Al me­nos una vez en la vi­da

De Cór­do­ba a la pro­vin­cia de Río Ne­gro. Re­co­rre­mos los im­pre­sio­nan­tes pai­sa­jes de la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS JA­VIER PE­REZ FE­CHA DEL VIA­JE FE­BRE­RO 2015

Ar­gen­ti­na, ubi­ca­do en el ex­tre­mo sur del con­ti­nen­te ame­ri­cano es el se­gun­do país en ex­ten­sión de te­rri­to­rio de Amé­ri­ca del Sur. He aquí, que mu­chas ve­ces he­mos oí­do de la voz de un eu­ro­peo: “pa­ra re­co­rrer de un la­do a otro la Ar­gen­ti­na hay que tras­la­dar­se mu­chos ki­ló­me­tros”. Es­to es muy cier­to y co­mo co­ro­la­rio muy ri­co a la vez, ya que, ca­da re­gión que se vi­si­ta nos per­mi­te en­con­trar di­fe­ren­tes idio­sin­cra­sias, cul­tu­ras, geo­gra­fías, cli­mas y for­mas de ver el mun­do.

Ar­gen­ti­na, ex­cep­tuan­do la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, se di­vi­de en cua­tro re­gio­nes bien di­fe­ren­cia­das: Re­gión Nor­te Gran­de Ar­gen­tino, Re­gión Cen­tro, Re­gión del Nue­vo Cu­yo, Re­gión Pa­ta­gó­ni­ca.

Co­mo ciu­da­dano na­ti­vo de Ar­gen­ti­na, tu­ve la po­si­bi­li­dad de re­co­rrer mu­chos ki­ló­me­tros de mi país y mu­chas de es­tas re­gio­nes, to­das im­per­di­bles. En mi úl­ti­mo via­je a la Pa­ta­go­nia Ar­gen­ti­na, me pu­de dar cuen­ta que ca­da mi­lla avan­za­da, es una aven­tu­ra nue­va por des­cu­brir.

El via­je co­men­zó en co­che en la pro­vin­cia de Cór­do­ba, en el cen­tro del país, y la idea era avan­zar has­ta la ciu­dad de Es­quel, al Sur, en la pro­vin­cia de Chu­but, a 2100 km de dis­tan­cia (ida) y aquí ter­mi­nar es­te “roadtrip”. Fi­nal­men­te el re­co­rri­do ter­mi­nó en el ex­tre­mo Es­te del país, en la lo­ca­li­dad cos­te­ra de Las Gru­tas, en la pro­vin­cia de Río Ne­gro. En con­si­de­ra­ción, agre­gué apro­xi­ma­da­men­te unos 1.200 ki­ló­me­tros más –me gus­ta mu­cho con­du­cir–.

Voy a en­fo­car­me en con­tar mi ex­pe­rien­cia en los cin­co Par­ques Na­cio­na­les de la Pa­ta­go­nia que tu­ve el lu­jo de re­co­rrer.

A unos dos ki­ló­me­tros del cen­tro de la ciu­dad de Ju­nín de los An­des, en­con­tré el ac­ce­so que me lle­va­rá a uno de los lu­ga­res más im­po­nen­tes e in­creí­bles de es­te via­je. Por ser la pri­me­ra pa­ra­da me pu­de ha­ber sor­pren­di­do, pe­ro en mi ran­king és­te se ubi­ca en pri­me­ra po­si­ción. La ru­ta que co­nec­ta es de ri­pio y en al­guno de sus tra­mos tie­ne me­jo­ras de as­fal­to. Hi­ce 30 ki­ló­me­tros has­ta el pues­to de in­gre­so de guar­da­par­ques don­de tu­ve que re­gis­trar­me y de­cir al per­so­nal que iba a acam­par esa no­che allí. Re­co­rrí otros 35 ki­ló­me­tros de ca­mino de mon­ta­ña en bue­nas con­di­cio­nes has­ta lle­gar al La­go Hue­chu­laf­quen. Me­re­cen la pe­na. Las 750 hec­tá­reas de Par­que es­tán pro­te­gi­das. El es­ce­na­rio es de bos­que pa­ta­gó­ni­co an­dino, la es­pe­cie en­dé­mi­ca es el Pehuén, es­tá prohi­bi­da su ta­la, y tam­bién se en­cuen­tra ve­ge­ta­ción ta­les co­mo Len­gas y Cohiues. Es­to se re­pe­ti­rá a lo lar­go de la ru­ta 40, ya que siem­pre bor­dea­ré la Cor­di­lle­ra de los An­des.

