Ho­me­na­je a Ne­pal

El re­la­to de un via­je­ro que tu­vo el pri­vi­le­gio de vi­si­tar un país que aho­ra lu­cha por so­bre­vi­vir a la tra­ge­dia

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FO­TOS JOR­DI MA­TA­MO­ROS FE­CHA DEL VIA­JE OCT-NOV 2011 Y OCT-NOV 2014

Tu­ve el ho­nor de dis­fru­tar co­mo via­je­ro de un país ma­ra­vi­llo­so que me re­ga­ló re­cuer­dos imborrables. Aho­ra, con in­men­sa tris­te­za por el de­vas­ta­dor te­rre­mo­to que ha gol­pea­do Ne­pal qui­sie­ra de­di­car mi re­la­to a to­das las vic­ti­mas de la tra­ge­dia.

En Ne­pal se en­cuen­tran ocho de los 14 pi­cos de más de 8.000 me­tros que exis­ten en el Mun­do. El mon­te Eve­rest, por ser el de más al­tu­ra, y el An­na­pur­na, por­que fue el pri­me­ro en ser es­ca­la­do por el hom­bre son los dos más fa­mo­sos, y a la vez los dos más co­di­cia­dos.

Siem­pre me ha apa­sio­na­do co­no­cer mun­do, y si es es­ca­lan­do sus pi­cos y mon­ta­ñas, me­jor. Soy aven­tu­re­ro por na­tu­ra­le­za, me gus­tan los via­jes ac­ti­vos, con ac­ción y al­tu­ra, por eso Ne­pal era un des­tino ca­si de en­sue­ño.

La me­jor épo­ca pa­ra acer­car­se al Hi­ma­la­ya ne­pa­lí es en Oc­tu­bre-No­viem­bre, una vez que ha pa­sa­do el mon­zón. Hay una bue­na in­fra­es­truc­tu­ra de lodges (pe­que­ñas ca­ba­ñas ha­bi­li­ta­das co­mo re­fu­gios) don­de alo­jar­se, y pe­se a que el Ne­pal dis­po­ne de po­cas ca­rre­te­ras y re­cur­sos (es­ta a la co­la de los paí­ses con más ín­di­ce de de­sa­rro­llo Hu­mano de Asia), es un país bas­tan­te pre­pa­ra­do pa­ra el trek­king. So­lo que­da­ba pre­pa­rar­se y rea­li­zar to­dos los tra­mi­tes (per­mi­sos, avi­tua­lla­mien­to, etc.) pa­ra par­tir.

EL VALLE DEL KHUM­BU, A LOS PIES DEL EVE­REST

En oc­tu­bre tal y co­mo es­ta­ba pre­vis­to pi­sé al fin tie­rra ne­pa­lí. El pri­mer des­tino ele­gi­do

fue el valle del Khum­bu, al final del cual se en­cuen­tra el Eve­rest (o Sa­gar­mat­ha en ne­pa­lí). Des­de Kat­man­dú vo­la­mos a Lu­kla, a 2.850 me­tros de al­ti­tud, con fa­ma de con­tar con uno de los ae­ro­puer­tos más pe­li­gro­sos del mun­do (en pen­dien­te y mi­ran­do al va­cío). A par­tir de aquí, los úni­cos me­dios de trans­por­te son la mu­la, el he­li­cóp­te­ro o el co­che de San Fer­nan­do... un ra­to a pie y otro an­dan­do.

Se­rán 17 días de ca­mi­na­ta, acom­pa­ña­dos de un guía, cua­tro por­tea­do­res y dos sher­pas. Es­ta­mos en la tie­rra de los úl­ti­mos, pro­fun­da­men­te bu­dis­tas y co­no­ci­dos por su re­si­den­cia en la mon­ta­ña. Los por­tea­do­res car­gan ca­da uno con 25 o 30 ki­los de equi­po y equipaje, mien­tras que los sher­pas abren la as­cen­sión al pun­to cul­mi­nan­te de la ru­ta: la ci­ma del Is­land Peak, de 6.189 me­tros.

