Des­cu­brien­do a los cá­ta­ros

Sus má­gi­cos cas­ti­llos y pue­blos, cons­trui­dos co­mo ex­pre­sión de re­sis­ten­cia con­tra Ro­ma, re­sis­ten ma­jes­tuo­sos y desafian­tes al pa­so del tiem­po

Magellan - - Seis Meses De Magellan - TEX­TO Y FO­TOS NU­RIA BE­NI­TO RA­YA FE­CHA DEL VIA­JE 03/04/2015 A 06/04/2015

Em­pe­za­mos nues­tra an­da­du­ra vi­si­tan­do el Castillo For­ta­le­za de Sal­ses, que aun­que per­te­ne­ce a otra épo­ca dis­tin­ta a los his­tó­ri­cos cas­ti­llos cá­ta­ros, tam­bién fue cons­trui­do en es­te lu­gar con fi­na­li­da­des muy si­mi­la­res: la vi­gi­lan­cia de la lí­nea fron­te­ri­za que se­pa­ra­ba los reinos fran­cés y ca­ta­lano-ara­go­nés.

Ve­ni­dos des­de Bar­ce­lo­na, de don­de sa­li­mos a las 12 del me­dio­día, lle­ga­mos a es­ta her­mo­sa e in­tere­san­te for­ta­le­za unas ho­ras más tar­de. El rey Fer­nan­do el Ca­tó­li­co de­ci­dió que fue­ra re­cons­trui­da y con­ver­ti­da en una ba­se de ope­ra­cio­nes ofen­si­vas pa­ra im­pe­dir el pa­so de Fran­cia al Ros­se­lló.

Hay un gran apar­ca­mien­to don­de, si se de­sea, pue­de uno co­mer­se el pic­nic (no­so­tros así lo hi­ci­mos) an­tes o des­pués de vi­si­tar­la.

Se­gui­mos ca­mino ha­cia Axat don­de te­nía­mos re­ser­va­do un pe­que­ño apar­ta­men­to en una en­can­ta­do­ra y fa­mi­liar ca­sa de hués­pe­des que só­lo tie­ne cua­tro ha­bi­ta­cio­nes. Paul y Val, los due­ños, son en­can­ta­do­res y nos hi­cie­ron sen­tir co­mo en ca­sa.

Al día si­guien­te sa­li­mos ha­cia Ren­nes-le– Châ­teau, un pe­que­ño pue­blo que, se­gún cier­tos au­to­res, fue la ca­pi­tal vi­si­gó­ti­ca de Ra­sés

en el si­glo V. En el año 1885 lle­ga a Ren­nes-leChâ­teau su nue­vo rec­tor: Bé­ren­ger Sau­niè­re. En po­cos años re­mo­de­ló y res­tau­ró la igle­sia de San­ta Ma­ría Mag­da­le­na y man­dó cons­truir Vi­lla Be­ta­nia, una re­si­den­cia pa­ra su uso y dis­fru­te. La le­yen­da cuen­ta que Sau­niè­re de­bió en­con­trar un te­so­ro es­con­di­do y esa fue la ra­zón de tan­ta ge­ne­ro­si­dad.

Aquí po­de­mos vi­si­tar, ade­más de la Igle­sia, su tum­ba, la pre­cio­sa To­rre Mag­da­la (de­di­ca­da a Ma­ría Mag­da­le­na), la an­ti­gua bi­blio­te­ca, la vi­lla y un pe­que­ño mu­seo con ejem­pla­res fó­si­les de ha­ce mi­llo­nes de años y res­tos ar­queo­ló­gi­cos que da­tan de la épo­ca

“La vi­sión es impresionante. La si­lue­ta de las mu­ra­llas que­da re­for­za­da por el es­plén­di­do sol que las ilumina.”

ro­ma­na al si­glo XIX. Las vis­tas de la co­mar­ca de Au­de son ade­más mag­ní­fi­cas.

