Opor­to, dul­ce añe­jo y con ca­rác­ter

A ori­llas del río Due­ro, la se­gun­da ciu­dad de Por­tu­gal deleita al vi­si­tan­te con sus ca­lle­jue­las y ca­sas de azu­le­jos, sus li­bre­rias y sus cé­le­bres bo­de­gas

Magellan - - Seis Meses De Magellan - TEX­TO Y FO­TOS LAU­RA BUR­GUE­TE TRU­JI­LLO FE­CHA DEL VIA­JE 10/10/2014 A 13/10/2014

Si uno ima­gi­na una ciu­dad cos­mo­po­li­ta y mo­der­na, pe­ro a la vez tran­qui­la, bohe­mia, re­la­ja­da y tra­di­cio­nal, don­de co­mer de ma­ra­vi­lla, pa­sear ajeno al rit­mo fre­né­ti­co de las ca­pi­ta­les eu­ro­peas, y per­der­se en el tiem­po, no hay me­jor lu­gar que la ca­pi­tal del vino por­tu­gués por ex­ce­len­cia, la be­lla Opor­to.

Es­ce­na­rio per­fec­to de cual­quier bue­na no­ve­la con al­tas do­sis de nos­tal­gia –por al­go es­con­de una bue­na li­bre­ría en ca­da es­qui­na–, sus ca­sas de azu­le­jos y co­lo­res des­cor­cha­dos, que acu­san el pa­so del tiem­po y la hu­me­dad con na­tu­ra­li­dad, cu­brien­do por com­ple­to la co­li­na de­re­cha del río Due­ro, con­vier­ten Opor­to en un sin­fín de ca­lle­jue­las em­pi­na­das en las que per­der­se y enamo­rar­se.

Pa­ra no­so­tros, que bus­cá­ba­mos un des­tino pró­xi­mo y ase­qui­ble al que po­der ir unos días de va­ca­cio­nes fue to­do un des­cu­bri­mien­to. Más, si ade­más eres un aman­te del ba­ca­lao (en to­das sus va­rie­da­des), del buen vino y, cla­ro, de los sa­bo­res dul­ces.

Sa­li­mos des­de Bar­ce­lo­na con un vue­lo con­se­gui­do a muy buen pre­cio, con una com­pa­ñia low cost, y una vez allí, lle­gar al ho­tel, si­tua­do muy cer­ca de la es­ta­ción de Trin­da­de, fue pan co­mi­do: el me­tro de Opor­to –muy mo­derno y cui­da­do– te lle­va directo des­de el ae­ro­puer­to al cen­tro de la ciu­dad. Só­lo nos que­da­ba ins­ta­lar­nos y dis­fru­tar. Dis­po­nía­mos de tres días, pe­ro Opor­to se ve tran­qui­la y re­la­ja­da­men­te en dos, así que ha­bía­mos de­ci­di­do ex­pla­yar­nos en los re­co­rri­dos, en­trar a ver ba­res y lo­ca­les, y dis­fru­tar de sus bo­de­gas tan­to co­mo pu­dié­ra­mos.

DE CA­LLE­JUE­LA EN CA­LLE­JUE­LA, CA­MÍNO AL DUE­RO

Opor­to es la se­gun­da ciu­dad de Por­tu­gal, pe­ro a ojos del vi­si­tan­te, que pla­nea re­co­rrer bá­si­ca­men­te el cen­tro has­ta lle­gar a ori­llas del Due­ro, la ciu­dad pa­re­ce tan tran­qui­la y ase­qui­ble co­mo pe­que­ña. Se­rá que los pa­seos se ha­cen a gus­to, y el tiem­po pa­sa rá­pi­do y sin ha­cer­se pe­sa­do.

Ini­cia­mos nues­tra pri­me­ra jor­na­da cer­ca de la es­ta­ción de Trin­da­de, si­tua­da a po­cas ca­lles de la Praça da Re­pú­bli­ca. Nues­tro ob­je­ti­vo era ba­jar len­ta­men­te has­ta el río dis­fru­tan­do de ca­da ca­lle, así que em­pe­za­mos el des­cen­so por la Rua da Ba­ta­ria da Vi­tó­ria, una de las gran­des, y que nos lle­va­rá has­ta las Es­ca­das da Vi­tó­ria, unas es­ca­le­ras que em­pie­zan en un fa­bu­lo­so mi­ra­dor con vis­tas im­pre­sio­nan­tes de la ciu­dad: la Ca­te­dral de Opor­to pre­si­de el pa­no­ra­ma en lo al­to de la co­li­na, y el Due­ro pa­sa ma­jes­tuo­so a sus pies

