An­da­lu­cía, mo­sai­co de cul­tu­ras

De la Gi­ral­da de Se­vi­lla, a las pla­yas de Al­me­ría ha­cien­do un al­to en el ca­mino pa­ra ad­mi­rar la Al­ham­bra. Nos va­mos de ru­ta por el Sur

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO VIC­TOR CA­BA­LLE­RO FO­TOS MAR­TA RI­VE­RO FE­CHA DEL VIA­JE 01/08/2014 A 10/08/2014

En­con­trar un des­tino pa­ra ocho per­so­nas y acer­tar no es al­go fá­cil. Que­ría­mos un via­je por Es­pa­ña don­de hu­bie­ra cul­tu­ra, re­lax, ocio, bue­na co­mi­da, y to­do a un pre­cio ase­qui­ble. Por eso pen­sa­mos que nues­tra me­jor op­ción era An­da­lu­cía. Nos de­ci­di­mos por un tour –que lue­go se­ría muy acer­ta­da­men­te bau­ti­za­do du­ran­te el via­je co­mo Re­bu­ji­to tour– y que nos lle­va­ría des­de Se­vi­lla has­ta Al­me­ría pa­san­do por Gra­na­da y Cá­diz. Lo más di­fí­cil ya es­ta­ba he­cho: te­nía­mos el don­de y él cuan­do, só­lo nos fal­ta­ba el có­mo.

Ha­bía­mos de­ci­di­do rea­li­zar el tour en agos­to, por lo que re­ser­va­mos los alo­ja­mien­tos con tiem­po, pe­ro lo que fi­nal­men­te re­sul­tó más com­pli­ca­do fue de­ci­dir có­mo íba­mos a ha­cer el via­je. Un gru­po de seis per­so­nas sa­lía­mos de Bar­ce­lo­na, des­pués de re­co­ger a dos que re­gre­sa­ban del ex­tran­je­ro pa­ra las va­ca­cio­nes, y te­nía­mos a dos más en Ma­drid. La lo­gís­ti­ca se an­to­ja­ba com­pli­ca­da. Fi­nal­men­te, tras mu­chos Ex­cels de­ci­di­mos que la me­jor for­ma de ha­cer tan­tos ki­ló­me­tros y po­der dis­fru­tar­los jun­tos era en fur­go­ne­ta. Y así em­pie­za es­te tour: con seis ami­gos car­ga­dos de cre­ma so­lar en una gran fur­go­ne­ta

di­fí­cil de con­du­cir can­tan­do can­cio­nes bel­gas que hablan de la Cos­ta del Sol y Te­le­ban­cos. No me pre­gun­téis el por­qué.

SE­VI­LLA, UN ‘CA­LOR’ ES­PE­CIAL

La pri­me­ra gran pa­ra­da fue la ciu­dad de Se­vi­lla, a la que lle­ga­mos des­pués de re­co­rrer ca­si 1000 km y atra­ve­sar Es­pa­ña de pun­ta a pun­ta. Co­mo era de es­pe­rar, nos re­ci­bió con un atar­de­cer ca­lu­ro­so, pe­ro con un cen­tro his­tó­ri­co pa­ra per­der­se cuan­do el sol se es­con­de. Por suer­te pa­ra no­so­tros uno de los miem­bros de la ex­pe­di­ción tie­ne fa­mi­lia allí, así que te­nía­mos al­gu­nas di­rec­cio­nes ba­jo el bra­zo. Nos alo­ja­mos en el Grand Lu­xe Hos­tel, ubi­ca­do en el cen­tro his­tó­ri­co, a po­cos me­tros de la la pla­za del Triun­fo y ca­te­dral, y real­men­te a cin­co mi­nu­tos de las prin­ci­pa­les ca­lles de la ciu­dad. Lo me­jor era que con­ta­ba con una te­rra­za en la azo­tea con im­pre­sio­nan­tes vis­tas a la ca­te­dral y a la Gi­ral­da. Muy re­co­men­da­ble pa­ra los que se aven­tu­ren a un ti­po de via­je co­mo el nues­tro. Buen ser­vi­cio, bue­nas vis­tas y gen­te ama­bi­lí­si­ma.

