Pal­ma, pu­ro me­di­te­rrá­neo

Tran­qui­la y so­se­ga­da, la ca­pi­tal de la ma­yor de las Is­las Ba­lea­res, se de­ja co­no­cer a pie a tra­vés de sus pla­zas, lo­ca­les y pin­to­res­cos rin­co­nes

Magellan - - Seis Meses De Magellan - TEX­TO Y FO­TOS PIA DA­VID­SEN FE­CHA DEL VIA­JE 10/04/2015 A 17/04/2015

Ma­llor­ca es una is­la úni­ca, y su ca­pi­tal, Pal­ma, es ex­cep­cio­nal, má­gi­ca, me atre­ve­ría a de­cir. Te atrae co­mo un imán en el mo­men­to en que pi­sas tie­rra y aca­ri­cias sus aguas. Fui por un fin de se­ma­na lar­go, ha­ce un año y me­dio, y me cau­só tal im­pre­sión que de­ci­dí vol­ver una y otra vez pa­ra co­no­cer me­jor la ciu­dad y tam­bién los in­nu­me­ra­bles y atrac­ti­vos lu­ga­res que con­for­man sus 3.640 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, es­to aña­dien­do a la avi­dez de sa­ber la ama­bi­li­dad de sus ama­bles y en­tra­ña­bles ha­bi­tan­tes.

Pal­ma ha si­do nom­bra­da re­cien­te­men­te por el pe­rió­di­co bri­tá­ni­co Sun­day Ti­mes, la me­jor ciu­dad pa­ra vi­vir, co­sa que re­afir­mo sin lu­gar a du­das y en ple­na coin­ci­den­cia con el in­for­ma­ti­vo.

El área de Pal­ma (427.973 ha­bi­tan­tes) en sí no es muy gran­de, y pue­de re­co­rrer­se per­fec­ta­men­te a pie y sin pri­sas, com­par­tién­do­la y dis­fru­tan­do de su ri­que­za mun­da­na con fa­ci­li­dad, tran­qui­li­dad y de for­ma so­se­ga­da. El trans­por­te pú­bli­co te lle­va a to­das par­tes, so­bre to­do es muy útil cuan­do se tra­ta de vi­si­tar los lu­ga­res de in­te­rés más ale­ja­dos del cen­tro, co­mo pue­de ser el Castillo de Bell­ver, o las pla­yas de Pal­ma. No obs­tan­te, tie­ne tan­tos rin­co­nes, ca­lle­jo­nes y ca­lle­jue­las, pla­zas y pla­zo­le­tas, que uno se pue­de per­der sin fin, en­vol­vién­do­se en­tre una ar­qui­tec­tu­ra con­ser­va­da a tra­vés de los tiem­pos. En ca­da vi­si­ta a la ciu­dad se des­cu­bre al­go nue­vo e in­tere­san­te, no de­frau­dan­do a quie­nes tie­nen la opor­tu­ni­dad de de­te­ner­se en los de­ta­lles de sus ca­lles.

La ciu­dad de Pal­ma fue fun­da­da con ése nom­bre por el cón­sul ro­mano Quin­to Ce­ci­lio Me­te­lo Ba­leá­ri­co en el año 123 a. C. y al pa­re­cer es­tá asen­ta­da so­bre rui­nas ro­ma­nas, aun­que no hay prue­bas de­fi­ni­ti­vas. Des­pués de va­rias con­quis­tas por par­te de los ára­bes, en 1229 fue fi­nal­men­te re­con­quis­ta­da por el rey Jai­me I de Ara­gón y, a par­tir de esa épo­ca, se con­vir­tió en la prós­pe­ra Ciu­tat de Ma­llor­ca, ca­pi­tal de su pro­pio reino, aun­que pos­te­rior­men­te se in­cor­po­ró a la Co­ro­na de Ara­gón en 1279.

El cen­tro his­tó­ri­co, tam­bién lla­ma­do cas­co an­ti­guo de la ciu­dad de Pal­ma, es­tá di­vi­di­do en va­rios ba­rrios: Cort, Jai­me III, La Lon­jaBor­ne, Puig de Sant Pere, La Pla­za de los Pa­ti­nes, La Ca­la­tra­va, La Mis­sió, El Mer­cat, Mon­ti-sion, Sant Jau­me, Sant Ni­co­lau, La Seu y Sin­di­ca­to.

Es­te cen­tro his­tó­ri­co es­tá de­li­mi­ta­do por Las Ave­ni­das, don­de an­ti­gua­men­te unas mu­ra­llas se­pa­ra­ban la ciu­dad y mo­ra­ban los no­bles ma­llor­qui­nes. A par­tir del si­glo XX se em­pe­zó a cons­truir más allá de esa fron­te­ra y és­tas se des­tru­ye­ron co­mo me­di­da pa­ra so­cia­li­zar al pue­blo y ra­cio­na­li­zar el es­pa­cio y sus vías de co­mu­ni­ca­ción.

