Ra­jast­han, un tro­ci­to de In­dia

Lleno de contrastes, el se­gun­do país más po­bla­do del mun­do sor­pren­de al vi­si­tan­te por su he­ren­cia cul­tu­ral y su mo­sai­co de cul­tu­ras, cla­ses y re­li­gio­nes

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS JA­VIER RO­ME­RO FE­CHA DEL VIA­JE 11/08/2014 A 25/08/2014

In­dia es un país de contrastes y de mu­cha ri­que­za cul­tu­ral. A ca­da pa­so que se da se ha­ce más evi­den­te. Ya iba con esa men­ta­li­dad pe­ro nun­ca te es­pe­ras lo que real­men­te vas a ver. Una vez po­nes tus pies allí, pa­re­ce que no hay re­glas ni nor­mas, pues ca­da uno cru­za la ca­lle por don­de quie­re (o pue­de), un ár­bol es el lu­gar per­fec­to pa­ra re­gen­tar un ne­go­cio, una va­ca y un cer­do com­par­ten co­mi­da en­tre los es­com­bros y las mo­to­ci­cle­tas lle­van un mí­ni­mo de tres per­so­nas a bor­do. En­tre otras mu­chas lo­cu­ras dig­nas del ga­na­dor del Gui­ness.

In­dia es, co­mo de­cía, un país de gran­des contrastes. Se­gun­do país del mun­do más po­bla­do (con sus más de 1240 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes), aun­que pri­me­ro en cre­ci­mien­to por de­lan­te de la Chi­na, a la que se cal­cu­la que al­can­ce en 2030, In­dia es ri­ca, va­ria­da y ex­tre­ma en to­do: geo­gra­fía, re­li­gio­nes, cla­ses so­cia­les, cli­ma y he­ren­cia cul­tu­ral.

Tra­di­cio­nal­men­te hin­dú, hoy en día la religión mu­sul­ma­na es la do­mi­nan­te, aun­que en el país se han ori­gi­na­do his­tó­ri­ca­men­te cua­tro de las re­li­gio­nes más im­por­tan­tes del mun­do: el hin­duis­mo, co­mo de­cía­mos, el bu­dis­mo, el jai­nis­mo y el si­jis­mo. Más tar­de lle­ga­rían tam­bién el zo­roas­tris­mo, el ju­daís­mo o el cris­tia­nis­mo. Su mo­sai­co de len­guas y et­nias, tam­bién muy par­ti­cu­lar, se re­su­me en dos úni­cas len­guas ofi­cia­les: el hin­di y el in­glés, he­ren­cia de la do­mi­na­ción bri­tá­ni­ca, que du­ró has­ta 1947. De esos años de do­mi­nio bri­tá­ni­co el país he­re­dó tam­bién una po­bre­za se­cu­lar, su sis­te­ma de go­bierno par­la­men­ta­rio ac­tual y su co­no­ci­do y ya mí­ti­co sis­te­ma fe­rro­via­rio.

De he­cho, esos al­tos ni­ve­les de po­bre­za, anal­fa­be­tis­mo y malnu­tri­ción son una de las mu­chas car­tas de pre­sen­ta­ción de un país mul­ti­ét­ni­co que se ha ga­na­do acer­ta­da­men­te el so­bre­nom­bre de “la ma­yor de­mo­cra­cia del mun­do”. Y es que si al­go ca­rac­te­ri­za In­dia es su par­ti­cu­lar y rí­gi­do sis­te­ma de cas­tas con es­tric­tas je­rar­quías eco­nó­mi­cas y re­li­gio­sas.

Yo ate­rri­cé en Nue­va Del­hi un jue­ves por la tar­de. Y la pri­me­ra im­pre­sión que tu­ve de los in­dios fue que eran ex­tre­ma­da­men­te cu­rio­sos. Mien­tras es­pe­ra­ba al con­duc­tor que ha­bía con­tra­ta­do pa­ra lle­var­me al ho­tel, in­fi­ni­dad de hom­bres se acer­ca­ron a mi a pre­gun­tar­me si ne­ce­si­ta­ba al­go. Pe­ro con una in­sis­ten­cia so­bre­co­ge­do­ra; has­ta el pun­to de que lle­gué a pa­sar mie­do.

