Et­nias y vu­dú, sor­pren­den­te reali­dad

Es­ta an­ti­gua co­lo­nia fran­ce­sa man­tie­ne la religión de la épo­ca pre es­cla­vis­ta y la esen­cia afri­ca­na he­re­da­da de sus an­ces­tros

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS BLAS FER­NÁN­DEZ TO­MÉ FE­CHA DEL VIA­JE ENERO 2013

Via­ja­mos a Be­nín, en Áfri­ca, pa­ra asis­tir en pri­me­ra per­so­na a ri­tua­les vu­dú y asom­bro­sos ri­tos an­ces­tra­les.

Con es­tas lí­neas no pre­ten­do la an­sia­da pal­ma­di­ta en la es­pal­da de un re­dac­tor je­fe, me la ha­ya o no me­re­ci­do. A ello me lle­va, más bien, la an­sie­dad de com­par­tir al­go, la sa­bro­sa sa­tis­fac­ción de es­cri­bir so­bre al­go que has vivido o dis­fru­ta­do, su­fri­do o reí­do.

El via­je a Be­nín em­pe­zó cuan­do en la so­le­dad de mi ha­bi­ta­ción pul­sé el bo­tón de Com­prar en el por­tal de in­ter­net que se pro­mo­cio­na­ba co­mo de “vue­los ba­ra­tos”. Y di­go que co­men­zó ahí, por­que a par­tir de ese mo­men­to la ilu­sión se cen­tró en el an­ti­guo Daho­mey, co­mo se lla­ma­ba el país ha­ce unos años cuan­do era co­lo­nia de los fran­ce­ses, y no en otro te­rri­to­rio del con­ti­nen­te afri­cano. Po­día ha­ber si­do Zam­bia, por la ilu­sión de ver y co­no­cer las ca­ta­ra­tas Vic­to­ria, o Etio­pía, am­bas esen­cias de Áfri­ca, pe­ro los pos­pu­se pa­ra otra me­jor oca­sión. Aho­ra des­de la le­ja­nía del via­je, y ha­bien­do co­no­ci­do los otros dos paí­ses, di­ría que los tres jun­tos, y co­noz­co mu­chos otros, re­su­men y en­gor­dan el ca­ri­ño que ten­go por Áfri­ca. Con­cre­ta­men­te, en es­tos dos, Etio­pía y

Be­nín, se en­cuen­tra una de las ma­yo­res con­cen­tra­cio­nes o mo­sai­co de et­nias y gru­pos tri­ba­les. Si de Etio­pía re­cuer­do a los mur­si o los ha­mer del valle del Omo, de Be­nín re­ca­pi­tu­lo a los som­ba o a los ho­li o a los fu­la­ni, in­clu­so a los fon, gru­po ma­yo­ri­ta­rio. Ac­tual­men­te en Be­nín con­vi­ven de­ce­nas y de­ce­nas de gru­pos ét­ni­cos con len­guas y cos­tum­bres di­fe­ren­tes y es­ta di­ver­si­dad es un pa­tri­mo­nio atrac­ti­vo pa­ra el via­je­ro acos­tum­bra­do a so­cie­da­des más uni­for­mes.

Co­to­nou, cen­tro neu­rál­gi­co de Be­nín, no era na­da más que otra ca­pi­tal afri­ca­na, pe­ro allí me en­con­tré a aque­lla pa­re­ja ale­ma­no­to­go­lés... Ha­bla­ban per­fec­ta­men­te es­pañol des­pués de pa­sar jun­tos tres años en Bo­li­via, y me ayu­da­ron a com­pren­der un po­co el ma­ra­vi­llo­so via­je al que me iba a en­fren­tar. ‘No va­yas allí. No hay na­da que ver’, me di­jo aquel día la ale­ma­na que tras­to­có con ello mis po­cos con­vin­cen­tes pla­nes del tra­yec­to. Le hi­ce ca­so, por su­pues­to. Allí, en aque­lla pa­ra mí pri­me­ra y em­bro­lla­da ca­pi­tal, ha­bían lle­ga­do gen­tes de to­das par­tes y po­bla­dos, no so­la­men­te be­ni­ne­ses sino to­go­le­ses, ni­ge­ria­nos o ni­ge­ri­nos.

