Etio­pía, don­de to­do na­ció

Ori­gen de la hu­ma­ni­dad, pa­raí­so ver­de, tran­qui­lo y enig­má­ti­co en que el tiem­po trans­cu­rre len­to. Un lu­gar pa­ra per­der­se y des­cu­brir­se

Magellan - - Seis Meses De Magellan - TEX­TO Y FO­TOS CAR­LOS R. GA­LIN­DO FE­CHA DEL VIA­JE FE­BRE­RO 2014

Etio­pía, ese pa­raí­so por des­cu­brir. Un país abier­to, ge­ne­ro­so, no­ble, un des­tino con 3.000 años de his­to­ria que des­pun­ta al­ti­vo en el cuerno de Áfri­ca. En la an­ti­gua Abi­si­nia lo sim­ple se con­vier­te en eterno y a ca­da pa­so se in­tu­yen mil y un se­cre­tos aún sin des­en­tra­ñar. De ese in­men­so lu­gar me enamo­ró la luz, que bri­lla co­mo en nin­gún otro rin­cón del mun­do, su na­tu­ra­le­za -agres­te y sal­va­je-, la hos­pi­ta­li­dad de sus gen­tes, sen­ci­lla y sin­ce­ra, pe­ro de co­ra­zón, los abrup­tos contrastes en­tre el nor­te -ro­co­so y se­co- y el sur, es­plen­do­ro­so, ver­de y vi­vo. Uno de los úl­ti­mos re­duc­tos en el que las tri­bus pri­mi­ti­vas aún man­tie­nen tra­di­cio­nes an­ces­tra­les y en el que el tiem­po pa­re­ce ha­ber­se de­te­ni­do. En es­te con­fín des­co­no­ci­do se apre­cia el or­gu­llo de sus hom­bres –es el úni­co país de Áfri­ca que nun­ca fue co­lo­ni­za­do pe­se a la fu­gaz ocu­pa­ción ita­lia­na- y el por­te de sus be­llas mu­je­res, cu­ya mi­ra­da in­ti­mi­da al im­pro­vi­sa­do tu­ris­ta. Si se hur­ga más en las en­tra­ñas de la tie­rra, apa­re­ce­rán los ves­ti­gios del im­pe­rio sa­lo­mó­ni­co, re­li­quias an­ti­quí­si­mas, igle­sias ex­ca­va­das en la ro­ca y curiosas co­lo­nias ras­ta­fa­ris, que ali­men­ta­ron la le­yen­da del in­mor­tal Bob Mar­ley, má­xi­mo ex­po­nen­te de la mú­si­ca reg­gae.

Ca­mi­nar por Etio­pía no es fá­cil. Im­pli­ca ale­jar­se de la co­mo­di­dad, abrir­se a lo ines­pe­ra­do y vi­vir la reali­dad de un país de más de 94 mi­llo­nes de per­so­nas en el que se hablan 83 len­guas dis­tin­tas y has­ta 200 dia­lec­tos. La po­bre­za sal­ta a la vis­ta pe­ro no la mi­se­ria –no con­fun­dir, no es lo mis­mo–. Los etío­pes no

tie­nen na­da o tie­nen muy po­co pe­ro siem­pre ca­mi­nan er­gui­dos, se­re­nos y or­gu­llo­sos. El pa­sa­do les per­te­ne­ce. La his­to­ria de la hu­ma­ni­dad no se en­tien­de sin es­te lu­gar, que es el ori­gen de to­do. Allí se en­con­tró a Ar­di, un ho­mí­ni­do que vi­vió ha­ce 4,4 mi­llo­nes de años y cu­yos res­tos fue­ron ha­lla­dos en 1994. An­tes apa­re­ció el fó­sil de Lucy, de 3,2 mi­llo­nes de años. Pe­ro tam­bién es el lu­gar don­de se con­fun­den mi­to y reali­dad; en su his­to­ria re­sue­nan ecos bí­bli­cos, co­mo la le­yen­da de la rei­na de Sa­ba –men­cio­na­da en la Bi­blia- que, se di­ce, ha­bi­tó en Ak­sum, don­de un vie­jo mon­je cus­to­dia aún hoy el Ar­ca de la Alian­za con las Ta­blas de la Ley.

