Cu­ba, al son más tro­pi­cal

Es­ta is­la úni­ca (y re­vo­lu­cio­na­ria) que com­bi­na los pai­sa­jes más pu­ros con la me­lan­có­li­ca de­ca­den­cia de sus ciu­da­des, se sa­bo­rea len­ta e in­ten­sa­men­te

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS GUI­LLER­MO NEBOT FE­CHA DEL VIA­JE ABRIL 2014

De San­tia­go a la Ha­ba­na, re­co­rre­mos al rit­mo del ‘Chan Chan’ de Com­pay Se­gun­do los me­jo­res rin­co­nes de es­ta is­la ‘sa­bro­sa’.

Cu­ba fue mi pri­mer via­je fue­ra de Eu­ro­pa, y tam­bién mi pri­me­ra hue­lla en el Vi­sa­do. El via­je em­pe­zó el 15 de abril de 2014 a las 15.00h. Sa­lía­mos de Ma­drid con des­tino San­tia­go de Cu­ba. En el vue­lo (de unas 10 ho­ras), tu­ve sen­ta­do a mi la­do al gran Ju­lio Fis, uno de los me­jo­res ju­ga­do­res de ba­lon­mano que ha pa­sa­do por la li­ga es­pa­ño­la. Me con­tó mu­chas his­to­rias, y lo que más me sor­pren­dió fue cuan­do to­mó la decisión de no re­gre­sar a Cu­ba y que­dar­se a ju­gar en Es­pa­ña. El Go­bierno cu­bano le prohi­bió la en­tra­da al país unos cuan­tos años, y es­tu­vo mu­cho sin po­der ver a su fa­mi­lia. Du­ran­te el vue­lo hu­bo tam­bién cu­ba­nos que nos pre­gun­ta­ron si les po­día­mos pa­sar ma­le­tas en el con­trol del ae­ro­puer­to. Lo pi­den por­que hay un lí­mi­te de 30 kg de pa­sa­je que pue­des en­trar en Cu­ba, y si lo ex­ce­des tie­nes que pa­gar una can­ti­dad dis­pa­ra­ta­da. Es­te con­trol no se sue­le ha­cer a los tu­ris­tas, en cam­bio pa­ra los cu­ba­nos es muy ri­gu­ro­so.

Una vez en sue­lo cu­bano, hi­ci­mos cam­bio de mo­ne­da de eu­ros a

CUCs (pe­sos con­ver­ti­bles) y a CUPs (pe­sos cu­ba­nos). Si no re­cuer­do mal, un CUC equi­va­lía a 25 CUPs. Po­dría re­su­mir que a los tu­ris­tas se les co­bra en CUCs y los cu­ba­nos co­mer­cian en­tre ellos en CUPs.

Ya con di­ne­ro cu­bano, em­pe­zó el re­ga­teo con ta­xis par­ti­cu­la­res –nor­mal­men­te co­ches ame­ri­ca­nos de los 40 o 50, la épo­ca de Ba­tis­ta, en que se te­nía bue­na re­la­ción con EE UU, o co­ches ru­sos, del pe­río­do de la Gue­rra Fría– pa­ra lle­gar a la ca­sa par­ti­cu­lar don­de íba­mos a dor­mir. Ha­bía­mos leído que 8 CUCs era un buen pre­cio, y así hi­ci­mos, has­ta que no lle­ga­mos has­ta los 8 CUCs no acep­ta­mos su­bir a un ta­xi. El re­ga­teo fue una cons­tan­te du­ran­te to­do el via­je, así que al ca­bo de unos días nos vol­vi­mos unos ex­per­tos, pe­ro has­ta lle­gar a ese ni­vel, nos las co­la­ron unas cuan­tas ve­ces. Una vez en la ca­sa par­ti­cu­lar don­de íba­mos a dor­mir (re­ser­va­da pre­via­men­te por in­ter­net), de­ja­mos las co­sas y fui­mos a dar una vuel­ta por los al­re­de­do­res. Ce­na­mos en el Res­tau­ran­te San Fran­cis­co una ri­ca lan­gos­ta con un ju­go de fru­tas por so­lo 7 CUCs por ca­be­za, co­sa im­pen­sa­ble en Es­pa­ña.