Des­de ella, era fá­cil acer­car­se al la­go No­koué, que con­tie­ne una de las ma­yo­res con­cen­tra­cio­nes de po­bla­dos la­cus­tres del te­rri­to­rio afri­cano. El prin­ci­pal po­bla­do era Gan­vié pe­ro tam­bién otros co­mo SoT­chan­houé, don­de pu­de pre­sen­ciar la pri­me­ra ex­hi­bi­ción de una ce­re­mo­nia vu­dú. No ol­vi­de­mos que el prin­ci­pal país del vu­dú es Be­nín. Y allí, es­te mochilero se sor­pren­dió tam­bién de las tem­pra­nas es­ca­ri­fi­ca­cio­nes

en el ros­tro de los ni­ños, lue­go ve­ría mu­chas más. Las es­ca­ri­fi­ca­cio­nes son cicatrices de in­ci­sio­nes po­co pro­fun­das en la piel, prac­ti­ca­das en ri­tos ini­ciá­ti­cos re­la­cio­na­dos con la pu­ber­tad: tal vez aque­llos jo­ven­ci­tos ya ha­bían lle­ga­do a ella, o tal vez fue­ra una de las mar­cas tri­ba­les, au­tén­ti­cos pa­sa­por­tes que dis­tin­guen a las et­nias. Las es­ca­ri­fi­ca­cio­nes en las mu­je­res eran un ele­men­to más de fe­mi­ni­dad, a ve­ces con fi­na­li­da­des eró­ti­cas. Ha­bía et­nias a las que fas­ci­na­ban los cor­tes en las nal­gas de las mu­je­res.

En­tre Co­to­nou y el te­rri­to­rio de los som­ba, en el no­roes­te, ha­bía un lar­go día en bus, de ma­las o me­dia­nas ca­rre­te­ras que pa­re­cie­ran aún de épo­ca co­lo­nial. Des­pués de pa­sar la No­che­vie­ja en un, tam­bién, vie­jo ho­tel, al­qui­lé un zem (ta­xi-mo­to be­ni­nés) en Na­ti­tin­gou y me di­ri­gí a Kous­sou que dis­ta­ba unos 25 ki­ló­me­tros por una pis­ta de tie­rra, tran­si­ta­ble pa­ra motos. Kous­sou, y al­gún que otro po­bla­do más, era un ver­da­de­ro pa­raí­so tra­di­cio­nal, cul­tu­ral y ar­qui­tec­tó­ni­co: cons­ti­tuía el cen­tro del te­rri­to­rio som­ba, asen­ta­do en la sie­rra de Ata­co­ra (pe­que­ñas ele­va­cio­nes que allí se con­si­de­ra­ban sie­rra pe­ro que no de­ja­ban de ser eso, pe­que­ñas ele­va­cio­nes). Es­te pue­blo, co­no­ci­do por su tra­di­cio­nal, ori­gi­nal y par­ti­cu­lar for­ma de cons­truc­ción de sus ca­sas, sus ta­tas, ha sa­bi­do con­ser­var es­ta tra­di­ción a pe­sar del pro­gre­so y las pre­sio­nes del mun­do mo­derno. En es­te po­bla­do era po­si­ble per­noc­tar en una de esas ta­tas par­ti­cu­la­res. En el ca­so de pro­bar la ex­pe­rien­cia, el ra­dio-ma­cu­to via­je­ro re­co­men­da­ba dor­mir en los ha­bi­tácu­los de la te­rra­za, con di­mi­nu­tas en­tra­das (don­de los

som­ba duer­men se­pa­ra­dos hom­bre, mu­jer y ni­ños) pues en la par­te de aba­jo, a ve­ces, guar­da­ban ani­ma­les do­més­ti­cos y so­lía es­tar lleno de hu­mo. Es­ta ex­pe­rien­cia la lla­ma­ban tu­ris­mo sos­te­ni­ble, y de man­te­ner­lo co­mo tal se en­car­ga­ba la or­ga­ni­za­ción La Per­le que ges­tio­na­ba y re­par­tía el di­ne­ro ob­te­ni­do del vi­si­tan­te de ma­ne­ra equi­ta­ti­va [50% eco­guías; 20% co­mu­ni­dad; 20% pro­pie­ta­rios de las ‘ta­tas’, y 10% fun­cio­na­mien­to]. Es­ta or­ga­ni­za­ción, con­ta­ba con un pre­si­den­te ele­gi­do, una se­rie de eco-guías y una ve­te­ra­na fran­ce­sa que pa­sa­ba lar­gas tem­po­ra­das en el país ayu­dan­do en la ges­tión del en­tra­ma­do sos­te­ni­ble. Pu­de ha­blar, en mi ele­men­tal fran­cés, unos mi­nu­tos con ella.

