Des­cu­brien­do Ke­nia 'po­le, po­le'

Des­pa­cio y en pri­me­ra per­so­na vi­si­ta­mos los pue­blos y las gen­tes de un país que guar­da pa­ra mu­chos la esen­cia de Áfri­ca

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS CA­TI HE­RRE­RO FE­CHA DEL VIA­JE 27/09/2013 A 28/10/2013

Lle­ga­mos a las seis de la ma­ña­na a Mom­ba­sa –en to­tal, 20 ho­ras de via­je–, un 27 de sep­tiem­bre. Te­ne­mos por de­lan­te un mes en Ke­nia. ¡Uf! El ta­xis­ta no tie­ne idea de don­de lle­var­nos y nos da un gran pa­seo por la zo­na. Lo me­jor, el trans­bor­da­dor en Mom­ba­sa. Mi­les de per­so­nas, bi­ci­cle­tas, ca­mio­nes y co­ches apre­tu­ja­dos en am­bas di­rec­cio­nes pa­ra cru­zar. Cuan­do lo lo­gre­mos ire­mos a co­mer a la pla­ya, al res­tau­ran­te Co­lo­bus, recomendado por ami­gas. Com­pren­do por qué les gus­ta tan­to es­te si­tio. La pla­ya es mag­ní­fi­ca. Las bar­cas de tron­cos de man­go son rús­ti­cas y pre­cio­sas. El pri­mer con­tac­to con nues­tros cui­da­do­res, Jos­hua, Mas­ha y su fa­mi­lia, que nos aco­ge­rán du­ran­te el via­je, ha si­do per­fec­to. Son per­so­nas sen­ci­llas y tran­qui­las. El idio­ma es un pro­ble­ma, pe­ro con in­glés y un po­co de sua­ji­li nos en­ten­de­re­mos. Nues­tro plan es ins­ta­lar­nos con ellos y vi­si­tar los di­fe­ren­tes pue­blos de la zo­na.

MATUGA-UKUNDA- KOMBANI

Matuga es una ma­ra­vi­lla. Ár­bo­les, pal­me­ras y mu­chas es­cue­las. En el ca­mino, un hom­bre con su pues­to y su sar­tén frien­do ca­sa­ba, una es­pe­cie de pa­ta­tas con pi­can­te de­li­cio­sas. Sa­lu­da­mos a un se­ñor que te­je un re­ci­pien­te de es­par­to pa­ra sa­car agua de co­co. Hay mu­chos co­co­te­ros. Otro hom­bre ma­yor sube a uno de ellos y los echa aba­jo. En Matuga su­bire­mos por pri­me­ra vez a un ma­ta­tu (mi­ni­bu­ses tí­pi­cos de Ke­nia). Son In­creí­bles. No hay pa­ra­das. Van a to­pe y en­tra to­do el que pide pa­ra­da.

Allí de­ci­di­mos ir tam­bién a mi­sa de guar­dar un do­min­go. Bus­can­do la igle­sia ca­tó­li­ca

don­de van nues­tros cui­da­do­res en­tra­mos en una evan­gé­li­ca, Bet­hamy Church. En­tra­mos por­que oí­mos cán­ti­cos que sue­nan gós­pel. Des­pués de los can­tos la gen­te ha­bla. Hay so­bre­to­do ni­ños que no pa­ran de mi­rar­nos en­tre ser­mo­nes y gri­tos. Vi­si­ta­re­mos tam­bién Ukunda ha­cien­do pa­ra­da en Kombani. Lo me­jor, el ma­ta­tu. Cuan­do pa­re­ce que ya no cabe na­die más, si­guen en­tran­do. Los que no tie­nen asien­to via­jan en­cor­va­dos, pues la ca­be­za les lle­ga al te­cho. La for­ma de pe­dir pa­ra­da es dan­do unos gol­pes en la carrocería.

