Seis me­ses en la per­la orien­tal

Las aven­tu­ras de una es­tu­dian­te Eras­mus por los ca­fés, ba­ños y fes­ti­va­les de Bu­da­pest, la jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca de Hun­gría.

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS MAR­TA GAS­CóN FE­CHA DEL VIA­JE 2010 A 2011

“Iha­ve de pleasure to in­form you that Mar­ta Gas­cón –yo mis­ma– has been ac­cep­ted at Moholy-Nagy Uni­ver­sity of art and de­sign of Bu­da­pest, for the spring se­mes­ter 2010-2011”. Y así fue co­mo co­no­cí a Bu­da­pest y tam­bién a “vues­tra ma­dre”, em­pe­cé la se­rie los pri­me­ros me­ses de mi es­tan­cia… y “Per­di­dos”, pe­ro bueno, eso aho­ra no vie­ne al ca­so. Con el frío in­vierno, se de­ben to­mar me­di­das du­ran­te la hi­ber­na­ción.

Lo cier­to es que an­tes de que me acep­ta­ran en di­cha uni­ver­si­dad apli­qué en otras, aun­que fi­nal­men­te, me die­ron es­ta op­ción y por suer­te, acep­té a cie­gas, ya que no co­no­cía la ciu­dad ni a na­die que hu­bie­ra ido. No te­nía re­fe­ren­cias de la ciu­dad an­tes de mi lle­ga­da pe­ro me sor­pren­dió gra­ta­men­te. Bu­da­pest enamo­ra. Te enamo­ras cuan­do la vas co­no­cien­do, y a pri­me­ra vis­ta tam­bién. Es una ciu­dad con en­can­to, a mi pa­re­cer, muy dis­tin­ta se­gún la es­ta­ción: no es la mis­ma en in­vierno que en ve­rano.

Pi­sé por pri­me­ra vez la Bu­da­pest en el mes de enero, ne­van­do, jun­to a una ami­ga de la uni­ver­si­dad, Cèlia. Nos íba­mos de Eras­mus, por si no ha­bía que­da­do cla­ro. Con las ma­le­tas en mano, ne­van­do y a - 5, con­tem­plan­do lo po­co que veía de la ciu­dad, me dio la sen­sa­ción que aquel lu­gar aca­ba­ba de ser ata­ca­do por unos tan­ques y una pa­tru­lla de sol­da­dos. Soy un pe­lín exa­ge­ra­da, pe­ro el he­cho de que Bu­da­pest es­tu­vo ba­jo ré­gi­men so­vié­ti­co se ve re­fle­ja­do en edi­fi­cios, que no han si­do man­te­ni­dos.

Jun­tas nos di­ri­gi­mos al hos­tal don­de nos hos­pe­da­ría­mos los si­guien­tes días an­tes de en­con­trar pi­so. Y allí nos reuni­mos con una com­pa­ñe­ra de la uni­ver­si­dad que aca­ba­ría con­vir­tién­do­se en una gran ami­ga, Ma­rio­na.

De­di­ca­mos los pri­me­ros días úni­ca­men­te al dis­fru­te de la ca­pi­tal. Bu­da­pest es un festín pa­ra cual­quier vi­si­tan­te. Una jo­ya pa­ra la vis­ta, una ma­ra­vi­lla pa­ra los sen­ti­dos: es se­duc­to­ra, se­ño­rial, ma­jes­tuo­sa, so­bria, en­can­ta­do­ra, ro­mán­ti­ca… Un sin­fín de bo­ni­tos ad­je­ti­vos. Bu­da­pest es tam­bién una ciu­dad abier­ta las 24 ho­ras del día, tie­ne de to­do lo ha­bi­do y por ha­ber. Du­ran­te el día po­déis de­ja­ros se­du­cir por el Da­nu­bio que di­vi­de Bu­da y Pest. La pri­me­ra es más his­tó­ri­ca, pin­to­res­ca y lle­na de co­li­nas; Pest se ha con­ver­ti­do en la par­te más co­mer­cial y ur­ba­na. Las dos tie­nen con que de­lei­tar al vi­si­tan­te: mo­nu­men­tos, pla­zas, igle­sias, el par­la­men­to… Los re­co­rri­dos tí­pi­cos pue­den en­con­trar­se en cual­quier guía de via­jes, pe­ro yo quie­ro com­par­tir el otro Bu­da­pest, y di­cho sea de pa­so tam­bién ha­blar de lo que real­men­te es im­por­tan­te cuan­do una es­tá

de Eras­mus: la cul­tu­ra…. y ¡la fies­ta! Es­to úl­ti­mo, es bro­ma (o no) pe­ro lo que sí quie­ro com­par­tir es pre­ci­sa­men­te, lo que no sa­le en las guías, que co­mo de­cía ya hay mu­chas y muy bien re­dac­ta­das.

