Cua­tro días en Du­blín

Un iti­ne­ra­rio por la ciu­dad y sus al­re­de­do­res pa­ra dis­fru­tar de la cul­tu­ra, la his­to­ria, y los más be­llos pai­sa­jes al son de la mú­si­ca cel­ta

Magellan - - Seis Meses De Magellan - TEX­TO Y FO­TOS YO­LAN­DA PE­RIS FE­CHA DEL VIA­JE 11/10/2014 A 14/10/2014

El pri­mer con­tac­to con Ir­lan­da fue el vue­lo de Air Lin­gus que nos lle­va­ría has­ta Du­blín. Una ae­ro­lí­nea de las de­no­mi­na­das low cost a la que só­lo po­de­mos de­di­car elo­gios tan­to por el ex­ce­len­te tra­to por par­te de su per­so­nal, co­mo por la co­mo­di­dad de sus avio­nes muy le­ja­nos del con­cep­to low/na­rrow al que nues­tras ro­di­llas han te­ni­do que acos­tum­brar­se sin re­me­dio.

El vue­lo se desa­rro­lló con to­tal nor­ma­li­dad, y a las 12.30 de la ma­ña­na (tras dos ho­ras y me­dia de vue­lo) ate­rri­za­mos en Du­blín en un fan­tás­ti­co día de sol. Los pa­ra­guas y chu­bas­que­ros se que­da­ron en la ma­le­ta, y afor­tu­na­da­men­te así fue du­ran­te gran par­te de to­da la es­tan­cia. ¡Cues­tión de suer­te!

El ho­tel es­co­gi­do pa­ra dis­fru­tar de la ciu­dad era el Aca­demy Pla­za, un am­plio y con­for­ta­ble alo­ja­mien­to si­tua­do a es­ca­sos me­tros de O’Con­nell Street en el mis­mo cen­tro de la ciu­dad. El au­to­bús del ae­ro­puer­to nos de­jó a po­cos pa­sos de la puer­ta del ho­tel, así que la lle­ga­da no pu­do ser más sen­ci­lla. Los au­to­bu­ses que co­nec­tan el ae­ro­puer­to con el cen­tro de la ciu­dad son la op­ción más re­co­men­da­ble pa­ra lle­gar has­ta Du­blín, tan­to por la co­mo­di­dad de los mis­mos y el ba­jo cos­te del bi­lle­te, co­mo por la gran fre­cuen­cia de pa­so.

Una vez rea­li­za­dos los trá­mi­tes de chec­kin nos lan­za­mos ávi­dos al des­cu­bri­mien­to de una ciu­dad de la que ya nos ha­bía­mos enamo­ra­do mien­tras pre­pa­rá­ba­mos las ru­tas e iti­ne­ra­rios.

O’CON­NELL STREET

O’Con­nell Street es la ave­ni­da prin­ci­pal de Du­blín, y se tra­ta de una de las ca­lles más lar­gas de Eu­ro­pa. Es un ma­ra­vi­llo­so pa­seo sal­pi­ca­do de mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos, bo­ni­tas tien­das, gran­des al­ma­ce­nes y ca­rac­te­rís­ti­cos lo­ca­les ir­lan­de­ses. Asi­mis­mo O’Con­nell Street fue es­ce­na­rio de al­gu­nos de los mo­men­tos cla­ve de la his­to­ria de la ciu­dad, co­mo la In­su­rrec­ción de Pas­cua de 1916. En­tre los mo­nu­men­tos des­ta­ca tam­bién el Spi­re co­no­ci­do co­mo el mo­nu­men­to de la luz, una agu­ja al­tí­si­ma de 120 me­tros de al­tu­ra en el lu­gar que an­te­rior­men­te ha­bía ocu­pa­do la Co­lum­na de Nelson, mo­nu­men­to des­trui­do en los años 70 por el IRA. No hay que per­der­se tam­po­co la es­ta­tua del cé­le­bre es­cri­tor ir­lan­dés Ja­mes Joy­ce, ubi­ca­da al prin­ci­pio de la ca­lle pea­to­nal North Earl.

El día so­lea­do in­vi­ta­ba a co­mer al ai­re li­bre en la te­rra­za de uno de los tí­pi­cos pubs que lle­nan la ca­pi­tal ir­lan­de­sa, y eso fue lo que hi­ci­mos. El de­li­cio­so sal­món que nos sir­vie­ron ya nos dio a en­ten­der que nos íba­mos a lle­var bien con la gas­tro­no­mía ir­lan­de­sa...

