Mó­na­co, un lu­jo al al­can­ce de to­dos

Bou­le­vards, ho­te­les de ci­ne, gran­des ya­tes y even­tos de en­sue­ño son in­di­so­cia­bles de un Prin­ci­pa­do ap­to, sin em­bar­go, pa­ra to­dos los pú­bli­cos

Magellan - - Seis Meses De Magellan - TEX­TO Y FO­TOS CAR­MEN VI­LA DAR­Dé FE­CHA DEL VIA­JE 16/08/2014 A 18/08/2014

Mó­na­co es un pe­que­ño Prin­ci­pa­do –de he­cho, es el se­gun­do Es­ta­do más pe­que­ño del Mun­do–, que ins­pi­ra lu­jo, be­lle­za y gla­mour. Pe­ro lo que quie­ro co­mu­ni­ca­ros, a tra­vés de es­te es­cri­to, es que ade­más es po­si­ble dis­fru­tar­lo, y mu­cho, sin ser ri­co ni fa­mo­so...

So­ñar co­sas bo­ni­tas es un pla­cer: nos ima­gi­na­mos pa­sean­do por Mon­te­car­lo, en­tre el Ca­sino y el Ho­tel Pa­rís, don­de se reúne la éli­te de la ciu­dad, ad­mi­ran­do co­ches pa­ra mi­llo­na­rios, es­ca­pa­ra­tes de tien­das de lu­jo y res­tau­ran­tes ca­rí­si­mos... Des­per­ta­mos de gol­pe, y nos sen­ti­mos in­tru­sos, vo­yeurs en un mun­do que no es el nues­tro: fo­to­gra­fia­mos a nues­tros ni­ños al la­do de un Fe­rra­ri, de un Lamborghini... Con­se­gui­mos un buen sel­fie en el Ca­sino y ba­ja­mos rá­pi­da­men­te el pe­ñón, por don­de pa­sa el cir­cui­to de Fór­mu­la 1 rea­li­za­do en Mó­na­co, em­be­le­sa­dos por las ma­ra­vi­llo­sas vis­tas al puer­to y la im­po­nen­te vi­sión del ho­tel Her­mi­ta­ge en lo al­to del mon­te.

El ca­sino es, de he­cho, una de las vi­si­tas obli­ga­das del Prin­ci­pa­do. Em­ble­ma de la ciu­dad, es un pla­cer pa­sear por sus jar­di­nes, cui­da­dos al de­ta­lle, has­ta La Pla­za del Ca­sino, cen­tro neu­rál­gi­co y per­fec­to

mi­ra­dor: de un la­do el mar, del otro, las mon­ta­ñas, del otro, las cé­le­bres y lu­jo­sas tien­das mo­ne­gas­cas.

Es, sin em­bar­go en el Puer­to don­de se pal­pa me­jor el con­tras­te en­tre la ciu­dad de los ya­tes y el lu­jo, y el Mó­na­co más tra­di­cio­nal y tí­pi­co, con sus ba­res y pues­tos pes­que­ros, lu­gar ha­bi­tual de los mo­ne­gas­cos de to­da la vi­da.

LU­JO Y AR­QUI­TEC­TU­RA

Las me­jo­res fo­to­gra­fías de nues­tro via­je es­tán he­chas por mi ma­ri­do, Isi­dro, con quién reali­cé la es­ca­pa­da. De Mó­na­co, apar­te de su lu­jo y es­ti­lo de vi­da, des­ta­ca­ría su ori­gi­nal y bo­ni­ta ar­qui­tec­tu­ra: muy fran­ce­sa, pe­ro a la vez, con co­lo­res muy ita­lia­nos. La ar­qui­tec­tu­ra de Mó­na­co reúne, de he­cho, di­fe­ren­tes estilos: an­ti­guo, gó­ti­co, co­lo­nial... y tam­bién edi­fi­cios de lo más mo­der­nos y van­guar­dis­tas.

