Por las ca­lles de Ma­drid

Allí no hay pla­ya, pe­ro sí tea­tros, vi­da, ar­te ur­bano, gran­des par­ques y un sin­fín de ba­res don­de ‘cas­ti­gar’ unas bue­nas pa­ta­tas bra­vas. Va­ya, va­ya.

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS BE­LéN Gó­MEZ FE­CHA DEL VIA­JE 07/02/2015 A 09/02/2015

Ha­bía ido a la ciu­dad mu­chas ve­ces, siem­pre pa­ra vi­si­tas pun­tua­les y, la ver­dad, nun­ca pa­ra ha­cer tu­ris­mo pro­pia­men­te. La úl­ti­ma vez que pu­se los pies en Ma­drid pa­sé allí me­nos de 24 ho­ras, tiem­po su­fi­cien­te pa­ra dis­fru­tar del fa­mo­so mu­si­cal del Rey León y unas bue­nas ta­pas, pe­ro po­co más, así que Ma­drid era un gu­sa­ni­llo pen­dien­te.

Por suer­te (o por des­gra­cia...) uno de mis me­jo­res ami­gos se ha ca­sa­do con una ma­dri­le­ña y, no con­ten­to con eso, ha de­ci­di­do mu­dar­se a vi­vir allí, así que la vi­si­ta con guías de ex­cep­ción no po­día de­mo­rar­se más. Tras con­sul­tar con los ex­per­tos de­ci­di­mos que la me­jor op­ción pa­ra via­jar a la ciu­dad des­de Bar­ce­lo­na era sin du­da el AVE. Es có­mo­do, rá­pi­do y lle­gas al cen­tro, con lo que la mo­vi­li­dad des­pués es mu­cho me­jor. Te­nía­mos un puen­te de tres días cer­ca, y allá que fui­mos.

YO ME BA­JO EN ATO­CHA

Lle­ga­mos a la es­ta­ción de Ato­cha un vier­nes por la tar­de y, tras dis­fru­tar del frío ma­dri­le­ño en pleno fe­bre­ro, mi ami­go nos re­co­gió y nos ins­ta­la­mos en su pi­so, en el ba­rrio de Mo­ra­ta­laz. Rá­pi­da­men­te, sin em­bar­go, re­gre­sa­mos al cen­tro pa­ra dis­fru­tar, ya el pri­mer día, de la cé­le­bre no­che ma­dri­le­ña.

Em­pe­za­mos nues­tra ru­ta en el ba­rrio de Chue­ca, con unas ta­pas en el mí­ti­co bar El Ti­gre (Ca­lle de las In­fan­tas, 30), un lu­gar aba­rro­ta­do, con bue­na si­dra y co­ci­na ca­se­ra; y la aca­ba­mos en el Ochoymedio (Bar­ce­ló,

11), muy cer­ca del me­tro de Tri­bu­nal, el nue­vo lo­cal de mo­da en la nue­va zo­na de mo­da de la ciu­dad. Con­fir­ma­mos la le­yen­da: Ma­drid res­pi­ra fies­ta y buen am­bien­te por ca­da uno de sus po­ros.

DES­DE LAS VEN­TAS HAS­TA CHAM­BE­RRí...

Te­nía­mos só­lo tres días pa­ra ver la ciu­dad, así que nos le­van­ta­mos pron­to. Pri­me­ra pa­ra­da: la Ci­be­les. Des de allí ca­mi­na­mos ha­cia la Puer­ta del Sol, don­de nos hi­ci­mos la foto re­gla­men­ta­ria con el oso y el ma­dro­ño, sím­bo­lo de la ciu­dad, y don­de tu­vi­mos tam­bién nues­tro pri­mer en­cuen­tro con Car­los III, el rey más re­pre­sen­ta­do en la ciu­dad y, se­gún la le­yen­da, tam­bién “su me­jor al­cal­de”. En Sol me­re­ce la pe­na pa­rar­se unos se­gun­dos en el Km.0 de Ma­drid, si­tua­do en la ace­ra que es­tá fren­te a la Ca­sa de Co­rreos de la Puer­ta del Sol y ac­tual se­de de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. La pla­ca es­ta­ble­ce el pun­to ki­lo­mé­tri­co ce­ro, cen­tro geo­grá­fi­co de Es­pa­ña, des­de don­de par­ten las seis an­ti­guas ca­rre­te­ras na­cio­na­les. Con los pies pues­tos en la pla­ca y mi­ran­do al fren­te aho­ra se pue­de ob­ser­var el mí­ti­co car­tel de las bo­de­gas je­re­za­nas Tío Pe­pe, ins­ta­la­do en la pla­za des­de el 1935, y que el Ayun­ta­mien­to ha vuel­to a cam­biar de ubi­ca­ción tras tres años re­ti­ra­do por san­ción.