Los in­dios son muy ser­vi­cia­les y, si es­tá en sus ma­nos, van a tra­tar de ayu­dar­te, pe­ro In­dia abru­ma. En­ten­dí en ese mis­mo

mo­men­to que avan­zar por sus ca­lles iba a re­sul­tar ca­si tan com­pli­ca­do co­mo ha­bía si­do lle­gar a ellas. Y es que via­jar a In­dia no re­sul­ta fá­cil: por ejem­plo, en nin­gún ca­so se re­co­mien­da que una mu­jer via­je so­la a la In­dia. Las vio­la­cio­nes es­tán a la or­den del día y no ha­cen nin­gún ti­po de ex­cep­ción. Mi no­via lle­ga­ba al país unos días más tar­de y nos sor­pren­dió la in­sis­ten­cia con que nos ad­vir­tie­ron de los ries­gos an­tes de par­tir.

Ade­más, pa­ra en­trar en la In­dia hay que apli­car pa­ra ob­te­ner la vi­sa des­de el ori­gen. Los vi­sa­dos son vá­li­dos só­lo por tres me­ses, y hay que en­tre­gar jus­ti­fi­can­tes de vue­lo, de ho­te­les y un cer­ti­fi­ca­do de va­cu­na­ción (de­pen­dien­do de la zo­na de la In­dia que se vi­si­te, se ne­ce­si­tan unas va­cu­nas u otras) obli­ga­to­ria­men­te. To­da una aven­tu­ra que, sin em­bar­go, me­re­ce la pe­na su­frir pa­ra to­mar el pul­so a tan par­ti­cu­lar país.

LA RU­TA DE RA­JAST­HAN (AGRA-JAI­PUR-UDAI­PUR)

Co­mo de­cía, lle­gué el jue­ves por la no­che y fui directo al ho­tel. Des­pués a ce­nar y a re­co­no­cer la zo­na. El ho­tel es­ta­ba en Gur­gaón, en el es­ta­do de Ha­ria­na, una ciu­dad li­mí­tro­fe con Nue­va Del­hi, a po­cas pa­ra­das en me­tro del cen­tro de la ciu­dad. Es la zo­na de ne­go­cios del área de Nue­va Del­hi, por lo que es­tá lle­na de nue­vas edi­fi­ca­cio­nes, ofi­ci­nas y cen­tros co­mer­cia­les. Mi pri­me­ra ce­na, co­mo era de es­pe­rar, fue pi­can­te. Es­to es otra co­sa que de­bes apren­der so­bre In­dia: si no eres muy aman­te del pi­can­te,

es me­jor que les avi­ses por ade­lan­ta­do y le re­ba­ja­rán el sa­bor, aun­que es ca­si im­po­si­ble evi­tar que pi­que un po­co. Era mi par­ti­cu­lar bien­ve­ni­da a In­dia.

El vier­nes por la ma­ña­na un con­duc­tor nos re­co­gió en el ho­tel pa­ra lle­var­nos al Taj Mahal, en Agra, uno de los im­pres­cin­di­bles de la zo­na pa­ra los tu­ris­tas. Des­de Gur­gaon el mo­nu­men­to es­tá a unas cua­tro ho­ras en co­che, siem­pre de­pen­dien­do del trá­fi­co. Tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de ir en tren o au­to­bús, pe­ro hay que re­ser­var con mu­cha an­te­la­ción y te­ner pa­cien­cia. Sa­li­mos a las cin­co de la ma­ña­na pa­ra po­der lle­gar ha­cia las nue­ve.

El Taj Mahal cie­rra sus puer­tas re­la­ti­va­men­te pron­to y es un lu­gar digno de ver, así que es me­jor re­ser­var unas tres ho­ras pa­ra la vi­si­ta. Eri­gi­do en­tre 1631 y 1654 en la ciu­dad de Agra, an­ti­gua y cé­le­bre ca­pi­tal del Im­pe­rio mon­gol de la In­dia, el impresionante mo­nu­men­to, ló­gi­ca­men­te pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad, fue cons­trui­do en ho­nor a la es­po­sa pre­fe­ri­da del ri­co em­pe­ra­dor Shah Jaha, Ar­ju­mand Bano Be­gum, más co­no­ci­da co­mo Mum­taz Mahal. El Taj es, de he­cho, un re­ga­lo pós­tu­mo del em­pe­ra­dor, que ini­ció la cons­truc­ción del tem­plo tras per­der a su ter­ce­ra mu­jer en el par­to de uno de sus hi­jos.