ca­mino a su desem­bo­ca­du­ra. Re­co­rrien­do las ca­lle­jue­las que si­guen a la es­ca­le­ra, ade­más de las ca­rac­te­rís­ti­cas ca­sa con azu­le­jos de­co­ra­dos, des­cu­bri­mos otros te­so­ros co­mo el Ins­ti­tu­to do Vin­ho do Por­to, o el mercado Fe­rrei­ra Bor­ges, de hie­rro ro­jo y pie­dra, si­tua­do fren­te al Pa­la­cio de la Bol­sa, en la Pla­za In­fan­te Don En­ri­que. Se tra­ta de un an­ti­guo mercado de 1888 trans­for­ma­do ha­ce po­co en un fruc­tí­fe­ro y po­li­fa­cé­ti­co cen­tro cul­tu­ral. Lee­mos que allí se ha­cen ex­po­si­cio­nes, des­fi­les y con­cier­tos. No­so­tros nos con­for­ma­mos con to­mar­nos nues­tro pri­mer ape­ri­ti­vo de opor­to en la te­rra­za que han pues­to en la plan­ta su­pe­rior del mercado, jus­to an­tes de vi­si­tar el Pa­la­cio.

Por suer­te pa­ra no­so­tros, en el Pa­la­cio de la Bol­sa, un edi­fi­cio neo­clá­si­co de 1842 que ha­cía las fun­cio­nes de se­de de la Aso­cia­ción

Co­mer­cial de Opor­to, or­ga­ni­zan vi­si­tas guia­das a buen pre­cio, y la ver­dad es que re­sul­tan in­tere­san­tes pa­ra aque­llos que quie­ran co­no­cer la his­to­ria, ya no só­lo de la ciu­dad, sino tam­bién de Por­tu­gal. Lo más impresionante del Pa­la­cio es sin du­da su Sa­lón Ára­be, ins­pi­ra­do en la Al­ham­bra de Gra­na­da (Es­pa­ña), es tan re­car­ga­do co­mo fas­ci­nan­te.

Sa­lien­do del Pa­la­cio ya pue­de oír­se el cau­ce del Due­ro, que que­da a só­lo una ca­lle de dis­tan­cia. Nos que­da úni­ca­men­te vi­si­tar la Igle­sia de San Fran­cis­co, si­tua­da en la ca­lle ad­ya­cen­te al Pa­la­cio, an­tes de sa­lir al Cais da Ri­bei­ra, el pa­seo pea­to­nal a ori­llas del río des­de don­de se pue­de apre­ciar en to­do su es­plen­dor el impresionante Puen­te Luís I, sin du­da la foto más co­no­ci­da de la ciu­dad. En el pa­seo uno pue­de dis­fru­tar de la mú­si­ca de ar­tis­tas ca­lle­je­ros en al­guno de los ba­res que hay cer­ca, o pa­sear en­tre los pues­tos am­bu­lan­tes, dón­de ven­den li­bros, jo­yas, y otros sou­ve­nirs, mu­chas ve­ces fa­bri­ca­dos con cor­cho (des­de bol­sos a za­pa­tos), al­go muy tí­pi­co al pa­re­cer en la ciu­dad.

El pa­seo lle­ga has­ta el se­gun­do ni­vel del puen­te, una impresionante cons­truc­ción

de 1886 que tie­ne una cu­rio­sa his­to­ria: fue cons­trui­do fi­nal­men­te por el in­ge­nie­ro Théop­hi­le Sey­rig des­pués de que el go­bierno no acep­ta­ra un pro­yec­to de la fir­ma Gus­ta­ve Eif­fel por ser po­co prác­ti­ca.

El puen­te une Opor­to con Vi­la No­va de Gaia, una lo­ca­li­dad si­tua­da en el mar­gen iz­quier­do del río, hoy per­te­ne­cien­te al área me­tro­po­li­ta­na de Opor­to, que es so­bre­to­do co­no­ci­da por al­ber­gar las bo­de­gas de vin­ho do Por­to (co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo opor­to). Y a eso efec­ti­va­men­te íba­mos, a ca­tar­lo co­no­cien­do su ori­gen y su his­to­ria.