SHIMBA-KWALE- DIA­NI-MATUGA

Tras unos días de adap­ta­ción a la ca­sa y el entorno, lle­ga el mo­men­to de vi­si­tar la re­ser­va na­tu­ral de Shimba. El día de la vi­si­ta quedamos con el ta­xis­ta a las seis de la ma­ña­na. Al lle­gar, nos espera una agra­da­ble sor­pre­sa: pen­sá­ba­mos que el alo­ja­mien­to se­ría en una ca­ba­ña, pe­ro es una cons­truc­ción de tron­cos de va­rios pi­sos en­tre los ár­bo­les. Las ha­bi­ta­cio­nes tie­nen una pe­que­ña te­rra­za con vis­tas a un la­go lleno de ne­nú­fa­res. Por una pa­sa­re­la de tron­cos se lle­ga a un mi­ra­dor pa­ra ver a los ele­fan­tes. Es emo­cio­nan­te. Por la tar­de da­mos una vuel­ta por el par­que: ele­fan­tes, una ji­ra­fa, bú­fa­los, cier­vos y an­tí­lo­pes sa­ble. No hay car­ní­vo­ros, es una zo­na de pro­tec­ción de es­tos an­tí­lo­pes. El se­gun­do día en Shimba to­ca­rá ma­dru­gar. Llue­ve a cán­ta­ros. Sa­li­mos

pa­ra ver las cas­ca­das pe­ro no po­de­mos lle­gar, ne­ce­si­ta­mos un ran­ger con su ri­fle y no hay nin­guno. Una de­cep­ción: he­mos vuel­to a pa­gar la en­tra­da al par­que (20€).

A Kwale ire­mos en ma­ta­tu al día si­guien­te. Es nues­tro pri­mer via­je en trans­por­te pú­bli­co so­las. Es­tá a 12 km de Shimba y nos cues­ta 50 cts. El mercado es fan­tás­ti­co. Ca­lles llenas de tien­das en el sue­lo don­de hay de to­do.

Tam­bién vi­si­ta­re­mos Ti­wi más tar­de. Alli aca­ba­mos en ca­sa de una mu­jer jo­ven y her­mo­sa con un be­bé co­no­ci­da de nues­tros cui­da­do­res. Tie­ne una ca­si­ta pe­que­ña, lim­pia y or­de­na­da. Mas­ha nos ha di­cho que la pla­ya de Ti­wi no es se­gu­ra, que me­jor va­ya­mos a Dia­ni. Su her­mano tra­ba­ja en un ho­tel de la pla­ya. Y le ha­ce­mos ca­so. Re­sul­ta ma­ra­vi­llo­sa. Allí co­ge­re­mos una bar­ca de ma­de­ra de man­go con ve­la pa­ra acer­car­nos al arre­ci­fe y por fin ba­ñar­nos en el Océano Ín­di­co. Co­me­re­mos pes­ca­do fres­co y lan­gos­ta acom­pa­ña­das de dos chi­cos de Kwale, dos que ma­ne­jan la bar­ca y dos her­ma­nos de Mas­ha. El día, sin em­bar­go, aca­ba­rá por es­tro­pear­se. Ha­bía­mos pe­di­do información pa­ra ir a Tsa­vo al due­ño de una Agen­cia, que de­ci­dió pre­sen­tar­se con el au­to­bús pa­ra ha­cer el sa­fa­ri ha­blan­do de pre­cios as­tro­nó­mi­cos de­lan­te de los chi­cos. Se en­fa­dó. Lue­go nos di­jo que nos lle­va­ba a ca­sa, de­ci­dien­do, a mi­tad de ca­mino, de­jar­nos en la ca­rre­te­ra. Se nos hi­zo de no­che y sin ma­ta­tus a la vis­ta, el úl­ti­mo tra­yec­to, Kom­ba­niMa­tu­ga, tu­vi­mos que ha­cer­lo (8 per­so­nas) en un Tuc-tuc (mo­to­ca­rro) de tres pla­zas más el con­duc­tor. Cuan­do lle­ga­mos a ca­sa nos es­pe­ra­ban in­tran­qui­los. Nos ha­bían acon­se­ja­do no es­tar fue­ra de no­che, y con ra­zón.

MATUNGA-MOM­BA­SA

Des­de Matunga de nue­vo par­ti­mos ha­cia la re­ser­va de co­co­dri­los que hay cer­ca de Mom­ba­sa. El día que lle­ga­mos a Ke­nia ha­bía­mos cru­za­do el pa­so en ta­xi, pe­ro es­ta vez hi­ci­mos el ca­mino a pie jun­to a cien­tos de per­so­nas. Es impresionante ver tan­ta gen­te avan­zan­do len­ta­men­te, en si­len­cio, ba­jo un sol abra­sa­dor.

