Te­ruel, exis­te

Pre­cio­sa y des­co­no­ci­da, la his­tó­ri­ca co­mar­ca del Maes­traz­go con­du­ce al vi­si­tan­te has­ta la ciu­dad de ‘los aman­tes' en­tre ar­te, pue­blos y ¡di­no­sau­rios!

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS DO­LORS FA­RRAN BLAS­CO FE­CHA DEL VIA­JE 20/05/2015

Ex­plo­ra­mos los pa­ra­jes de una de las re­gio­nes me­nos tu­rís­ti­cas de Es­pa­ña: del Maes­traz­go, a la ciu­dad de ‘to­ri­co’.

Siem­pre nos ha gus­ta­do via­jar, y guia en mano, he­mos or­ga­ni­za­do salidas y via­jes por to­da Eu­ro­pa en las que he­mos in­ten­ta­do com­bi­nar na­tu­ra­le­za y cul­tu­ra. Mis hi­jas aún re­cuer­dan esas cla­ses de geo­gra­fía prác­ti­ca cuan­do paseábamos por al­gún río, mon­ta­ña o pue­blo, y tam­bién, cuan­do ob­ser­vá­ba­mos y bus­cá­ba­mos el nom­bre de al­gu­na plan­ta y ela­bo­rá­ba­mos her­bo­la­rios ca­se­ros.

Ha­ce unos años de­ci­di­mos ha­cer de nue­vo un re­co­rri­do por to­da Es­pa­ña, pla­ni­fi­can­do nues­tras ru­tas a tra­vés de la red de Pa­ra­do­res es­pa­ño­la. La si­tua­ción pri­vi­le­gia­da de mu­chos de ellos, y el en­can­to de sus edi­fi­cios, nos hi­zo to­mar aque­lla decisión, y fue un acier­to.

He­mos re­co­rri­do mu­chas de las ru­tas: de Hon­da­rri­bia a So­ria, pa­san­do por Ar­go­má­riz o Ciu­dad Ro­drí­go; de León a Baio­na, pa­seán­do­nos por San­tia­go, la Ri­be­ra Sa­cra o Vi­lla­fran­ca del Bier­zo; o de Ma­za­gón a Cuen­ca, re­co­rrien­do Aya­mon­te, Mé­ri­da, Gua­da­lu­pe, y Za­mo­ra. Tam­bién nos he­mos atrevido con el sur, de Alar­cón a Mo­já­car ha­cíen­do ca­mino por Al­ma­gro, Jaén, Cór­do­ba, Ar­cos o An­te­que­ra; y con los que nos que­dan más cer­ca: de La Seu d’Ur­gell, con un pa­ra­dor pre­cio­so, a los im­pre­sio­nan­tes pai­sa­jes de Viel­ha.

De en­tre to­das es­tas ru­tas –pla­neo es­cri­bir más ar­tícu­los en el fu­tu­ro– he de­ci­di­do em­pe­zar con la que rea­li­za­mos por la pro­vin­cia de Te­ruel, qui­zá por el víncu­lo sen­ti­men­tal que me une a es­tas tie­rras, ya que mi ma­ri­do es de un pue­blo del Maes­traz­go tu­ro­len­se, una zo­na pre­cio­sa, y in­jus­ta­men­te des­co­no­ci­da, que me­re­ce más de un al­to en el ca­mino. Y

es que, co­mo brin­da­ba aque­lla cé­le­bre cam­pa­ña de pro­mo­ción tu­rís­ti­ca, “¡Te­ruel, exis­te!” y me­re­ce de ver­dad la pe­na.

UN PA­SEO POR LAS AL­TU­RAS

El Maes­traz­go tu­ro­len­se es una zo­na de la geo­gra­fía es­pa­ño­la tan bo­ni­ta co­mo an­gos­ta y ex­tre­ma, po­co vi­si­ta­da, pe­ro no exen­ta de en­can­tos, tan­to por sus pai­sa­jes, co­mo por sus pue­blos, gen­tes e his­to­ria.

