Tu­ris­mo nu­clear en Cher­nó­bil

La ve­ge­ta­ción sal­va­je cu­bre po­co a po­co de vi­da las rui­nas de las ins­ta­la­cio­nes de­sa­lo­ja­das tras el fu­nes­to ac­ci­den­te

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS EN­RIC GI­LI FE­CHA DEL VIA­JE 07/03/2015 A 11/03/2015

Se­gu­ra­men­te no es muy co­mún via­jar a Ucra­nia co­mo tu­ris­ta en si­tua­ción de con­flic­to, y to­da­vía es más inusual via­jar a la Cen­tral Nu­clear de Cher­nó­bil. La cen­tral, la más mo­der­na de la URSS, ex­plo­tó en 1986 cau­san­do mi­les de muer­tes por to­do el mun­do. To­da­vía hoy hay con­se­cuen­cias gra­ves y to­da la re­gión cir­cun­dan­te es­tá to­tal­men­te con­ta­mi­na­da. La Unión So­vié­ti­ca cons­tru­yó una de las me­jo­res ciu­da­des del mun­do jun­to a la cen­tral, Prip­yat, que en su mo­men­to lle­gó a los ca­si 50.000 ha­bi­tan­tes. El día de la ex­plo­sión na­die avi­só a los ha­bi­tan­tes de di­cha ciu­dad. To­da la po­bla­ción mu­rió o que­dó afec­ta­da gra­ve­men­te por la ra­dia­ción.

Y con to­do es­to, ¿co­mo es que de­ci­di­mos ha­cer es­te ti­po de tu­ris­mo?

To­do em­pie­za pla­ni­fi­can­do una se­ma­na de va­ca­cio­nes con los ami­gos. El des­tino es­co­gi­do era Es­tam­bul de ini­cio, lu­gar mu­cho más co­mún y nor­mal. Pre­ci­sa­men­te es­ta fra­se de “si­tio co­mún y tí­pi­co” es la que nos pro­vo­có mu­chas du­das al res­pe­to, pues que­ría­mos una ex­pe­rien­cia úni­ca.

Siem­pre qui­si­mos ir a Cher­nó­bil, y bus­can­do información vi­mos que sí, era po­si­ble vi­si­tar la zo­na de ex­clu­sión nu­clear más gran­de del mun­do. Só­lo se pue­de ha­cer con un per­mi­so es­pe­cial y a tra­vés de una agen­cia es­pe­cia­li­za­da y apro­ba­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad ucra­niano.

Una vez hu­bi­mos con­tac­ta­do con la agen­cia, com­pra­do los bi­lle­tes de avión y pa­ga­do to­das las ta­sas pa­ra po­der ha­cer la vi­si­ta es­tá­ba­mos lis­tos pa­ra vi­vir una de las ma­yo­res ex­pe­rien­cias de nues­tras vi­das.

Nues­tra vi­si­ta a la cen­tral nu­clear em­pie­za real­men­te el día an­tes de po­der ha­cer­lo. Re­ci­bi­mos un co­rreo de la agen­cia con un tí­tu­lo sos­pe­cho­so: “FOR­CE MAJEURE” y en el con­te­ni­do se de­ta­lla­ba que se ha­bían can­ce­la­do las ex­cur­sio­nes a la zo­na por “ma­nio­bras de en­tre­na­mien­to an­ti­te­rro­ris­ta” del ejér­ci­to, se­gún in­for­ma­ba el go­bierno, y que se pos­po­nían al lu­nes. Pa­ra no­so­tros no ha­bía pro­ble­ma. Más ade­lan­te des­cu­bri­mos que el mo­ti­vo real era un avi­so de bom­ba te­rro­ris­ta so­bre la cen­tral nu­clear.

Des­pués de es­te ini­cio ac­ci­den­ta­do, por fin lle­gó el lu­nes. La agen­cia nos vino a bus­car di­rec­ta­men­te al apar­ta­men­to de Kiev so­bre las ocho de la ma­ña­na, allí en­tre­ga­mos los pa­sa­por­tes pa­ra po­der cir­cu­lar en ca­da zo­na de ex­clu­sión y los check-points.

La pri­me­ra zo­na de ex­clu­sión nu­clear dis­ta 30 Km. de Cher­nó­bil y es­tá a unas dos ho­ras en mi­ni­bus de la ca­pi­tal. A par­tir de ese pun­to ca­si to­do es­tá con­ta­mi­na­do y es no­ci­vo pa­ra la sa­lud. Se re­co­mien­da es­tar só­lo un día. En es­te pun­to se con­tro­la ca­da pa­sa­je­ro que en­tra y sa­le des del check-point.