De Se­vi­lla me im­pre­sio­nó lo car­ga­da que es­tá de his­to­ria. Ha­bía es­ta­do an­tes en Gra­na­da, pe­ro nun­ca en Se­vi­lla y la ver­dad es que me que­dé en­gan­cha­do a los en­tre­si­jos pa­la­cie­gos y las his­to­rias del des­cu­bri­mien­to y la re­con­quis­ta. La ciu­dad res­pi­ra esa mez­cla de cul­tu­ras tan ca­rac­te­rís­ti­ca de An­da­lu­cía por sus po­ros: su ar­qui­tec­tu­ra com­bi­na los estilos ára­bes y cristianos y es un mo­sai­co úni­co que tie­ne en La Gi­ral­da su pie­za cum­bre. La To­rre

de la Gi­ral­da, el em­ble­má­ti­co cam­pa­na­rio de la Ca­te­dral de Se­vi­lla (el ma­yor tem­plo gó­ti­co del mun­do) es, de he­cho, una com­bi­na­ción per­fec­ta en­tre ar­qui­tec­tu­ra ára­be y cris­tia­na. Se em­pe­zó a edi­fi­car en 1.172 y se­ría, has­ta fi­na­les del si­glo XII, la mez­qui­ta de la ciu­dad. Tras la lle­ga­da de los cristianos, a la to­rre se le in­cor­po­ra­ría el cam­pa­na­rio su­pe­rior pa­ra ser con­ver­ti­da en la ca­te­dral que ve­mos hoy.

No­so­tros de­ci­di­mos ha­cer una vi­si­ta rá­pi­da de la ca­te­dral pa­ra po­der de­di­car más tiem­po a los Reales Al­cá­za­res de La Gi­ral­da. Es­tos jar­di­nes, jun­to con el Archivo de In­dias y la Ca­te­dral fue­ron, de he­cho, nom­bra­dos pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad en 1987 y nos ha­bían recomendado (por no de­cir exi­gi­do reite­ra­da­men­te) que los vi­si­tá­ra­mos. La ver­dad es que va­lió la pe­na. Los jar­di­nes y los pa­la­cios amu­ra­lla­dos son pre­cio­sos y una per­fec­ta com­bi­na­ción de las cul­tu­ras que pi­sa­ron la ciu­dad: hay res­tos is­lá­mi­cos, mu­dé­ja­res, góticos, re­na­cen­tis­tas y ba­rro­cos. De to­dos los jar­di­nes que pi­sa­mos me que­do con el Pa­tio de las Don­ce­llas y sus ar­cos y bal­co­na­das, de cuen­to.

Nues­tro ajus­ta­do ti­ming nos de­jó, al sa­lir su­do­ro­sos y se­dien­tos de los Al­cá­za­res, só­lo tiem­po pa­ra ad­mi­rar por fue­ra la fa­cha­da del Archivo Ge­ne­ral de In­dias, dón­de, se­gún nos con­tó el guía, se guar­dan los do­cu­men­tos del Nue­vo Mun­do des­de el si­glo XV al XIX. Nues­tro guía, por cier­to, era un free­lan­ce ma­dri­le­ño afin­ca­do en Se­vi­lla que en­con­tra­mos por ca­sua­li­dad. Son in­de­pen­dien­tes que

or­ga­ni­zan bue­nos tours con his­to­rias al­ter­na­ti­vas a los re­co­rri­dos tra­di­cio­na­les. El nues­tro re­sul­tó tan ins­pi­ra­dor que nos fui­mos de ta­pas con el. ¿A dón­de? Pues al ba­rrio de San­ta Cruz, se­gún pa­re­ce, dón­de se cue­ce to­do en la ciu­dad. Era la an­ti­gua ju­de­ría me­die­val y tras un pe­rio­do de aban­dono hoy cuen­ta con mu­chos ba­res y am­bien­te por la no­che. Sus ca­lle­jue­las con sus som­bras y sus mu­ros blan­cos re­sul­ta­ron idea­les pa­ra huir de los ca­si 45 gra­dos que abra­sa­ban la ciu­dad. El ba­rrio re­sul­ta la­be­rín­ti­co y no nos de­ci­di­mos en­tre tan­ta ofer­ta de ta­pas. Co­mi­mos gaz­pa­cho, ca­la­ma­res, y tor­ti­lla, es­ta úl­ti­ma con un as­pec­to sor­pren­den­te de­bi­do a que, por se­gu­ri­dad, en ve­rano no pue­den usar­se hue­vos en los pla­tos.

