Un 4 de Ju­lio en Jack­son­vi­lle

Fies­ta, ri­tos pin­to­res­cos y per­so­na­jes va­rio­pin­tos son lo que las ce­le­bra­cio­nes del Día de la In­de­pen­den­cia deparan al vi­si­tan­te

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS MO­NI­CA CECERE FE­CHA DEL VIA­JE JU­LIO 2014

Nos in­fil­tra­mos en las ce­le­bra­cio­nes del Día de la In­de­pen­den­cia Ame­ri­ca­na con una eu­ro­pea, ¡to­da una ex­pe­rien­cia!

Mi 4 de ju­lio en los Es­ta­dos Uni­dos fue al­go com­ple­ta­men­te ines­pe­ra­do y muy es­pe­cial. En pri­mer lu­gar por­que lo pa­sé en Jack­son­vi­lle Beach, una lo­ca­li­dad que no es pre­ci­sa­men­te un des­tino tu­rís­ti­co, y en se­gun­do lu­gar, por­que tu­ve la gran suer­te de po­der vi­vir­lo con una fa­mi­lia de ami­gos ame­ri­ca­nos que me per­mi­tie­ron dis­fru­tar de su fa­mo­sa fies­ta na­cio­nal co­mo una de ellos.

Jack­son­vi­lle Beach es una pe­que­ña ciu­dad cos­te­ra si­tua­da al nor­te de Flo­ri­da, ba­ña­da por las aguas del Oceano Atlán­ti­co y con lar­guí­si­mas pla­yas de are­na blan­ca, que se ca­rac­te­ri­zan por te­ner al­tas du­nas cu­bier­tas de grue­sas ca­ñas, y que es­tán pro­te­gi­das por la re­gu­la­ción del me­dio am­bien­te, ya que es allí don­de las tor­tu­gas ma­ri­nas de­po­si­tan sus hue­vos.

Las aguas del Atlán­ti­co re­ga­lan con fre­cuen­cia olas de gran al­tu­ra, lo que re­pre­sen­ta un ver­da­de­ro pa­raí­so pa­ra mu­chos de los sur­fe­ros que vi­si­tan las pla­yas de la lo­ca­li­dad, al­go ra­ro pa­ra mi, más acos­tum­bra­da a las pro­fun­das, lím­pi­das y tran­qui­las aguas del mar Me­di­te­rrá­neo

Las ce­le­bra­cio­nes co­men­za­ron ya des­de la tar­de del día an­te­rior. Matt­hew y Gray, mis an­fi­trio­nes, co­lo­ca­ron un keg –un ba­rril de cer­ve­za de 32 ga­lo­nes, que co­rres­pon­den a unos 117 li­tros– en el in­te­rior de un enor­me cu­bo lleno de hie­lo. Cuan­do la cer­ve­za ha­bía al­can­za­do una bue­na tem­pe­ra­tu­ra mis ami­gos se de­di­ca­ron a in­vi­tar a los ami­gos y co­no­ci­dos que pa­sa­ban por allí a to­mar

par­te en el re­to del keg stan­ding que con­sis­te ni más ni me­nos que en com­pro­bar quien re­sis­te más tiem­po be­bien­do cer­ve­za mien­tras dos per­so­nas sos­tie­nen el gran ba­rril, y la ter­ce­ra, con el tu­bo del dis­pen­sa­dor en la bo­ca,, va lle­nán­do­se la gar­gan­ta has­ta que ya no pue­de más. No ha­bía vis­to al­go igual en la vi­da, ni por su­pues­to, lo ha­bía pro­ba­do, pe­ro es una ex­pe­rien­cia que acon­se­jo no per­der­se si se tie­ne oca­sión...

Tras la ce­na, que tu­vo lu­gar en el pra­do si­tua­do fren­te a la ca­sa, nos fui­mos a uno de los pubs más fa­mo­sos de la zo­na, en el que es­tu­vi­mos bai­lan­do has­ta al­tas ho­ras de la no­che, al son de la mú­si­ca de una gran ban­da que to­ca­ba reg­gae mez­cla­do con no­tas de rock y de rap. Fue una no­che de di­ver­sión y al­go de lo­cu­ra que ter­mi­nó en la pla­ya, en la que mi­les de per­so­nas ha­bían acam­pa­do de las ma­ne­ras más di­fe­ren­tes. In­clu­so ha­bía quien ha­bía ex­ca­va­do una es­pe­cie de trin­che­ra don­de ha­bía co­lo­ca­do una me­sa en el cen­tro, si­llas al­re­de­dor y una pér­go­la de plás­ti­co cu­brién­do­lo to­do. Tam­bién ha­bían tien­das de cam­pa­ña, sa­cos de dor­mir por do­quier mez­cla­dos con las más va­rio­pin­tas cons­truc­cio­nes di­se­mi­na­das en aque­lla ex­ten­sión gi­gan­tes­ca de are­na. Can­ta­mos, co­mi­mos, y con­ti­nua­mos be­bien­do has­ta pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na.

