Ro­ma, la ciu­dad mu­seo

Po­cos lu­ga­res cau­ti­van tan­to al vi­si­tan­te co­mo la ca­pi­tal ita­lia­na, que re­sis­te te­naz el pa­so de los si­glos con una sa­lud de hie­rro. Se­rá la piz­za al ta­glio...

Magellan - - Sumario - TEX­TO AN­NA CA­MÓN GA­YA FO­TOS ALE­JAN­DRO AL­ME­NAR Y AN­NA CA­MÓN GA­YA FE­CHA DEL VIA­JE 20/09/2013 A 09/04/2014

Des­cu­bri­mos los se­cre­tos más jó­ve­nes de la ciu­dad eter­na: ar­te, res­tau­ran­tes, bue­nos pa­seos y lo­ca­les de mo­da.

To­dos he­mos oí­do ha­blar de la cit­tà eter­na, la ciu­dad eter­na, la cu­na de nues­tra ci­vi­li­za­ción. Pues bien, yo tu­ve el pri­vi­le­gio de con­se­guir una be­ca Eras­mus en la be­lla Ro­ma por pu­ra ca­sua­li­dad. El ca­so es que yo no la ha­bía vi­si­ta­do nun­ca y, lle­na de ilu­sio­nes, ex­pec­ta­ti­vas e in­cer­ti­dum­bre, lle­gué a Ro­ma, pa­de­cien­do y su­frien­do el caos que tan­to la ca­rac­te­ri­za. De re­pen­te, el es­trés y la an­gus­tia se apo­de­ra­ron de mí en cuan­to me vi arras­tran­do mi gi­gan­tes­ca ma­le­ta de un la­do pa­ra otro, ro­dan­do a du­ras pe­nas so­bre los irre­gu­la­res ado­qui­nes que con­for­man la ma­yor par­te de ca­mi­nos y ca­rre­te­ras de la ciu­dad, que, aun­que no es prác­ti­co (y so­bre to­do, chi­cas, con ta­co­nes) es una de las co­sas que la ha­cen uno de los si­tios con más en­can­to que yo nun­ca ha­ya vis­to. El he­cho de que, en ca­si ca­da es­qui­na, el pe­li­gro a mo­rir atro­pe­lla­do te ace­che, y que, en trans­por­te pú­bli­co só­lo pue­das con­tar con dos lí­neas de me­tro (y una ter­ce­ra que es só­lo postureo por­que pue­den pa­sar si­glos has­ta que la es­tre­nen, te­nien­do en cuen­ta la cal­ma y tran­qui­li­dad con la que se to­man las co­sas) no ayu­da­ron a agi­li­zar mi re­co­rri­do.

Os pre­gun­ta­réis có­mo pue­de ser que una ciu­dad ca­pi­tal co­mo Ro­ma es­té tan mal co­mu­ni­ca­da y la res­pues­ta es fá­cil, ya que de­bi­do a la gran can­ti­dad de ya­ci­mien­tos que el sub­sue­lo ro­mano es­con­de, re­sul­ta com­pli­ca­dí­si­mo crear una bue­na red sub­te­rrá­nea de trans­por­te. Es uno de los hán­di­caps de la ciu­dad, pa­ra mí el úni­co, mo­ti­vo por el que aca­bas yen­do a pie a to­dos la­dos,

jun­to a que los pa­seos son muy agra­da­bles en la gran ciu­dad mu­seo.

