Jor­da­nia en sie­te días

Cru­ce en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te y cu­na de cul­tu­ras, es­te país re­sis­te in­mu­ta­ble al pa­so de las ci­vi­li­za­cio­nes y la his­to­ria

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS MA­RI HUER­TAS FE­CHA DEL VIA­JE 22/03/2015 A 29/03/2015

Ave­ces, el via­je­ro espera mu­cho de su vi­si­ta a un de­ter­mi­na­do lu­gar, a ve­ces, esa vi­si­ta so­ña­da y es­pe­ra­da, de­cep­cio­na… Pe­ro no fue el ca­so de Jor­da­nia. Vi­si­tar Jor­da­nia es to­da una aven­tu­ra, muy va­ria­da y emo­cio­nan­te. Voy a in­ten­tar re­su­mir mi ex­pe­rien­cia aun­que no se si lo lo­gra­ré… ¡hay tan­to que con­tar!

PRI­MER DíA: TO­MA­MOS EL PUL­SO A JOR­DA­NIA

Lle­ga­mos a Am­mán, ca­pi­tal del reino de Jor­da­nia. Es nues­tra pri­me­ra to­ma de con­tac­to con el país. Sus gen­tes pa­re­cen ama­bles y los es­pa­ño­les so­mos muy bien re­ci­bi­dos allí. Eso si, que­ri­dos ami­gos (ha­bi­bis en ára­be), no pen­séis en to­mar una bue­na cer­ve­za o un vi­ni­to si no te­néis el bol­si­llo bien pre­pa­ra­do, ¡el al­cohol es ca­rí­si­mo! Por el con­tra­rio, se pue­de fu­mar en to­das par­tes sin pro­ble­mas, y a la mi­tad de pre­cio que en Es­pa­ña... Da­da la si­tua­ción, nos va­mos a dor­mir pron­to, que ma­ña­na em­pie­za la ver­da­de­ra aven­tu­ra.

SE­GUN­DO DíA: DE AM­MáN A JE­RASH

Co­men­za­mos nues­tra ru­ta en Am­mán. Allí vi­si­ta­mos la Ciu­da­de­la, uno de los lu­ga­res ha­bi­ta­dos con­ti­nua­men­te más an­ti­guos del mun­do, tes­ti­go del na­ci­mien­to de las tres gran­des re­li­gio­nes mo­no­teís­tas: el ju­daís­mo, el cris­tia­nis­mo y el is­lam. Un via­je en el tiem­po sin du­da. Des­de allí nos tras­la­da­mos a Je­rash, ha­bi­ta­da des­de la edad de bron­ce, allí los ro­ma­nos de­ja­ron cons­tan­cia de su po­de­río: hi­pó­dro­mo, fo­ro, cir­co… y un ma­ra­vi­llo­so Ar­co de Adriano. Y, co­mo no so­lo de pie­dras y ar­te vi­ve el hom­bre, ter­mi­na­mos el día

to­man­do unos zu­mos de men­ta con li­món, tí­pi­cos de la zo­na y fu­man­do unas Shis­has. Com­pro­ba­mos que las mu­je­res allí tie­nen más li­ber­tad de lo que se po­dría pre­su­po­ner en un país ma­yo­ri­ta­ria­men­te mu­sul­mán: tra­ba­jan fue­ra de ca­sa, usan los pa­ñue­los con dis­cre­ción y la ma­yo­ría no se ta­pan la ca­ra. Pue­de que sea por la in­fluen­cia de su rei­na, Ra­nia de Jor­da­nia. Nos ex­pli­can que los cristianos no tie­nen pro­ble­mas allí pa­ra prac­ti­car su religión y que las igle­sias or­to­do­xas con­vi­ven con las mez­qui­tas de for­ma na­tu­ral.

TER­CER DíA: MO­SAI­COS Y DE­LI­CIO­SAS Ré­PLI­CAS

Em­pe­za­mos en Ma­da­ba, al sur de Am­mán, con sus mo­sai­cos y su Igle­sia bi­zan­ti­na de San Jor­ge. En su áb­si­de ad­mi­ra­mos un gran mo­sai­co-ma­pa, la re­pre­sen­ta­ción car­to­grá­fi­ca más an­ti­gua de Jerusalén y la Tie­rra San­ta que se con­ser­va. Lue­go se­gui­mos ha­cia Mount Ne­bo, des­de don­de pu­di­mos ha­cer­nos una idea del pai­sa­je que vio Moi­sés ha­ce más de dos mil años. El no pu­do pi­sar la tie­rra de “le­che y miel” que le pro­me­tía su Dios, pe­ro si di­vi­sar­la des­de allí.