Es­tá si­tua­da en la par­te sur de la pro­vin­cia ara­go­ne­sa de Te­ruel, y se ex­tien­de tam­bién por el nor­te de la pro­vin­cia de Cas­te­llón. Se tra­ta, de he­cho, de una co­mar­ca his­tó­ri­ca cu­yo nom­bre de­ri­va del tér­mino maes­tre, ya que es­tos te­rri­to­rios se en­con­tra­ban an­ti­gua­men­te ba­jo la ju­ris­dic­ción del Gran Maes­tre de las ór­de­nes mi­li­ta­res del Tem­ple, o lo que es lo mis­mo, los cé­le­bres tem­pla­rios. Fue­ron una de las or­de­nes mi­li­ta­res cris­tia­nas más po­de­ro­sas de la Edad Me­dia, y la his­to­ria de es­tas tie­rras ha que­da­do es­tre­cha­men­te li­ga­da a sus mí­ti­cas cru­za­das. De he­cho, mu­chos de sus pue­blos con­ser­van cas­cos his­tó­ri­cos me­die­va­les, re­cin­tos amu­ra­lla­dos o res­tos de cas­ti­llos que mues­tran el ca­rác­ter de­fen­si­vo y fron­te­ri­zo que tu­vie­ron es­tas tie­rras, po­bla­das his­tó­ri­ca­men­te por gue­rre­ros

y ex­pre­si­dia­rios, mi­li­cia­nos me­die­va­les. El Maes­traz­go fue to­ma­do de­fi­ni­ti­va­men­te al Is­lam en 1169 por Al­fon­so II, y ya en 1197 es­ta­ba en ma­nos tem­pla­rias. An­tes, sin em­bar­go, a fi­na­les del si­glo XI, el cé­le­bre ca­ba­lle­ro Ro­dri­go Díaz de Vi­var ya ha­bía re­con­quis­ta­do la zo­na pa­ra es­ta­ble­cer allí su se­ño­río, de ahí que por sus pue­blos pa­se hoy la Ru­ta del Cíd, ba­sa­da en las ha­za­ñas y ges­tas na­rra­das en el Can­tar de mio Cid.

Tras la ex­tin­ción de la or­den del Tem­ple, el Maes­traz­go pa­só a ma­nos de la Or­den de San Juan de Jerusalén, que du­ran­te más de 500 años go­ber­nó el te­rri­to­rio. Y pre­ci­sa­men­te de es­ta épo­ca da­tan mu­chos de los mo­nu­men­tos que aún se con­ser­van en la zo­na.

Nues­tro re­co­rri­do em­pe­zó en la pro­vin­cia de Cas­te­llón, en la par­te que per­te­ne­ce al Maes­traz­go (o Maes­trat), en un pue­blo lla­ma­do Vi­la­fran­ca del Cid, pre­ci­sa­men­te. Allí que­dan aún nu­me­ro­sos ya­ci­mien­tos ibé­ri­cos, que re­ve­lan el ori­gen prehis­tó­ri­co de la lo­ca­li­dad; y ro­ma­nos, co­mo el puen­te gó­ti­co­ro­mano que cru­za el Riu de les Trui­tes, y que el rey de Ara­gón y con­de de Bar­ce­lo­na Jai­me I el Con­quis­ta­dor cru­zó pa­ra pi­sar por pri­me­ra vez tie­rras cas­te­llo­nen­ses.

Tras es­ta vi­si­ta se­gui­mos nues­tra ru­ta por la ca­rre­te­ra CV115, en di­rec­ción a Te­ruel. De ca­mino pa­sa­re­mos por un pe­que­ñí­si­mo pue­blo con un puen­te, el puen­te de San Mi­guel, que ha­ce hoy de se­pa­ra­ción en­tre las dos co­mu­ni­da­des, pa­ra aden­trar­nos en Ara­gón.

Des­de ese pun­to sa­le un des­vío ha­cia Mos­que­rue­la, otro bo­ni­to pue­blo que me­re­ce la pe­na vi­si­tar, pe­ro no­so­tros con­ti­nua­mos por la ca­rre­te­ra A-226, ha­cía Igle­sue­la del Cid,

po­bla­ción de unos 460 ha­bi­tan­tes que cuen­ta con una hos­pe­de­ría res­tau­ra­da ubi­ca­da en un edi­fi­cio his­tó­ri­co.

Tras la vi­si­ta, con­ti­nua­mos nues­tro ca­míno has­ta lle­gar a Can­ta­vie­ja, uno de los pue­blos de la re­gión más gran­des y co­no­ci­dos.