Pe­que­ñas ver­tien­tes, y di­ver­sos ti­pos de aves, se pue­den ob­ser­var en el re­co­rri­do. Al lle­gar al in­gre­so a Puer­to Ca­noa, tu­ve que de­jar el co­che y con­ti­nuar a pie unos cin­co mi­nu­tos. Allí em­bar­can los via­je­ros en ca­ta­ma­ra­nes y

lan­chas que per­mi­ten re­co­rrer las aguas del ex­ten­so La­go Hue­chu­laf­quen, que co­mo da­to adi­cio­nal tie­ne una pro­fun­di­dad má­xi­ma de 240 me­tros. Las aguas pro­fun­das son azul in­ten­sas y las mon­ta­ñas re­fle­jan sus si­lue­tas, por lo que per­mi­te fi­jar en nues­tras re­ti­nas, imá­ge­nes de en­sue­ño y nun­ca más ol­vi­dar. Las cos­tas son de are­na co­lor gri­sá­ceas y si se quie­re in­gre­sar al la­go re­co­mien­do po­ner­se cal­za­do, ya que hay pie­dras en el fon­do.

Des­de el pe­que­ño sen­de­ro, y des­de el mis­mo Puer­to, se pue­de ver el im­po­nen­te Vol­cán La­nín de nie­ves eter­nas. Ma­jes­tuo­so, pro­vo­ca res­pe­to y ad­mi­ra­ción. Po­bla­do­res ori­gi­na­rios vi­ven en pe­que­ñas ca­sas de mon­ta­ñas, ha­ce­do­res del res­pe­to por la tie­rra y la na­tu­ra­le­za.

Acam­par den­tro del Par­que es muy eco­nó­mi­co, hay mu­chos cam­pings li­bres (don­de no se pa­ga) u or­ga­ni­za­dos (con ser­vi­cios de sa­ni­ta­rios, pro­vee­du­ría, asador). Pue­do ase­gu­rar que el cie­lo por la no­che se te cae en­ci­ma. Pa­ra los aman­tes de la fo­to­gra­fía co­mo yo, ju­gar con las lar­gas ex­po­si­cio­nes en to­mas noc­tur­nas o des­per­tar­me tem­prano pa­ra ha­cer la me­jor foto del ama­ne­cer es una de las co­sas que re­pe­ti­ría una y otra vez en lo que me que­da de vi­da.

PAR­QUE NA­CIO­NAL NAHUEL HUA­PI

Ya in­mer­so de lleno en la ru­ta 40, y si­guien­do mi re­co­rri­do por los Sie­te La­gos Ar­gen­ti­nos, no de­jo de sor­pren­der­me en ca­da mi­ra­dor que me de­ten­go. Ca­da uno tie­ne su en­can­to, su be­lle­za y su his­to­ria. Aquí se en­cuen­tra cer­cano el pa­so fron­te­ri­zo Car­de­nal An­to­nio Sa­mo­re (Ex Pu­yehue) que une la Ar­gen­ti­na con Chile.

Vi­lla Tra­ful es un lu­gar de cuen­tos que se en­cuen­tra in­gre­san­do 23 ki­ló­me­tros has­ta su cen­tro cí­vi­co. Sus ca­sas de ma­de­ra a la ve­ra del La­go Tra­ful, su Mi­ra­dor Tra­ful, im­po­nen­te por su lo­ca­li­za­ción es­tra­té­gi­ca, la vi­da cal­ma y a pa­so len­to, son con­di­men­tos que ha­cen de es­ta pu­jan­te vi­lla tu­rís­ti­ca un si­tio de in­te­rés pa­ra vi­si­tan­tes que quie­ran su­mer­gir­se en la vi­da con la na­tu­ra­le­za. Aquí acam­pé a la ve­ra del La­go don­de se prac­ti­can de­por­tes co­mo la pes­ca y el ka­yak. A la ma­ña­na si­guien­te par­tí pa­ra la ciu­dad de San Car­los de Ba­ri­lo­che.