Allí pa­ra­mos pa­ra de­gus­tar unos de los pla­tos tí­pi­cos del país, el man­saf, ela­bo­ra­do con cor­de­ro, yo­gur y arroz.

Des­pués de co­mer, con­ti­nua­mos nues­tro via­je has­ta el castillo de Shaw­bak, una for­ta­le­za que los cru­za­dos nos de­ja­ron en el Ca­mino de los Re­yes, una ru­ta de pe­re­gri­nos, ca­ra­va­nas y co­mer­cio que se en­cuen­tra en­tre Si­ria y Ara­bia. Y des­pués des­cu­bri­mos ¡la pe­que­ña Pe­tra!, una ma­ra­vi­lla, una ré­pli­ca de Pe­tra, ex­ca­va­da en la pie­dra que los na­ba­teos (el pue­blo que cons­tru­yó Pe­tra y cu­ya ac­ti­vi­dad se desa­rro­lló al sur y es­te de Pa­les­ti­na) usa­ban a mo­do de al­ma­cén de mer­can­cías, un pe­que­ño ade­lan­to de lo que nos es­pe­ra­ba al día si­guien­te. Ter­mi­na­mos la jor­na­da can­sa­dos, pe­ro muy fe­li­ces.

CUAR­TO DíA: EL TE­SO­RO

Y por fin lle­ga­mos a ¡Pe­tra! An­ti­gua ciu­dad ca­pi­tal del reino na­ba­teo, hoy un im­por­tan­te en­cla­ve ar­queo­ló­gi­co, que de­ja a to­dos con la bo­ca abier­ta. Sin­ce­ra­men­te, creo que na­die de­be­ría mo­rir sin ver es­ta pre­cio­si­dad, pe­ro eso sí, hay que es­tar en for­ma pa­ra dis­fru­tar­la, pues hay que ca­mi­nar du­ran­te una ho­ra y su­bir unos 900 es­ca­lo­nes de pie­dra pa­ra apre­ciar to­da su be­lle­za. La ex­pe­rien­cia de lle­gar al Te­so­ro (Al Khaz­neh) ex­ca­va­do en la pie­dra ro­ja, atra­ve­san­do una es­tre­cha gar­gan­ta (Siq) de ki­lo­me­tro y me­dio de lar­go y unos 80 me­tros de al­to, es impresionante y emo­cio­nan­te. La subida de los em­pi­na­dos es­ca­lo­nes en zig­zag pa­ra en­con­trar­nos con el Mo­nas­te­rio (Al-Dayr) y con una increíble vis­ta de to­da la vie­ja ciu­dad es, co­mo mí­ni­mo, gra­ti­fi­can­te, una ale­gría pa­ra la vis­ta y el al­ma. Los dio­ses y gen­tes que allí vi­vie­ron per­vi­ven en­tre pie­dras ro­sas y acan­ti­la­dos an­gos­tos, sus muer­tos des­can­san ma­jes­tuo­sa­men­te en tum­bas se­ña­la­das con es­ca­lo­nes de pie­dra, de subida pa­ra mu­je­res, y de ba­ja­da pa­ra hom­bres.

De­ja­mos Pe­tra con re­ti­cen­cia, los ojos lle­nos de be­lle­za y las pier­nas can­sa­das – con­fie­so que hi­ci­mos tram­pa y usa­mos los ca­ba­llos un ra­to– pa­ra ir al de­sier­to don­de pa­sa­re­mos la no­che. Va­mos a por la “co­mi­da en­te­rra­da”(cor­de­ro y po­llo con pa­ta­tas), co­ci­na­da du­ran­te ho­ras en­te­rra­da en la are­na del de­sier­to. En el cam­pa­men­to hay bai­le, chis­tes y más shis­ha. Dor­mi­mos co­mo ben­di­tos, ni los mos­qui­tos pue­den qui­tar­nos el sue­ño.