Se­gui­mos ha­cia Sais­sac co­mien­do en ru­ta (va­mos en plan eco­nó­mi­co). Lo que aho­rra­mos en res­tau­ran­tes lo in­ver­ti­mos en las en­tra­das de los cas­ti­llos y mu­seos ya que en to­dos hay que pa­gar en­tra­da. El castillo de Sais­sac apa­re­ce tex­tual­men­te en el año 960 cuan­do fue le­ga­do al con­de de Car­cas­son­ne por el obis­po de Tou­lou­se. En 1209 Si­mon de Mont­fort, el je­fe de los cru­za­dos, asal­tó y to­mó el castillo que en­ton­ces era feu­do de Ber­trand de Sais­sac, un se­ñor cá­ta­ro.

La cons­truc­ción se en­cuen­tra en rui­nas des­de la mi­tad del si­glo XVIII pe­ro to­da­vía pue­den apre­ciar­se su dis­tri­bu­ción y lo

ma­jes­tuo­so que fue en la épo­ca de su es­plen­dor. Al­ber­ga tam­bién una ex­po­si­ción so­bre el te­so­ro mo­ne­ta­rio de Sais­sac des­cu­bier­to en 1979 du­ran­te los tra­ba­jos de me­jo­ra del lu­gar. Las mo­ne­das en­con­tra­das son de los años 1180-1270.

Nos po­ne­mos en mar­cha ha­cia Car­cas­son­ne. La Ci­té es pre­cio­sa. La vi­sión des­de la par­te ba­ja de la co­li­na don­de se en­cuen­tra es impresionante. La si­lue­ta de las mu­ra­llas que­da re­for­za­da por el es­plén­di­do sol que las ilumina.

Tras en­con­trar un si­tio don­de de­jar nues­tro co­che, pues­to que hay una mul­ti­tud de vi­si­tan­tes, as­cen­de­mos has­ta la Ci­té, en­tran­do por la Por­te d’Au­de. Da­do que ya es un po­co tar­de, tras un pri­mer pa­seo por sus ca­lles nos di­ri­gi­mos a vi­si­tar el Castillo, que pa­re­ce sa­li­do de un cuen­to. Cru­zan­do por el puen­te en­ci­ma del fo­so se ac­ce­de al pa­tio del castillo, des­de don­de ini­cia­mos la vi­si­ta de to­do el re­cin­to. Un pa­seo por la par­te al­ta de las mu­ra­llas, si­guien­do el an­ti­guo ca­mino de ron­da, nos da una vi­sión muy com­ple­ta de la

for­ti­fi­ca­ción. A la sa­li­da del castillo y ya sin pri­sas, po­de­mos dis­fru­tar del am­bien­te de las ca­lles de la Ci­té, re­ple­tas de gen­te, pe­ro don­de se pue­de res­pi­rar el am­bien­te me­die­val. Vi­si­ta­mos la igle­sia de Saint Na­zai­re, don­de des­ta­can sus cris­ta­le­ras y ro­se­to­nes mul­ti­co­lo­res.

Aca­ba­mos la vi­si­ta sa­lien­do de la Ci­té por la em­ble­má­ti­ca Por­te Nar­bon­nai­se, cu­ya ar­qui­tec­tu­ra nos trans­por­ta, una vez más, a cas­ti­llos ima­gi­na­rios de cuen­to.

Pa­ra ce­rrar la jor­na­da en Car­cas­so­ne, de­ci­di­mos es­pe­rar a que ano­chez­ca, cuan­do la ilu­mi­na­ción noc­tur­na da al mo­nu­men­to un as­pec­to aún más má­gi­co, con la mu­ra­llas ilu­mi­na­das re­cor­ta­das so­bre el fon­do ne­gro de la no­che.

Una ho­ra de ca­mino nos se­pa­ra de nues­tro apar­ta­men­to en Axat, a don­de lle­ga­mos ya bien en­tra­da la no­che, pa­ra ce­nar al­go li­ge­ro y re­cu­pe­rar fuer­zas con un buen des­can­so.

Nos des­per­ta­mos y, ¡sor­pre­sa!, a tra­vés de las ven­ta­nas de nues­tro apar­ta­men­to ve­mos que llue­ve y que ade­más ha­ce vien­to.