Dos días en el Par­que Na­cio­nal de la Pend­ja­ri, fron­te­ra con Bur­ki­na Fa­so, com­ple­ta­ron

la es­tan­cia en aque­lla re­gión. Tan­to por su ta­ma­ño, ri­que­za flo­ral y fau­nís­ti­ca, o la sen­sa­ción de au­ten­ti­ci­dad, pa­ra al­gu­nos Pend­ja­ri na­da tie­ne que en­vi­diar a los sa­tu­ra­dos par­ques de Ke­nia o Tan­za­nia. Yo me lo en­con­tré arra­sa­do por los fue­gos con­tro­la­dos que evi­ta­ban, di­jo el con­duc­tor-guía, ma­les ma­yo­res, es de­cir, fue­gos des­con­tro­la­dos.

Pe­ro mi sue­ño de na­ve­gar el río Ní­ger me lan­zó, sin po­der evi­tar un lar­go ro­deo, has­ta al otro ex­tre­mo del país, a Ma­lan­vi­lle, ciu­dad be­ni­ne­sa al no­res­te y úl­ti­ma po­bla­ción a ori­llas del río an­tes de la fron­te­ra de Ní­ger. Ilu­sio­na­do por na­ve­gar­lo unos ki­ló­me­tros y acor­dán­do­me del ex­plo­ra­dor Mun­go Park, un ta­xi-brous­se me lle­va­ría al día si­guien­te a la po­bla­ción de Ka­ri­ma­má, más al nor­te, tam­bién en la ri­be­ra del río, pues me pa­re­cía más fá­cil de rea­li­zar su des­cen­so que al con­tra­rio. Des­de es­ta lo­ca­li­dad -pen­sé- con un po­co de suer­te y mu­cha es­pe­ran­za, des­cen­de­ría en una pi­ra­gua a mo­tor que trans­por­ta­ría a las gen­tes, y a mí, de re­gre­so al fa­mo­so mercado de Ma­lan­vi­lle. Cuan­do lle­gué a Ka­ri­ma­má com­pro­bé que aque­lla tar­de no era buen mo­men­to, ya ha­bían ba­ja­do las bar­cas. Me­jor de­be­ría pro­bar suer­te al día si­guien­te, aun­que con po­cas pro­ba­bi­li­da­des, se­gún los sol­da­dos de la Ma­ri­na be­ni­ne­sa, apos­ta­dos –¿o de­be­ría de­cir tum­ba­dos?– en la ri­be­ra del río, pues el mercado fi­na­li­za­ba y las bar­ca­zas esa jor­na­da más bien ha­rían la ru­ta con­tra­ria. Des­pués de un mar de du­das y un pe­que­ño pa­seo en pi­ra­gua re­gre­sé otra vez a Ma­lan­vi­lle en ta­xi-brous­se. El sue­ño se ha­bía es­ca­pa­do pe­ro por po­co.

Cuan­do aquel hom­bre, con su tra­di­cio­nal bonete nos in­vi­tó, ca­si for­zó, a una fran­ce­sa –que ca­lle­jea­ba con­mi­go por Ba­ni­koa­ra, si­guien­te eta­pa del via­je en el cen­tro nor­te del país– y a mí a vi­si­tar su ca­sa, por­que que­ría, di­jo, “mos­trar­nos al­gu­nas co­sas”, du­da­mos si acom­pa­ñar­le o sa­lir zum­ban­do de allí. La cu­rio­si­dad de la fran­ce­sa y las ga­nas de des­cu­brir del mochilero hi­cie­ron el res­to. Cuan­do a la en­tra­da del pa­tio de la ca­sa nos en­se­ñó el pe­que­ño ha­bi­tácu­lo don­de dor­mía, di­jo, “con las abe­jas”, y nos mos­tró la en­tra­da de los hi­me­nóp­te­ros al in­te­rior de su cubil, pen­sa­mos –con una mi­ra­da cóm­pli­ce– que era un per­tur­ba­do.