Al día si­guien­te nos des­per­ta­mos pron­to y fui­mos a la es­ta­ción de bu­ses pa­ra in­ten­tar co­ger uno e ir a Ba­ra­coa, pe­ro lle­ga­mos tar­de y ya se ha­bían ven­di­do to­dos los bi­lle­tes. Sa­bien­do que el bi­lle­te cos­ta­ba 11 CUCs por ca­be­za em­pe­za­mos el re­ga­teo con los ta­xis.

El via­je a Ba­ra­coa du­ró tres ho­ras y me­dia con una pa­ra­da pa­ra des­can­sar y com­prar a unas ven­de­do­ras am­bu­lan­tes unos ri­quí­si­mos cu­cu­ru­chos de Co­co tí­pi­cos de la zo­na. Du­ran­te el via­je ha­bla­mos con Ti­mo y Noa, dos ale­ma­nes. Es­ta­ban en Cu­ba ha­cien­do una es­tan­cia allí. Ti­mo es­tu­dia­ba Me­di­ci­na

y nos di­jo que le sor­pren­día mu­cho que un es­tu­dian­te de 4tº cur­so en Cu­ba ya hi­cie­ra ope­ra­cio­nes, co­sa inima­gi­na­ble en Ale­ma­nia. Su per­cep­ción era que los mé­di­cos cu­ba­nos sa­lían mu­cho más pre­pa­ra­dos en la prác­ti­ca.

Es­tan­do en Ba­ra­coa su­pi­mos que el via­duc­to de la Fa­ro­la (por don­de lle­ga­mos) se ha­bía inau­gu­ra­do en 1965, y que an­tes de ese año, no se po­día lle­gar al pue­blo por ca­rre­te­ra pe­se a ser la pri­me­ra vi­lla fun­da­da en Cu­ba. Sea co­mo fue­re, me­re­ce tan­to la pe­na vi­si­tar­la que, co­mo di­ce la can­ción, “a Ba­ra­coa me voy aun­que no ha­ya ca­rre­te­ra…”.

En Ba­ra­coa, lo pri­me­ro que hi­ci­mos fue bus­car una ca­sa par­ti­cu­lar (es­to fue lo pri­me­ro que hi­ci­mos en to­dos los lu­ga­res) y vi­si­tar el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co. Me­re­ce la pe­na ir por las pre­cio­sas vis­tas a la vi­lla, y pa­ra apren­der al­go de la cul­tu­ra de los in­dios taí­nos. El res­to del día es­tu­vi­mos pa­sean­do por la vi­lla, por el ma­le­cón (don­de hay una es­ta­tua de Co­lón), y aca­ba­mos co­no­cien­do a va­rios cu­ba­nos. Nos acom­pa­ña­ron por nues­tro pa­seo por la pla­ya has­ta la desem­bo­ca­du­ra del río Miel, don­de se mez­cla el agua sa­la­da del Atlán­ti­co y la del río y del que se di­ce que “quien se ba­ña en él, re­gre­sa o nun­ca se va de Ba­ra­coa”.

Por la no­che fies­ta y mo­ji­tos. Unos mú­si­cos cu­ba­nos nos de­ja­ron ins­tru­men­tos pa­ra acom­pa­ñar­los a cam­bio de unos “tra­gos de ron” y con ellos es­cu­cha­mos y to­ca­mos la can­ción que iba a ser la ban­da so­no­ra de nues­tro via­je: el Chan Chan de Com­pay Se­gun­do. Al día si­guien­te, bien tem­prano, fui­mos vi­si­tar la fin­ca del se­ñor Fuen­tes un Quí­mi­co que se de­di­ca­ba ha­cer ru­tas por su fin­ca ya que se ga­na­ba me­jor la vi­da así. Nos ex­pli­có cier­tos de­ta­lles de la flo­ra y la fau­na de la zo­na y pu­di­mos con­tem­plar las her­mo­sas vis­tas des­de el Bal­cón y el Mi­ra­dor. Nos co­men­tó que en la

