Gre­cia, más que nun­ca

Magellan - - Editorial -

Si uno ve la te­le­vi­sión pa­re­ce que to­do ar­de en Gre­cia. Ha­ce un mes, días an­tes del re­fe­rén­dum, se nos gra­ba­ban en las re­ti­nas las ca­lles llenas de ma­ni­fes­tan­tes, en­fa­da­dos e in­dig­na­dos; los jó­ve­nes en­ca­pu­cha­dos rom­pien­do cris­ta­les de ban­cos y tien­das; y so­bre­to­do la de­ses­pe­ra­ción, de­cep­ción y an­te to­do sor­pre­sa de mu­chos –grie­gos o no– al ver co­mo ta­les acon­te­ci­mien­tos po­dían es­tar pa­san­do en pleno si­glo XXI en esa ci­vi­li­za­da Eu­ro­pa cu­yos ci­mien­tos, di­cho sea de pa­so, na­cie­ron en la Gre­cia que hoy ago­ni­za. ¡Si Zeus le­van­ta­ra la ca­be­za! No eran re­bel­des sin cau­sa los que to­ma­ban las ca­lles, sino con­sa­bi­dos ciu­da­da­nos har­tos de un sis­te­ma co­rrup­to tan ge­ne­ra­li­za­do que se ha per­mi­ti­do ter­mi­nar con to­do ras­tro de bie­nes­tar so­cial, con­de­nan­do a jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes a suel­dos mí­se­ros y a una hu­mi­lla­ción eu­ro­pea que no pue­de sino em­peo­rar la si­tua­ción. Gre­cia ago­ni­za des­de ha­ce tiem­po, an­tes ya de que esos prés­ta­mos lle­ga­dos del nor­te la lle­va­ran al lí­mi­te con Eu­ro­pa, y de que la obra pú­bli­ca y la su­per­po­bla­ción de fun­cio­na­rios la hi­cie­ra, pre­ci­sa­men­te, dis­fun­cio­nal. En es­te com­ple­jo es­ce­na­rio, si hay al­go cla­ro es que en Gre­cia hay al me­nos una co­sa que es di­fí­cil que de­je de fun­cio­nar: el tu­ris­mo. El país no pue­de li­mi­tar­se a vi­vir de él, pe­ro hoy por hoy, es una gran fuen­te de ayu­da.

Por mu­cho que vea­mos en la te­le­vi­sión, Gre­cia si­gue sien­do ese país aco­ge­dor y pre­cio­so re­ple­to de te­so­ros his­tó­ri­cos. Y sus vi­si­tan­tes son hoy, más que nun­ca, pe­que­ños Uli­ses que pue­den ayu­dar­lo a lle­gar a Íta­ca. El via­je se­rá lar­go, no hay du­da. To­da una odi­sea. Pe­ro en equi­po, la vic­to­ria es siem­pre po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.