Le­jos de ame­dren­tar­nos, y con la fir­me idea de que he­mos ve­ni­do has­ta aquí pa­ra des­cu­brir el país cá­ta­ro, des­pués de un buen desa­yuno sa­li­mos en di­rec­ción a Mon­tsé­gur, el castillo cá­ta­ro sím­bo­lo de la re­sis­ten­cia. A me­di­da que va­mos avan­zan­do, el ter­mó­me­tro del co­che va in­di­can­do que la tem­pe­ra­tu­ra ba­ja ca­da vez más. Pa­ra cuan­do lle­ga­mos al apar­ca­mien­to, a los pies del castillo de Mon­tsé­gur, la tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior es de só­lo 4ºC!. Y no­so­tros he­mos traí­do ro­pa más bien ve­ra­nie­ga con pre­vi­sión de ca­lor.

Nos po­ne­mos en­ci­ma to­das las ca­pas de ro­pa po­si­ble e ini­cia­mos el as­cen­so has­ta el

castillo. Al po­co ra­to de ca­mi­nar, lle­ga­mos al Prat dels Cre­mats, lu­gar don­de en 1244 fue­ron que­ma­dos en la ho­gue­ra los más de 220 cá­ta­ros que no qui­sie­ron ab­ju­rar de su fe, a ma­nos de la in­qui­si­ción. Una es­te­la de pie­dra re­cuer­da es­te he­cho his­tó­ri­co.

A los 10 mi­nu­tos de em­pe­zar a su­bir, en­con­tra­mos en me­dio del bos­que la ta­qui­lla don­de hay que abo­nar la co­rres­pon­dien­te en­tra­da pa­ra po­der rea­li­zar la vi­si­ta del castillo. Tras una du­ra subida de unos 25 mi­nu­tos, lle­ga­mos al mag­ní­fi­co castillo de Mon­tsé­gur, si­tua­do es­tra­té­gi­ca­men­te en lo al­to de un pog, lo cual le otor­ga un as­pec­to de inex­pug­na­ble. Es­te castillo vi­vió du­ran­te los si­glos XII y XIII su má­xi­mo es­plen­dor, has­ta su ren­di­ción en 1244. Los his­to­ria­do­res coin­ci­den en de­cir que es­ta tra­ge­dia su­pu­so la des­apa­ri­ción del ca­ta­ris­mo.

Las vis­tas des­de es­ta impresionante ata­la­ya son mag­ní­fi­cas, a pe­sar de la nie­bla que cu­bre las mon­ta­ñas cir­cun­dan­tes y del fuer­te vien­to. Tras la ex­plo­ra­ción del lu­gar, des­cen­de­mos has­ta el co­che pa­ra se­guir nues­tra ru­ta de des­cu­bri­mien­to del país cá­ta­ro.

De ca­mino de re­gre­so ha­cia Axat, nos de­te­ne­mos unos ins­tan­tes en Fon­tes­tor­bes, don­de un cu­rio­so fe­nó­meno na­tu­ral pro­vo­ca un flu­jo in­ter­mi­ten­te del cau­dal de la fuen­te, que en po­cos mi­nu­tos y de ma­ne­ra cí­cli­ca pa­sa de un cau­dal prác­ti­ca­men­te ce­ro a los ca­si 2000 li­tros por se­gun­do.

Nos di­ri­gi­mos aho­ra al Castillo de Pey­re­pe­tu­se, una de las lla­ma­das cin­co hi­jas de Car­cas­so­ne, un con­jun­to de cas­ti­llos si­tua­dos en la fron­te­ra con Ca­ta­lu­ña, en la épo­ca, Reino de Ara­gón, que ase­gu­ra­ba una bue­na lí­nea de de­fen­sa. Las cin­co hi­jas de Car­cas­so­ne son los cas­ti­llos de Agui­lar, Qué­ri­bus, Pey­re­per­tu­se, Ter­mes y Pui­lau­rens.