Du­ran­te el re­co­rri­do res­pi­ra­re­mos el am­bien­te bu­dis­ta de mo­nas­te­rios co­mo el de Teng­bo­ché, con im­pre­sio­nan­tes vis­tas de la pa­red sur del Lhot­se y del Eve­rest; vi­si­ta­re­mos las es­cue­las fun­da­das en Khum­jung por Sir Ed­mund Hi­llary, que pi­só la cum­bre del Eve­rest en 1953 acom­pa­ña­do por el sher­pa Ten­zing Nor­gay y que se con­vir­tió en un gran be­ne­fac­tor de es­ta re­gión y de­di­có su vi­da a lu­char pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes y la educación de es­te pue­blo. Re­co­rre­re­mos tam­bién las es­tre­chas y em­pe­dra­das

ca­lle­jue­las de po­bla­cio­nes co­mo Nam­che Ba­zar, a 3.440 me­tros de al­ti­tud, cons­trui­do en las la­de­ras de la mon­ta­ña; y dis­fru­ta­re­mos de las im­pre­sio­nan­tes vis­tas de las gran­des mon­ta­ñas del país, el Eve­rest, el Lhot­se, el Cho Oyu, el Ama­da­blam... To­do ello ame­ni­za­do con puen­tes col­gan­tes, co­lla­dos a más de 5.000 me­tros, es­ca­sez de oxí­geno y ma­dru­go­nes en las eta­pas más du­ras.

De re­gre­so a Kat­man­dú, la ca­pi­tal y ma­yor ciu­dad de Ne­pal, co­no­ce­re­mos su cu­rio­sa mez­cla de hin­duis­mo y bu­dis­mo. La ciu­dad es­tá si­tua­da en el valle del mis­mo nom­bre en Ne­pal cen­tral, a una al­tu­ra de 1.317 me­tros, cer­ca del río Vish­nu­ma­ti. El si­tio se pu­so de mo­da du­ran­te los se­sen­ta gra­cias al mo­vi­mien­to hip­pie, sus miem­bros más

apo­sen­ta­dos se mu­da­ban aquí en bus­ca de la es­pi­ri­tua­li­dad y esa in­fluen­cia se res­pi­ra aún en sus ca­lles.

La pla­za Dur­bar, el tem­plo de los mo­nos (Swa­yamb­hu), los cre­ma­to­rios de Pas­hu­pa­ti­nath o la es­tu­pa de Boud­ha­nath son vi­si­tas que no hay que per­der­se. Pe­ro si un lu­gar re­su­me la esen­cia de es­ta ciu­dad es el caó­ti­co ba­rrio de Tham­mel, don­de se pue­den prac­ti­car las dos ac­ti­vi­da­des más arries­ga­das de es­ta ciu­dad: el shop­ping y cru­zar la ca­lle.

Allí aca­ba­ría una ex­pe­di­ción que pe­se a ha­ber si­do de lo más in­ten­sa, nos ha­bía sa­bi­do a po­co. Ne­pal ejer­ce una atrac­ción so­bre los aman­tes del trek­king que po­cos pue­den re­sis­tir, y pro­me­ti­mos vol­ver, cuan­to an­tes, me­jor.

AL­RE­DE­DOR DE LOS AN­NA­PUR­NAS

Tres años des­pués vol­vi­mos a po­ner rum­bo a Ne­pal. Es­ta vez el plan era rea­li­zar uno de los trek­kings más fa­mo­sos y con­cu­rri­dos del mun­do: la vuel­ta a los An­na­pur­na. Se tra­ta de re­mon­tar el valle del Marsh­yang­di des­de Be­si­sahar, cru­zar el collado de Tho­rong La (a 5.400 me­tros) y des­cen­der has­ta las cer­ca­nías de Pok­ha­ra. La du­ra­ción pre­vis­ta de la ru­ta es de 19 días, pe­ro en nues­tro ca­so los acon­te­ci­mien­tos nos obli­ga­ron a mo­di­fi­car el re­co­rri­do…