Yo co­no­cía bá­si­ca­men­te la ima­gen del mau­so­leo en már­mol, que es lo más im­pac­tan­te, pe­ro me sor­pren­dió ver que hay mas edi­fi­cios en el con­jun­to. Se­gún nos ex­pli­ca­ron, el Taj Mahal com­bi­na ele­men­tos de las ar­qui­tec­tu­ras is­lá­mi­ca, per­sa y in­dia e

in­clu­so tur­ca, qui­zá por eso ha si­do nom­bra­do una de las Sie­te Ma­ra­vi­llas del Mun­do Mo­derno. Co­mo cu­rio­si­dad tam­bién apren­di­mos que el mo­nu­men­to sir­vió tam­bién co­mo ins­pi­ra­ción a Dis­ney pa­ra eri­gir el pa­la­cio del Sul­tán en Ágra­bah, ciu­dad fic­ti­cia de Alad­dín.

Nues­tro via­je es­ta­ba cen­tra­do en el es­ta­do de Ra­jast­han, el más ex­ten­so en la In­dia. Lle­ga­mos a Agra y nos en­ca­mi­na­mos al Taj Mahal y una ma­ra­bun­ta de guías tu­rís­ti­cos se aba­lan­zan ha­cia no­so­tros pa­ra ofre­cer­nos sus ser­vi­cios. Co­mo ya nos ha­bían ad­ver­ti­do, mu­chos os en­ga­ña­ran di­cien­do

“El Taj Mahal es una de las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do, por lo que me­re­ce­ría to­do un re­por­ta­je a par­te”

que son guías ofi­cia­les, pe­ro no cai­gáis en sus can­tos de si­re­na. Siem­pre co­ged el guía que no re­ga­tea, es el que tie­ne el pre­cio oficial.

El Taj Mahal, es co­mo de­cía, una de las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do, por lo que se me­re­ce­ría un re­por­ta­je a par­te. El Red Fort, jus­to al la­do, era el lu­gar de re­si­den­cia de la di­nas­tía en aquel tiem­po, sien­do el Taj Mahal el mau­so­leo don­de se en­te­rra­ban a los muer­tos de la fa­mi­lia real. Am­bos ex­tre­ma­da­men­te re­co­men­da­bles.

Al sa­lir del Taj el con­duc­tor to­da­vía nos es­ta­ba es­pe­ran­do pa­ra lle­var­nos a la ciu­dad de Jai­pur. La dis­tan­cia en co­che son unas cua­tro ho­ras. Lle­ga­mos al me­dio­día y an­tes

de ir al ho­tel nos pa­sa­mos por el Am­ber Fort, una for­ti­fi­ca­ción me­die­val que es­tá a las afue­ras de Jai­pur. Se tra­ta de un com­ple­jo palaciego des­de don­de se pue­de vis­lum­brar to­do Jai­pur ya que es­tá en una co­li­na y las vis­tas son real­men­te in­creí­bles. El con­jun­to fue ori­gi­nal­men­te cons­trui­do por los Mee­nas, fun­da­do­res de la ciu­dad a Am­ba, la Dio­sa Ma­dre o Gat­ta Ra­ni co­no­ci­da co­mo la Rei­na del Pa­sa­do. Es­tá co­nec­ta­do a la ciu­dad de Am­ber a tra­vés de for­ti­fi­ca­cio­nes y pa­sa­jes y es­tá cons­trui­do a ba­se de pie­dra are­nis­ca ro­ja y, co­mo el Taj, már­mol blan­co. Allí uno pue­de mon­tar en ele­fan­te y ob­ser­var la gran can­ti­dad de mo­nos que ha­bi­tan den­tro del fuer­te. No­so­tros de­ci­di­mos dar el tu­rís­ti­co pa­seo y la ver­dad es que re­sul­tó pre­cio­so: a par­te de las im­pac­tan­tes vis­tas a Jai­pur tam­bién se pue­de ver el la­go Maot­ha y la mu­ra­lla de la ciu­dad.