Otro de los mis­te­rios inex­tri­ca­bles es el de las igle­sias ex­ca­va­das en La­li­be­lla, un lu­gar su­je­to a to­do ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes que

guar­da un se­cre­to úl­ti­mo, to­da­vía sin acla­rar por his­to­ria­do­res, cien­tí­fi­cos y ar­queó­lo­gos. Co­mo por ar­te de ma­gia apa­re­cen 12 igle­sias ex­ca­va­das en la tie­rra pro­fun­da, de arri­ba ha­cia aba­jo, cu­yo te­cho se de­ja ver a ras de sue­lo, cin­ce­la­das no se sa­be muy bien có­mo, en enor­mes blo­ques úni­cos de du­rí­si­ma ro­ca vol­cá­ni­ca de has­ta 15 me­tros. Son autenticas ca­te­dra­les sub­te­rrá­neas don­de los fie­les, tal co­mo ocu­rre hoy día, re­zan sus ple­ga­rias y sal­mo­dias en un len­gua­je inin­te­li­gi­ble, el ge’es, el idio­ma del an­ti­quí­si­mo reino de Ak­sum -con­vie­ne re­cor­dar que Etio­pía fue la se­gun­da na­ción del mun­do en adop­tar el cris­tia­nis­mo, des­pués de Ar­me­nia, allá por el si­glo IV-. No de­je de vi­si­tar las de Biet Med­ha­ni Alem, de mu­ros ro­sá­ceos y la de Biet Ghior­gis, con su impresionante cu­bier­ta en for­ma de cruz grie­ga. La

le­yen­da atri­bu­ye la cons­truc­ción de esas igle­sias a los án­ge­les. A la luz de las ve­las se arre­mo­li­nan aún hoy los fie­les de­trás de sa­cer­do­tes y enor­mes cru­ces de bron­ce, un ri­to que si­gue inal­te­ra­ble al pa­so de los si­glos. Por cier­to, se­pa que los mon­jes nun­ca mi­ran a los ojos de los tu­ris­tas. Mu­chos de ellos se han que­da­do cie­gos a cau­sa de los flas­hes de las má­qui­nas de fo­to­gra­fiar.

Si us­ted es un ver­da­de­ro aven­tu­re­ro, atré­va­se y via­je en trans­por­te pú­bli­co. Es una ex­pe­rien­cia que no ol­vi­da­rá fá­cil­men­te. Eso sí, un con­se­jo: di­rí­ja­se muy tem­prano a la ter­mi­nal pa­ra ase­gu­rar­se un bi­lle­te ya que

“Ca­mi­nar por Etio­pía no es fá­cil. Im­pli­ca ale­jar­se de la co­mo­di­dad, abrir­se a lo ines­pe­ra­do”

los pa­sa­jes se ven­den con an­te­la­ción y, por su­pues­to, los asien­tos no son nu­me­ra­dos. Cuan­do el au­to­bús es­té com­ple­to, se pon­drá en mar­cha. Yo lo hi­ce du­ran­te más de 10 ho­ras rum­bo a la ciu­dad de Gon­dar, el ca­me­lot afri­cano, un impresionante en­cla­ve com­pues­to por pa­la­cios, puen­tes, pa­sa­di­zos y seis cas­ti­llos… ¡de es­ti­lo me­die­val! Sor­pren­de que aún hoy con­ser­ven to­do su es­plen­dor. Un apun­te: Tolkien, au­tor de El Se­ñor de los Ani­llos, se in­ven­tó Gon­dor, la ciu­dad de la pie­dra, ba­sán­do­se en el nom­bre y las ca­rac­te­rís­ti­cas de Gon­dar. Se di­ce que en es­ta ciu­dad lle­ga­ron a vi­vir 60.000 per­so­nas, sien­do la se­gun­da más po­bla­da del mun­do en el si­glo XVII.

Acon­se­jo en­ca­re­ci­da­men­te acer­car­se a Bahar Dar, uno de los prin­ci­pa­les cen­tros ur­ba­nos del país y pun­to de par­ti­da pa­ra la obli­ga­da vi­si­ta a las ca­ta­ra­tas del Ni­lo Azul. Más tar­de, hay que dar­se un pa­seo en lan­cha por el la­go Ta­na pa­ra acer­car­se a los 17 tem­plos que fue­ron edi­fi­ca­dos en al­gu­nas de las 30 is­las. La vi­si­ta la di­ri­ge un mon­je y tie­ne al­go de ce­re­mo­nial y mís­ti­co.