De ahí se­gui­mos nues­tro ca­mino por la ca­lle Pos­tas –des­de don­de mi­ra­mos de reojo al bar ho­mó­ni­mo, Bar Pos­tas, fa­mo­so por sus bo­ca­tas de ca­la­ma­res– pa­ra lle­gar a mi rin­cón fa­vo­ri­to de Ma­drid, la Pla­za Ma­yor. Allí, apar­te las ya cé­le­bres “re­la­xing cup of ca­fé con

le­che” tam­bién pue­de uno ob­ser­var a las es­ta­tuas hu­ma­nas que pue­blan la pla­za o de­lei­tar­se con la fa­cha­da de La Ca­sa de la Pa­na­de­ría (aho­ra en re­mo­de­la­ción), la jo­ya de la pla­za.

Tras el pa­seo, el bu­lli­cio del Mercado de San Mi­guel (www.mer­ca­do­de­san­mi­guel.es) nos es­pe­ra­ba pa­ra el ver­mut. Ta­pas de to­dos ti­pos, buen am­bien­te, pro­duc­tos de pri­me­ra ca­li­dad, y una re­mo­de­la­ción muy lo­gra­da del edi­fi­cio lo han con­ver­ti­do en ci­ta obli­ga­da de los ma­dri­le­ños los fi­nes de se­ma­na. Allí pro­ba­mos al­gu­nos pin­chos in­no­va­do­res pa­ra lue­go vol­ver a lo más tí­pi­co y tó­pi­co –aun­que no por ello me­nos bueno– de Ma­drid: unos hue­vos es­tre­lla­dos de Ca­sa Lu­cio. Lo hi­ci­mos, sin em­bar­go en el res­tau­ran­te abier­to por sus hi­jos, Los Hue­vos de Lu­cio (Ca­va Ba­ja, 30, en el ba­rrio de la La­ti­na), que pe­se a ha­ber­se tras­la­da­do a la ace­ra de en­fren­te, man­tie­nen el mis­te­rio de la re­ce­ta fa­mi­liar. Cul­mi­na­mos nues­tro me­dio­día gas­tro­nó­mi­co de lu­jo en el res­tau­ran­te Jua­na la Lo­ca (Pla­za Puer­ta de Mo­ros, 4), don­de ha­cen la me­jor tor­ti­lla de pa­ta­tas que ha­ya pro­ba­do nun­ca. Con per­mi­so de mi pa­dre. Ahí es na­da.

Con el vien­tre lleno nos di­ri­gi­mos a la Ca­te­dral de la Al­mu­de­na y el Pa­la­cio Real, pa­sean­do por la ca­lle Bai­lén has­ta la Pla­za de Orien­te y el Tem­plo de De­bod. Un re­ga­lo que Egipto hi­zo a Es­pa­ña en 1968, en com­pen­sa­ción por

“El mercado de San Mi­guel, con sus ta­pas, su am­bien­te, y su lo­gra­da re­mo­de­la­ción me­re­ce un ver­mut, o dos”

la ayu­da pres­ta­da tras la lla­ma­da in­ter­na­cio­nal rea­li­za­da por la Unes­co, pa­ra sal­var tem­plos de Nu­bia. Den­tro ex­pli­can su his­to­ria y es un lu­gar pre­cio­so pa­ra ver el atar­de­cer en Ma­drid, ideal pa­ra dar una vuel­ta cuan­do que­da ilu­mi­na­do de no­che.

Del Tem­plo, y tras dar un pa­so por los jar­di­nes, re­gre­sa­mos al cen­tro, a la Gran Vía, la ca­lle de los tea­tros y el am­bien­te de Ma­drid. Allí es (ca­si) obli­ga­do su­bir has­ta la Pla­za del Ca­llao pa­ra ob­ser­var co­mo el car­tel de Sch­wep­pes se ilumina y desilu­mi­na en­tre el trá­fi­co y el bu­lli­cio de los ci­nes.

To­ca­ba ya re­ti­rar­se a tapear de nue­vo, así que re­gre­sa­mos al ba­rrio de Ma­la­sa­ña y Uni­ver­si­dad. Allí hay que ir de bar en bar, ca­lle­jear y so­bre­to­do, de­jar­se lle­var, en­trar, to­mar al­go de pie en la ba­rra y sa­lir pa­ra pro­bar al­go nue­vo. Así re­co­rri­mos unos cuan­tos ba­res de cu­yo nom­bre no lo­gro acordarme, to­dos bue­ní­si­mos. Ca­llos, buen vino y bra­vas, mu­chas bra­vas. Des­cu­brí, por cier­to, que son to­tal­men­te di­fe­ren­tes a las que te­ne­mos, por ejem­plo, en Bar­ce­lo­na. Sin alio­li, allí las sir­ven con una sal­sa na­ran­ja muy bra­va, val­ga la re­dun­dan­cia. Tie­nen has­ta su pro­pio ar­got bra­ve­ro: y es que con­tra más sal­sa, más “cas­ti­gas” las pa­ta­tas.