Lle­ga­mos a Jai­pur de no­che y so­lo tu­vi­mos tiem­po de ins­ta­lar­nos y dar una vuel­ta por la zo­na. Jai­pur es una pe­que­ña ciu­dad, por lo que tie­ne el en­can­to de un pue­blo y las fa­ci­li­da­des de la me­tró­po­lis. No es­tá tan con­cu­rri­da co­mo Del­hi, pe­ro se pue­den

en­con­trar mu­chí­si­mas más pe­cu­lia­ri­da­des que en la ciu­dad. Los ani­ma­les y las per­so­nas se con­fun­den en las ace­ras y tran­si­tan jun­to con los au­to­mó­vi­les. No hay ace­ras ni tam­po­co hay ca­rre­te­ras, las ca­lles son un en­jam­bre de caos y di­ver­si­da­des.

Co­mo no po­día ser de otra for­ma la ma­ña­na si­guien­te la pa­sa­mos ca­lle­jean­do por Jai­pur. Las ca­lles es­tán re­ple­tas de ani­ma­les di­ver­sos co­mo bu­rros, va­cas, ca­bras, cer­dos y pe­rros. No es­tán allí por nin­gu­na ra­zón en es­pe­cial sino que los ani­ma­les son con­si­de­ra­dos sa­gra­dos y for­man par­te de la vi­da co­mún. En Jai­pur hay va­rios si­tios a vi­si­tar pe­ro el más im­por­tan­te es­tá a las afue­ras: el Tem­plo de los Mo­nos. Pa­ra lle­gar has­ta allí hay que co­ger un tuc-tuc, el trans­por­te más fa­mo­so de la In­dia. Son ci­clo­mo­to­res que ha­cen las fun­cio­nes de ta­xi. Son, la ver­dad, mu­cho más úti­les y prác­ti­cos que un co­che, ya que per­mi­ten sor­tear el trá­fi­co con éxi­to.

Gra­cias a ellos, pues, lle­ga­mos al Tem­plo de los Mo­nos. Es co­mo una pe­que­ña ciu­dad aban­do­na­da en la que la atrac­ción tu­rís­ti­ca son los ma­ca­cos que la ha­bi­tan. Es tam­bién obli­ga­da la vi­si­ta al la­go sa­gra­do que emer­ge de la mon­ta­ña jus­to al la­do, su cau­dal lle­va agua sa­gra­da del Gan­ges, y pa­ra los in­dios es fun­da­men­tal ha­cer una pa­ra­da en ese la­go

y dar­se un cha­pu­zón. Evi­den­te­men­te, ni que de­cir que­da que pa­ra los de fue­ra re­sul­ta al­ta­men­te pe­li­gro­so si no se lle­van las va­cu­nas ade­cua­das...

Por la tar­de to­ca­ba una bue­na co­mi­da in­dia en el cen­tro de Jai­pur y re­co­ger las ma­le­tas pa­ra co­ger el bus en di­rec­ción a Udai­pur. El sis­te­ma de au­to­bu­ses pue­de lle­gar a ser caó­ti­co pa­ra al­guien de fue­ra pues no exis­ten las pa­ra­das ni los ho­ra­rios. Una vez en el bus nos es­pe­ra­ban ocho ho­ras de tra­yec­to pa­ra lle­gar has­ta Udai­pur.

Pi­cho­la La­ke y el Pa­la­cio que hay en me­dio del la­go son las ma­yo­res atrac­cio­nes de Udai­pur. Ese pa­la­cio es ac­tual­men­te un ho­tel y se di­ce que es uno de los más ca­ros de la In­dia. Se ac­ce­de a él en bar­ca y se re­co­mien­da ha­cer re­ser­va an­tes de ir ya que es tam­bién un res­tau­ran­te muy ex­clu­si­vo. Por su­pues­to, na­da que ver con el res­to de la In­dia. De nue­vo los contrastes ex­tre­mos.

En Udai­pur no hay que per­der­se tam­po­co el Pa­la­cio Real (City Pa­la­ce), que es­tá en una co­li­na des­de la que se pue­de ver to­do Udai­pur y el la­go Pi­cho­la. Tam­bién es im­pres­cin­di­ble el tem­plo Jag­dish, un tem­plo ca­rac­te­rís­ti­co hin­dú, y el más im­por­tan­te de la ciu­dad. Re­co­mien­do ir por la ma­ña­na pa­ra asis­tir a la ce­le­bra­ción dia­ria del re­zo. Con­sul­tar ho­ra­rios pa­ra más se­gu­ri­dad. No­so­tros fu­mos a las 10 de la ma­ña­na y re­sul­tó efec­ti­vo. En el tem­plo se pue­den ver es­ta­tuas de los dio­ses hin­dúes co­mo Shi­va, Vish­nu o Gha­nesh y con un po­co de suer­te al­gún ama­ble ciu­da­dano os ex­pli­ca­rá la his­to­ria del lu­gar siem­pre

pa­gan­do la co­rres­pon­dien­te pe­ni­ten­cia (com­prar­les al­go, vi­si­tar su tien­da o al­go si­mi­lar...).