Al se­gun­do día de mi es­tan­cia de­ci­dí efec­tuar mi pri­me­ra vuel­ta de re­co­no­ci­mien­to y to­dos esos ma­les se des­va­ne­cie­ron: que­dé com­ple­ta­men­te enamo­ra­da de to­dos y ca­da uno de sus rin­co­nes, des del tem­plo del Pan­teón, con sus co­lum­nas ro­ma­nas de ca­pi­to­lios co­rin­tios has­ta el Fo­ro Ro­mano. Con un po­co de ima­gi­na­ción, pue­des mi­rar más allá de las pie­dras y reconstruir la an­ti­gua ciu­dad, vi­sua­li­zan­do las múl­ti­ples lu­chas en­tre gla­dia­do­res que per­ma­ne­cen en­tre las pa­re­des y el es­pí­ri­tu del Co­li­seo. Po­dría pa­sar­me 10 pá­gi­nas es­cri­bien­do acer­ca de lu­ga­res que uno no de­be per­der­se, pe­ro eso lo po­dréis en­con­trar en cual­quier guía tu­rís­ti­ca, no obs­tan­te me sien­to obli­ga­da a men­cio­nar al­gu­nos de ellos, co­mo por ejem­plo Piaz­za Spag­na que co­mu­ni­ca, a tra­vés de gran­des es­ca­li­na­tas cu­bier­tas de flo­res, Via del Cor­so (una lar­ga e im­por­tan­te ca­lle co­mer­cial) con un lar­go y bo­ni­to pa­seo –cui­da­do con la pe­que­ña fuen­te que se en­cuen­tra a mi­tad de és­te, arras­tra a los aman­tes del li­mo­tón a na­dar en ella– que desem­bo­ca en un am­plio mi­ra­dor con vis­tas a Piaz­za del Po­po­lo y a to­da la ciu­dad.

Jus­to de­trás se en­cuen­tra Vi­lla Borg­he­se, uno de los par­ques em­ble­má­ti­cos de Ro­ma, don­de acu­den los enamo­ra­dos a con­tem­plar ro­mán­ti­cas pues­tas de sol al son de “tears on

hea­ven” de la mano de un fiel gui­ta­rris­ta que ofre­ce su ta­len­to a dia­rio; tam­bién fa­mi­lias de pa­seo, tu­ris­tas o gru­pos de ami­gos con cer­ve­zas. Los par­ques o vi­llas de Ro­ma son al­go que real­men­te me cau­ti­vó, son sal­va­jes, gran­des y muy am­plios. Mu­chos dis­cre­pa­rán pe­ro, en mi hu­mil­de opi­nión, el rey de to­dos ellos es Vi­lla Do­ria Pamp­hi­li, al que se tar­da al­go de tiem­po en lle­gar, pe­ro que, sin du­da, no de­frau­da. Na­die se arre­pien­te en cuan­to te atra­vie­sa sus gran­des hec­tá­reas de bos­que, que con­tie­nen un la­go re­ple­to de pa­tos y tor­tu­gas, fuen­tes, ca­riá­ti­des, cue­vas con es­cul­tu­ras y un gran pa­la­cio en el que, avi­so des de ya, uno no se de­be aden­trar pa­ra ver más de cer­ca el la­be­rin­to. Pue­de sa­lir­te ca­ra la ju­ga­da.

No es ne­ce­sa­rio su­cum­bir a la de­ses­pe­ra­ción y a la ayu­da de los ma­pas pa­ra en­con­trar los pun­tos cla­ve de la ciu­dad, sim­ple­men­te hay que per­der­se en­tre los ca­lle­jo­nes del cen­tro y sin sa­ber có­mo, ellos te con­du­ci­rán a Piaz­za Na­vo­na, que se re­co­no­ce en­se­gui­da por sus es­plén­di­das fuen­tes es­cul­tu­ra de Ber­ni­ni, o la Fon­ta­na di Tre­vi, don­de can­ti­dad de tu­ris­tas se con­cen­tran co­mo una co­lo­nia de pin­güi­nos. Por la no­che es­te pai­sa­je cam­bia to­tal­men­te, los tu­ris­tas des­apa­re­cen y só­lo que­das tu fren­te a la má­gi­ca Fon­ta­na ilu­mi­na­da. Mu­chos se de­jan lle­var por la emo­ción del mo­men­to e in­ten­tan re­crear la mí­ti­ca es­ce­na de Sil­via y Mas­troian­ni en la Dol­ce Vi­ta que sue­le aca­bar, sin ex­cep­ción, con una cor­dial vi­si­ta