zo­na del Mi­ra­dor se ro­dó par­te de la pe­lí­cu­la Ro­bin­son Cru­soe (de Pie­rre Ri­chard) y fi­nal­men­te nos lle­vó a una cueva que te­nía una pis­ci­na na­tu­ral don­de los taí­nos so­lían ba­ñar­se pa­ra re­cu­pe­rar fuer­zas tras una ba­ta­lla ya que el agua es má­gi­ca, mez­cla en­tre agua sa­la­da y de río. Lue­go nos ba­ña­mos en Pla­ya Blan­ca y de vuel­ta al pue­blo unos cu­ba­nos nos de­ja­ron pro­bar el Gua­ra­po, una be­bi­da que se ob­tie­ne al ex­pri­mir la ca­ña de azú­car.

Nos quedamos con ga­nas de vi­si­tar el Yun­que, pe­ro no dis­po­nía­mos de tiem­po. De ca­mino a la es­ta­ción de bu­ses nos en­con­tra­mos con uno de los mú­si­cos de la no­che an­te­rior que nos pi­dió que le en­viá­ra­mos hi­lo pa­ra pes­car (nos dio su di­rec­ción y to­do), y nos di­jo: “quien re­gre­sa a Ba­ra­coa se que­da con una ne­gri­ta”, así pues, si las dos le­yen­das de Ba­ra­coa son cier­tas, aca­ba­re­mos vol­vien­do...

De nue­vo en San­tia­go de Cu­ba vi­si­ta­mos el Castillo del Mo­rro, una for­ta­le­za mi­li­tar si­tua­da es­tra­té­gi­ca­men­te en el es­tre­cho, a la en­tra­da por mar a San­tia­go, que ser­vía pa­ra de­fen­der­se de ata­ques na­va­les, prin­ci­pal­men­te de pi­ra­tas. El Castillo del Mo­rro es, de he­cho, un mu­seo de cor­sa­rios y pi­ra­tas y des­de allí hay unas vis­tas pre­cio­sas. Tras nues­tra vi­si­ta di­mos una vuel­ta por la ciu­dad y fui­mos a ca­sa de una se­ño­ra cu­ba­na que co­no­ci­mos en el avión. Du­ran­te el vue­lo nos ha­bía in­vi­ta­do a to­mar un ca­fé a su ca­sa, y si me in­vi­tan, yo to­mo la pa­la­bra. Em­pe­za­mos con un ca­fé y aca­ba­ron acom­pa­ñán­do­nos a vi­si­tar el Cuar­tel Mon­ca­da. El cuar­tel, que ac­tual­men­te es una es­cue­la, es im­por­tan­te por­que fue uno de los tres pun­tos que ata­ca­ron en la Re­vo­lu­ción con­tra el Go­bierno de Ba­tis­ta el 26 de ju­lio

de 1953. Es­te ata­que fue fallido, pe­ro fue el co­mien­zo de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, aun­que se­gún Fidel Cas­tro, la re­vo­lu­ción em­pe­zó con Jo­sé Mar­tí y aún con­ti­núa a día de hoy. En su fa­cha­da aún se con­ser­van los agu­je­ros de ba­la del asal­to en re­cuer­do al 26J.s

A la ma­ña­na si­guien­te te­nía­mos in­ten­ción de ir al Par­que Na­cio­nal Des­em­bar­co del Gran­ma si­guien­do la cos­ta, pe­ro nos cos­tó en­con­trar a al­guien dispuesto a lle­var­nos ya que de­cían que la ca­rre­te­ra es­ta­ba muy mal. Al final un hom­bre muy ama­ble nos hi­zo el gran fa­vor de lle­var­nos has­ta Ma­rea del Por­ti­llo. Di­go gran fa­vor, ya que com­pro­ba­mos que la ca­rre­te­ra es­ta­ba fa­tal: los ba­ches eran lo de me­nos, tra­mos sin ca­rre­te­ra, zo­nas con des­pren­di­mien­tos de ro­cas, puen­tes ro­tos… Du­ran­te el en­tre­te­ni­do re­co­rri­do hi­ci­mos un par de pa­ra­das, una en Uve­ro, lu­gar del pri­mer en­fren­ta­mien­to de la gue­rri­lla del Mo­vi­mien­to 26J, y otra pa­ra in­ten­tar su­bir al pi­co Tur­quino, el pi­co más de to­do Cu­ba con 1.972m. Di­go in­ten­tar por­que al lle­gar al re­fu­gio nos co­men­ta­ron que las salidas se ha­cen so­bre las 6 de la ma­ña­na, y se tar­da más de 10 ho­ras en su­bir, así que di­mos me­dia vuel­ta y ca­rre­te­ra has­ta Ma­rea del Por­ti­llo.