Por la ma­ña­na me des­per­té pron­to (bueno, re­la­ti­va­men­te pron­to, con­si­de­ran­do la

ho­ra en la que nos fui­mos a la ca­ma...). Pe­ro es que aque­lla ma­ña­na no era una ma­ña­na cual­quie­ra, era la ma­ña­na del 4 de Ju­lio, el Día de la In­de­pen­den­cia Ame­ri­ca­na, el día del or­gu­llo con ba­rras y es­tre­llas; el día en el que, al con­tra­rio de lo que se pue­da pen­sar, la iden­ti­dad na­cio­nal se con­vier­te en el pre­tex­to pa­ra trans­for­mar to­do en un gran cir­co anár­qui­co en el que no exis­ten re­glas o nor­mas, con ex­cep­ción del res­pe­to por los otros.

La ca­sa de Matt, en la pla­ya, es­ta­ba in­mer­sa en el si­len­cio, to­dos los de­más dor­mían. No ha­bía ni un al­ma por la ca­lle, y aque­lla zo­na de la ciu­dad que se ex­tien­de jun­to a la cos­ta pre­sen­ta­ba un as­pec­to com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te al de la no­che an­te­rior, cuan­do fue in­va­di­da por per­so­nas cu­yo úni­co ob­je­ti­vo era di­ver­tir­se. Me pre­pa­ré y me pu­se el ba­ña­dor dis­pues­ta a acer­car­me a la pla­ya y dis­fru­tar de aque­lla inusi­ta­da so­le­dad.

En lu­gar de eso me vi mon­ta­da en la bi­ci­cle­ta ca­mino del su­per­mer­ca­do con Josh, que se ha­bía le­van­ta­do en el mo­men­to en el que es­ta­ba a pun­to de sa­lir por la puer­ta. “Quie­ro ha­cer el desa­yuno y ne­ce­si­ta­mos hue­vos y ba­con. ¿Te vie­nes?”. “¡Cla­ro que voy!” con­tes­té. En­trar en los su­per­mer­ca­dos ame­ri­ca­nos era pa­ra mi lo mis­mo que pa­ra un ni­ño en­trar en un par­que de atrac­cio­nes: mi­les de pro­duc­tos di­fe­ren­tes, pa­ra ser des­cu­bier­tos uno a uno, or­de­na­dos con una pre­ci­sión ca­si ma­niá­ti­ca, se­gún la ca­te­go­ría, ti­po y mar­ca. Ca­da vez que des­cu­bría al­go nue­vo me en­tra­ban ga­nas de ex­pe­ri­men­tar nue­vos pla­tos y au­men­ta­ba mi cu­rio­si­dad por co­no­cer la co­ci­na del lu­gar.

Aque­llas in­cur­sio­nes en los su­per­mer­ca­dos me per­mi­tían ha­cer una es­pe­cie de es­tu­dio so­cio­ló­gi­co de aque­lla gen­te de un sur opues­to al mío. Ob­ser­va­ba sus com­por­ta­mien­tos de com­pra, la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se en­tre las per­so­nas, y me con­ven­cía ca­da vez más de que la teo­ría de Feuer­bach, “so­mos lo que co­me­mos”. Fue una de las ob­ser­va­cio­nes fi­lo­só­fi­cas más agu­das de los úl­ti­mos dos si­glos. Mu­je­res y hom­bres or­de­na­dos co­mo los pro­duc­tos en las es­tan­te­rías, son­rien­do, re­la­ja­dos y tan se­duc­to­res co­mo en los anun­cios más es­te­reo­ti­pa­dos de co­mi­da y be­bi­da. Igual de ági­les y prác­ti­cos co­mo los pla­tos que sue­len pre­pa­rar, y de los cua­les no cui­dan mu­cho la pre­sen­ta­ción, o el mo­do de co­mer­los, ac­ti­tud que se re­fle­ja tam­bién en sus atuen­dos y en sus mo­dos po­co im­pos­ta­dos.