El Ha­ller Park es una es­pe­cie de zoo don­de hay an­tí­lo­pes, hi­po­pó­ta­mos y ji­ra­fas a las que les pue­des dar de co­mer, aun­que lo me­jor son los co­co­dri­los. Hay mu­chos, gran­des y pe­que­ños. El par­que tie­ne ade­más una flo­ra fan­tás­ti­ca: pal­me­ras ca­sua­ri­nas enor­mes, es­tan­ques con ne­nú­fa­res, mo­nos, tor­tu­gas gi­gan­tes... Co­me­re­mos en Mom­ba­sa, en un agra­da­ble pa­tio, cor­de­ro con pa­ta­tas, ver­du­ras y cha­pa­tis. Al do­min­go si­guien­te vol­ve­re­mos a mi­sa, es­ta vez con Jos­hua y su fa­mi­lia. La ce­re­mo­nia es pa­re­ci­da: Can­tan y hablan du­ran­te tres ho­ras. To­do lo ha­cen en sua­ji­li y en in­glés, en nues­tro ho­nor. Es impresionante.

Aún de­di­ca­re­mos un día más a Mom­ba­sa. Que­re­mos vi­si­tar la ciu­dad vie­ja, aun­que Jos­hua di­ce que es pe­li­gro­so. Co­ge­mos un Tuc-tuc al puer­to vie­jo. Son fan­tás­ti­cos los bal­co­nes de ma­de­ra. No ve­mos el pe­li­gro por nin­gún la­do pe­ro el cen­tro es caó­ti­co: edi­fi­cios mo­der­nos jun­to a ven­de­do­res en to­das las ace­ras, ca­lles llenas de so­ca­vo­nes y char­cos. Te la juegas pa­ra cru­zar una ca­lle. El trá­fi­co es in­ce­san­te.

LA­MU- MA­LIN­DI-GE­DE

De Mom­ba­sa ire­mos lue­go a La­mu. El via­je es tre­men­do: hay dos ho­ras de Mom­ba­sa a Ma­lin­di y cin­co más has­ta La­mu, sin

pa­ra­das. Eso si, la po­li­cía nos pa­ra va­rias ve­ces. Pa­re­ce que los con­tro­les son por­que bus­can ¡ma­rihua­na! Una de las ve­ces nos ha­cen mos­trar el pa­sa­por­te y nos pi­den ta­ba­co. Los cam­bios en el pai­sa­je son tre­men­dos: gran­des ex­ten­sio­nes de pal­me­ras, agua y ca­bras. Las cho­zas de pa­ja aquí son re­don­das y el ca­mino es­tá lleno de ba­ches y pie­dras, pe­ro lle­ga­mos al des­tino. Te­ne­mos re­ser­va en el ho­tel Ca­sua­ri­na, una vie­ja ca­so­na de tres pi­sos des­tar­ta­la­da y co­cham­bro­sa pe­ro con un en­can­to es­pe­cial. He­mos re­ser­va­do el pi­so su­pe­rior. El ba­ño es­tá en la te­rra­za con só­lo una cor­ti­na, prác­ti­ca­men­te a la in­tem­pe­rie. El te­cho es abuhar­di­lla­do de ma­ku­ti y tron­cos. Pa­sa­re­mos aquí dos no­ches (60€ por las cua­tro).

La­mu son dos ca­lles. La prin­ci­pal es el mue­lle, muy lar­go. A un la­do el mar y las bar­cas (dhows), hay cien­tos, to­das pe­que­ñas, de ma­de­ra, a ve­la. Al otro la­do, los ho­te­les y res­tau­ran­tes. La otra ca­lle, in­te­rior, pa­ra­le­la a es­ta, es­tá lle­na de tien­das y co­mi­da en la ca­lle. Hay va­rias mez­qui­tas. El 90% es mu­sul­mán. Los chi­cos de la pla­ya, con­tra los que nos ha­bían pre­ve­ni­do, son muy sim­pá­ti­cos y nos de­jan en­se­gui­da en paz. Co­no­ce­mos tam­bién a un gru­po de chi­cas es­pa­ño­las que han ve­ni­do de vo­lun­ta­rias con una or­ga­ni­za­ción es­pa­ño­la que tra­ba­ja con mu­je­res con pro­ble­mas. Con­fec­cio­nan ro­pa, pen­dien­tes y ces­tas con ma­te­rial re­ci­cla­do. Tie­nen una tien­da en La­mu –Afri­ca­ble– aun­que tam­bién ven­den en mer­ca­di­llos y por in­ter­net. Tie­nen una ca­sa don­de tra­ba­jan y co­men to­das jun­tas y cui­dan a los ni­ños pe­que­ños. Co­no­ce­mos a una de las mu­je­res. Tie­ne una ale­gría increíble