Es­te pue­blo me­re­ce una pa­ra­da y tam­bién una co­mi­da. En Can­ta­vie­ja pue­de vi­si­tar­se la pla­za de la igle­sia, y allí los aman­tes de la his­to­ria en­con­tra­rán tam­bién el mu­seo de las gue­rras car­lis­tas –el otro pe­río­do de la his­to­ria es­pa­ño­la que mar­có la vi­da de es­ta re­gión–.En Can­ta­vie­ja tam­bién pue­den com­prar­se los cé­le­bres ja­mo­nes de Te­ruel, con de­no­mi­na­ción de ori­gen, a buen pre­cio, y cla­ro, de­gus­tar al­gu­nas de las es­pe­cia­li­da­des de la zo­na. No­so­tros re­ser­va­mos me­sa en el Ho­tel Bal­fa­gón, un bo­ni­to ho­tel que ha ayu­da­do a ha­cer cre­cer y evo­lu­cio­nar es­te pue­blo, y que cuen­ta con un muy buen res­tau­ran­te dón­de se pue­den pro­bar pla­tos y pro­duc­tos tí­pi­cos co­mo el pro­pio ja­món, las pa­ta­tas re­lle­nas o el que­so de Tron­chón, un pue­blo cer­cano.

Tras nues­tra vi­si­ta, con­ti­nua­mos nues­tra ru­ta por la mis­ma ca­rre­te­ra que nos tra­jo a Can­ta­vie­ja, de nue­vo, en di­rec­ción a Te­ruel. Apro­xi­ma­da­men­te a unos 10 ki­lo­me­tros de Can­ta­vie­ja en­con­tra­mos un des­vío ha­cia la ca­rre­te­ra A-1702 que nos lle­va has­ta Ca­ña­da de Be­na­tan­duz, un pe­que­ño pue­blo es­con­di­do y que cuen­ta hoy día con po­quí­si­mos ha­bi­tan­tes, unos 60, pe­ro que por su ubi­ca­ción sor­pren­de a los po­cos vi­si­tan­tes que se aven­tu­ran por esos la­res.

Be­na­tan­duz fue, de he­cho, se­gún las ron­da­llas po­pu­la­res no co­rro­bo­ra­das, un

mu­sul­mán con­ver­ti­do que lu­chó jun­to al Cid en la re­con­quis­ta, y re­ci­bió es­tas tie­rras en gra­ti­tud por sus ser­vi­cios. Hoy es una po­bla­ción pe­cu­liar por la dis­po­si­ción de sus ca­sas y pa­tios, muy sin­gu­lar al con­tar ca­da una de ellas con su pro­pia era. Tam­bién es es­pe­cial lo ex­tre­mo de su ubi­ca­ción. Su cas­co an­ti­guo se en­cuen­tra si­tua­do en la par­te más al­ta de un acan­ti­la­do vi­si­ble, so­bre­to­do, des­de el mont­jui (an­ti­guo pue­blo amu­ra­lla­do) don­de aho­ra se ubi­ca el ce­men­te­rio. Des­de allí, se pue­de ver el cau­ce del río Ca­ña­da y hay unas vis­tas in­creí­bles. In­clu­so, si el día es bueno, es fá­cil ob­ser­var ca­bras sal­va­jes que sal­tan a sus an­chas en­tre los ris­cos. Di­cen sus ve­ci­nos que tam­bién es fá­cil en­con­trar fó­si­les en lo al­to de los pi­cos, que otro­ra fue­ron fon­dos ma­ri­nos. Des­de Ca­ña­da de Be­na­tan­duz, y una vez re­co­rri­das sus

ca­lles y ca­mi­nos, con­ti­nua­mos por la ca­rre­te­ra, que se vuel­ve ca­da vez más si­nuo­sa, has­ta el pue­blo de Vi­llar­luen­go. De nue­vo, su ubi­ca­ción, al fi­lo de un pre­ci­pi­cio, que per­mi­tía en tiem­pos tem­pla­rios su de­fen­sa, lo ha­ce muy es­pe­cial. De allí se­gui­re­mos nues­tra ru­ta has­ta Pitarque.

Des­de Pitarque de­ci­di­mos ha­cer una ex­cur­sión pa­ra ver el na­ci­mien­to del río Pitarque. Un ver­da­de­ro es­pec­tácu­lo de la na­tu­ra­le­za. La ex­cur­sión em­pie­za por un sen­de­ro que sa­le di­rec­ta­men­te del pue­blo, y es al­ta­men­te re­co­men­da­ble por sus es­pec­ta­cu­la­res vis­tas. A los más atre­vi­dos les ani­mo a ba­ñar­se en las frías y cris­ta­li­nas aguas del río una vez se lle­ga al na­ci­mien­to.