Des­pués de dis­fru­tar del inusual sol de oc­tu­bre y las pri­me­ras cer­ve­zas era mo­men­to de em­pe­zar la ru­ta... ¡Ha­bía mu­chas co­sas que ver y dis­po­nía­mos de po­co tiem­po!

ST STEP­HEN’S GREEN

Tras cru­zar el puen­te O’Con­nell nos di­ri­gi­mos ha­cia St. Step­hen Green un fa­bu­lo­so par­que si­tua­do jun­to al cen­tro co­mer­cial del mis­mo nom­bre en las cer­ca­nías de Graf­ton Street. En la par­te nor­te del par­que se pue­de dis­fru­tar de la gran be­lle­za de un la­go

re­ple­to de pa­tos y pe­ces de di­fe­ren­tes es­pe­cies. El pun­to sur del par­que es el pun­to de en­cuen­tro de tra­ba­ja­do­res que apro­ve­chan la ho­ra del al­muer­zo pa­ra dis­fru­tar de la co­mi­da al ai­re li­bre, de es­tu­dian­tes, y de mu­chos tu­ris­tas que dis­fru­tan del gran pul­món ver­de que su­po­ne es­te gran par­que. El in­te­rior del mis­mo con­tie­ne ade­más va­rias es­ta­tuas en­tre las que des­ta­can un bus­to de Ja­mes Joy­ce y una fan­tás­ti­ca es­ta­tua del iró­ni­co, úni­co y gran Os­car Wil­de. Se­gu­ra­men­te Wil­de se ha­bría sen­ti­do com­pla­ci­do por es­ta re­pre­sen­ta­ción de su fi­gu­ra ale­ja­da de los cá­no­nes ha­bi­tua­les de las es­ta­tuas de­di­ca­das a las gran­des fi­gu­ras.

GRAF­TON STREET

Una vi­si­ta por Du­blín nun­ca pue­de de­jar de la­do un pa­seo por Graf­ton Street, la ca­lle del shop­ping por ex­ce­len­cia. La ca­lle es com­ple­ta­men­te pea­to­nal y se res­pi­ra un am­bien­te fas­ci­nan­te de­bi­do, se­gu­ra­men­te, en­tre otras co­sas, a la pre­sen­cia de las ca­sas ba­jas geor­gia­nas que bor­dean la ca­lle. Al prin­ci­pio de la vía ve­mos una es­ta­tua de­di­ca­da a Molly Ma­lo­ne, la jo­ven ven­de­do­ra de pes­ca­do pro­ta­go­nis­ta de una po­pu­lar can­ción ir­lan­de­sa que en cier­ta ma­ne­ra se ha con­ver­ti­do en un himno ex­tra-oficial de Du­blín.

TEM­PLE BAR

Tem­ple Bar es un ba­rrio del cen­tro de Du­blín que sin lu­gar a du­das es una de las zo­nas más fa­mo­sas y vi­si­ta­das de la ciu­dad.

Re­es­truc­tu­ra­do y com­ple­ta­men­te re­no­va­do du­ran­te los años 90 se tra­ta de un pun­to es­tra­té­gi­co de la di­ver­sión ir­lan­de­sa. Lleno de ar­tis­tas ca­lle­je­ros y mú­si­cos, tu­ris­tas que se mez­clan con los lu­ga­re­ños, res­tau­ran­tes de mo­da, ga­le­rías de ar­te y es­pa­cios cul­tu­ra­les co­mo la Ga­llery of Pho­to­graphy, il Na­tio­nal

Pho­to­graphy Ar­hi­ve y el Irish Film Ins­ti­tu­te. Jus­to en me­dio de ese is­la cul­tu­ral se en­cuen­tra la Mee­ting Hou­se Squa­re, una pla­za don­de los me­ses de ve­rano se lle­van a ca­bo un gran nú­me­ro de con­cier­tos gra­tui­tos.

En es­te ba­rrio, cen­tro de la vi­da noc­tur­na de la ca­pi­tal ir­lan­de­sa, hay in­fi­ni­dad de pubs y clubs en­tre los que des­ta­ca ob­via­men­te el Tem­ple Bar. Cru­zar el um­bral del lo­cal y per­der­se en las no­tas de la me­jor mú­si­ca cel­ta en directo mien­tras se dis­fru­ta de una Guin­ness, fue la me­jor ma­ne­ra de ce­rrar el pri­mer día de es­tan­cia en Du­blín.