Ha­bía­mos lle­ga­do con la idea de que Se­vi­lla era la ciu­dad de las fies­tas, las ta­pas, el fla­men­co y las co­rri­das de to­ros, pe­ro re­sul­tó que a la vez es una ciu­dad ro­mán­ti­ca y bas­tan­te mis­te­rio­sa.

Re­co­rri­mos la Pla­za Es­pa­ña es­cu­chan­do las tra­ve­su­ras (no pro­ba­das) de la rei­na Isa­bel la Ca­tó­li­ca con Cris­to­bal

Co­lón y los de­sen­ga­ños del po­bre Fer­nan­do. Lue­go nos pa­sea­mos por la To­rre del Oro re­vi­vien­do la épo­ca (nun­ca me­jor di­cho) do­ra­da de la ciu­dad tras el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca. La To­rre del Oro, apo­da­da así de­bi­do al bri­llo que tie­ne por el re­fle­jo del río (lue­go se ha de­mos­tra­do que bri­lla de­bi­do a que en sus pa­re­des hay pa­ja pren­sa­da), aca­bó con el pri­mer mi­to de la ciu­dad: allí nun­ca se guar­da­ron las ri­que­zas lle­ga­das del nue­vo Mun­do, sino que tan ro­mán­ti­co to­rreón fue, en reali­dad, una pri­sión. El se­gun­do mi­to no tar­da­ría en caer: el río Gua­dal­qui­vir –del ára­be río gran­de, lla­ma­do Be­tis por los fe­ni­cios– que, da­da su am­pli­tud, per­mi­tío a la ciu­dad te­ner puer­to, no flu­ye tan­to co­mo pa­re­ce. A su pa­so por Se­vi­lla re­sul­ta más bien un la­go es­tá­ti­co ya que de­bi­do a las cre­ci­das de su cau­ce y las inun­da­cio­nes se ha re­gu­la­do. Sea co­mo fue­re, no hay que per­der­se el co­lor oro de la to­rre de no­che, con Triana de fon­do.

CÁ­DIZ Y TA­RI­FA: SOL, PLA­YAS Y SURF

Tras dos días en Se­vi­lla, el pró­xi­mo des­tino era Ta­ri­fa y sus pla­yas in­fi­ni­tas de are­na blan­ca, pe­ro no po­día­mos de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar Cá­diz, aun­que fue­ra fu­gaz­men­te. Es una ciu­dad pe­que­ña pe­ro con mu­cha his­to­ria, que bien me­re­ce una pa­ra­da y una bue­na te­rra­ci­ta con vis­tas al Atlán­ti­co. Se­gún pa­re­ce allí es tí­pi­co to­mar chu­rros con cho­co­la­te. Ele­gi­mos la ca­fe­te­ría La Ma­ri­na en la Pla­za de las Flo­res. Lue­go, dan­do una vuel­ta por el cas­co an­ti­guo des­cu­bri­mos que si­gue muy al día lo del pa­pe­lón de chu­rros en los pues­tos am­bu­lan­tes. Nues­tra vi­si­ta

ter­mi­nó en la Ca­te­dral de Cá­diz, en la To­rre de Po­nien­te. Las vis­tas son muy bo­ni­tas.