De vuel­ta a la ca­rre­te­ra, es obli­ga­do tam­bién de­te­ner­se pa­ra ad­mi­rar los Or­gá­nos de Mon­to­ro, un con­jun­to de for­ma­cio­nes ro­co­sas que de­be su nom­bre a su increíble se­me­jan­za con los ór­ga­nos de igle­sia, y a su pro­xi­mi­dad a otro pe­que­ño pue­blo lla­ma­do Mon­to­ro.

Ha­re­mos no­che allí. Si si­guié­ra­mos por la ca­rre­te­ra, és­ta nos lle­va­ría has­ta el Ba­jo Ara­gón (Al­co­ri­sa, Ca­lan­da y sus cé­le­bres tam­bo­res, Al­ca­ñiz...) atra­ve­san­do una zo­na que se es­tá re­cu­pe­ran­do aún de un in­cen­dio de­vas­ta­dor, y que nos re­cuer­da la ne­ce­si­dad

de cui­dar nues­tros par­ques na­tu­ra­les. Nues­tro plan, sin em­bar­go, es otro.

AMAN­DO TE­RUEL

A la ma­ña­na si­guien­te nos le­van­ta­mos dis­pues­tos a vol­ver so­bre nues­tros pa­sos pa­ra re­en­con­trar­nos de nue­vo con la ca­rre­te­ra A-226 que nos lle­va­rá por mu­chos otros pue­blos con en­can­to co­mo For­ta­ne­te, Vi­lla­ro­ya de los Pi­na­res, Alle­puz, Mon­tea­gu­do del Castillo o Ce­dri­llas has­ta la ciu­dad de Te­ruel, don­de he­mos re­ser­va­do unas no­ches en su Pa­ra­dor.

La ciu­dad es pe­que­ña, pe­ro pre­cio­sa. No en vano par­te de su ar­qui­tec­tu­ra mu­dé­jar fue reconocida co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. An­tes, sin em­bar­go, de lan­zar­nos a des­cu­brir­la, ha­re­mos pa­ra­da téc­ni­ca en el Pa­ra­dor de Te­ruel pa­ra des­car­gar y des­can­sar.

El Pa­ra­dor, co­mo mu­chos de es­tos edi­fi­cios, no se en­cuen­tra en el cen­tro de la ciu­dad, sino a las afue­ras del cas­co his­tó­ri­co (aun­que las dis­tan­cias en Te­ruel son re­la­ti­va­men­te cor­tas), y re­sul­ta una bue­na mez­cla de las cul­tu­ras y estilos más re­pre­sen­ta­ti­vos de la ciu­dad. El Ho­tel, se­gún lee­mos, es un pa­la­ce­te ins­pi­ra­do en el es­ti­lo mu­dé­jar –un es­ti­lo ar­tís­ti­co que se desa­rro­lla ex­clu­si­va­men­te en los reinos cristianos de la pe­nín­su­la du­ran­te en­tre los si­glos XII y XVI, y que in­cor­po­ra ele­men­tos de es­ti­lo his­pano-mu­sul­mán–. Es­tá de­co­ra­do con már­mo­les, ar­cos y de­ta­lles ará­bi­gos que dan a las ha­bi­ta­cio­nes un cli­ma fres­co.

Tras ins­ta­lar­nos nos lan­za­mos, guía en mano, a des­cu­brir la ciu­dad. Ya ha­bía­mos es­ta­do an­tes, mu­chas ve­ces, pe­ro nun­ca co­mo tu­ris­tas, y que­re­mos apro­ve­char­lo bien.

La pri­me­ra pa­ra­da, co­mo no pue­de ser de otra for­ma se­rá la pla­za del To­ri­co, cen­tro neu­rál­gi­co de la ciu­dad, y des­de don­de se da ini­cio a las fies­tas pa­tro­na­les a prin­ci­pios de ju­lio, po­nien­do un pa­ñue­li­co ro­jo (co­mo di­rían en la zo­na) a la pe­que­ñí­si­ma es­ta­tua del to­ri­co que la do­mi­na des­de lo al­to de una co­lum­na. Las fies­tas del Án­gel, co­mo se las co­no­ce, son real­men­te im­pre­sio­nan­tes si uno es aman­te del buen vino, la fies­ta y el rit­mo de la cha­ran­ga. Un mi­ni San Fer­mín me­nos tu­rís­ti­co, que cam­bia la me­dia y el cal­ce­tín por jo­tas, pe­ñas y buen ja­món.