Su­pe­ra­das las ta­pas pa­sa­mos a los gin­to­nics en The Pas­sen­ger (Pez, 16), un lo­cal ideal pa­ra to­mar al­go tran­qui­lo y de bue­nos cock­tails. Lue­go cam­bia­mos de zo­na pa­ra aca­bar la no­che en un si­tio de lo más cu­rio­so, el To­ni 2 Piano Bar (Ca­lle Al­mi­ran­te, 9). El bar es el se­gun­do lo­cal del To­ni, un bar que abrió en los años 70 con un piano de su

pro­pie­dad co­mo pro­ta­go­nis­ta. La mú­si­ca no ha de­ja­do de so­nar des­de en­ton­ces y el cu­rio­so ri­tual del To­ni Piano Bar se re­pi­te ca­da no­che: los pia­nis­tas del lo­cal van de las no­tas del Pon­ga­mos que ha­blo de Ma­drid, de Sa­bi­na al “de mano en mano va...” de la co­pla de Car­los Cano, y los clien­tes se amon­to­nan entorno al piano pa­ra can­tar­las. Avi­so pa­ra na­ve­gan­tes: só­lo uno pue­de te­ner el mi­cró­fono y de­be sa­ber­se la can­ción, sino es subs­ti­tui­do. Y es que el To­ni no es un ka­rao­ke al uso, es un Piano bar con to­das las de la ley don­de los camareros, de ri­gu­ro­so uni­for­me, sir­ven bue­nos cóc­te­les a pie de piano.

Mí­RA­LA, Mí­RA­LA... ¡LA PUER­TA DE AL­CA­Là!

Pa­ra el día si­guien­te, do­min­go, ha­bía­mos re­ser­va­do al­gu­nos pla­tos fuer­tes de la ciu­dad. Em­pe­za­mos por los más su­cu­len­tos, la puer­ta de Al­ca­lá, y al la­do, el par­que del Retiro, un jar­dín de 118 hec­tá­reas con mu­chos rin­co­nes por des­cu­brir. En­tre los más destacados, el es­tan­que cen­tral, don­de uno pue­de dar­se un pa­seo en bar­ca; la Fuen­te del Án­gel Caí­do, con una re­pre­sen­ta­ción del de­mo­nio ins­pi­ra­da en unos ver­sos de El pa­raí­so per­di­do (1667) de Mil­ton; o el Pa­la­cio de Cris­tal, un pre­cio­so edi­fi­cio en vi­drio, ves­ti­gio de la Ex­po­si­ción de las Is­las Fi­li­pi­nas del 1887, que uno no pue­de de­jar de ad­mi­rar cuan­do es­tá allí. Co­mo cu­rio­si­dad, los res­tos del an­ti­guo zoo de la ca­pi­tal.

Sa­li­mos del Retiro y nos di­ri­gi­mos, por la cues­ta de Moyano y pa­san­do por el Con­gre­so de los Dipu­tados y sus ser­vi­cia­les leo­nes, al ba­rrio de las le­tras, don­de vi­vie­ron Cervantes, Béc­quer y Lo­pe de Ve­ga. Por sus ca­lles tam­bién se pa­sea­ron (o dispu­taron) Quevedo y Góngora y hoy la ca­lle Huer­tas re­co­ge al­gu­nos de sus ver­sos o ci­tas. En to­do el ba­rrio se res­pi­ra un am­bien­te ar­tís­ti­co e his­tó­ri­co pe­ro tam­bién van­guar­dis­ta y mo­derno. Por al­go es uno de los más po­pu­la­res de la ciu­dad. Allí me­re­ce vi­si­ta el Mercado de las Ra­nas, y por su­pues­to las es­ta­tuas de Cal­de­rón de la Bar­ca

y Lorca, la Ca­sa Mu­seo de Lo­pe de Ve­ga y la ca­lle Cervantes, don­de vi­vió el cé­le­bre es­cri­tor. Pa­ra los aman­tes de la li­te­ra­tu­ra hay tam­bién otra pa­ra­da obli­ga­da: la im­pren­ta Juan de la Cues­ta, en la ac­tual So­cie­dad Cer­van­ti­na, don­de se im­pri­mió la pri­me­ra edi­ción de El Qui­jo­te.