Con­ti­nua­mos nues­tro via­je uti­li­zan­do ca­mio­nes y au­to­bu­ses cu­ba­nos: eso sí que fue aden­trar­se en la cul­tu­ra cu­ba­na, has­ta que lle­ga­mos a un pe­que­ño pue­blo lla­ma­do Me­dia Lu­na. Por ese pue­blo no sue­len pa­sar tu­ris­tas, y fui­mos re­ci­bi­dos co­mo fa­mo­sos. Co­mi­mos un ri­quí­si­mo po­llo crio­llo en un res­tau­ran­te del que era pro­pie­ta­rio un se­ñor ga­lle­go. Des­de allí con­se­gui­mos otro ta­xi has­ta Ba­ya­mo, don­de íba­mos a re­unir­nos con otra co­no­ci­da del avión. Nos hi­zo una ru­ta rá­pi­da por el

cen­tro de la ciu­dad y des­cu­bri­mos que allí se hi­zo la pri­me­ra pla­za de la Re­vo­lu­ción de to­da Cu­ba, y se creó tam­bién el himno na­cio­nal. Lue­go iría­mos al pa­seo cen­tral de Ba­ya­mo, don­de se ce­le­bra ca­da sá­ba­do la fies­ta de la Cu­ba­nia. Es una fies­ta ca­lle­je­ra con di­fe­ren­tes pues­tos de co­mi­da y mú­si­ca, lo tí­pi­co es pro­bar el cer­do asa­do. Des­pués nos des­pla­za­mos en co­che a una sa­la de bai­le 100% cu­ba­na lla­ma­da A Ba­ya­mo en Co­che.

Bien tem­prano al día si­guien­te nos des­pe­di­mos de nues­tra ami­ga y nos di­ri­gi­mos a la es­ta­ción de au­to­bu­ses pa­ra co­ger uno en di­rec­ción a Ca­ma­güey. Cua­tro ho­ras de via­je en un bus que bo­ta­ba de arri­ba aba­jo con­ti­nua­men­te. De Ca­ma­güey, que es la ter­ce­ra gran ciu­dad de Cu­ba, re­cuer­do que era bo­ni­ta, con edi­fi­cios co­lo­nia­les muy co­lo­ri­dos y en buen es­ta­do. Ade­más fue don­de nos alo­ja­mos en la me­jor ca­sa par­ti­cu­lar de to­do el via­je. En prin­ci­pio que­ría­mos alo­jar­nos en la ca­sa par­ti­cu­lar Los Vi­tra­les, una pre­cio­sa ca­sa co­lo­nial de un ar­qui­tec­to, pe­ro sus ha­bi­ta­cio­nes es­ta­ban ya re­ser­va­das. Tu­vi­mos la suer­te de po­der alo­jar­nos en la ca­sa del hi­jo, tam­bién es ar­qui­tec­to.

Pa­rar to­mar al­go, un lu­gar ideal es el bar El Cam­bio y acon­se­jo pro­bar la be­bi­da El Cam­bio. Allí dis­cu­ti­mos so­bre nues­tro si­guien­te

des­tino y de­ci­di­mos, pa­ra re­po­ner fuer­zas, ir dos no­ches a un re­sort de Ca­yo Co­co. El bar­man del lo­cal nos ex­pli­có el mo­do de con­se­guir la re­ser­va más ba­ra­ta: ir a pri­me­ra ho­ra a una agen­cia de via­jes cu­ba­na y com­prar­lo allí.