Pe­se a su ta­ma­ño, el to­ri­co es to­do un sím­bo­lo en Te­ruel, y tras leer un po­co más so­bre su his­to­ria com­pren­de­mos por­qué: su le­yen­da se re­mon­ta a la mis­ma fun­da­ción de la ciu­dad. Se­gún pa­re­ce, al cons­truir­se Te­ruel en 1171 se bus­ca­ron se­ña­les y pre­sa­gios, y aca­ba­ron por es­co­ger a un to­ro mu­gien­do des­de un al­to (la ac­tual pla­za) so­bre el que bri­lla­ba una estrella. De ahí na­ce se­gún mu­chos el nom­bre de la ciu­dad: de la unión de “to­ro” y “estrella” (Ac­tuel), for­man­do la pa­la­bra “To­roel”, o des­pués, “To­ruel”.

Des­de la pla­za, lle­na de te­rra­zas, pue­den ver­se ya al­gu­nas de las pre­cio­sas to­rres mu­dé­ja­res que ro­dean la ciu­dad. No­so­tros las vi­si­ta­mos to­das: la igle­sia de San­ta Ma­ría, ca­te­dral de la dió­ce­sis de Te­ruel y las to­rres de El Sal­va­dor, San Mar­tín y San Pedro, que han si­do ex­qui­si­ta­men­te res­tau­ra­das si uno ve co­mo que­da­ron tras la te­rri­ble Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la. Tam­bién nos di­mos una vuel­ta por

el ba­rrio de la Ju­de­ría de Te­ruel, dón­de se han en­con­tra­do bas­tan­tes res­tos ar­queo­ló­gi­cos, y co­mo no, hi­ci­mos co­la pa­ra mos­trar nues­tros res­pe­tos a los cé­le­bres Aman­tes de Te­ruel, que tras años de idas y ve­ni­das re­po­san al fin en un Mau­so­leo que cuen­ta su le­yen­da.

Por la no­che, re­gre­sa­mos al Pa­ra­dor y des­pués de un agra­da­ble y re­pa­ra­dor ba­ño en la pis­ci­na pu­di­mos de­gus­tar una ex­qui­si­ta ce­na en la te­rra­za-bar­ba­coa de su jar­dín.

Al día si­guien­te nos es­pe­ra­ban los di­no­sau­rios y la his­to­ria de es­ta re­gión du­ran­te la prehis­to­ria en Di­nó­po­lis, un par­que don­de pue­den ver­se al­gu­nos de los mu­chos des­cu­bri­mien­tos que la Paleontología ha he­cho en la pro­vin­cia de Te­ruel. Y es que en es­tas tie­rras se en­con­tró, por ejem­plo, el Ara­go­sau­rus, el pri­mer di­no­sau­rio es­pañol, ha­lla­do en Gal­ve; o el di­no­sau­rio más gran­de de Eu­ro­pa y uno de los ma­yo­res del pla­ne­ta, el Tu­ria­sau­rus rio­de­ven­sis, en­con­tra­do en Rio­de­va. Una vi­si­ta de lo más in­tere­san­te, y muy re­co­men­da­ble si se va con ni­ños.

Tam­bién his­tó­ri­cas y muy re­co­men­da­bles, aun­que más re­cien­tes que los di­no­sau­rios, son las ca­sas col­ga­das y, en con­jun­to, el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co de Al­ba­rra­cín, una jo­ya en bru­to que tam­bién me­re­ce mu­cho la pe­na vi­si­tar, con su Ca­te­dral, su castillo y su pla­za Ma­yor.

Pa­ra ter­mi­nar, só­lo un ali­cien­te más: en to­dos los Pa­ra­do­res en­con­tra­réis pla­tos tí­pi­cos de la gas­tro­no­mía de la zo­na, que de otra ma­ne­ra os acer­ca­rán a las sin­gu­la­ri­da­des de los pue­blos que vi­si­téis y de sus gen­tes. ¡Buen via­je (y buen pro­ve­cho) a to­dos!

52

Pla­za del Ayun­ta­mien­to

en Can­ta­vie­ja

Er­mi­ta cer­ca de Ca­ña­da

de Be­na­tan­duz

Ca­ña­da de Be­na­tan­duz

To­rre mu­dé­jar

en Te­ruel

Al­ba­rra­cín

Vis­tas de la ciu­dad Te­ruel

Pla­za del To­ri­co, en la ciu­dad de Te­ruel

Ca­te­dral de la dió­ce­sis de Te­ruel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.