HOWTH

El se­gun­do día de es­tan­cia de­ci­di­mos vi­si­tar al­gu­na de las lo­ca­li­da­des cos­te­ras de la zo­na y op­ta­mos por el be­llo pue­blo de Howth, pa­ra ello uti­li­za­mos la lí­nea fe­rro­via­ria que co­nec­ta

Du­blín con di­fe­ren­tes pue­blos de la cos­ta. Los tre­nes de la DART con unas fre­cuen­cias de pa­so de unos diez mi­nu­tos son una per­fec­ta op­ción pa­ra quien no quie­ra al­qui­lar un co­che pa­ra des­pla­zar­se fue­ra de la ciu­dad.

Al­gu­nos de nues­tros ami­gos que ya co­no­cían la zo­na nos acon­se­ja­ron que si dis­po­nía­mos de po­cos días nos di­ri­gié­ra­mos a Howth, y real­men­te quedamos en­tu­sias­ma­dos con la be­lle­za de unos pai­sa­jes que re­sul­tan di­fí­ci­les de des­cri­bir, y que ni la me­jor de las fo­to­gra­fías po­dría re­co­ger en to­do su es­plen­dor. Howth es un puer­to de pes­ca muy ac­ti­vo que por tan­to cuen­ta en su ha­ber con unos fan­tás­ti­cos res­tau­ran­tes en los que evi­den­te­men­te

los pla­tos a ba­se de pes­ca­do son los úni­cos pro­ta­go­nis­tas. Si­guien­do las su­ge­ren­cias de otros via­je­ros op­ta­mos por co­mer en el Oar Hou­se un pin­to­res­co y tra­di­cio­nal res­tau­ran­te en el que nos sir­vie­ron la me­jor so­pa de pes­ca­do que ha­bía­mos pro­ba­do en la vi­da. Asi­mis­mo no pu­di­mos re­sis­tir­nos al fish and chips que fue to­do un des­cu­bri­mien­to en ese ca­so, ya que na­da tie­ne que ver con otras ver­sio­nes muy acei­to­sas y gra­sien­tas que ha­bía­mos pro­ba­do en otros la­res.

Jus­to de­lan­te del res­tau­ran­te y mien­tras se­guía­mos dis­fru­tan­do de unas ma­ra­vi­llo­sas vis­tas nos vi­mos gra­ta­men­te sor­pren­di­dos por la pre­sen­cia de unas in­men­sas fo­cas que na­da­ban tran­qui­la­men­te en la zo­na del puer­to mien­tras es­pe­ra­ban la lle­ga­da de los pes­ca­do­res y su pes­ca­do fres­co.

Tras una jor­na­da es­pe­cial y la­men­tan­do no dis­po­ner de más tiem­po pa­ra dis­fru­tar de Howth nos di­ri­gi­mos de nue­vo a la es­ta­ción don­de el tren de la DART nos lle­va­ría a una pa­ra­da in­ter­me­dia an­tes de lle­gar a Du­blín.

MA­LAHI­DE CASTLE

Co­gien­do la mis­ma lí­nea de re­gre­so a la ciu­dad la pa­ra­da de Howth jun­ction per­mi­te un cam­bio de tren pa­ra lle­gar a Ma­lahi­de, un be­llo y su­ges­ti­vo pue­blo cos­te­ro de la zo­na de Fin­gal. En es­te lu­gar es de vi­si­ta obli­ga­da

cin­co mi­llo­nes de li­bros, y una co­lec­ción de an­ti­guos ma­nus­cri­tos de in­cal­cu­la­ble va­lor en­tre los que des­ta­ca el Li­bro de Kells, rea­li­za­do por mon­jes cel­tas du­ran­te el si­glo IX y que por su ex­ce­len­cia téc­ni­ca y be­lle­za se con­si­de­ra una de las más im­por­tan­tes obras del pe­rio­do.

Los aman­tes de Harry Pot­ter es­ta­rían ex­ta­sia­dos de re­co­rrer con la mi­ra­da uno de los es­ce­na­rios de la ce­le­bé­rri­ma sa­ga, ya que es­ta bi­blio­te­ca es es­ce­na­rio de las aven­tu­ras del más fa­mo­so de los ma­gos del s. XXI.