de los Ca­ra­bi­nie­ri (po­li­cía mi­li­tar), muy ama­bles y sim­pá­ti­cos con las chi­cas pe­ro no tan­to con los chi­cos. A só­lo dos ca­lles se en­cuen­tra la spag­het­te­ria l’Ar­chet­to, don­de dis­fru­tan­do de su en­tra­ña­ble te­rra­ci­ta te in­va­di­rá el di­le­ma so­bre qué pe­dir en­tre 100 po­si­bi­li­da­des. Yo voy a di­si­par esas du­das, cla­ra­men­te tu elec­ción de­be es­tar en­tre esas tres: Zi­va­go, Re-fa­ruk o pro­fu­mo di ma­re (só­lo los mar­tes y los vier­nes), no que­rrás otra co­sa una vez los prue­bes. Es im­po­si­ble no en­gor­dar en Ro­ma, co­mo en to­da bue­na ciu­dad me­di­te­rrá­nea se co­me bien pe­ro ade­más, a ca­da me­tro que an­des te asal­ta­rá un pues­to de piz­za al ta­glio o de por­chet­ta, otra co­mi­da tí­pi­ca ita­lia­na que de­bes pro­bar, sin ol­vi­dar la mí­ti­ca fo­cac­cia de mor­ta­de­la, de­li­cio­sa y muy acer­ta­da, al ser la mor­ta­de­la el úni­co em­bu­ti­do ita­liano que su­pera al es­pañol. Otro res­tau­ran­te muy fre­cuen­ta­do, so­bre to­do por eras­mus, es el Car­lo Men­ta, si­tua­do en el pa­seo prin­ci­pal del Tras­té­ve­re.

Uno de mis pa­seos pre­di­lec­tos en Ro­ma era ba­jar­me en la pa­ra­da de me­tro Cir­co Mas­si­mo y re­se­guir el pe­rí­me­tro de és­te ha­cia arri­ba has­ta lle­gar al río Té­ve­re que pue­des cru­zar me­dian­te la Iso­la Ti­be­ri­na a tra­vés de un pre­cio­so puen­te de pie­dra al que no le fal­ta­ran, se­gu­ro, ro­mán­ti­cos can­tau­to­res con ta­len­to.

“Que­dé com­ple­ta­men­te enamo­ra­da de to­dos y ca­da uno de sus rin­co­nes, des del Pan­teón al Fo­ro Ro­mano”

La ori­lla del Tí­ber es un buen si­tio pa­ra echar­te al sol un ra­ti­to a des­can­sar y es­cu­char mú­si­ca, tam­po­co en ex­ce­so por­que si no la hu­me­dad te ca­la­rá muy hon­do. Tras ha­ber co­mi­do en el ba­ra­tí­si­mo y muy de­cen­te Car­lo Men­ta, una in­mer­sión en el Tras­té­ve­re te espera. Es, sin du­da, el ba­rrio más bo­ni­to de la ciu­dad y uno de sus sím­bo­los, re­cu­rren­te en pe­lí­cu­las y li­bros. Se tra­ta de una en­cru­ci­ja­da de ca­lle­jo­nes ado­qui­na­dos con cu­cos edi­fi­cios re­ple­tos de plan­tas y en­re­da­de­ras. Pa­ra los enemi­gos de las dis­co­te­cas es un si­tio per­fec­to pa­ra pa­sar la no­che de bar en bar, pe­ro an­tes de esa decisión, ase­gú­ra­te de no te­ner nin­gún vue­lo al día si­guien­te tem­prano, hay ab­sen­tas muy pe­li­gro­sas...

Los do­min­gos por la ma­ña­na, muy cer­ca del Car­lo Men­ta y a los pies del Gia­ni­co­lo (pa­seo muy re­co­men­da­ble), se or­ga­ni­za un gran mercado de 12 ki­ló­me­tros de lar­go, don­de en­con­tra­rás co­sas muy in­tere­san­tes, de to­do ti­po y pre­cio. Otro mercado in­tere­san­te, aun­que más pic­co­lo, es el de Mon­ti, muy cer­ca de la pa­ra­da de me­tro Ca­vour, de­di­ca­do bá­si­ca­men­te a la ro­pa que lle­va cla­ra­men­te el sello de la mo­da ita­lia­na. Muy cer­ca de aquí po­drás re­la­jar­te con una cer­ve­za en la en­can­ta­do­ra Piaz­za Ma­don­na Dei Mon­ti co­ro­na­da por una fuen­te en me­dio del sin­gu­lar ba­rrio de Mon­ti y, si te alar­gas, pue­des lle­gar pa­sean­do al ba­rrio un­der­ground de San Lo­ren­zo, con mu­cho am­bien­te ju­ve­nil, mu­chas ca­lles y pla­zas en las que pue­des