La Pla­za por ex­ce­len­cia, el lu­gar de en­cuen­tro, es na­tu­ral­men­te la Pla­za Ma­yor, por don­de to­dos los ca­mi­nos cru­zan, por así de­cir­lo, y se con­vier­ten en un pun­to muy fre­cuen­ta­do y de re­fe­ren­cia. Des­de aquí pue­des ac­ce­der a las ca­lles co­mer­cia­les co­mo San Mi­guel, don­de se en­cuen­tran las tien­das de mo­da más co­no­ci­das, ad­ya­cen­tes a la Pla­za d’Oli­var con su fa­mo­so Mercado, cen­tro de atrac­ción pa­ra tu­ris­tas y los siem­pre

fer­vien­tes au­tóc­to­nos que rea­li­zan la com­pra dia­ria. A la ho­ra del ta­peo o el al­muer­zo, re­co­mien­do to­mar al­go, siem­pre sa­bro­so, en uno de los mu­chos pues­tos allí pre­sen­tes. Si­guien­do más arri­ba, se lle­ga a la Pla­za Es­pa­ña, pun­to trans­ver­sal del trans­por­te pú­bli­co con to­da la is­la, don­de tam­bién se en­cuen­tra la es­ta­ción del tren an­ti­guo que con­du­ce a la be­lla po­bla­ción de So­ller y su en­se­na­da na­tu­ral que pro­te­ge a los na­ve­gan­tes. Es un pa­seo real­men­te en­can­ta­dor que re­cor­da­rán y su­ge­ri­rán ha­cer­lo a sus amis­ta­des si lo prue­ban.

Deslizándonos por la ca­lle Oms, se lle­ga a La Ram­bla que en­la­za des­pués con el Pa­seo del Bor­ne, zo­nas de pa­seo en que la cu­rio­si­dad por la ofer­ta de sus es­ta­ble­ci­mien­tos se con­vier­te en un va­lor aña­di­do. Las ca­lles le trans­por­ta­rán a otra épo­ca, y es fá­cil ima­gi­nar­se la vi­da de los si­glos más re­cien­tes. El bar Cen­tral, de­lan­te del Cai­xa Fo­rum, es uno de los ba­res más an­ti­guos y em­ble­má­ti­cos de Pal­ma, to­da una ins­ti­tu­ción dón­de to­mar­se un re­fres­co o la tí­pi­ca cer­ve­za com­ple­men­ta­da con unos ca­cahue­tes.

Lle­gan­do al Pa­seo de Bor­ne, guar­da­do por un par de ma­yes­tá­ti­cas fi­gu­ras, se ini­cia la ru­ta ha­cia el mar. El pa­seo es en ver­dad ma­jes­tuo­so, y por fe­chas na­vi­de­ñas es­tá ilu­mi­na­do es­pec­ta­cu­lar y ele­gan­te­men­te a la

vez. Al­can­zan­do el final del pa­seo, apa­re­cen las es­ca­le­ras y la subida al Pa­lau de la Al­mu­dai­na y la Ca­te­dral de Pal­ma. A la iz­quier­da, y a la de­re­cha, las ata­ra­za­nas o la Lon­ja, el nue­vo en­cla­ve de mo­da en la ciu­dad, don­de se en­cuen­tran res­tau­ran­tes y ba­res, al­gu­nos con mú­si­ca en vi­vo, pa­ra to­dos los gus­tos y bol­si­llos. Sa­lien­do de la zo­na de la Lon­ja, se en­tra en el Pa­seo Sa­gre­ra fren­te al puer­to de Pal­ma. Si­guien­do ese rum­bo po­de­mos orien­tar­nos ha­cia Es Ba­luard, ac­tual mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo, don­de se pue­de dis­fru­tar de fan­tás­ti­cas vis­tas so­bre la ciu­dad, mien­tras te to­mas al­go en el bar/res­tau­ran­te,

dis­fru­tan­do de un ra­to chill-out, aun­que allí hay que ar­mar­se de pa­cien­cia an­te un ser­vi­cio len­to e inex­per­to.

Per­der­se no es fá­cil, pe­ro per­der­se en ese sen­ti­do me­ta­fó­ri­co en que el tiem­po se de­tie­ne y las ho­ras pa­san inad­ver­ti­das in­ves­ti­gan­do ca­da rin­cón, no es di­fí­cil al lle­gar la no­che. Po­de­mos em­pe­zar a tra­zar en la men­te la ru­ta que ha­re­mos ma­ña­na, pro­ba­ble­men­te más allá de las ex­tin­gui­das mu­ra­llas de Pal­ma.

Pa­ra los aman­tes de lo ecle­siás­ti­co, hay un sor­pren­den­te nú­me­ro de Igle­sias en Pal­ma, de he­cho 67 en to­tal. El úni­co in­con­ve­nien­te es que las ho­ras de vi­si­ta es­tán li­mi­ta­das a las ho­ras de ora­ción.

Si te sor­pren­de la llu­via, no hay que de­ses­pe­rar­se por­que Pal­ma es­tá lle­na tam­bién de mu­seos te­má­ti­cos y muy bien do­cu­men­ta­dos, al­gu­nos de li­bre en­tra­da co­mo el Mu­seo March en la ca­lle San Mi­guel.

Y si tiem­po lo per­mi­te, no hay que de­jar de ir a la pla­ya y dis­fru­tar de las cá­li­das y cal­ma­das aguas de Ma­llor­ca, in­clu­yen­do las más cer­ca­nas y co­no­ci­das de la ciu­dad: las Por­ti­xol y Ciu­dad Jar­dín.

Pal­ma de Ma­llor­ca me­re­ce una vi­si­ta. In­clu­so, una mi­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.