Ba­ri­lo­che se en­cuen­tra en la pro­vin­cia de Río Ne­gro. El Río Li­may se­pa­ra es­ta pro­vin­cia de Neu­quén y és­te es ali­men­ta­do por el La­go Nahuel Hua­pi. Mu­chas his­to­rias se te­jen al­re­de­dor del la­go, una de ellas es la del fa­mo­so Nahue­li­to (una su­pues­ta cria­tu­ra acuá­ti­ca

pa­re­ci­da al Nes­sie es­co­cés). Por es­tos días al­gún tu­ris­ta cre­yen­te en es­tas his­to­rias di­ce ha­ber vis­to a es­te fa­mo­so per­so­na­je na­dan­do por sus aguas. Ba­ri­lo­che tie­ne una vi­da so­cial muy vi­vaz y aquí ya­cen las me­jo­res fá­bri­cas de cho­co­la­te de la re­gión cor­di­lle­ra­na. El cir­cui­to chi­co y el cir­cui­to gran­de (que une Vi­lla Tra­ful y Vi­lla la An­gos­tu­ra) son re­co­rri­dos obli­ga­dos que hay que rea­li­zar. Ce­rro Ca­te­dral es una

de las pis­tas de es­quí más co­no­ci­das in­ter­na­cio­nal­men­te que atrae tu­ris­mo ex­tran­je­ro en in­vierno. Ce­rro Ot­to y Cam­pa­na­rio, Puer­to Pañuelo son si­tios que pu­de co­no­cer y re­co­men­dar en es­ta ciu­dad ma­ra­vi­llo­sa. To­dos los re­co­rri­dos de Ba­ri­lo­che cos­tean siem­pre el in­men­so La­go Nahuel Hua­pi sien­do par­te del Par­que Na­cio­nal Nahuel Hua­pi.

PAR­QUE NA­CIO­NAL LOS ARRA­YA­NES

A 70 ki­ló­me­tros sa­lien­do de Ba­ri­lo­che por ru­ta as­fal­ta­da y en ex­ce­len­tes con­di­cio­nes se en­cuen­tra la ciu­dad de Vi­lla la An­gos­tu­ra. Po­see apro­xi­ma­da­men­te 10 mil ha­bi­tan­tes

“Des­per­tar­me tem­prano pa­ra ha­cer la me­jor foto del ama­ne­cer es una co­sa que re­pe­ti­ría una y otra vez”

y se tri­pli­ca su po­bla­ción en tem­po­ra­da al­ta (ve­rano e in­vierno). Su bou­le­vard de dos ma­nos es co­mer­cial­men­te ac­ti­vo. Es­ta ciu­dad en­cla­va­da en ple­na Pre Cor­di­lle­ra de los An­des ofre­ce a los via­je­ros to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra una bue­na es­ta­día. Aquí se en­cuen­tra la Pe­nín­su­la de Que­trihué don­de es­tá el bos­que de Arra­ya­nes más gran­de y úni­co del mun­do. Tam­bién, es­ta es­pe­cie de­no­mi­na­da cien­tí­fi­ca­men­te lu­ma api­cu­la­ta cre­ce de for­ma ais­la­da en es­ta re­gión de Ar­gen­ti­na y Chile. Nos con­ta­ban que se hi­cie­ron ex­pe­ri­men­tos en Bél­gi­ca con éxi­to pe­ro no pu­dien­do lo­grar bos­ques con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.

Se pue­de ac­ce­der ca­mi­nan­do, en bi­ci­cle­ta o bien, na­ve­gan­do las aguas del Nahuel Hua­pi.

Yo reali­cé la úl­ti­ma op­ción por una cues­tión de tiem­po y la ver­dad no me arre­pen­tí. El re­co­rri­do por el par­que du­ra apro­xi­ma­da­men­te 45 mi­nu­tos y se ven ejem­pla­res de es­ta es­pe­cie de ár­bol anaran­ja­do que nun­ca en mi vi­da ha­bía vis­to. El par­que se em­pla­za en unas 12 hec­tá­reas y pue­de vi­si­tar­se en to­das las épo­cas del año. En el re­co­rri­do hay una ca­si­ta de té don­de se pue­de de­te­ner a co­mer o to­mar al­go. Lue­go se re­gre­sa al Puer­to y se vuel­ve a Vi­lla la An­gos­tu­ra.