Lo pri­me­ro que vi­si­ta­mos fue un pue­blo que an­tes del 1986 te­nía 3.000 ha­bi­tan­tes. Aho­ra so­lo vi­ve una mu­jer de 86 años. To­do el pue­blo es­tá des­tro­za­do, el bos­que po­co a po­co se ha ido co­mien­do las ca­lles y las ca­sas. Es ca­si im­po­si­ble mo­ver­se a pie por esa zo­na. Na­die del gru­po en­ten­día co­mo esa mu­jer vi­vía allí, en una zo­na tan con­ta­mi­na­da, sin luz, ni gas, ni agua, ni co­mi­da. La mu­jer va a pie ca­da día a la zo­na mi­li­tar don­de le dan de co­mer.

Sa­li­mos del pue­blo y lle­ga­mos al check­point si­tua­do a 10 Km. A par­tir de allí es­tá prohi­bi­do vi­vir, los ni­ve­les de ra­dia­ción son al­tí­si­mos en mu­chos pun­tos.

Se­gui­da­men­te lle­ga­mos al pue­blo de Cher­nó­bil. An­tes de la ca­tás­tro­fe, te­nía mi­les de ha­bi­tan­tes, y aho­ra mis­mo son só­lo 200 per­so­nas en­tre mi­li­ta­res e in­ge­nie­ros que in­ten­tan so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de la con­ta­mi­na­ción. Se tie­nen que ir tur­nan­do

y sa­lir de la zo­na al ca­bo de va­rios días, no es bueno pa­ra la sa­lud. Sor­pren­den­te­men­te, en el pue­blo hay un guest­hou­se y Wi­fi. Los mo­nu­men­tos y me­mo­ria­les re­cor­dan­do a las víc­ti­mas y a los pue­blos des­apa­re­ci­dos dan a es­te lu­gar un pun­to te­ne­bro­so y em­ble­má­ti­co a la vez.

El si­guien­te des­tino fue el ra­dar an­ti­mi­si­les so­vié­ti­co DUGA-3. Unos 150 me­tros de al­to por cen­te­na­res de an­cho ocul­ta­dos en me­dio del bos­que. Des­de ha­ce mu­chos años inu­ti­li­za­do, aho­ra mis­mo es un gi­gan­te de hie­rro oxi­da­do a pun­to de caer. Nos im­pre­sio­nó mu­cho ver­lo.

“El bos­que po­co a po­co se ha ido co­mien­do las ca­lles y las ca­sas. Es ca­si im­po­si­ble mo­ver­se a pie por la zo­na”

De­ja­mos la pis­ta fo­res­tal pa­ra vi­si­tar una an­ti­gua es­cue­la, aho­ra mis­mo in­te­gra­da en el bos­que. El me­di­dor de ra­dio­ac­ti­vi­dad mar­ca­ba va­lo­res 1.000 ve­ces ma­yo­res a lo ade­cua­do, so­lo po­día­mos es­tar cin­co mi­nu­tos en la es­cue­la. El co­le­gio fue aban­do­na­do el día que des­alo­ja­ron la zo­na. Me­sas, si­llas, cua­der­nos, ro­pa… to­do si­gue en el mis­mo si­to en que lo de­ja­ron aquel 28 de abril 1986 (dos días des­pués del desas­tre).

Una vez he­cha la vi­si­ta nos di­ri­gi­mos a la cen­tral nu­clear de Cher­nó­bil y a ca­da uno de sus reac­to­res. El que ex­plo­tó fue el reac­tor 4. Só­lo pu­di­mos cir­cu­lar a un cen­te­nar de me­tros y sin pa­rar de­bi­do a los ni­ve­les de ra­dia­ción que mar­ca­ba el me­di­dor.

El reac­tor 4 si­gue ca­si igual que el día del desas­tre, y jus­to a su la­do se es­tá cons­tru­yen­do “el sar­có­fa­go” que a lo lar­go de es­te mis­mo año 2015 ha­rá de ataúd y ta­pa­rá fi­nal­men­te el reac­tor des­tro­za­do, ha­cien­do por fin que la ra­dia­ción que sa­le de la cen­tral sea más ba­ja.