El mag­ní­fi­co rom­peo­las del puer­to con­ver­ti­do en pis­ci­na na­tu­ral con du­chas, la lim­pie­za de las ca­lles o el pre­cio­so Mu­seo Ocea­no­grá­fi­co –inau­gu­ra­do en 1910 so­bre un acan­ti­la­do en­ci­ma del mar, a una al­tu­ra de 85 me­tros, con una im­po­nen­te fa­cha­da– son per­fec­tas mues­tras de esa mez­cla.

Y es que la ver­dad es que son mu­chas las cua­li­da­des del Prin­ci­pa­do, tan­tas, que no aca­ba­ría de ala­bar­lo. Ade­más, ¡te aco­ge en ¡cua­tro idio­mas! El fran­cés, que es el idio­ma oficial; el dia­lec­to mo­ne­gas­co; el in­glés, pa­ra aten­der el tu­ris­mo; y el ita­liano, evi­den­te­men­te, por pro­xi­mi­dad.

¡Cuán­tos años vien­do la tra­di­cio­nal que­ma de una bar­ca por San­ta De­vo­ta, pa­tro­na del Prin­ci­pa­do y de sus Prín­ci­pes, en la prensa del co­ra­zón! Una tra­di­ción que es­ce­ni­fi­ca par­te de la le­yen­da de la San­ta anual­men­te

y que se ofi­cia­li­zó en 1924. ¡Cuán­tas ve­ces he­mos vis­to el bal­cón del pa­la­cio Gri­mal­di! Por cier­to, la mo­nar­quía más pe­que­ña del pla­ne­ta. ¡Cuán­tas la ca­te­dral! Aho­ra, en mi reali­dad, o lo que es lo mis­mo, en el ba­rrio de la Con­da­mi­ne, con más 200 tien­das dis­tri­bui­das por las ca­lles pea­to­na­les al­re­de­dor del mercado tra­di­cio­nal del Port d’Her­cu­le, la rue Gri­mal­di, la rue Mi­llo y la rue Te­rraz­za­ni, hos­pe­da­da en un ho­tel de dos es­tre­llas y co­mien­do en las me­sas del Mercado de Abas­tos, os di­go que la Igle­sia de San­ta De­vo­ta me im­pre­sio­nó por bo­ni­ta, pe­ro tam­bién por pe­que­ña. La Ca­te­dral de San Ni­co­lás tam­po­co es gran­de, y las tum­bas de Gra­ce Kelly y Rai­nie­ro III de Mó­na­co, cé­le­bre ma­tri­mo­nio real fa­mo­so por su apa­sio­nan­te y apa­sio­na­da his­to­ria de amor, nun­ca me­jor di­cho, de pe­lí­cu­la, son sen­ci­llas y ac­ce­si­bles.

Mó­na­co es, co­mo de­cía, un lu­jo al al­can­ce de to­dos. Des­de el in­te­rior de la Ca­te­dral, con vis­tas ha­cia fue­ra, pien­so: si ellos dos, Gra­ce y Rai­nie­ro por un mo­men­to, pu­die­ran ver des­de la pe­que­ña ca­te­dral que co­ro­na be­llos acan­ti­la­dos, con­ver­ti­dos en jar­di­nes y que son unos mi­ra­do­res im­pre­sio­nan­tes y gra­tui­tos, con­tem­pla­rían una jo­ya eter­na (de otra cla­se de lu­jo di­fe­ren­te al que se ven­de por las ca­lles del Prin­ci­pa­do), una ma­ra­vi­lla ac­ce­si­ble a to­dos y que no es ex­clu­si­va del pa­pel couché, nues­tro mar Me­di­te­rrá­neo.

Puer­to Hér­cu­les

Mu­seo ocea­no­gra­fi­co

Jar­di­nes San Mar­tín

Pa­la­cio de Jus­ti­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.