PAR­QUE NA­CIO­NAL LA­GO PUE­LO

Ya ins­ta­la­do por de­ba­jo del Pa­ra­le­lo 42, don­de la ga­so­li­na es más eco­nó­mi­ca y los pai­sa­jes in­cre­men­tan su be­lle­za, lle­go a mi des­tino desea­do pa­ra vi­vir al­gún día: La­go Pue­lo, en la pro­vin­cia de Chu­but. Es una ciu­dad-pue­blo muy lim­pia, or­ga­ni­za­da y tran­qui­la. Su ofi­ci­na de in­for­mes es­tá jus­to an­tes de in­gre­sar al Par­que Na­cio­nal, allí se pue­den ob­te­ner to­das las re­fe­ren­cias con una muy bue­na aten­ción. El entorno es increíble,

la ve­ge­ta­ción, la Cor­di­lle­ra de los An­des. El Par­que Na­cio­nal La­go Pue­lo po­see unas 27 mil hec­tá­reas, se pue­de acam­par y dar­se el lu­jo de dor­mir en un mi­ni bos­que­ci­to de arra­ya­nes. El re­co­rri­do es­tá muy bien se­ña­li­za­do, y la me­jor par­te es cuan­do se sube al Mi­ra­dor del La­go, don­de se pue­den ver las me­jo­res pa­no­rá­mi­cas fo­to­grá­fi­cas.

PAR­QUE NA­CIO­NAL LOS ALER­CES

Lle­gué a la ciu­dad de Es­quel y me re­ci­bió to­tal­men­te re­no­va­da. Ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­la ocho años atrás. La mis­ma se es­ta­ble­ce en un valle y es­tá ro­dea­da de mon­ta­ñas, las pa­no­rá­mi­cas son asom­bro­sas. 270 mil hec­tá­reas de área pro­te­gi­da que per­te­ne­cen al Par­que Na­cio­nal Los Aler­ces. Hay dos in­gre­sos, uno nor­te y uno sur. De­bi­do a su vas­ta su­per­fi­cie, se ne­ce­si­tan va­rios días pa­ra ex­plo­tar al má­xi­mo to­das sus tra­ve­sías. Cas­ca­das, ríos, la­gos, flo­ra y fau­na au­tóc­to­na son los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos. El in­gre­so nor­te: re­co­rrien­do unos 30 ki­ló­me­tros des­de

Es­quel por pa­vi­men­to, se lle­ga al in­gre­so del Par­que, aden­trán­do­se en el mis­mo hay di­fe­ren­tes ba­ja­das al se­gun­do y más im­pac­tan­te La­go en mi ran­king per­so­nal. El La­go Fu­ta­lauf­quen es de ori­gen gla­cia­rio y es un es­pe­jo de agua don­de las fo­to­gra­fías sa­len bien siem­pre, si ves una ima­gen de és­tas del de­re­cho y del re­vés se ve el mis­mo pai­sa­je, ya que las mon­ta­ñas se re­fle­jan en sus aguas cris­ta­li­nas. Aquí se prac­ti­ca la pes­ca y en ve­rano las aguas, si bien son frías, te per­mi­ten dar­te un ba­ño pa­ra re­fres­car­se.

El ac­ce­so sur es increíble tam­bién. Se ac­ce­de a 12 ki­ló­me­tros de la lo­ca­li­dad de Trevelin y a 45 ki­ló­me­tros de Es­quel. Aquí hay una pre­sa hi­droe­léc­tri­ca lla­ma­da Fu­ta­leu­fú de ela­bo­ra­da de ma­te­ria­les suel­tos. Un ca­mino zig­za­guean­te lle­va a lo más al­to del em­bal­se y te sor­pren­de con vis­tas que no se pue­den ol­vi­dar fá­cil­men­te. La mis­ma lle­va ener­gía has­ta Puer­to Madryn en la cos­ta ar­gen­ti­na. En el ca­mino de in­gre­so hay ac­ce­sos al río que des­pren­de de la pre­sa y en ve­rano la gen­te se ba­ña y com­par­te mo­men­tos muy agra­da­bles.

La Pa­ta­go­nia Ar­gen­ti­na es ex­ten­sa en te­rri­to­rio, en ve­ge­ta­ción, en fau­na. Co­no­cer­la define nue­vos co­mien­zos, tran­si­tar sus ru­tas de vien­tos lle­va re­fle­xio­nar. La Pa­ta­go­nia Ar­gen­ti­na, si­tio al que hay que via­jar, aun­que sea una vez en la vi­da.

La Tro­chi­ta - Re­co­rri­do

Es­quel a Nahuel Pan

Par­que Na­cio­nal La­nin Ju­nin de los An­des

La­go Nahuel Hua­pi

Mi­ra­dor del La­go - La­go Pue­lo

Par­que Na­cio­nal Los Aler­ces

Par­que Na­cio­nal Los Aler­ces

La­go Fu­ta­lauf­quen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.