An­tes de via­jar ha­cia el sur, ha­ga­mos una pa­ra­da en la ca­pi­tal, Ad­dis Abe­ba, si­tua­da a ca­si 3.000 me­tros de al­ti­tud. Una so­la pa­la­bra define a es­ta ciu­dad: caos. Pe­ro de­trás de ese caos, se es­con­de la ciu­dad se­de de la Unión Afri­ca­na y uno de los des­ti­nos pre­fe­ri­dos por di­plo­má­ti­cos y em­pre­sa­rios. Pe­se a que aún se pue­den ad­ver­tir los ras­tros del pa­sa­do co­mu­nis­ta, la in­ci­pien­te mo­der­ni­dad es­tá pe­ne­tran­do con una fuer­za inusi­ta­da. No le sor­pren­da ver a ca­bras pas­tan­do jun­to a un cen­tro co­mer­cial. For­ma par­te de la ima­gen de la ciu­dad. Y pa­ra co­mer, dese una vuel­ta por el res­tau­ran­te Cas­te­lli, pa­ra­da obli­ga­da, en el que po­drá po­sar jun­to a una fo­to­gra­fía

de An­ge­li­na Jo­lie y Brad Pitt. Es­tu­vie­ron en ese lu­gar cuan­do adop­ta­ron a su hi­ja etío­pe, lo mis­mo que ha­cen en la ac­tua­li­dad mu­chas pa­re­jas de ex­tran­je­ros, que re­ca­lan con sus ni­ños re­cién adop­ta­dos. Des­pués de la co­mi­da, lle­ga la ho­ra del ca­fé. Se­pa que el grano es ori­gi­na­rio de Etio­pía, de la an­ti­gua re­gión de Kaf­fa. Su pre­pa­ra­ción es un au­tén­ti­co ri­tual.

Ca­mino del sur, los aman­tes del de­por­te tie­nen que di­ri­gir­se a Be­ko­ji, la pa­tria de los co­rre­do­res etío­pes, una ciu­dad de ape­nas 17.000 ha­bi­tan­tes que es­tá a ca­mino en­tre las mon­ta­ñas Ba­le y Ad­dis Abe­ba. A po­cos ki­ló­me­tros de Asa­sa, don­de cre­ció el gran Hai­le Gebrse­las­sie, Be­ko­ji pre­su­me de con­ser­var aún el aro­ma de la Etio­pía an­ti­gua. En es­ta vi­lla se han for­ja­do au­tén­ti­cas le­yen­das del atle­tis­mo co­mo Fa­tu­ma Ro­ba, los her­ma­nos Ke­ne­ni­sa y Ta­ri­ku Be­ke­le, las her­ma­nas Di­ba­ba (Ti­ru­nesh, Gen­ze­be y Eje­ga­yehu), De­rar­tu Tu­lu –pri­ma de las Di­ba­ba– y Mes­ta­wet Tu­fa.

To­ca di­ri­gir­se a Arba Minch, la ciu­dad más im­por­tan­te del sur, an­tes de aden­trar­se

en el valle del río Omo, don­de se en­cuen­tran las tri­bus del valle, los ka­ro, ban­na, mur­si o ha­mer. No de­ja­rán de vi­gi­lar­nos de reojo enor­mes hi­po­pó­ta­mos y los co­co­dri­los más gran­des de Áfri­ca. El tiem­po se de­tie­ne cuan­do lle­ga­mos a Tur­mi, co­ra­zón de la ét­nia ha­mer. Nos cau­ti­va­ra la be­lle­za de sus mu­je­res, ata­via­das con fal­das de cue­ro de ca­bra y los ca­be­llos te­ñi­dos de co­lor ma­rrón ro­ji­zo.

Ya por úl­ti­mo, me plan­teo la po­si­bi­li­dad de vi­si­tar Ha­rar, al es­te del país, a po­cos ki­ló­me­tros de la fron­te­ra con So­ma­lia pe­ro, tras con­sul­tar­lo, de­sis­to. En es­te lu­gar, de ma­yo­ría mu­sul­ma­na, se han per­pe­tra­do al­gu­nos se­cues­tros y no es se­gu­ro pa­ra los tu­ris­tas. Hay que ser pru­den­tes…

Etio­pía es la vi­da y tam­bién la muer­te, tie­ne el co­lor del ca­fé y hue­le a ca­fé re­cién he­cho; ese ca­fé que se ha­ce con la len­ti­tud que se to­ma la vi­da en el lu­gar don­de to­do na­ció. Etio­pía es co­mo una in­men­sa mon­ta­ña que, mi­rán­do­la, se pue­den adi­vi­nar to­das sus ca­pas, que de­la­tan el pa­so len­to y can­sino del tiem­po. Pe­ro Etio­pía tam­bién es ver­de co­mo las sel­vas aún por ex­plo­rar. Hue­le a bos­ques y a pas­tos fres­cos. Y en ese ver­dor ha­bi­tan se­res pu­ros y no­bles, los ver­da­de­ros Hom­bres y Mu­je­res de un mun­do que se ex­tin­gue po­co a po­co de­vo­ra­do por su pro­pio sin­sen­ti­do. Etio­pía me mos­tró lo más her­mo­so de la vi­da. Y me enamo­ró pa­ra siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.