Des­pués de in­for­mar­nos un po­co so­bre nom­bres y mar­cas de opor­to nos ha­bía­mos de­ci­di­do por las bo­de­gas W.&J. Graham’s, his­tó­ri­ca­men­te, de las más re­le­van­tes. Es­tán si­tua­das en lo al­to de una co­li­na, y son de las que más ale­ja­das del cen­tro que­dan, pe­ro el pa­seo me­re­ce la pe­na. La bo­de­ga da­ta de 1820 y era pro­pie­dad de una fa­mi­lia de es­co­ce­ses que de­ci­dió mu­dar­se a Opor­to pa­ra pro­du­cir vi­nos de ca­li­dad. La vi­si­ta guia­da es in­tere­san­te y te lle­va a tra­vés de sa­las, mu­seos, ba­rri­cas y to­ne­les pa­ra ter­mi­nar de­gus­tan­do tres ti­pos de opor­to, de más a me­nos añe­jo. La ver­dad es que me­re­ce la pe­na vi­si­tar cual­quie­ra de las bo­de­gas más re­co­no­ci­das pa­ra co­no­cer la his­to­ria de es­te par­ti­cu­lar vino, de fór­mu­la tan ge­nial co­mo ex­clu­si­va, cu­yos orí­ge­nes se re­mon­tan al si­glo XIV, y que es hoy re­co­no­ci­do a ni­vel mun­dial. Re­sul­ta cu­rio­so, por ejem­plo, que aun­que se tra­te de un vino por­tu­gués es­té di­rec­ta­men­te vin­cu­la­do a Gran Bretaña. Es, de he­cho, el pro­duc­to estrella de una alian­za po­lí­ti­ca. In­gla­te­rra ha­bía ayu­da­do a Por­tu­gal en su lu­cha con­tra los es­pa­ño­les y en agra­de­ci­mien­to, Por­tu­gal le con­ce­dió cier­tos pri­vi­le­gios pa­ra pro­du­cir vi­nos en el país. De ahí que mu­chas de las bo­de­gas ten­gan hoy nom­bre in­glés, ya que a par­tir de 1703 se otor­gó el mo­no­po­lio de los vi­nos por­tu­gue­ses a la co­ro­na bri­tá­ni­ca. Se­ría en 1756 cuan­do el mar­qués de Pom­bal, pri­mer mi­nis­tro por­tu­gués, re­gu­la­ría su pro­duc­ción pa­ra crear la que se­ría la pri­me­ra de­no­mi­na­ción de ori­gen de vi­nos de la his­to­ria. Ahí es na­da.

Rea­li­za­da la ca­ta, la post-ca­ta, y el pa­seo de vuel­ta a la ori­lla de­re­cha del río vien­do atar­de­cer, era ho­ra de es­co­ger lu­gar pa­ra la ce­na. La me­jor elec­ción fue que­dar­se cer­ca del puer­to y dis­fru­tar del pri­mer pla­to de ba­ca­lao de nues­tro via­je –y, efec­ti­va­men­te, ni mu­cho me­nos el úl­ti­mo–, en un res­tau­ran­te que nos ha­bía recomendado una ami­ga, el Ade­gas S.Ni­co­lau (rua de São Ni­co­lau, 1). Es­tá si­tua­do en la zo­na de la Ri­bei­ra, que es­tá lle­na de res­tau­ran­tes tu­rís­ti­cos, al­gu­nos de los cua­les no pa­re­cen muy re­co­men­da­bles, con pre­cios al­tos y pla­tos es­ca­sos, al­go que lue­go com­pro­ba­mos, es muy po­co por­tu­gués, pe­ro és­te re­sul­tó to­do un acier­to: tra­to más que agra­da­ble y pla­tos bue­ní­si­mos. Es­tá un po­co más ale­ja­do de pa­seo, es pe­que­ño, y tu­vi­mos que ha­cer

un po­co de co­la pa­ra sen­tar­nos, pe­ro tie­ne unas me­si­tas en la ca­lle con vis­tas al río es­tu­pen­das y un am­bien­te muy fa­mi­liar, de bo­de­ga. Pe­di­mos ba­ca­lao al horno, pul­po y un buen vin­ho ver­de, a mi gus­to, aún me­jor que el tí­pi­co opor­to.