Em­pe­za­mos por lo más ele­men­tal, la len­gua. Una de las di­fe­ren­cias na­da más lle­gar, sin du­da es el idio­ma. Es de los más com­pli­ca­dos de apren­der, y no me ex­tra­ña, pues tie­ne 14 vo­ca­les, 31 con­so­nan­tes y 4 ti­pos de til­de. No obs­tan­te, apren­dí al­gu­na que otra pa­la­bra, si me apu­ras, al­gu­na fra­se tam­bién. Aun­que con el tiem­po so­lo re­cuer­do las más curiosas, co­mo por ejem­plo csoc­só, sig­ni­fi­ca fut­bo­lín en cas­te­llano, y se pro­nun­cia cho­cho; de ahí que los his­pano ha­blan­tes ad­qui­rie­ran un nue­vo ver­bo “cho­chear”, pa­ra re­fe­rir­se a echar una par­ti­da al fut­bo­lín…

La gas­tro­no­mía tam­bién tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des. Uno de los pla­tos tí­pi­cos es el gou­lash, es­to­fa­do de car­nes y ver­du­ras con pa­pri­ka y otras es­pe­cias. Re­co­mien­do pro­bar­lo en un res­tau­ran­te que se en­cuen­tra en fren­te del mercado cen­tral y pró­xi­mo al puen­te de la li­ber­tad: For Sa­le, es un lo­cal bas­tan­te pe­que­ño pe­ro me­re­ce la pe­na vi­si­tar­lo. Tie­ne la es­té­ti­ca de un pa­jar, es­tá lleno de cás­ca­ras de ca­cahue­te por el sue­lo y mú­si­ca en directo du­ran­te las ce­nas. Apro­ve­chan­do la ubi­ca­ción, co­mo he co­men­ta­do an­tes, el mercado cen­tral se en­cuen­tra jus­to de­lan­te y es un buen si­tio pa­ra co­mer de pie y con­tem­plar la vi­da más co­ti­dia­na de los ha­bi­tan­tes de Bu­da­pest. A la vez, uno se pue­de ha­cer a la idea de los ali­men­tos más pro­pios del lu­gar.

Es una cos­tum­bre bas­tan­te ex­ten­di­da dar pro­pi­nas prác­ti­ca­men­te pa­ra cual­quier ser­vi­cio. Un ami­go hún­ga­ro, siem­pre me re­ga­ña­ba por­que no da­ba pro­pi­na a na­die. Va­le sí, soy ca­ta­la­na y ya que te­ne­mos fa­ma de ra­tas, voy a apro­ve­char­lo. Pe­ro lo su­yo era exa­ge­ra­do, in­clu­so da­ba pro­pi­na cuan­do com­pra­ba el pan.

Otro apun­te im­por­tan­te es que el agua del gri­fo es po­ta­ble y muy bue­na, y en to­dos los res­tau­ran­tes la sir­ven de ma­ne­ra gra­tui­ta. No obs­tan­te, si te ven ex­tran­je­ro, te trae­rán una bo­te­lla de agua pa­ra que la pa­gues, así que de­bes pe­dir csap­víz (agua del gri­fo). Lo sé, ta­ca­ña has­ta la mé­du­la. Hay mu­chí­si­mos si­tios pa­ra dis­fru­tar de una bue­na co­mi­da, al­gu­nos se­gu­ra­men­te los pue­den en­con­trar es­cri­tos en guías. Per­so­nal­men­te re­co­men­da­ría los si­guien­tes, en ca­da ca­so es­pe­ci­fi­ca­ré el pla­to estrella se­gún mi gus­to: Cas­tro bisz­tró (so­pa de ce­bo­lla) la co­ci­na es­tá abier­ta 24h/día, ie­len (en­sa­la­das), Sizm­pla (ma­xi ham­bur­gue­sa) lo­cal de no­che, Csendes (ta­za de cho­co­la­te con na­ta), Fri­ci Pa­pa (tie­ne las tres b: bueno bo­ni­to y ba­ra­to, tí­pi­co hún­ga­ro).