De nue­vo en la fur­go­ne­ta y a sal­vo del ca­lor pu­si­mos rum­bo a Ta­ri­fa, un pe­que­ño mu­ni­ci­pio de la cos­ta ga­di­ta­na con mu­cho en­can­to que es­con­de en­tre sus ca­lles em­pe­dra­das tien­das in­creí­bles de día y fies­ta por la no­che. Pe­ro si por al­go se co­no­ce Cá­diz y los al­re­de­do­res de Ta­ri­fa es por te­ner unas pla­yas in­ter­mi­na­bles de are­na blan­ca y agua cris­ta­li­na. Tu­vi­mos que ele­gir y nos quedamos con es­tas dos, Zaha­ra de los Atu­nes y Pla­ya de Bo­lo­nia, pe­ro cual­quier pla­ya de la cos­ta ga­di­ta­na hu­bie­ra su­pe­ra­do nues­tras ex­pec­ta­ti­vas.

Y a eso nos de­di­ca­mos los si­guien­tes días, a to­mar el sol, dis­fru­tar de las pla­yas, y sur­fear las ca­lles de Ta­ri­fa de no­che. Nos ha­bían di­cho que las pla­yas en agos­to es­ta­ban llenas, pe­ro la ver­dad es que, pa­ra gen­te acos­tum­bra­da a la Cos­ta Bra­va co­mo no­so­tros, re­sul­ta­ron ca­si de­sér­ti­cas y muy sal­va­jes. Tam­bién nos ha­bían con­ta­do que Ta­ri­fa es el reino de los sur­fe­ros y que no hay otra co­sa en sus ca­lles. Es­to sí re­sul­tó cier­to. Sea co­mo fue­re, Ta­ri­fa me­re­ce la pe­na. Pa­sear­se por sus ca­lles y to­mar al­go es to­da una go­za­da des­pués de un día de pla­ya. Des­de allí, ade­más, uno pue­de ver Áfri­ca. Pa­sean­do por en cen­tro lle­gas fá­cil­men­te a la is­la de las Pa­lo­mas, el pun­to más me­ri­dio­nal

“Si por al­go se co­no­ce Cá­diz y los al­re­de­do­res de Ta­ri­fa es por te­ner unas pla­yas in­ter­mi­na­bles de are­na blan­ca”

de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, a só­lo 14 km del con­ti­nen­te afri­cano. En lo al­to hay un fa­ro con mag­ní­fi­cas vis­tas des­de dón­de uno pue­de ver las pri­me­ras mon­ta­ñas de Ma­rrue­cos.

Y tras unos días de re­lax y pla­ya to­ca­ba cam­bio de ter­cio y de cul­tu­ra. De­ci­di­mos acer­car­nos al es­tre­cho y vi­si­tar Gi­bral­tar. Nos

po­día la cu­rio­si­dad de ver co­mo era aque­llo, y la ver­dad es que re­sul­ta impresionante co­mo en cues­tión de mi­nu­tos pue­den cam­biar tan­to las co­sas: des­de el idio­ma has­ta la cul­tu­ra. Pa­sa­mos la fron­te­ra y –li­te­ral­men­te- cru­za­mos la pis­ta de des­pe­gue del ae­ro­puer­to, a la vez, úni­ca vía de en­tra­da a la ciu­dad. Den­tro, a pe­ti­ción del miem­bro más glo­tón del gru­po nos to­ma­mos un tí­pi­co en­glish break­fast. Ri­co, aun­que hay que de­cir que las ba­ked beans a 40 gra­dos no son del to­do di­ges­ti­vas. El cas­co an­ti­guo re­sul­ta co­mo un pe­que­ño par­que te­má­ti­co que com­bi­na las ca­bi­nas ro­jas de Lon­dres con la ines­pe­ra­da vi­si­ta de los ma­ca­cos de Gi­bral­tar, tan gra­cio­sos co­mo lis­ti­llos. Hay guar­dias a lo bri­tish, to­do el mun­do ha­bla per­fec­to in­glés y la ar­qui­tec­tu­ra pa­re­ce más pro­pia de cli­mas fríos y hú­me­dos que no del ca­lu­ro­so sur. Una cu­rio­sa vi­si­ta que nos de­jó, cuan­to me­nos, im­pac­ta­dos.