Pe­ro el hom­bre que dor­mía con las abe­jas te­nía más sor­pre­sas pa­ra am­bos mo­chi­le­ros. En la mi­tad del pa­tio ha­bía un de­pó­si­to, rús­ti­ca­men­te cu­bier­to, don­de al­ma­ce­na­ba, se­gún ex­pli­có, las bo­ñi­gas de las va­cas pa­ra su fer­men­ta­ción. Nos en­se­ñó el in­te­rior de aquel pe­que­ño po­zo y pue­do ase­gu­rar, aho­ra, que en aquel mo­men­to fer­men­ta­ba. Pos­te­rior­men­te, gi­ró una lla­ve de pa­so que abría el con­duc­to del gas pro­du­ci­do, al­ma­ce­na­do no se dón­de, y nos lle­vó si­guien­do el tu­bo ha­cia un ru­di­men­ta­rio ma­nó­me­tro que en esos mo­men­tos li­ge­ra­men­te fluc­tua­ba. Pa­ra ter­mi­nar la ex­po­si­ción, una ce­ri­lla que le su­mi­nis­tró unas de las mu­je­res sir­vió pa­ra en­cen­der un fue­go si­mi­lar al de cual­quier co­ci­na de gas co­no­ci­da. Una lla­ma en­tre do­ra­da y cris­ta­li­na sa­lía por aque­llos di­mi­nu­tos ori­fi­cios. Su par­ti­cu­lar ener­gía re­no­va­ble. El hom­bre que dor­mía con las abe­jas era, ade­más, de­fen­sor de las ser­pien­tes sal­va­jes aun­que, se­gún él, inofen­si­vas y di­jo te­ner va­rias en su tu­pi­do jar­dín. “Sshh, sshh”, se atre­vió a chi­tar pa­ra que sa­lie­ran. Se lla­ma­ba Me­su­na Alla­san. ¡Gra­cias, Me­su­na!.

Las si­guien­tes eta­pas del re­co­rri­do be­ni­nés fue­ron Abo­mey, ciu­dad de re­yes y pa­la­ce­tes de tie­rra se­mi­de­rrui­dos que nin­gún via­je­ro de­be ol­vi­dar vi­si­tar, cuan­do yo lo hi­ce ha­bía una reunión de prin­ce­sas del an­ti­guo reino con cier­to gla­mour, y Oui­dah, cu­na del vu­dú. Asis­tir a sus fies­tas en ho­nor a los dio­ses del vu­dú, ce­le­bra­das año tras año el 10 de enero, era a una ma­ne­ra de in­ter­ac­tuar con los es­pí­ri­tus, aun­que sin po­der­les com­pren­der.

En el vu­dú los mo­vi­mien­tos del cuer­po hu­mano imi­tan los de al­gu­nos ani­ma­les y el dan­zan­te ad­quie­re así, el po­der y atri­bu­tos del ani­mal imi­ta­do. Las mu­je­res bai­lo­tea­ban, cur­van­do sus oron­dos cuer­pos, to­can­do pal­mas y, al­gu­na, gol­pean­do con sus exu­be­ran­tes, abul­ta­dos, des­nu­dos y bri­llan­tes pe­chos ne­gros aquel ai­re ca­lien­te, tos­ta­do por el sol. El ofi­cian­te dan­za­ba, ta­ra­rea­ba y re­mo­vía los feos fe­ti­ches que ha­bía en­ci­ma de aquel apa­ren­te al­tar; otro, en tran­ce, da­ba cer­ca­nos y ex­tra­va­gan­tes sal­tos. De un cer­te­ro ma­che­ta­zo, el ofi­cian­te cor­tó la ca­be­lle­ra de aquel po­llo que se re­tor­ció has­ta mo­rir. ¡Es­pe­luz­nan­te! Al la­do de un pe­que­ño tem­plo, me­dio es­con­di­das de­trás de unas plan­chas de la­tón, ha­bía va­rias bo­te­llas va­cías de Sa­da­vi-vino de pal­ma y de un vul­gar gin. Vien­do lo que veía, y las bo­te­llas con­su­mi­das, era po­si­ble ima­gi­nar el ger­men del tran­ce. Ce­re­mo­nia vu­dú, ce­re­mo­nia de con­fu­sión. ¡Ten­dre­mos que res­pe­tar­la!