Al día si­guien­te, to­ma­mos el me­jor desa­yuno de to­dos en la ca­sa par­ti­cu­lar con ca­fé, un ju­go de­li­cio­so, y un mon­tón de de­li­cio­sas fru­tas: gua­ya­ba (tí­pi­ca fru­ta de Cu­ba), fru­ta bom­ba (o Pa­pa­ya), ma­mey, man­go, plá­tano, pi­ña, me­lón, san­día… ¡Son tan sa­bro­sas allí!

Tras com­prar un pack en el Ho­tel Sol Ca­yo Co­co to­ma­mos un ta­xi ha­cia allí. El pri­mer día lo pa­sa­mos de re­lax en las pla­yas del ho­tel, to­man­do de­li­cio­sos cóc­te­les ma­gis­tral­men­te pre­pa­ra­dos por el sub­cam­peón pa­na­me­ri­cano de cóc­te­les. El se­gun­do fui­mos a Pla­ya Pi­lar, en Ca­yo Gui­ller­mo, co­no­ci­da co­mo la pla­ya más bo­ni­ta de Cu­ba.

Tras el break vol­vi­mos a la ru­ti­na de los via­jes. Es­ta vez íba­mos has­ta San­ta Cla­ra, otro pa­so obli­ga­to­rio pa­ra los aman­tes de la his­to­ria. Fue un lu­gar de­ci­si­vo: al po­co de ser con­quis­ta­da por los re­vo­lu­cio­na­rios al man­do del co­man­dan­te Che Gue­va­ra en di­ciem­bre de 1958, Ba­tis­ta hu­yó de Cu­ba y Cas­tro anun­ció la vic­to­ria de la Re­vo­lu­ción. A San­ta Cla­ra lle­ga­mos a me­dia tar­de y jun­to a un ami­go, Luís,

hi­ci­mos un tour por la ciu­dad. Vi­mos en una mis­ma pla­za el Mo­nu­men­to a la Fun­da­ción de la ciu­dad en con­me­mo­ra­ción a 18 fa­mi­lias, la Igle­sia del Car­men y el mo­nu­men­to a Va­que­ri­to, que re­ci­bió ese so­bre­nom­bre por lle­var unas bo­tas me­ji­ca­nas y un som­bre­ro de cam­pe­sino, y que, ba­jo las ór­de­nes del Che Gue­va­ra, fue el je­fe del Pe­lo­tón Sui­ci­da. Era tal su va­lor, que cuan­do ca­yó en com­ba­te el Che di­jo “Me han ma­ta­do a cien hom­bres”. Tam­bién vi­si­ta­mos el mo­nu­men­to al Tren Des­ca­rri­la­do, que me­re­ce la pe­na, aun­que lle­ga­mos tar­de y los va­go­nes es­ta­ban ce­rra­dos. La his­to­ria del tren des­ca­rri­la­do me re­cor­dó a la le­yen­da del tam­bo­ri­le­ro del Bruch: unos po­cos sol­da­dos del ban­do re­vo­lu­cio­na­rio hi­cie­ron creer a 408 hom­bres que es­ta­ban en el tren con un po­de­ro­so ar­ma­men­to y que eran mu­chos más.

Lue­go to­ma­mos unos re­fres­cos en la azo­tea del Ho­tel San­ta Cla­ra Li­bre, don­de hay unas ma­ra­vi­llo­sas vis­tas de la ciu­dad. Pa­ra ce­nar to­có el res­tau­ran­te La Ca­sa del Go­ber­na­dor, el más lu­jo­so del via­je. Du­ran­te la ce­na Luís nos ex­pli­có la ra­zón de su vuel­ta a Cu­ba: en 2013 Raúl Cas­tro apro­bó la for­ma­ción de Coope­ra­ti­vas, em­pre­sas don­de to­dos los em­plea­dos son so­cios, con lo que pu­do mon­tar su pro­pia coope­ra­ti­va y así es­tar jun­to a su fa­mi­lia.