y nos re­ci­be con abra­zos. Por la tar­de ire­mos con las chi­cas y unos bar­que­ros ami­gos su­yos a dar una vuel­ta por los man­gla­res que ro­dean las is­las. Los chi­cos son fan­tás­ti­cos, nos traen flo­res. To­can tam­bo­res y can­tan. La bar­ca es de ve­la y la ma­ne­jan de ma­ra­vi­lla. Cuan­do se po­ne el sol, nos in­vi­tan a ir a bai­lar a una dis­co­te­ca flo­tan­te de tron­cos, pe­ro desis­ti­mos por­que nos va­mos al día si­guien­te.

Otra co­sa cu­rio­sa de La­mu: los bu­rros. Los hay a cien­tos. Trans­por­tan per­so­nas y mer­can­cías. Hay un hos­pi­tal pa­ra ellos y tam­bién una ONG tra­ba­ja pa­ra dig­ni­fi­car a es­tos ani­ma­les. Se­gún un di­cho sua­ji­li “Un hom­bre sin un bu­rro, es un bu­rro”. La úl­ti­ma no­che en La­mu de­ci­di­mos pa­sar­la en el ho­tel Pa­la­ce: ne­ce­si­ta­mos una bue­na du­cha. La ha­bi­ta­ción do­ble cues­ta 70€ y te­ne­mos una te­rra­za con vis­tas ma­ra­vi­llo­sas a las bar­cas y los man­gla­res.

Sal­dre­mos de La­mu en la co­rres­pon­dien­te bar­ca fue­ra-bor­da pa­ra ir a Ma­lin­di (6 ho­ras) Hay con­tro­les pe­ro los pa­sa­mos. Al lle­gar a Ma­lin­di co­ge­mos un Tuc-tuc y le in­di­ca­mos al con­duc­tor (Be­ne­dit) que nos lle­ve al ho­tel Pa­ra­di­se. Nos lo han recomendado. El ho­tel es un re­man­so de paz. Ha­bi­ta­cio­nes al­re­de­dor de un jar­dín con mu­chas plan­tas di­fe­ren­tes y un par de gran­des man­gos en el cen­tro. ¡Y pis­ci­na, un bar con cer­ve­zas Tus­ker ba­ri­di-ba­ri­di y res­tau­ran­te! El tu­ris­mo de Ma­lin­di es ma­yo­ri­ta­ria­men­te ita­liano. Y el ho­tel no es me­nos. Con la ayu­da de nues­tro Tuc-tuc pre­fe­ri­do, Be­ne­dit, vi­si­ta­re­mos las rui­nas ára­bes de Ge­de. Son muy in­tere­san­tes. Se tra­ta de una

ciu­dad que exis­tió en­tre 1300 y 1700 y fue inex­pli­ca­ble­men­te aban­do­na­da. Los res­tos des­cu­bier­tos en 1940 son el pa­la­cio, la mez­qui­ta, los ba­ños... es de­cir, don­de vi­vían los ri­cos. El pue­blo llano vi­vía en ca­ba­ñas di­se­mi­na­das por el cam­po, co­mo aho­ra. Co­me­re­mos en la pla­ya de Wa­ta­mu. Es muy tu­rís­ti­co pe­ro Be­ne­dit nos lle­va a una ca­la pre­cio­sa de are­na blan­ca. No tar­da­rán en lle­gar las ven­de­do­ras.