Ya de vuel­ta a Del­hi, co­ge­mos otro au­to­bús que nos lle­va­ría de ca­mino a nues­tro nue­vo des­tino. Hi­ci­mos el tra­yec­to de no­che pa­ra no per­der tiem­po y po­der apro­ve­char. El tra­yec­to no era fá­cil, son unas 12 ho­ras que se ha­cen cor­tas só­lo si el au­to­bús lle­va ca­mas.

Nos que­da­ban por vi­si­tar los si­tios más ca­rac­te­rís­ti­cos de Del­hi. Nues­tra pri­me­ra pa­ra­da fue la ca­sa de Mahat­ma Gand­hi, la Bir­la Hou­se. Es uno de los lu­ga­res más co­no­ci­dos de la his­to­ria de la In­dia con­tem­po­rá­nea, y tam­bién uno de los más tris­tes, ya que fue la úl­ti­ma ca­sa de Gand­hi.

Re­co­rri­mos lue­go el Con­nough Pla­ce, el cen­tro fi­nan­cie­ro más gran­de de la ciu­dad y nos aden­tra­mos en el Lo­tus Tem­ple, po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo Tem­plo del Loto, por su for­ma de flor. Una impresionante jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca abier­ta a to­dos sin im­por­tar la religión que ejer­ce las fun­cio­nes de tem­plo ma­dre, un lu­gar pa­ra que la

gen­te de to­das las re­li­gio­nes se reúna pa­ra ado­rar a su Dios par­ti­cu­lar.

Vi­si­ta­mos tam­bién el In­dian Ga­te y el Old Del­hi, ex­tre­ma­da­men­te con­cu­rri­do y co­ra­zón sin du­da de la me­tró­po­li. To­dos si­tios con mu­cho en­can­to y se me­re­ce­rían, co­mo el Taj, un re­por­ta­je apar­te pa­ra po­der ahon­dar en más en de­ta­lles.

Qu­tab Mi­nar y los Tem­plos de Ch­ha­ta­pur es­tán a las afue­ras de Del­hi pe­ro se pue­de lle­gar fá­cil­men­te en me­tro y me­re­cen tam­bién una vi­si­ta. Ad­ver­ten­cia a na­ve­gan­tes: el sis­te­ma de me­tro es muy com­ple­to y se­gu­ro, pe­ro cui­da­do con las ava­lan­chas. Co­mo cu­rio­si­dad, si vi­si­táis la ciu­dad, un da­to pa­ra los aman­tes de los re­cuer­dos: no mu­cha gen­te sa­be que el Cot­ta­ge Em­po­rium es el si­tio más recomendado pa­ra com­prar sou­ve­nirs ya que tie­nen un pre­cio fi­jo, sin los tan odia­dos re­ga­teos.

Y en Del­hi aca­ba­mos nues­tro via­je a es­te rin­cón de In­dia. Una ciu­dad com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te de Ra­jast­han. Si el pro­pó­si­to del via­je es des­cu­brir la ver­da­de­ra In­dia, en Del­hi no ha­ce fal­ta pa­sar más de dos días. Ra­jast­han es mu­cho más ri­co cul­tu­ral­men­te y más se­gu­ro, den­tro de la in­se­gu­ri­dad de la pro­pia In­dia. Hay que vi­gi­lar mu­cho pe­ro real­men­te com­ple­tó nues­tra vi­sión, se­gu­ra­men­te par­cial del país. Sin du­da, to­da una ex­pe­rien­cia.

Taj Mahal

Am­ber fort, ce­le­bra­ción

del re­zo dia­rio

Las cé­le­bres va­cas sa­gra­das a

sus an­chas por las ca­lles

Am­ber Fort

Va­ca por las ca­lles de Jai­pur

El Tem­plo de los Mo­nos

Ani­ma­les porlas

ca­lles de Del­hi

Dos ni­ños in­dios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.