Pe­ro Oui­dah, y so­bre to­do su pla­za Cha­cha, era ade­más sím­bo­lo de la es­cla­vi­tud. La pla­za era el lu­gar de la tra­ta de es­cla­vos en épo­ca de Fran­cis­co de Sou­sa, uno de los co­mer­cian­tes ne­gre­ros de prin­ci­pios del si­glo XIX más im­por­tan­tes de la cos­ta oc­ci­den­tal afri­ca­na. Co­no­cien­do un po­co la his­to­ria, era fá­cil re­cu­pe­rar la es­ce­na que ocu­rri­ría a prin­ci­pios del si­glo XIX: ba­jo el gran ár­bol, plan­ta­do, se­gún cuen­ta la tra­di­ción, por el rey Agad­ja, los es­cla­vos eran mar­ca­dos, de­pen­dien­do de su com­pra­dor, y obli­ga­dos a dar va­rias vuel­tas a su tron­co, una for­ma de ha­cer­les creer que, des­pués de la muer­te, sus es­pí­ri­tus re­gre­sa­rían de nue­vo a la pa­tria. Una vez cum­pli­dos los trá­mi­tes, co­men­za­ría el bo­chor­no­so ca­mino ha­cia el cer­cano océano, la ru­ta de los es­cla­vos. Una pis­ta de tie­rra de cin­co o seis ki­ló­me­tros, hoy ja­lo­na­da por es­ta­tuas de dio­ses del vu­dú. Al fi­na­li­zar la si­nies­tra ru­ta, al bor­de del Atlán­ti­co, se al­za­ba la Puer­ta de No re­torno, un ar­co ma­rrón y blan­co que sim­bo­li­za­ba el em­bar­que de es­cla­vos y su des­pe­di­da de la tie­rra na­tal.

Obli­ga­da vi­si­ta al bos­que sa­gra­do de Kpas­sé, en uno de los ba­rrios de la ciu­dad, pues el li­bro-guía lo ven­día co­mo el me­jor lu­gar pa­ra cap­tar un po­co la esen­cia del vu­dú, tan con­fu­so, con sus es­ta­tuas, mi­tos y le­yen­das. Pe­ro es­te via­je­ro si­guió sin en­ten­der. Eso sí, el si­tio lla­ma­ba al re­co­gi­mien­to y al si­len­cio si no fue­ra por los mi­les de mur­cié­la­gos col­ga­dos de las ra­mas de gran­des iro­kos que, al ver­se sor­pren­di­dos, co­men­za­ron a gru­ñir.

Na­da más en­trar, allí se ha­lla­ba la es­ta­tua de Leg­ba, otro dios (de la vi­ri­li­dad y de no sa­be cuán­tas co­sas más), re­pre­sen­ta­do por unos gran­des cuer­nos y un sen­sa­cio­nal miem­bro vi­ril, en­vi­dia de via­je­ros.

El via­je lle­gó a su fin en la desem­bo­ca­du­ra del río Mono, ubi­ca­do en la co­no­ci­da re­gión del Gran Po­pó. Dos má­gi­cos to­pó­ni­mos por el pre­cio de uno. Vi­si­tar el es­tua­rio del río era sin du­da una pre­cio­sa ex­cur­sión en sen­ci­lla pi­ra­gua a mo­tor (po­dría ha­ber si­do a re­mo), ca­si ex­plo­ra­to­ria de las lla­ma­das bo­cas del Rey (otro to­pó­ni­mo má­gi­co), lu­gar de gran be­lle­za eco­ló­gi­ca y puer­tas don­de el río Mono se pe­lea­ba con el océano Atlán­ti­co por mez­clar­se con sus aguas.

La ex­cur­sión, úl­ti­ma en Be­nín, por aquel te­rri­to­rio cá­li­do, hú­me­do, ro­dea­do de agua y ve­ge­ta­ción ter­mi­nó, có­mo no, con es­te mochilero a la som­bra de una so­ber­bia pal­me­ra li­ban­do el lí­qui­do de un co­co re­cién cor­ta­do.

Ori­llas del río Ní­ger, en la

po­bla­ción de Ka­ri­ma­má

Tra­di­cio­nal dan­za del zang­be­to, al sur de Be­nín

Ho­ra del mercado en el po­bla­do la­cus­tre de Gan­vié

Ce­re­mo­nia vu­dú en So-Tchan­houé

'Ta­ta' som­ba

Me­su­na Alla­san, ‘el hom­bre

que dor­mía con las abe­jas'

Es­ca­ri­fi­ca­cio­nes de un jo­ven 'som­ba'

En­tra­da al pa­la­cio de Gle­le, en Abo­mey, y al­gu­nas de las prin­ce­sas en la ce­le­bra­ción

Am­bien­te di­ver­so en el mercado de Ma­lan­vi­lle

La pla­za Cha­cha, en Oui­dah

El dios Leg­ba, a la en­tra­da del

bos­que sa­gra­do de Kpas­sé

La Puer­ta de 'No re­torno'

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.