MA­LIN­DI-MOM­BA­SA-TI­WI

Vol­ve­re­mos de Ma­lin­di a Mom­ba­sa en mi­ni­bús. Allí nos espera nues­tro ta­xis­ta del Glory en Dia­ni, Sa­lim. Los si­guien­tes días ha­re­mos vi­da con nues­tra fa­mi­lia de aco­gi­da. Ire­mos con Jos­hua a pa­sear por la es­cue­la de Mwen­de, su hi­ja. Es una es­cue­la enor­me, cris­tia­na. En la en­tra­da un car­tel re­za “zo­na En­glish”. Nos re­ci­be el di­rec­tor y va­rias maestras. Tie­nen ga­nas de ha­blar y nos pre­gun­tan co­sas so­bre Es­pa­ña. El di­rec­tor es ma­dri­le­ño. Vi­si­ta­mos va­rias cla­ses al ai­re li­bre. Esos días que­re­mos tam­bién in­ten­tar vol­ver a Ti­wi, aun­que in­sis­tan en que es pe­li­gro­so. Lo­gra­re­mos lle­gar a la pla­ya prohi­bi­da. Es pa­re­ci­da a Dia­ni pe­ro más sal­va­je y tran­qui­la. Nos en­can­ta el si­tio.

TSA­VO- KINANGO-SAM­BU­RU

Tras la vi­da co­ti­dia­na to­ca sa­fa­ri en Tsa­vo. Nues­tro con­duc­tor se lla­ma Ke­nia, es del­ga­do y al­tí­si­mo. Só­lo en­trar ya ve­mos va­rias ma­na­das de ele­fan­tes y ce­bras. An­tes de lle­gar al ho­tel re­co­rre­mos mu­chos ki­ló­me­tros. Un león dur­mien­do, más ele­fan­tes, ji­ra­fas, im­pa­las, aves­tru­ces etc. El ho­tel es una pre­cio­si­dad: son ca­si­tas de dos ha­bi­ta­cio­nes en­tre los ár­bo­les. El co­me­dor con va­rios es­pa­cios tie­ne el te­cho de ma­de­ra. En lo que du­ra el sa­fa­ri los fe­li­nos se nos re­sis­ten,

pe­ro el pai­sa­je es mag­ní­fi­co. To­do es­tá se­co y las char­cas ca­si va­cías. No he­mos po­di­do ver hi­po­pó­ta­mos, ri­no­ce­ron­tes o leo­par­dos, pe­ro va­le la pe­na.

El via­je de vuel­ta lo ha­ce­mos por la mon­ta­ña di­rec­ción Kwale-Kinango-Sam­bu­ru has­ta la ca­rre­te­ra prin­ci­pal de Ke­nia: Mom­ba­saNai­ro­bi. Des­de Kwale to­do es ca­mino de tie­rra, va­mos dan­do tum­bos, pe­ro es fan­tás­ti­co. Los ni­ños al pa­sar nos sa­lu­dan a gri­tos de wel­co­me. Ya en ca­sa, por la tar­de nos vi­si­tan Mag­gi y las ni­ñas. Traen ca­sa­ba fri­ta. Es la pri­me­ra vez que se acer­ca, aun­que vi­ve jus­to al la­do. Tra­ba­ja to­do el día en su huer­to, la­va

“Tie­ne una ca­sa tra­di­cio­nal de ba­rro y te­cho de ho­jas de pal­ma, he­cha por ellos. El entorno es es­pec­ta­cu­lar”

a las ni­ñas o co­ci­na en la puer­ta de su ca­sa con su hor­ni­llo de car­bón.

Se­gui­re­mos co­no­cien­do a los ve­ci­nos al día si­guien­te, en que Char­les, nues­tro as­ka­ri, nos ha in­vi­ta­do a ir a su ca­sa a co­no­cer a su mu­jer Est­her y a sus cin­co hi­jos. Tie­ne una ca­sa tra­di­cio­nal de ba­rro y te­cho de ho­jas de pal­ma, he­cha por ellos. El entorno es es­pec­ta­cu­lar, con ár­bo­les y pal­me­ras. Al­re­de­dor de la ca­sa es­tá el huer­to, con ca­sa­bas y be­ren­je­nas. Los po­llos, ga­lli­nas, pa­tos y pe­rros deam­bu­lan a nues­tros pies y en­tran y sa­len de la ca­sa. Los hi­jos son to­dos gua­pí­si­mos y tran­qui­los. Fran­cis, el ma­yor, tie­ne 13 años y es cam­peón de ci­clis­mo. Nos en­se­ña sus tro­feos y di­plo­mas. La úni­ca ni­ña es la pe­que­ña, Gra­ce, de año y me­dio. To­dos alu­ci­nan con las cá­ma­ras de fo­tos. Te­ne­mos tam­bién es­pec­tácu­lo: un ve­cino, un jo­ven con­tor­sio­nis­ta ex­tra­or­di­na­rio. Increíble co­mo gi­ra­ba to­tal­men­te bra­zos y pier­nas. Co­mi­mos cha­pa­tis y po­llo es­to­fa­do con pa­ta­tas.