Al día si­guien­te fui­mos tem­prano a vi­si­tar el Me­mo­rial Co­man­dan­te Er­nes­to Che Gue­va­ra, otra vi­si­ta obli­ga­da. Aun­que és­te no mu­rió en Cu­ba, sus res­tos y los de otros com­pa­ñe­ros re­vo­lu­cio­na­rios des­can­san allí.

Aquí aca­bó nues­tra vi­si­ta de San­ta Cla­ra, nos des­pe­di­mos de Luís y par­ti­mos a Tri­ni­dad. Si vuel­vo a Cu­ba, Tri­ni­dad se­ría uno de

los lu­ga­res que vol­ve­ría a vi­si­tar, nos gus­tó tan­to que de­ci­di­mos que­dar­nos dos no­ches.

El pri­mer día fui­mos a pla­ya An­cón. Nos co­men­ta­ron que era la me­jor en la cos­ta sur de Cu­ba y es­tá bas­tan­te cer­ca de Tri­ni­dad. Es una pla­ya de are­na blan­ca don­de pue­des dis­fru­tar del mar del Ca­ri­be y prac­ti­car snor­kel. A di­fe­ren­cia de otras pla­yas, en es­ta pu­di­mos ver a cu­ba­nos ba­ñán­do­se. Nos lla­mó la aten­ción que los cu­ba­nos se ba­ñan con la ro­pa pues­ta, pe­ro nos ex­pli­ca­ron que, co­mo su economía no les per­mi­te com­prar cre­mas de pro­tec­ción so­lar, uti­li­zan la ro­pa co­mo pro­tec­tor. Así evi­tan tam­bién vol­ver­se más “negritos”... Y es que al­gu­nos cu­ba­nos son bas­tan­te ra­cis­tas.

La tar­de la pa­sa­mos pa­sean­do por las lin­das y em­pe­dra­das ca­lles de Tri­ni­dad y por la no­che fui­mos a la Ca­sa de la Mú­si­ca, que es un lo­cal al ai­re li­bre don­de se pue­de dis­fru­tar de mú­si­ca en directo y ac­tua­cio­nes de bai­les re­gio­na­les. Si eres chi­ca, pre­pá­ra­te pa­ra que te sa­quen a bai­lar. La Ca­sa de la Mú­si­ca cie­rra a eso de las 00.30, pe­ro muy cer­qui­ta de allí abren una sa­la pa­ra con­ti­nuar con la no­che.

Al día si­guien­te fui­mos a vi­si­tar el Sal­to de Ja­vi­ra, ob­via­men­te por re­co­men­da­ción proac­ti­va de los due­ños de la ca­sa par­ti­cu­lar, que nos bus­ca­ron a un guía con ca­ba­llos. Es un po­zo na­tu­ral con una cas­ca­da, don­de ob­via­men­te nos di­mos un ba­ño e hi­ci­mos el sal­to de Ja­vi­ra. Fi­na­li­za­da la ex­cur­sión, el guía nos in­vi­tó a to­mar ju­go de pi­ña en su ca­sa.

La tar­de la pa­sa­mos pa­sean­do es­ta pre­cio­sa ciu­dad, don­de pu­di­mos ver al­gu­nos de sus lu­ga­res más em­ble­má­ti­cos, co­mo la Igle­sia San­ta Ana, que es­tan­do en rui­nas con­ser­va los cam­pa­na­rios, la Pla­za Co­lo­nial y la Ca­sa de la Tro­va de Tri­ni­dad. Tras tan­to ca­mi­nar, aca­ba­mos en­tran­do en un lo­cal lla­ma­do La Can­chán­cha­ra con mú­si­ca en directo y

30

Vis­tas de Ba­ra­coa des­de

el Mu­seo de la vi­lla

No­che con mu­si­cos cu­ba­nos en Ba­ra­coa

El Sal­to de Ja­vi­ra cer­ca de Tri­ni­dad -

El Castillo del Mo­rro, en San­tia­go de Cu­ba

Vis­tas des­de la azo­tea del

Ho­tel San­ta Cla­ra Li­bre

To­man­do un tra­go en el Bar El Cam­bio, en Ca­ma­güey

Ca­yo Gui­ller­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.