GRA­NA­DA: LA JO­YA DE LA CO­RO­NA

Y ha­blan­do de cul­tu­ras, no po­día­mos ob­viar en es­te via­je Gra­na­da. Pe­núl­ti­mo des­tino de nues­tro tour y jo­ya de la co­ro­na del pro­gra­ma. Mu­chos ya ha­bía­mos es­ta­do, pe­ro siem­pre ape­te­ce vol­ver. Lle­ga­mos por la tar­de, y nos ins­ta­la­mos en el Gra­na­da Inn Back­pac­kers un hos­tal real­men­te bien cui­da­do y con un pa­tio in­te­rior des­cu­bier­to increíble. Co­mo brin­da la pá­gi­na web, un tí­pi­co co­rral an­da­luz. Te­nía­mos una ha­bi­ta­ción pa­ra to­dos y la ver­dad es que la si­tua­ción era ca­si tan bue­na co­mo en Se­vi­lla: es­tá só­lo a unos pa­sos de la Ca­te­dral, el Ayun­ta­mien­to y el Al­bai­cín y en una bue­na zo­na pa­ra tapear. Nos aco­mo­da­mos y sa­li­mos pa­ra ha­cer un pri­mer re­co­no­ci­mien­to. Rá­pi­da­men­te nos to­pa­mos con

“Gi­bral­tar re­sul­ta co­mo un pe­que­ño par­que te­má­ti­co que com­bi­na ca­bi­nas ro­jas lon­di­nen­ses con ma­ca­cos”

la Ca­te­dral, una de las obras cum­bres del Re­na­ci­mien­to es­pañol. Me­re­ce la pe­na vi­si­tar­la por su par­ti­cu­la­ri­dad (y si se me per­mi­te el co­men­ta­rio, obs­cu­ri­dad y so­lem­ni­dad) y so­bre­to­do por­que en ella se hi­cie­ron en­te­rrar los Re­yes Ca­tó­li­cos, su hi­ja Jua­na la Lo­ca y el mu­je­rie­go ma­ri­do de es­ta, Fe­li­pe el Her­mo­so. Se en­cuen­tran en La Ca­pi­lla Real de Gra­na­da, ane­xa a la ca­te­dral, que se cons­tru­yó a pe­ti­ción de los re­yes, or­gu­llo­sos de ha­ber con­quis­ta­do al fin la jo­ya más pe­lea­da del reino. Tras tan so­lem­ne vi­si­ta ini­cia­mos el as­cen­so al ba­rrio del Al­bai­cín, pa­ra mi, el más bo­ni­to de la ciu­dad. Ca­lle­jue­las, pues­tos am­bu­lan­tes, ba­res, ca­lles em­pe­dra­das… Una at­mós­fe­ra

“Si­tua­da en lo al­to de la AlSa­bi­ka, fren­te al Al­bai­cín y la Al­ca­za­ba, la Al­ham­bra re­sul­ta impresionante ”

per­fec­ta pa­ra em­pe­zar la no­che. De­ci­di­mos to­mar al­go en el cé­le­bre mi­ra­dor de san ni­co­las y que­dar­nos a ce­nar en el Res­tau­ran­te El Huer­to de Juan Ra­nas, con im­pre­sio­nan­tes vis­tas y la Al­ham­bra en pri­mer plano.

Gra­na­da con­quis­ta por su ri­ca ar­qui­tec­tu­ra, su cul­tu­ra y co­mo no por su gas­tro­no­mía. No pue­des ir­te sin co­no­cer su his­to­ria y eso im­pli­ca vi­si­tar la ciu­dad pe­ro tam­bién per­der­se por la Al­ham­bra, que ocu­pa­ría to­do el pro­gra­ma del día si­guien­te. Pre­vi­so­res, ha­bía­mos re­ser­va­do nues­tra en­tra­da me­ses an­tes (www.al­ham­bra-pa­tro­na­to.es), ya que re­sul­ta im­po­si­ble con­se­guir una el mis­mo día. Las vi­si­tas son con­tro­la­das, con ho­ras de en­tra­da y de sa­li­da. Tras ha­cer la per­ti­nen­te co­la y tos­tar­nos al sol, al fin, ac­ce­di­mos al re­cin­to.