Y bueno, sien­do ya me­dio­día to­ca­ba re­pos­tar, y la zo­na del Retiro, se­gún nos con­ta­ron nues­tros ami­gos, es per­fec­ta pa­ra ello. Hay in­fi­ni­dad de ta­ber­nas y ba­res, mu­chos his­tó­ri­cos. Ellos te­nían uno es­co­gi­do: La Chu­la de Cham­be­rí (Fer­nan­do el San­to, 11), un lo­cal mo­derno, con una gran pi­za­rra al fon­do don­de hay una gran va­rie­dad de pla­tos fres­cos pa­ra ele­gir. El mo­ti­vo de su elec­ción, sin em­bar­go, era la gran va­rie­dad de bue­nos vi­nos –cer­ca de 40– que tie­ne el res­tau­ran­te. ¡Pro­bad­lo!

Nues­tro pa­seo nos lle­va­ría lue­go por el pa­seo del Pra­do don­de se en­cuen­tra, efec­ti­va­men­te, el Pra­do y los otros gran­des mu­seos de la ciu­dad a la Pla­za Co­lón. Si vais, no de­jéis de vi­si­tar el Caixaforum, con un jar­dín vertical muy impresionante. No­so­tros, co­mo nos re­ser­vá­ba­mos el mo­men­to cul­tu­ral pa­ra el lu­nes, se­gui­mos ca­mi­nan­do. Lle­ga­mos por el pa­seo a la pla­za, ho­me­na­je al des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca y dón­de se ex­pli­ca sim­bó­li­ca­men­te la ex­pe­di­ción. Allí co­gi­mos el co­che y nos di­ri­gi­mos al Ma­drid Río, un par­que tran­qui­lo y en­ro­me, crea­do tras el so­te­rra­mien­to de la M-30 y atra­ve­sa­do por el río Man­za­na­res, que en ve­rano, gra­cias a su es­pa­cio de fuen­tes, se con­vier­te en pla­ya im­pro­vi­sa­da, se­gún nos con­ta­ron. Si vi­si­táis la ciu­dad en in­vierno, lo me­jor es

dar­se un pa­seo has­ta El Ma­ta­de­ro, un es­pa­cio de cul­tu­ra y re­fle­xión ar­tís­ti­ca que sir­vió de ma­ta­de­ro in­dus­trial y mercado de ga­na­do a la ciu­dad de Ma­drid du­ran­te dé­ca­das y que hoy aco­ge en sus ecléc­ti­cas ins­ta­la­cio­nes to­da “for­ma de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca”. En re­su­men, un cen­tro cul­tu­ral enor­me don­de se pue­den ver des­de tea­tro a ex­po­si­cio­nes de to­do ti­po, y que im­pre­sio­na al vi­si­tan­te por la re­uti­li­za­ción de sus es­pa­cios y so­bre­to­do por su ro­ja e im­pac­tan­te ilu­mi­na­ción noc­tur­na.

Y del par­que, de nue­vo al bar. En es­ta oca­sión nos di­ri­gi­mos al Do­ca­mar, en la Pla­za de Quin­ta­na, que pre­su­me de co­ci­nar las me­jo­res bra­vas de Ma­drid des­de 1963. Son sin du­da la ta­pa más so­li­ci­ta­da, y vie­nen acom­pa­ña­das de una bo­te­lla ex­tra de sal­sa (cu­ya re­ce­ta es se­cre­ta) só­lo ap­ta pa­ra va­lien­tes. La ver­dad es que re­sul­ta­ron de­ma­sia­do pi­can­tes pa­ra mí, pe­ro hi­cie­ron las de­li­cias de mis acom­pa­ñan­tes... ¡Des­apa­re­cie­ron an­tes de que pu­die­ra dar el se­gun­do mor­dis­co a mi bo­ca­di­llo de ca­la­ma­res!

Al día si­guien­te aban­do­ná­ba­mos Ma­drid, no sin an­tes ha­cer pa­ra­da en el impresionante Mu­seo del Pra­do pa­ra ad­mi­rar a Go­ya y Ve­láz­quez, y to­mar­nos unas po­rras con cho­co­la­te de des­pe­di­da en el Jar­dín Tro­pi­cal que hay den­tro de la es­ta­ción de Ato­cha, con más de 7000 plan­tas y 400 es­pe­cies, a par­te de sus cien­tos de tor­tu­gas. Nos re­ser­va­mos el Guer­ni­ca, de Pi­cas­so, en el Mu­seo Na­cio­nal Cen­tro de Ar­te Rei­na So­fía, pa­ra la pró­xi­ma vi­si­ta. A Ma­drid siem­pre se vuel­ve...

Fuen­tCead­lle CPoib­se­ta­less

La Pla­za Ma­yor

Mercado de San Mi­guel

Tem­plo de De­bod

Ca­se­tas de la cues­ta de Moyano, al sa­lir del Retiro

Es­tan­que en el Par­que del Retiro

La puer­ta de Al­ca­lá

Es­ta­tua del cé­le­bre pin­tor an­te

el Mu­seo Na­cio­nal del Pra­do

Mu­seo Na­cio­nal del Pra­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.