QUIN­TO DíA: ARE­NA, PUE­BLOS E HIS­TO­RIA

En el de­sier­to de Wa­di Rum, lleno de vi­da, de his­to­ria y de co­lor, con pe­que­ños oa­sis pa­ra des­can­sar, to­mar un té o un zu­mo de gra­na­da, o de­jar que nos pin­ten los ojos con ko­le y nos pon­gan las pa­les­ti­nas al es­ti­lo jor­dano, nos es­pe­ran los be­dui­nos y sus ca­me­llos. Allí da­re­mos un pa­seo en 4x4 pa­ra ver los pun­tos más im­por­tan­tes de la an­ti­gua tras­hu­man­cia (un ti­po de pas­to­reo que es­tá siem­pre en con­ti­nuo mo­vi­mien­to, pa­ra ir adap­tán­do­se a otras zo­nas de pro­duc­ti­vi­dad, aun­que man­tie­ne asen­ta­mien­tos es­ta­cio­na­les fi­jos) y las ru­tas de las ca­ra­va­nas del de­sier­to. Nos cuen­tan his­to­rias de los an­ti­guos ju­díos, de los na­ba­teos, de los be­dui­nos, de Lau­ren de Ara­bia, de in­de­pen­den­cia, de gue­rras, de vi­das pa­sa­das y pre­sen­tes… Y al son de es­tas his­to­rias co­me­mos en el cam­pa­men­to pa­ra lue­go se­guir nues­tro ca­mino ha­cia Aqa­ba.

SEX­TO DíA: AGUA

Des­cu­bri­mos Aqa­ba, una ciu­dad cos­te­ra li­bre de im­pues­tos, una es­pe­cie de An­do­rra jordana, que re­sul­ta una mez­cla de vi­da oc­ci­den­tal y orien­tal. Allí na­ve­ga­mos en ya­te pa­ra ver los co­ra­les y ha­cer snor­kel en el mar Ro­jo, una be­lle­za. Ha­ce un tiem­po fan­tás­ti­co y con­se­gui­mos ver tor­tu­gas y del­fi­nes, ade­más de los pe­ces de co­lo­res y los co­ra­les ha­bi­tua­les de la zo­na. Re­gre­sa­mos a los ho­te­les que­ma­dos y dis­pues­tos a dis­fru­tar de unas cer­ve­zas bien frías, pa­sear por la ciu­dad y lo que ha­ga fal­ta…

SéP­TI­MO DíA: EL MAR MUER­TO

Es el úl­ti­mo día de nues­tra ru­ta. Lle­ga­mos al ho­tel a ori­llas de es­te cu­rio­so mar lla­ma­do mar Muer­to, que es­tá a 400 me­tros ba­jo el ni­vel del mar. Se­gún la Bi­blia, aquí se en­con­tra­ban las ciu­da­des de So­do­ma y Go­mo­rra. A no­so­tros nos pa­re­ce más un la­go que un mar. Un mar que re­ci­be las aguas del río Jor­dán y que tie­ne tal sa­li­ni­dad que te pue­des ba­ñar sin mie­do a hun­dir­te. Los lo­dos que en­cuen­tras en sus ori­llas son muy be­ne­fi­cio­sos pa­ra la piel, hay to­da una in­dus­tria entorno a es­tos lo­dos: cre­mas, sa­les,etc. No­so­tros dis­fru­ta­mos con el ba­ño y con el tí­pi­co jue­go de un­tar­nos to­do el cuer­po con es­ta pas­ta na­tu­ral ne­gra, y con las bro­mas so­bre si Je­sús an­du­vo o no an­du­vo so­bre es­tas aguas tan den­sas. Dor­mi­mos re­la­ja­dos y, evi­den­te­men­te, con la piel tan sua­ve co­mo el cu­li­to de un be­bé. Y ahí aca­bó la aven­tu­ra. Sie­te días no fue­ron su­fi­cien­tes, se nos que­da­ron co­sas por ver en el tin­te­ro, así que to­dos de­ci­di­mos que ha­bía que vol­ver… pe­ro es­te ya se­rá otro via­je y otra his­to­ria. Shu­kran Jor­da­nia.

Am­mán

La Ciu­da­de­la de Am­mán

La pe­que­ña Pe­tra

Pe­tra

De­sier­to de Wa­di Rum

Mar Muer­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.