Co­mo he di­cho, ini­cia­mos nues­tro via­je en el valle del Marsh­yang­di, un río de mon­ta­ña ne­pa­lí de apro­xi­ma­da­men­te 150 km. y que na­ce de la con­fluen­cia de otros dos ríos de mon­ta­ña, el Khang­sar Kho­la y el Jhar­sang Kho­la. Con­for­me van pa­san­do las eta­pas y re­mon­ta­mos el valle, el ca­lor y los arro­za­les dan pa­so al bos­que de pi­nos y és­te a una zo­na ári­da y pe­dre­go­sa. De la mis­ma for­ma, pa­sa­mos del hin­duis­mo del valle al bu­dis­mo de la mon­ta­ña. Se su­po­ne que la ca­rre­te­ra,

que es en reali­dad una pis­ta in­fer­nal, lle­ga has­ta el pue­blo de Ma­nang tras pa­sar por Cham­je, Tal y Pi­sang pe­ro ha­ce tiem­po que un des­pren­di­mien­to la cor­tó.

Co­mo de­cía al prin­ci­pio, Ne­pal dis­po­ne de unas in­fra­es­truc­tu­ras po­bres y po­co desa­rro­lla­das y sus ca­rre­te­ras es­tán siem­pre en bas­tan­te mal es­ta­do. Ne­pal es des­gra­cia­da­men­te un país muy po­bre y es­to se pal­pa no só­lo en las con­di­cio­nes y re­cur­sos de su po­bla­ción sino tam­bién en sus in­fra­es­truc­tu­ras. El via­je­ro de­be es­tar siem­pre pre­pa­ra­do pa­ra to­do ti­po de im­pre­vis­tos: los tra­yec­tos se ha­cen siem­pre más lar­gos de lo es­pe­ra­do, ya sea por cau­sas ‘na­tu­ra­les’ (se atra­vie­san mu­chas mon­ta­ñas y ac­ci­den­tes na­tu­ra­les), o bien por im­pre­vis­tos du­ran­te el ca­mino co­mo pin­cha­zos, ave­rías, o co­mo fue nues­tro ca­so, des­pren­di­mien­tos (más que ha­bi­tua­les en el país), las con­se­cuen­cias de los cua­les, evi­den­te­men­te, tar­dan mu­chos sub­sa­nar­se.

Más tar­de de lo es­pe­ra­do, pe­ro lo­gra­mos lle­gar a Ma­nang, un pue­blo ais­la­do si­tua­do en la ver­tien­te nor­te del valle del Marsh­yang­di que se ha con­ver­ti­do en si­tio de pe­re­gri­na­je pa­ra mu­chos gru­pos de trek­king que se que­dan aquí al me­nos un día pa­ra evi­tar el mal de al­tu­ra y acli­ma­tar­se a la al­ti­tud an­tes de ir a Tho­rong. El mal de al­tu­ra es de he­cho el enemi­go de es­tas mon­ta­ñas pa­ra los que se aven­tu­ran a co­no­cer­las. Bá­si­ca­men­te con­sis­te en una fal­ta de adap­ta­ción de nues­tro cuer­po

a las al­tu­ras: a me­di­da que uno sube la pre­sión at­mos­fé­ri­ca dis­mi­nu­ye por lo que se ins­pi­ra me­nos oxí­geno, y es­te em­pie­za a fal­tar­le a nues­tro or­ga­nis­mo y nues­tra san­gre. Do­lor de ca­be­za, tras­torno del sue­ño, vó­mi­tos, can­san­cio, fal­ta de ape­ti­to o ago­ta­mien­to son al­gu­nos de los sín­to­mas más co­mu­nes y la úni­ca so­lu­ción es des­cen­der, des­can­sar e hi­dra­tar­te mu­cho. De ahí la im­por­tan­cia de as­cen­der de for­ma pro­gre­si­va y sin for­zar, dan­do tiem­po a nues­tro cuer­po a que se adap­te al me­dio.

