si­ca en directo y un am­bien­te pue­ble­rino, del Ca­na­dá tra­di­cio­nal y me­nos co­no­ci­do. Al de­jar es­ta ciu­dad, con las mo­chi­las bien car­ga­das en la

es­pal­da, de­ci­di­mos ha­cer el pri­mer in­ten­to de au­tos­top. To­do el mun­do di­ce que tu­vi­mos mu­cha suer­te, pe­ro no­so­tras so­lo sa­be­mos que nos re­co­gie­ron rá­pi­do y sin pro­ble­mas, ade­más de tra­tar­se de con­duc­to­res muy ama­bles. Aun­que a pri­me­ra vis­ta pue­da pa­re­cer que los ca­na­dien­ses ten­gan un con­tac­to dis­tan­te, son gen­te muy ama­ble y de men­te muy abier­ta. Lle­ga­mos a Saint John, otra ciu­dad cos­te­ra un po­co in­dus­trial que no nos des­per­tó mu­cho in­te­rés. Las per­so­nas lo­ca­les con las que ha­bla­mos nos con­ta­ron que fue la pri­me­ra ciu­dad de Ca­na­dá, aun­que en la ac­tua­li­dad se ha de­ja­do bas­tan­te des­cui­da­da. Des­pués de un pa­seo por el up­town, lo más di­ver­ti­do fue coin­ci­dir con un con­cur­so de ta­len­tos, de un es­ti­lo muy country, que nos hi­zo sen­tir co­mo en una pe­lí­cu­la ame­ri­ca­na de los años 80.

Tras un in­ten­to fallido de au­tos­top, lle­ga­mos a Mon­cton en au­to­bús. En es­ta zo­na de New Bruns­wick se en­cuen­tran las ma­reas más al­tas del mun­do. Si se con­si­guen los ho­ra­rios de la ma­rea, des­de el mis­mo río de la ciu­dad, lla­ma­do Cho­co­la­te Ri­ver por el co­lor de la ro­ca, se pue­de ver el fe­nó­meno de la gran ola pro­du­ci­da por la ma­rea des­de la bahía de Fundy. En com­pa­ra­ción a los úl­ti­mos si­tios de los que ve­nía­mos, Mon­cton nos pa­re­ció al­go más gran­de, y tu­vi­mos suer­te de en­con­trar dos pla­zas li­bres en el hos­tel C’mon Inn. Un si­tio con mu­cha de­co­ra­ción co­lo­res, car­te­les di­ver­ti­dos e in­tere­san­tes, co­mo­di­dad, buen am­bien­te y gen­te de to­do ti­po: jo­ven, adul­ta, ca­na­dien­ses que via­ja­ban so­los y tu­ris­tas de la otra pun­ta del mun­do. Des­de allí se pue­den ver mu­chas co­sas, pe­ro re­mar­ca­mos que el co­che es

ne­ce­sa­rio, so­bre­to­do en es­ta par­te del país. El pri­mer día vol­vi­mos a in­ten­tar el mé­to­do del au­tos­top y fue tal nues­tra suer­te que en­con­tra­mos a dos mu­je­res que nos aco­gie­ron du­ran­te to­do el día y nos lle­va­ron a Fundy Na­tio­nal Park. Se tra­ta de un par­que na­tu­ral enor­me, don­de la gen­te va a ha­cer sen­de­ris­mo y ex­cur­sio­nes di­ver­sas. Una de ellas nos en­se­ñó con­cep­tos cien­tí­fi­cos y téc­ni­cos so­bre el lu­gar y las es­pe­cies que allí se en­cuen­tran y la otra so­bre la ma­ne­ra de sen­tir y dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za. Aun­que no vi­mos osos ni al­ces ame­ri­ca­nos, nos cru­za­mos con ar­di­llas y al­gún que otro pá­ja­ro tí­pi­co de la zo­na. Co­no­cer a gen­te de ca­da lu­gar que vi­si­ta­mos es la par­te que más en­ri­que­ció nues­tra ex­pe­rien­cia.

Al día si­guien­te al­qui­la­mos un co­che con más per­so­nas del hos­tel pa­ra ir a la bahía de Bouc­tou­che. Se tra­ta de una pla­ya de 12 km de lar­go con unas ex­ten­sas du­nas. Lue­go fui­mos a Ho­pe­well Ca­pe, vi­si­ta obli­ga­to­ria

en New Bruns­wick. En es­te ca­bo se en­cuen­tra el par­que na­tu­ral de las Ho­pe­well Rocks, otro lu­gar en el que se pue­de ver la subida y ba­ja­da de la ma­rea, es­ta vez en­tre unas gran­des ro­cas ero­sio­na­das por el agua. No­so­tros so­lo vi­mos la ma­rea ba­ja, aun­que hay gen­te que acu­de an­tes pa­ra ver tam­bién la ma­rea al­ta y así con­tem­plar la di­fe­ren­cia. Es real­men­te im­pac­tan­te, aun­que hay que vi­gi­lar con el boom de vi­si­tan­tes en épo­ca tu­rís­ti­ca que, co­mo en cual­quier otro lu­gar, pue­de re­sul­tar mo­les­to.