No se de­be mar­char de Bu­da­pest sin pro­bar el aguar­dien­te tí­pi­co de Hun­gría, el Pá­lin­ka y el Uni­cum, dos be­bi­das que no de­jan a na­die in­di­fe­ren­te. ¡Ah, se me ol­vi­da­ba! Y una So­pro­ni de 0,5 L (no ven­den la­tas más pe­que­ñas), es la cer­ve­za por ex­ce­len­cia. Me­jor to­már­se­la en el cés­ped de Erz­sé­bet Tér, una pla­za si­tua­da en la sa­li­da de me­tro Deák Fe­renc Tér. Es el me­jor plan pa­ra una tar­de de pri­ma­ve­ra.

Me he ex­ten­di­do bas­tan­te en el te­ma de la gas­tro­no­mía, pe­ro al fin y al ca­bo es al­go que

“Su­bir al mon­te Ge­llert du­ran­te el atar­de­cer y de­jar­se cau­ti­var por la mag­ni­fi­cen­cia de la her­mo­sa Bu­da­pest”

se ha­ce 3 ve­ces al día o 4 si tam­bién me­rien­das co­mo yo. Y si ade­más se va via­jan­do es una ma­ne­ra más de co­no­cer el país.

Pues bien, cuan­do uno ya se ha pues­to las bo­tas du­ran­te to­do el día, de­be­ría re­ma­tar la jor­na­da en al­gún lo­cal noc­turno, no hay lu­gar me­jor que ha­cer­lo que en Ins­tant, era mi se­gun­da ca­sa jun­to con mis ami­gos de Eram­sus, allí te reunías con to­da la trou­pe. Es un lo­cal con mu­chas sa­las pa­ra bai­lar, ju­gar a car­tas, al fut­bo­lín e in­clu­so si te en­tra el ham­bre, sir­ven sal­chi­chas. Pe­ro no es el úni­co si­tio pa­ra sa­lir de mar­cha, Bu­da­pest es­tá re­ple­to de lo­ca­les y en to­dos se res­pi­ra un ai­re un­der­ground que no tie­ne na­da que en­vi­diar de nues­tros lo­ca­les en Bar­ce­lo­na. Fo­gas­ház, Ku­plung, Cor­vin­te­tő… son otros ba­res y dis­co­te­cas don­de pue­des ir a mo­ver el es­que­le­to.

Pa­ra fi­na­li­zar, si se quie­re lle­var un bo­ni­to re­cuer­do de la ciu­dad, se pue­de su­bir al mon­te Ge­llert du­ran­te el atar­de­cer y de­jar­se cau­ti­var por la mag­ni­fi­cen­cia de la her­mo­sa Bu­da­pest. Es me­jor li­mi­tar­se a ver y dis­fru­tar de la es­ce­na, que in­ten­tar ha­cer al­gu­na fo­to­gra­fía, ya que los co­lo­res que nos re­ga­la el pai­sa­je son de cuen­to.

Otro mi­ra­dor digno de as­cen­der es el que se en­cuen­tra jus­to en­ci­ma del fu­ni­cu­lar de Bu­da. Lo cier­to es que real­men­te no es un mi­ra­dor, no es­tá ha­bi­li­ta­do ya que hay una ver­ja, pe­ro si se con­si­gue sal­tar­la, que es muy fá­cil, me­re­ce­rá la pe­na.

¡Szia Bu­da­pest!

Bas­tión de los pes­ca­do­res

(Ha­lász­bást­ya)

Ba­sí­li­ca de San Es­te­ban (Szent Ist­ván- ba­zi­li­ka)

El puen­te de la li­ber­tad

(Sza­bad­ság híd)

Bu­da y Pest, a los dos

la­dos del Da­nu­bio

Vis­tas des­de el mon­te Ge­llert

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.