pa­sar muy bue­nos ra­tos y co­no­cer a gen­te ex­tra­va­gan­te. Si aca­bas en San Lo­ren­zo de­bes echar­le un vis­ta­zo al Cir­co­lo de­gli Ar­tis­ti, un bar con una gran y agra­da­ble te­rra­za pa­ra to­mar­te unas co­pas. Si eres del ti­po de ex­tran­je­ro que quie­re in­te­grar­se en la cul­tu­ra del país en­ton­ces el ape­ri­ti­vo es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra ello. Se tra­ta de un even­to que em­pie­za a las sie­te de la tar­de has­ta, más o me­nos, las 10 de la no­che. Pa­gas 10 eu­ros, por lo ge­ne­ral, y du­ran­te es­te tiem­po co­mes to­do lo que se te an­to­je, una es­pe­cie de bu­fet li­bre del que siem­pre sa­les ro­dan­do. Un buen si­tio pa­ra pro­bar el ape­ri­ti­vo es el Mo­mart o el Mee­ting Point, am­bos si­tua­dos en Piaz­za Bo­log­na (ba­rrio de es­tu­dian­tes). El pri­me­ro es co­no­ci­do por la be­lle­za del lo­cal, con su enor­me te­rra­za, sin em­bar­go el se­gun­do lo su­pera con cre­ces por la ca­li­dad de la co­mi­da.

Por úl­ti­mo y ha­cien­do ho­me­na­je a la cul­tu­ra, no ol­vi­des los Mu­seos Ca­pi­to­li­nos y el Va­ti­cano, amu­ra­lla­do con la fa­mo­sa co­lum­na­ta de Ber­ni­ni, la cual no te va a de­jar in­di­fe­ren­te, ni tam­po­co, por su­pues­to, la Ca­pi­lla Six­ti­na de Mi­che­lan­ge­lo.

Cui­da­do tam­bién con las mos­cas, Ro­ma es una ciu­dad que se vi­si­ta inin­te­rrum­pi­da­men­te con la bo­ca abier­ta. Lo úl­ti­mo que pue­do de­cir, co­mo bue­na eras­mus, es que si es lu­nes y es­tás en Ro­ma no sa­bes la suer­te que tie­nes, pon­te en mar­cha y di­rí­ge­te sin mi­rar atrás a la

dis­co­te­ca Qu­be en la fies­ta Any Gi­ven Mon­day, muy si­mi­lar al Razz­ma­tazz (pa­ra los que co­no­céis bien Bar­ce­lo­na) y muy re­co­men­da­ble pa­ra los aman­tes de la elec­tró­ni­ca.

Al día si­guien­te (si te acuer­das), no te arre­pen­ti­rás de tu decisión. Si tu es­ti­lo es más hou­se­ro o co­mer­cial, en­ton­ces la op­ción más acer­ta­da en cuan­to a dis­co­te­cas se­ria Sha­ri Ba­ri (en el cen­tro, me­jor día los miér­co­les) o Art Ca­fé (me­jor día los vier­nes). Eso sí, cui­da­do con los ita­lia­nos, to­do lo que ha­yas oí­do ha­blar so­bre ellos es cier­to, no des­can­sa­rán has­ta con­se­guir su ob­je­ti­vo y si ése eres tú, pre­pá­ra­te pa­ra una lar­ga y dis­ten­di­da per­se­cu­ción, la pa­sión ita­lia­na, pa­ra bien o pa­ra mal, no tie­ne ni lí­mi­te ni pre­cio. En el ca­so de las ita­lia­nas es to­do lo con­tra­rio, así que si al­guno pre­ten­de ir a li­gar con ro­ma­nas que se le qui­te esa idea de la ca­be­za.

El Co­li­seo

La Fon­ta­na di Tre­vi

Vi­lla Do­ria Panp­hi­li

La Fon­ta­na del Mo­ro en la 'Piaz­za Na­vo­na'

El Castillo Sant'Angelo

San Pedro al

atar­de­cer

Es­cul­tu­ra he­le­nís­ti­ca, 'Lao­con­te y sus hi­jos' en los Mu­seos Va­ti­ca­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.