PRINCE ED­WARD IS­LAND

Sin du­da al­gu­na, és­ta es otra re­gión de Ca­na­dá que va­le mu­cho la pe­na vi­si­tar. Se tra­ta de una gran is­la con po­ca den­si­dad de po­bla­ción, mu­chos cam­pos y pla­yas de are­na ro­ja. La ca­pi­tal es Char­lot­te­town, ciu­dad que, por la épo­ca de nues­tra vi­si­ta, se ves­tía de ga­la. El ve­rano de 2014 se ce­le­bra­ron los 150 años de la con­fe­de­ra­ción en la que se ori­gi­nó Ca­na­dá co­mo país. La ciu­dad es muy bo­ni­ta y tie­ne ca­lles de es­ti­lo vic­to­riano. Apro­ve­chan­do los ac­tos fes­ti­vos, acu­di­mos

a los con­cier­tos de gru­pos lo­ca­les y de otras par­tes del país, vi­mos es­pec­tácu­los de dan­za y tu­vi­mos lar­gas con­ver­sa­cio­nes con el se­ñor que nos alo­jó en su ca­sa y nos ex­pli­có mu­chas co­sas so­bre la pro­vin­cia.

Al nor­te de la is­la, en Ba­sin Head, vi­si­ta­mos tam­bién una pla­ya de más de 2 km de ex­ten­sión. La lla­man Sin­ging Sands Beach por­que la are­na tie­ne un por­cen­ta­je de si­li­co­na que, al ser pi­sa­da, crea un cu­rio­so efec­to so­no­ro, co­mo si hi­cie­ras una me­lo­día al ca­mi­nar por la pla­ya. Allí tam­bién nos en­con­tra­mos con una di­ver­ti­da ac­ti­vi­dad es­ti­val: ni­ños y adul­tos se ti­ra­ban al agua des­de un puen­te de unos 2 me­tros de al­to, y la fuer­te co­rrien­te (aun­que no pe­li­gro­sa) pro­ve­nien­te de la cuen­ca les lle­va di­rec­ta­men­te a la ori­lla. ¡Tu­vi­mos que pro­bar­lo!

NO­VA SCO­TIA

De­ja­mos atrás es­ta is­la con el ferry que lle­ga has­ta No­va Sco­tia, la úl­ti­ma re­gión de Ca­na­dá que pu­di­mos ver. Pu­ra na­tu­ra­le­za y pu­ra be­lle­za. Nos alo­ja­mos en un hos­tel de­lan­te de Bras d’Or La­ke, un im­men­so la­go en me­dio de las ver­des mon­ta­ñas de Ca­pe Bre­ton. Des­de allí se pue­de vi­si­tar el par­que na­cio­nal de Ca­pe Bre­ton, ex­cur­sio­nes al la­go Ainslie y has­ta se pue­den ha­cer tra­yec­tos en bi­ci­cle­ta. No­so­tras re­cu­rri­mos al au­tos­top una vez

más, y lo­gra­mos lle­gar a las Egypt Falls, unas ca­ta­ra­tas que que­dan es­con­di­das en bos­ques de ar­ces, cer­ca de la po­bla­ción de Why­co­co­mah. Hay cuer­das ins­ta­la­das en las ca­ta­ra­tas pa­ra los aven­tu­ra­dos a es­ca­lar­las, aun­que re­co­men­da­mos traer un buen cal­za­do. Tu­vi­mos, una vez más, la suer­te de co­no­cer a un hom­bre que aún guar­da la tra­di­ción Ma­bou, de la par­te sur-oes­te del ca­bo Bre­tón. Tie­nen un len­gua­je pa­re­ci­do al gaé­li­co que, por des­gra­cia, se ha ido per­dien­do a lo lar­go del tiem­po. Una de las no­ches nos in­vi­tó al squa­re dan­ce, un bai­le tra­di­cio­nal ca­na­dien­se y ame­ri­cano que se bai­la los sá­ba­dos por la no­che en una ca­sa del pue­blo, por pa­re­jas y con mú­si­cos que to­can en directo.

Los úl­ti­mos días en Ca­na­dá los pa­sa­mos en Ha­li­fax, la ca­pi­tal de No­va Sco­tia. Es­ta ciu­dad fue cons­trui­da por el go­bierno bri­tá­ni­co y ac­tual­men­te es una ciu­dad con mu­cho am­bien­te uni­ver­si­ta­rio.

El úl­ti­mo des­tino fue Nue­va York, aun­que nos hu­bie­ra gus­ta­do pa­sar mu­chos más días en Ca­na­dá y po­der vi­si­tar más tran­qui­la­men­te los par­ques na­tu­ra­les de New Bruns­wick y No­va Sco­tia, así co­mo tam­bién la re­gión de New Found­land. De to­das for­mas, guar­da­mos muy buen re­cuer­do de ca­da uno de los días de es­te via­je por­que en ca­da mo­men­to di­mos con las per­so­nas y los lu­ga­res más acer­ta­dos, que hi­cie­ron que la ex­pe­rien­cia fue­ra inol­vi­da­ble. Lla­mé­mos­le la suer­te o el kar­ma del via­je­ro, aun­que to­do de­pen­de de la mi­ra­da y la en­tre­ga que dé ca­da uno, pues ca­da pe­que­ño pa­so pue­de cam­biar tu aven­tu­ra.

Is­la en La Gas­pé­sie

Las ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra

Una de las Thou­sand Is­lands

Fies­ta del Tam Tam, en el par­que Mont-Ro­yal

Vis­tas de la is­la Saint Ber­na­bé, La Gas­pé­sie

Pues­ta de sol en una

is­la de La Gas­pé­sie

Vis­tas de la bahía de Fundy des­de el Fundy Na­tio­nal Park

Sin­ging Sands Beach, Prince Ed­ward Is­land

Las Ho­pe­well Rocks

con ma­rea ba­ja

Egypt Falls en Ca­pe Bre­ton

Vic­to­ria Park en Char­lot­te­town

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.