AS­CEN­SO A LA CUM­BRE EN­TRE JAR­DI­NES Y AZU­LE­JOS

A la ma­ña­na si­guien­te to­ca­ba vi­si­tar a pri­me­ra ho­ra los jar­di­nes del Pa­la­cio de cris­tal, un cu­rio­so edi­fi­cio cir­cu­lar cu­bier­to por una gran bó­ve­da que re­cuer­da a una na­ve es­pa­cial, y el Mu­seo Ro­mán­ti­co, que ha­ce, por su ubi­ca­ción, ho­nor a su nom­bre. Los jar­di­nes, con di­fe­ren­tes es­pe­cies de ani­ma­les y plan­tas son una de­li­cia, y co­mo no, ofre­cen va­rios mi­ra­do­res al Due­ro des­de lo al­to de la co­li­na en la que se si­túa el Pa­be­llón.

Tras el ro­mán­ti­co pa­seo nos di­ri­gi­mos a la Ca­sa da Mú­si­ca de Opor­to, a la que lle­ga­mos por la ru­ta D. Ma­nuel II, pre­cio­sa con sus ca­sa tí­pi­cas de azu­le­jos. La Ca­sa da Mú­si­ca re­sul­tó par­ti­cu­lar­men­te im­pac­tan­te por el con­tras­te con el entorno. Obra del ho­lan­dés Rem Kool­haas, es sin du­da lo más mo­derno de la ciu­dad y, pe­se a que se inau­gu­ró en 2005, es tam­bién ya to­do un sím­bo­lo.

Vis­to el in­te­rior, vol­vi­mos a Trin­da­de en me­tro pa­ra ini­ciar, es­ta vez, el as­cen­so al que, nos pa­re­cía, era el pun­to más al­to de la ciu­dad: la Plaça Te­rrei­ro Sé. Allí se en­cuen­tra la to­rre me­die­val de Opor­to, des­de don­de se pue­de cru­zar el pun­te Luís I en fu­ni­cu­lar por su pun­to más al­to, y por su­pues­to la Ca­te­dral de la ciu­dad, que pue­de ver­se des­de ca­si to­dos los pun­tos del cen­tro por su al­tu­ra.

Una vez arri­ba era ho­ra de co­mer. En­con­tra­mos si­tio en una pla­za pró­xi­ma, en un bar que nos re­co­men­dó un lo­cal (que lue­go re­sul­tó ser un guía no oficial que te ayu­da a cam­bio de unas mo­ne­das). El si­tio, sin em­bar­go, era bue­ní­si­mo en re­la­ción ca­li­dad­pre­cio. Co­mi­mos de nue­vo ba­ca­lao, es­ta vez des­mi­ga­do, con que­so y pa­ta­tas al horno. El me­jor del via­je sin du­da Lue­go, con la tri­pa ya lle­na, cru­za­mos de nue­vo el puen­te y des­cen­di­mos en te­le­fé­ri­co has­ta la ori­lla iz­quier­da del río. Un via­je cor­to y qui­zá un po­co ca­ro que sin em­bar­go me­re­ce la pe­na aun­que so­lo sea por las fo­tos.

De vuel­ta a la ori­lla de­re­cha del río, y tras la re­gla­men­ta­ria co­pa de opor­to, de­ci­di­mos ha­cer ho­nor al apo­do de ciu­dad li­te­ra­ria que re­ci­be Opor­to y vi­si­tar su li­bre­ría más co­no­ci­da, la Le­llo e Ir­mao, con­si­de­ra­da ade­más la más bo­ni­ta de Eu­ro­pa, y con ra­zón. Es de es­ti­lo neo­gó­ti­co, da­ta de 1906, y por den­tro, su es­ca­li­na­ta y su vi­drie­ra en el te­cho la ha­cen impresionante. Los li­bros lo ocu­pan to­do, has­ta el te­cho. Es­tán co­lo­ca­dos en es­tan­tes de ma­de­ra ma­ci­za y bri­llan­te, co­mo la es­ca­le­ra que ocu­pa el es­pa­cio cen­tral, que es li­te­ral­men­te de cuen­to. Den­tro leí­mos que allí se ha­bían fil­ma­do es­ce­nas de las pe­lí­cu­las

de Harry Pot­ter y que J.K. Row­ling se ha­bía ins­pi­ra­do en la ciu­dad pa­ra es­cri­bir cier­tos ca­pí­tu­los de los li­bros. Lás­ti­ma que no de­ja­ran ha­cer fo­tos en el in­te­rior.