No­so­tros de­ci­di­mos des­viar­nos ha­cia el la­go Ti­li­cho a fin de acli­ma­tar­nos me­jor a la al­tu­ra. El la­go o tarns, ya que se pro­du­ce por la ac­ti­vi­dad gla­ciar, es­tá a una al­ti­tud de 4.919 me­tros, lo que lo con­vier­te en el la­go más al­to de Ne­pal y el se­gun­do más al­to del mun­do, y a la vez en un lu­gar que, de­bi­do al te­rreno y las di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­gar a la zo­na, es muy po­co vi­si­ta­do por los vi­si­tan­tes. Tie­ne ade­más una cu­rio­sa his­to­ria que me­re­ce, por lo va­lien­te de los que la pro­ta­go­ni­za­ron, men­ción apar­te. Y es que el Ti­li­cho ha si­do bu­cea­do úni­ca­men­te dos ve­ces en su his­to­ria: las in­mer­sio­nes de bu­ceo más al­tas he­chas en al­ti­tud. Un equi­po ru­so de bu­ceo reali­zó una in­mer­sión en el la­go en el año 2000, al­go com­pli­ca­dí­si­mo te­nien­do en cuen­ta que el hie­lo no de­ja de caer y las aguas es­tán su­cias y gé­li­das a cau­sa de es­to. Los se­gun­dos en con­se­guir­lo fue­ron dos sher­pas que acom­pa­ña­ban al equi­po de Je­sús Calleja, de la ca­de­na es­pa­ño­la Cua­tro, en su par­ti­cu­lar de­sa­fío.

A la vuel­ta del la­go ya se ob­ser­va­ban cam­bios en la me­teo­ro­lo­gía y por la tar­de em­pe­zó a ne­var. Y así si­guió du­ran­te 30 ho­ras, acu­mu­lan­do más de un me­tro de nie­ve an­te no­so­tros. La di­fi­cul­tad del te­rreno y el

pe­li­gro de ava­lan­chas nos acon­se­ja­ban pru­den­cia, así que de­ci­di­mos per­ma­ne­cer tres días en un lod­ge a 4.150 me­tros de al­tu­ra es­pe­ran­do a que me­jo­ra­sen las con­di­cio­nes.

Du­ran­te la ma­ña­na del ter­cer día nos lle­ga­rá la tris­te no­ti­cia: más de 20 per­so­nas han fa­lle­ci­do en las cer­ca­nías del Tho­rong. La com­bi­na­ción de mal tiem­po, fal­ta de información y ma­si­fi­ca­ción ha re­sul­ta­do fa­tal. Da­da la gra­ve­dad del su­ce­so, el go­bierno ne­pa­lí de­ci­de eva­cuar la mon­ta­ña. Nos tras­la­dan en he­li­cóp­te­ro a Hum­de, en el valle, y des­de allí des­an­da­mos lo an­da­do. Un tris­tí­si­mo su­ce­so que nos re­cuer­da lo im­por­tan­tí­si­mo de man­te­ner las pre­cau­cio­nes cuan­do se prac­ti­ca trek­king, y lo vi­tal de res­pe­tar las nor­mas y lí­mi­tes. El cam­bio de pla­nes for­za­do nos de­ja tiem­po, sin em­bar­go, pa­ra ha­cer pa­ra­das no pre­vis­tas an­tes de re­gre­sar a Kat­man­dú. Nos di­ri­gi­mos por ca­rre­te­ra a Pok­ha­ra, una bo­ni­ta ciu­dad, la ter­ce­ra del país, si­tua­da a la ori­lla del la­go Phe­wa, dón­de se en­cuen­tra una an­ti­gua im­por­tan­te ru­ta co­mer­cial en­tre el Tí­bet y la In­dia, y dón­de se con­ser­van aún rui­nas de la épo­ca del Reino de Kas­ki. Nos re­la­ja­mos re­man­do por el la­go Fe­wa has­ta la is­la don­de se ha­lla el tem­plo de Ba­rahi, un fa­mo­so y pe­que­ño tem­plo hin­dú de már­mol. Allí subimos has­ta la Pa­go­da de la Paz Mun­dial, des­de la que con­tem­pla­mos por úl­ti­ma vez An­na­pur­na, dio­sa de la abun­dan­cia en una tie­rra en que los re­cur­sos des­gra­cia­da­men­te son li­mi­ta­dos y que hoy ne­ce­si­ta de­ses­pe­ra­da­men­te nues­tra ayu­da.

Eve­rest y pue­blo de Gok­yo

Is­land Peak

Mo­nas­te­rio de Teng­bo­che

Valle del Marsh­yang­di

Valle del Marsh­yang­di

Ti­li­cho

La­go Ti­li­cho

Ma­nas­lu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.