La ex­cur­sión al su­per­mer­ca­do re­sul­tó tan di­ver­ti­da co­mo edu­ca­ti­va. Jun­tos es­co­gi­mos

el me­jor bei­con, y los hue­vos de ga­lli­na de co­rral, des­pués de ha­ber leído y co­men­ta­do to­das las eti­que­tas. Le di­je a Josh que yo tam­bién que­ría con­tri­buir a la fies­ta ro­ja, azul y blan­ca por lo que –yen­do con­tra mis prin­ci­pios cu­li­na­rios, pe­ro sa­be­do­ra que a ve­ces hay que sal­tár­se­los cuan­do la oca­sión lo re­quie­re– com­pré va­rios biz­co­chos, na­ta y arán­do­nos fres­cos pa­ra ren­dir ho­nor a los co­lo­res de la ban­de­ra del país que me es­ta­ba aco­gien­do.

La decisión más di­fí­cil fue la de ele­gir las cer­ve­zas, de­ce­nas de va­rie­da­des, na­tu­ra­les o aro­ma­ti­za­das, pro­ce­den­tes de to­das las par­tes del mun­do: el pa­raí­so de la ce­ba­da y el lú­pu­lo. Por suer­te, Josh vino en mi ayu­da pa­ra que pu­die­ra acer­tar en mi elec­ción.

Vol­vi­mos a ca­sa con nues­tras bol­sas, sa­tis­fe­chos co­mo unos ni­ños de re­gre­so de un par­que de atrac­cio­nes, ca­da uno con su pro­pio ju­gue­te, y nos pu­si­mos en­se­gui­da ma­nos a la obra a pre­pa­rar nues­tras es­pe­cia­li­da­des.

Mien­tras tan­to, la ca­sa de la pla­ya ha­bía em­pe­za­do a co­brar vi­da, y la co­ci­na se con­vir­tió po­co a po­co en pun­to de en­cuen­tro de sus ha­bi­tan­tes. Lle­ga­ron otros ami­gos, en­tre los cua­les She­rri, la me­jor ami­ga de Josh, car­ga­da a su vez con una bol­sa de la com­pra con gam­bas, le­che de co­co, en­sa­la­da, pan y agua­ca­tes. “Es­tos son pa­ra ti” me di­jo, “los he com­pra­do en el mercado de un cam­pe­sino es­ta ma­ña­na”. She­rri me co­no­ce bien y sa­be que es­te ti­po de re­ga­los son los que me ha­cen fe­liz. Y ya que mi fe­li­ci­dad se ba­sa en la sa­tis­fac­ción de dar pla­cer, trans­for­mé –re­in­ter­pre­tan­do li­ge­ra­men­te la re­ce­ta ori­gi­nal– aque­llos fru­tos ver­des y cre­mo­sos en un fres­co gua­ca­mo­le pa­ra com­par­tir­lo en la ce­na con to­do el mun­do.

El día trans­cu­rrió tran­qui­la­men­te, y tras re­gre­sar del mercado del pes­ca­do es­tu­vi­mos ca­mi­nan­do por las ca­lles de la lo­ca­li­dad re­ple­tas de bi­ci­cle­tas y ska­tes. Lue­go dis­fru­ta­mos de ba­ños muy di­ver­ti­dos sor­tean­do olas gi­gán­te­cas en el océano, y pa­sea­mos a lo lar­go de la in­fi­ni­ta pla­ya lle­na de los per­so­na­jes más pin­to­res­cos nun­ca vis­tos y que has­ta ese mo­men­to, pen­sa­ba que exis­tían só­lo en las pe­lí­cu­las y en un mun­do de fan­ta­sía.

Por la no­che se ha­bía or­ga­ni­za­do una fan­tás­ti­ca ce­na en la que se reunió un gran nú­me­ro de in­vi­ta­dos. Pre­pa­ré una fri­tu­ra de pa­ne­lle (una es­pe­cia­li­dad de Pa­ler­mo) y co­ci­né

el pes­ca­do si­guien­do la tra­di­ción si­ci­lia­na. Por su­pues­to ha­bía tam­bién gua­ca­mo­le, así co­mo en­sa­la­das va­ria­das, sal­sas y unas os­tras in­creí­bles co­ci­na­das en la bar­ba­coa. Se co­mió y se be­bió mu­chí­si­mo, char­lan­do y ha­cien­do bro­mas du­ran­te lar­gas ho­ras has­ta que el úl­ti­mo de los in­vi­ta­dos de­jó la fies­ta. Matt, Gray, Josh y yo nos quedamos tum­ba­dos en las ha­ma­cas co­men­tan­do to­do lo que el día nos ha­bía de­pa­ra­do y bro­mean­do so­bre la vi­da y so­bre no­so­tros. Con la lle­ga­da de las pri­me­ras lu­ces del al­ba, can­sa­dos pe­ro con­ten­tos, nos fui­mos a nues­tras ha­bi­ta­cio­nes pa­ra caer ren­di­dos en­tre los dul­ces bra­zos de Mor­feo.

El re­to del 'keg stan­ding'

La ca­sa de la pla­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.