Ya fue­ra, muy cer­ca de la bi­blio­te­ca, nos en­con­tra­mos con la To­rre de los Clé­ri­gos, la to­rre más al­ta de Por­tu­gal y otro de los sím­bo­los de Opor­to. Des­de lo al­to hay sin du­da las me­jo­res vis­tas de la ciu­dad, pe­ro, ad­ver­ten­cia pa­ra na­ve­gan­tes, hay que su­bir más de 200 es­ca­lo­nes pa­ra po­der dis­fru­tar­las. Lue­go nos di­ri­gi­mos a la Igle­sia de São Jo­sé das Tai­pas y los jar­di­nes co­lin­dan­tes, que me­re­cen un pa­seo y una pau­sa lar­ga. Co­mo ya ano­che­cía em­pe­za­mos a an­dar ha­cia nues­tro ba­rrio. Ce­na­mos cer­ca del ho­tel, en un bar tí­pi­co, la fa­mo­sa fran­ce­sin­ha por­tu­gue­sa, un ti­po de sánd­wich muy tí­pi­co en Por­tu­gal que fue crea­do pre­ci­sa­men­te en Opor­to, se­gún la ma­yo­ría, por el co­ci­ne­ro Da­niel Da­vid Sil­va. En reali­dad con­sis­te en una re­ba­na­da de pan de mol­de, re­lle­na de em­bu­ti­do y car­ne, re­cu­bier­ta con otra re­ba­na­da de pan tos­ta­da y con que­so gra­ti­na­do por en­ci­ma. To­do se sir­ve en una ca­ce­ro­la re­ple­ta de una sal­sa pi­can­te he­cha de cer­ve­za

y to­ma­te. Un de­lei­te pa­ra mu­chos que fue un pe­lín ex­ce­si­vo pa­ra mi gus­to. Se­rá que soy más de pes­ca­do y vino… Pe­ro coin­ci­do en que hay que pro­bar­la.

Al día si­guien­te nos mar­chá­ba­mos, pe­ro aún te­nía­mos tiem­po por la ma­ña­na pa­ra acer­car­nos al Mercado de Bol­hao, un lu­gar un po­co aban­do­na­do y de­ca­den­te que sin em­bar­go guar­da al­go de nos­tál­gi­co y tra­di­cio­nal que te ha­ce pa­sear­te en­tre sus pues­tos de pan, pes­ca­do, flo­res y es­ta­tui­llas y sen­tir que es­tás vien­do la ver­da­de­ra Opor­to. Sus pues­tos es­tán den­tro de la es­truc­tu­ra de un edi­fi­cio neo­clá­si­co de 1850, que a su vez no que­da muy le­jos del Ca­fé Ma­jes­tic, la lu­jo­sa ca­fe­te­ría dón­de desa­yu­na­ría­mos esa ma­ña­na. Al pa­re­cer el Ma­jes­tic (San­ta Ca­ta­ri­na, 112) es to­da una ins­ti­tu­ción, ya no só­lo en Opor­to, sino en Por­tu­gal. Abier­to des­de 1921, el bar –y sus camareros– es­tá am­bien­tan­do al más pu­ro es­ti­lo Be­lle Epo­que: si­llas de ma­de­ra, lám­pa­ras de épo­ca, me­sas de már­mol, un piano… Un pe­que­ño pla­cer que re­sul­tó per­fec­to co­mo des­pe­di­da de la ciu­dad: con sa­bor a dul­ce y he­cha a si mis­ma a fue­go len­to con el pa­so del tiem­po. Ya se sa­be, co­mo el me­jor opor­to.

Vis­tas des­de el mi­ra­dor de las Es­ca­das da Vi­tó­ria

Pla­za In­fan­te Don En­ri­que

Cais da Ri­bei­ra, con el puen­te Luís I de fon­do

Ca­ta de opor­to en las bo­de­gas W.&J. Graham's

Jar­di­nes del Pa­la­cio de Cris­tal y el Mu­seo Ro­mán­ti­co

Las ca­lles de Opor­to, con sus edi­fi­cios de azu­le­jos

Mo­nu­men­to a los 'He­róis da Gue­rra Pe­nin­su­lar' cer­ca de la Ca­sa da Mú­si­ca

Te­le­fé­ri­cos has­ta Vi­la No­va de Gaia

Tí­pi­co tran­vía de la ciu­dad

Vis­tas des­de la Plaça Te­rrei­ro Sé

La orí­lla de­re­cha del Due­ro,

a su pa­so por Opor­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.