DU­BLíN CASTLE

El castillo cons­trui­do en el si­glo XIII so­bre un asen­ta­mien­to vi­kin­go tu­vo va­rios usos des­de su cons­truc­ción. For­ta­le­za mi­li­tar, pri­sión, Pa­la­cio Real, tri­bu­nal o se­de del go­bierno de Ir­lan­da. En la ac­tua­li­dad se uti­li­za con fre­cuen­cia pa­ra ac­tos de es­ta­do por lo que en oca­sio­nes el vi­si­tan­te lo pue­de en­con­trar ce­rra­do de ma­ne­ra ines­pe­ra­da. So­lo la vi­si­ta de la es­pec­ta­cu­lar (y cier­ta­men­te kitsch) Th­ro­ne Room, don­de se con­ser­va el trono de Gui­ller­mo de Oran­ge, ya ha­ce que la vi­si­ta val­ga la pe­na.

CH­RIST CHURCH CAT­HE­DRAL

Es­ta ma­ra­vi­llo­sa ca­te­dral, cons­trui­da en el 1172, se edi­fi­có so­bre la ba­se de una an­ti­gua igle­sia vi­kin­ga. En es­te lu­gar de cul­to se ce­le­bran con fre­cuen­cia di­fe­ren­tes con­cier­tos en un mar­co real­men­te impresionante. Cuan­do el vi­si­tan­te cru­za la puer­ta de en­tra­da se ve

atra­pa­do por la be­lle­za de un tem­plo in­men­so di­vi­di­do en tres al­tí­si­mas na­ves que con­tie­nen va­rios se­pul­cros y una crip­ta sub­te­rrá­nea que por sus di­men­sio­nes se con­si­de­ra la más gran­de de to­das las Is­las Bri­tá­ni­cas.

MU­SEO GUI­NESS

Nues­tro cuar­to día ya no da­ba pa­ra mu­cho por­que el avión que nos de­vol­ve­ría a Bar­ce­lo­na te­nía la sa­li­da por la tar­de, asi que de­ci­di­mos de­di­car la ma­ña­na a otro lu­gar de cul­to....el del cul­to a la cer­ve­za, y nos fui­mos al Mu­seo de la Guin­ness.

Cons­trui­do en la ba­se de lo que fue la an­ti­gua fá­bri­ca de cer­ve­za Guin­ness, el mu­seo ocu­pa un edi­fi­cio de sie­te plan­tas, ca­da una de las cua­les es­tá de­di­ca­da a las di­fe­ren­tes fa­ses que con­fi­gu­ran el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de la fa­mo­sa cer­ve­za.

El tour, con una du­ra­ción de dos ho­ras apro­xi­ma­da­men­te, es real­men­te ex­haus­ti­vo en sus ex­pli­ca­cio­nes y de­ta­lles y al aca­bar el re­co­rri­do el vi­si­tan­te ha ad­qui­ri­do sin lu­gar a du­das un vas­to co­no­ci­mien­to acer­ca de la cer­ve­za en ge­ne­ral y de la Guin­ness en par­ti­cu­lar.

La vi­si­ta al mu­seo (en que, per­so­nal­men­te, opino que el pre­cio de la en­tra­da es real­men­te ele­va­do) fi­na­li­za en el úl­ti­mo pi­so del edi­fi­cio don­de el Gra­vity Bar re­ga­la unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res de Du­blín a 360 gra­dos. Co­mo el pre­cio de la en­tra­da in­clu­ye una pin­ta, nos des­pe­di­mos de Du­blín brin­dan­do des­de lo al­to con una Guin­ness y pro­me­tién­do­nos que vol­ve­ría­mos pron­to.

Du­blín es una ciu­dad ma­ra­vi­llo­sa, hos­pi­ta­la­ria, lle­na de rin­co­nes por des­cu­brir. Una ca­pi­tal en la que el ar­te, la cul­tu­ra y la mú­si­ca te en­vuel­ven des­de el pri­mer mo­men­to y a la que deseas vol­ver in­clu­so an­tes de ha­ber­te ido. No­tas de mú­si­ca cel­ta sue­nan de fon­do cuan­do cie­rro es­te ar­tícu­lo que es­pe­ro os sir­va de ayu­da en vues­tro pró­xi­mo via­je...

Es­ta­tua de Ja­mes Joy­ce

en North Earl

O'Con­nell Street

Tem­ple Bar

Howth

Ma­lahi­de Castle

Th­ro­ne Room en el Du­blin Castle

Es­ta­tua en Me­rrion Squa­re

Ch­rist Church Cat­he­dral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.