MOM­BA­SA Y KWALE, A SO­LAS

Du­ran­te los úl­ti­mos días ire­mos a Mom­ba­sa sin de­cir na­da. Que­re­mos ir so­las. Es­tán em­pe­ña­dos en que es muy pe­li­gro­so pe­ro de­ci­di­mos arries­gar­nos. Re­co­rre­mos las ca­lles prin­ci­pa­les ates­ta­das de gen­te, ven­de­do­res y co­ches. El par­que Uhu­ru es un pe­que­ño pul­món ver­de en me­dio de la ciu­dad. En el cen­tro hay un enor­me man­go con

cien­tos de mur­cié­la­gos en­tres las ra­mas. La ciu­dad vie­ja no es más de lo que ha­bía­mos vis­to. Al la­do de las mez­qui­tas sun­tuo­sas hay ca­lles es­tre­chas llenas de ba­su­ra y olor pes­ti­len­te. El mercado sin em­bar­go es mag­ní­fi­co y lim­pio. Co­me­mos en el mis­mo lu­gar que en las dos oca­sio­nes an­te­rio­res. Mom­ba­sa es ma­yo­ri­ta­ria­men­te mu­sul­ma­na y és­te es el úni­co lu­gar que co­no­ce­mos con cer­ve­za. Com­pra­mos dos re­ga­los pa­ra la fa­mi­lia: una cu­na con mos­qui­te­ra pa­ra el be­bé de Mag­gi y una pe­lo­ta de fút­bol au­tén­ti­ca pa­ra los hi­jos de Char­les. A par­te de los hom­bres que in­ten­tan guiar­nos, na­die se me­te con no­so­tras. Vol­ve­mos sin pro­ble­mas.

Tam­bién re­gre­sa­re­mos a Kwale y más tar­de a Ti­wi. A Kwale ire­mos en la fur­go­ne­ta de Ma­rion, una ho­lan­de­sa que tra­ba­ja en un pro­yec­to con ni­ños sor­dos. El pue­blo es­tá lleno de tien­das en el sue­lo, de ro­pa y san­da­lias. Hay mon­ta­ñas de pes­ca­di­tos se­cos y la gen­te se ríe de no­so­tras. So­mos las úni­cas Mzun­go (blan­cas) por aquí. Ya en Ti­wi, na­da­re­mos has­ta una cueva de co­ral y des­cu­bri­re­mos un acan­ti­la­do con cue­vas y bal­sas lla­ma­do Aus­tra­lia. En el in­te­rior hay un agu­je­ro por don­de en­tra el sol y las raí­ces de los ár­bo­les. Es­pec­ta­cu­lar. La me­jor pla­ya que he­mos vis­to ja­más.

Tras ta­les pai­sa­jes, es ho­ra de ha­cer las ma­le­tas. Nues­tra fies­ta de des­pe­di­da (se­re­je en sua­ji­li) es un éxi­to y muy emo­ti­va. Nos des­pe­di­mos ca­si llo­ran­do. Pa­sa­mos a Mom­ba­sa en el ferry. En me­dia ho­ra es­ta­re­mos en el ae­ro­puer­to. Te­ne­mos tiem­po, al dar­nos la tar­je­ta de em­bar­que he­mos des­cu­bier­to que nues­tro avión sa­le a las 6.20h. y no a las cin­co. Sin pre­vio avi­so. No im­por­ta, ya es­ta­mos acos­tum­bra­das tras un mes aquí: to­do a su par­ti­cu­lar rit­mo. Po­le Po­le (des­pa­cio)... Ke­nia, Asan­te sa­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.