Los al­re­de­do­res de la cen­tral im­pac­tan mu­cho: to­do lo que cre­ce es de co­lor ro­jo, co­lor ra­diac­ti­vo. Se que­ma y cor­ta muy a me­nu­do pa­ra no con­ta­mi­nar más.

Fi­nal­men­te, y a unos cin­co ki­lo­me­tros lle­ga­mos a la ciu­dad fan­tas­ma de Prip­yat. El mi­ni­bus cir­cu­ló por el bos­que. Pron­to des­cu­bri­mos que eso era la ave­ni­da prin­ci­pal hoy con­ver­ti­da en bos­que. En­tre los ár­bo­les se po­dían dis­tin­guir los edi­fi­cios gi­gan­tes de vi­vien­das de es­ti­lo so­vié­ti­co, mu­chos a pun­to de caer. No ha­bía na­die, to­do es­ta­ba des­trui­do, so­lo ár­bo­les y edi­fi­cios aban­do­na­dos.

Al ca­bo de po­cos mi­nu­tos lle­ga­mos al final de la ave­ni­da, la pla­za prin­ci­pal. Aquí los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción son muy elevados. Al­re­de­dor nues­tro pu­di­mos ver el su­per­mer­ca­do (aban­do­na­do tal cual to­da­vía con los ca­rri­tos de la com­pra), el ho­tel, la es­cue­la y el hos­pi­tal. Nos acer­ca­mos al su­per­mer­ca­do, to­do es­ta­ba oxi­da­do y con go­te­ras. Nos re­co­men­da­ron no an­dar mu­cho por esa zo­na.

Se­gui­da­men­te nos acer­ca­mos al par­que de atrac­cio­nes, se­gu­ra­men­te la zo­na más

fo­to­gé­ni­ca y po­pu­lar de la ciu­dad nu­clear. Au­tos de cho­que, una no­ria y va­rias atrac­cio­nes tam­bién aban­do­na­das tal cual. Muy im­pac­tan­te. No pu­di­mos es­tar mu­chos mi­nu­tos allí, los ni­ve­les de ra­dia­ción eran al­tí­si­mos. A con­ti­nua­ción nos des­pla­za­mos al gim­na­sio mu­ni­ci­pal, don­de hi­ci­mos una pe­que­ña ru­ta por la pis­ta de ba­lon­ces­to y la pis­ci­na.

Ya lle­vá­ba­mos dos ho­ras en la ciu­dad, el tiem­po má­xi­mo recomendado pa­ra la sa­lud. Co­gi­mos el mi­ni­bus pa­ra sa­lir de Prip­yat y vol­ver a Kiev. Pa­ra eso pri­me­ro de­bía­mos pa­sar otra vez los dos check-points (a 10 y a 30 Km.). Allí de­bía­mos com­pro­bar si al­gu­na par­te de nues­tro cuer­po o de la ro­pa ha­bía si­do con­ta­mi­na­da. Un con­trol de ra­dia­ción. Por suer­te na­die de nues­tro gru­po re­sul­tó con­ta­mi­na­do. No es inusual que los tu­ris­tas re­sul­ten contaminados, aun­que hay pro­to­co­los sen­ci­llos y fá­ci­les de des­con­ta­mi­na­ción. En teo­ría no hay que preo­cu­par­se mu­cho por es­te te­ma. Fi­nal­men­te sa­li­mos de la zo­na de ex­clu­sión nu­clear pa­ra lle­gar a Kiev.

Se­gu­ra­men­te fue una de las ex­pe­rien­cias más im­pac­tan­tes que he­mos vivido en nues­tra vi­da. Una vez es­tás jus­to allí no eres cons­cien­te de lo que es­tás vien­do y vi­vien­do. Fue en el ho­tel, re­pa­san­do las fo­tos y los mo­men­tos, cuan­do nos di­mos cuen­ta de que ha­bía­mos vi­si­ta­do Cher­nó­bil y de to­do lo que ha­bía­mos vis­to. To­da­vía hoy es­ta­mos im­pac­ta­dos. Es una ex­pe­rien­cia to­tal­men­te re­co­men­da­ble.

'Check-point' de en­tra­da

a la zo­na de ex­clu­sión

Pe­que­ño pue­blo des­tro­za­do en

las cer­ca­nías de Cher­nó­bil

Ra­dar an­ti-mi­si­les so­vié­ti­co DUGA-3

No­ria en el par­que de atrac­cio­nes de Prip­yat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.