En el ca­mino, ha­ce­mos una bre­ve pa­ra­da pa­ra te­ner una bue­na panorámica del Castillo de Qué­ri­bus y to­mar unas cuan­tas fo­tos de una de las her­ma­nas de nues­tro ob­je­ti­vo, el Castillo de Pey­re­per­tu­se. Qué­ri­bus fue el úl­ti­mo castillo cá­ta­ro en caer, des­pués del Castillo de Mon­tsé­gur, en el año 1255.

Pey­re­per­tu­se es el castillo del vér­ti­go, pues fue cons­trui­do en el si­glo XI so­bre un acan­ti­la­do ro­co­so de 800 me­tros de al­tu­ra. La vi­sión de es­te castillo des­de la zo­na de par­king es impresionante, y nos da una idea de las in­creí­bles vis­tas que de­be ha­ber des­de lo al­to de sus to­rres.

Pa­ra ac­ce­der a la mu­ra­lla del castillo in­fe­rior son ne­ce­sa­rios 15 mi­nu­tos de ca­mino por un es­tre­cho sen­de­ro que ro­dea el pe­ñón

ro­co­so ga­na­do al­tu­ra rá­pi­da­men­te. Es­te pri­mer castillo fue cons­trui­do en el si­glo XI por los re­yes de Ara­gón. Una vez den­tro del re­cin­to ex­plo­ra­mos to­dos sus rin­co­nes guia­dos por el fo­lle­to que nos fa­ci­li­tan en la en­tra­da.

Por en­ci­ma de nues­tras ca­be­zas, a un ni­vel aún más ele­va­do, que­da el castillo su­pe­rior, cons­trui­do pos­te­rior­men­te, cuan­do el castillo ya pa­só a po­se­sión fran­ce­sa. El ac­ce­so al se efec­túa me­dian­te una em­pi­na­da es­ca­li­na­ta que nos lle­va a la cús­pi­de del con­jun­to tras otros 15 mi­nu­tos de as­cen­so. Las vis­tas a las Cor­biè­res des­de la ca­pi­lla de Sant Jor­di son, co­mo ya se pre­su­mía, fan­tás­ti­cas.

Tras una ho­ra y me­dia de vi­si­ta es­ta­mos de nue­vo en el apar­ca­mien­to. El ca­mino de re­gre­so has­ta Axat lo ha­ce­mos dan­do un pe­que­ño ro­deo pa­ra atra­ve­sar el fa­mo­so des­fi­la­de­ro de las Gor­ges de Ga­la­mús, una impresionante crea­ción de la na­tu­ra­le­za que me­re­ce la pe­na vi­si­tar. La ca­rre­te­ra dis­cu­rre a lo lar­go de es­te ca­ñón tra­za­do por el río Agly por una cor­ni­sa ex­ca­va­da en la ro­ca en un tra­mo de unos dos ki­ló­me­tros, ofre­cien­do al vi­si­tan­te una in­creí­bles vis­tas.

A la sa­li­da del des­fi­la­de­ro, me­re­ce la pe­na ha­cer un pe­que­ño al­to pa­ra vi­si­tar la Er­mi­ta de San An­to­nio, en­cla­va­da en la ro­ca den­tro de las gru­tas na­tu­ra­les del ca­ñón.

Des­pués de un re­pa­ra­dor des­can­so en nues­tro apar­ta­men­to, em­pren­de­mos el ca­mino de re­gre­so a ca­sa, no sin an­tes ha­cer una bre­ve vi­si­ta panorámica al castillo de Pui­lau­rens. De­ci­di­da­men­te, nos ha que­da­do mu­cho por ver y des­cu­brir, por lo que ya va­mos pen­san­do en nues­tra pró­xi­ma vi­si­ta a la zo­na.

To­rre Mag­da­la de­di­ca­da a Ma­ría Mag­da­le­na en Ren­nes-le-Châ­teau

De­mo­nio en la igle­sia

Ren­nes-le-Châ­teau

Castillo de Pey­re­per­tu­se

Vis­ta de la Ci­té

Prat dels Cre­mats

Fe­nó­meno na­tu­ral Fon­tes­tor­bes

Castillo de Sais­sac

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.