Si­tua­da en lo al­to de la co­li­na de al-Sa­bi­ka, a la iz­quier­da del río Da­rro fren­te a los ba­rrios del Al­bai­cín y de la Al­ca­za­ba la Al­ham­bra re­sul­ta impresionante. Lo me­jor del via­je. De­be su nom­bre a sus mu­ros ro­ji­zos (“qa’lat al-Ham­ra’”, Castillo Ro­jo) y fue cons­trui­da co­mo ciu­da­de­la den­tro de la ciu­dad pa­ra alo­jar al mo­nar­ca y a la cor­te del Reino na­za­rí.

Su con­jun­to de pa­la­cios, jar­di­nes y la for­ta­le­za del al­cá­zar son im­pre­sio­nan­tes. La de­co­ra­ción de los in­te­rio­res, la dis­po­si­ción de los ele­men­tos, la ar­mo­nía de las par­tes,

to­do re­sul­ta tan per­fec­to que uno no pue­de más que asom­brar­se. El pa­la­cio de Co­ma­res, el cuar­to do­ra­do, el sa­lón de Co­ma­res, y por su­pues­to, el im­pre­sio­nan­ti­si­mo Pa­tio de los Leo­nes. Sin pa­la­bras. Hay que ver­lo.

Sa­li­mos ex­ta­sia­dos y se­dien­tos por el ca­lor, así que nos en­tre­ga­mos al ta­peo in­dis­cri­mi­na­do. Nos de­cep­cio­nó com­pro­bar que lo de la ta­pa gra­tis con la be­bi­da tan tí­pi­ca de Gra­na­da ya no se es­ti­la tan­to co­mo pa­re­ce, en muy po­cos ba­res nos la ofre­cie­ron. Aun­que qui­zá no eran los ade­cua­dos. Nues­tra ru­ta de la ta­pa par­ti­cu­lar nos lle­vo de nue­vo al cen­tro, a la pla­za de Bib-Ram­bla, lle­na de te­rra­ci­tas, a la pla­za de la Pescadería y la Ro­ma­ni­lla y la Al­cai­ce­ría. Lue­go subimos al Al­bai­cín por la Pla­za Nue­va has­ta lle­gar al pa­seo de los Tris­tes y lue­go de nue­vo al cen­tro. De­ci­di­mos ob­viar las cue­vas del Sa­cro­mon­te, el arra­bal de los gi­ta­nos gra­na­di­nos, y ba­jar di­rec­ta­men­te ha­cia la ca­lle Na­vas, ver­da­de­ro cen­tro del ta­peo. Allí nos apo­sen­ta­mos en el bar de ta­pas en­tre los ba­res de ta­pas, Los Dia­man­tes. Y de ahí, so­lo hay que con­ti­nuar la ca­lle en ade­lan­te y de­jar­se lle­var. De­ja­ría­mos Gra­na­da con un buen re­bu­ji­to en­tre las ma­nos.

Pa­ra los úl­ti­mos días de via­je, y sa­bien­do que ya ten­dría­mos unos cuan­tos ki­ló­me­tros a nues­tras es­pal­das, ha­bía­mos pre­vis­to una eta­pa tran­qui­la vi­si­tan­do la cos­ta al­me­rien­se y el par­que na­tu­ral de Ca­bo de Ga­ta, con Ve­ra co­mo nues­tro cen­tro de ope­ra­cio­nes. Vis­tas es­pec­ta­cu­la­res y pla­yas de ex­cep­ción que po­nían el bro­che de oro a la ex­pe­di­ción. To­ca­ba vol­ver a ca­sa.

Mo­nu­men­to a la Cons­ti­tu­ción de 1812, Cá­diz

La Gi­ral­da, en Se­vi­lla

El gru­po en la To­rre del Oro, en Se­vi­lla

Gra­na­da

Jar­di­nes del Ge­ne­ra­li­fe en

la Al­ham­bra de Gra­na­da

Car­tel en Gi­bral­tar

Vis­tas des­de la Al­ham­bra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.