Cí­cla­des, en la mo­ra­da del dios Sol

Son las is­las más vi­si­ta­das de Gre­cia, y sus azu­les ma­ri­nos, de los más cé­le­bres. En pleno Mar Egeo, és­te ar­chi­pié­la­go es un ver­da­de­ro re­ga­lo de los dio­ses

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS LAU­RA FABREGAT FA­RRAN FE­CHA DEL VIA­JE 03/07/2015 A 13/07/2015

Na­ve­ga­mos has­ta Mí­ko­nos, De­los, Na­xos y San­to­ri­ni, al­gu­nas de las más cé­le­bres is­las griegas, pa­ra des­cu­brir sus en­can­tos.

Ha­ce hoy ya mu­chos años, si­glos y ci­vi­li­za­cio­nes, en un rin­cón del Egeo de in­creí­bles azu­les y gran mo­vi­mien­to vol­cá­ni­co, el po­de­ro­so dios Zeus, pa­dre de dio­ses y hom­bres, y go­ber­nan­te fé­rreo del con­cu­rri­do Olim­po, per­se­guía pre­so de la lu­ju­ria a la hi­ja de ti­ta­nes As­te­ria, en una de sus mu­chas es­ca­pa­das amo­ro­sas. As­te­ria na­da que­ría te­ner con el po­pu­lar dios, ya que pa­re­cía ha­ber apren­di­do de los erro­res de su her­ma­na, Le­to, que tras un ro­man­ce fu­gaz con Zeus, huía aho­ra em­ba­ra­za­da de la fu­ria de He­ra, pri­me­ra da­ma y con­sor­te oficial de Zeus en el Olim­po. Así las co­sas, y vién­do­se acorralada, As­te­ria se arro­jó al mar pa­ra con­ver­tir­se en la is­la de Or­ti­gia, hoy co­no­ci­da co­mo De­los. Y allí, en ese pri­vi­le­gia­do tro­ci­to del Egeo fue dón­de su her­ma­na Le­to, a quién He­ra ha­bía prohi­bi­do alum­brar en cual­quie­ra de las is­las, pu­do por fin dar a luz (val­ga de an­te­mano la re­dun­dan­cia) a sus me­lli­zos, Apo­lo y Ar­te­mi­sa, dio­ses del sol y la lu­na, res­pec­ti­va­men­te. Qui­zá lo de ‘alum­brar’ na­ció jus­to tam­bién en ese pre­ci­so ins­tan­te.

Hoy, mu­chos dio­ses y ro­man­ces amo­ro­sos des­pués, es­ta mi­nús­cu­la is­la per­di­da en el Egeo, a la que ro­dean en for­ma de círcu­lo el res­to de is­las del ar­chi­pié­la­go de las Cí­cla­des –de ahí su nom­bre, que pro­vie­ne de la pa­la­bra grie­ga ki­klos (círcu­lo) – pa­re­ce es­tar aún pro­te­gi­da por los ca­pri­cho­sos de­sig­nios del be­llo dios Sol. Y, co­mo en­ton­ces, son po­cos los que pue­den re­sis­tir­se a sus en­can­tos. Y en­tre es­tos me in­clu­yo.

Co­sas del des­tino –la his­to­ria pa­re­ce es­tar li­ga­da con es­te pe­da­ci­to de mun­do– nos to­có vi­si­tar Gre­cia en me­dio de otra cri­sis amo­ro­sa: una nue­va ver­sión de El rap­to de Eu­ro­pa con los pro­ta­go­nis­tas ju­gan­do ro­les in­ver­ti­dos, que to­ma­ba for­ma en­tre oxi y nai (sí y no en grie­go) y que pa­re­cía iba a aca­bar con la caí­da de otro gran mi­to, el de la Unión Eu­ro­pea.

Mí­KO­NOS, UN DIA­MAN­TE EN AZUL Y BLAN­CO

Lle­ga­mos a Ate­nas de ma­dru­ga­da y con el vien­tre lleno –en Ae­gean Air­li­nes (aún) sir­ven ce­na a los pa­sa­je­ros de cla­se tu­ris­ta, pe­se a ser un via­je low­cost y de só­lo tres ho­ras des­de Bar­ce­lo­na. Una vez allí de­bía­mos lle­gar con un bus es­pe­cial has­ta el puer­to de Ra­fi­na, dón­de a su vez, de­bía­mos to­mar un fe­rri con di­rec­ción a la pri­me­ra is­la del re­co­rri­do: Mí­ko­nos. Cin­co ho­ras de in­ten­so mar azul sal­pi­ca­do por al­gu­nas de las más de 50 is­las que for­man el ar­chi­pié­la­go de las Cí­cla­des.

De lle­ga­da a Mí­ko­nos, nom­bra­da así por el hé­roe My­kono, hi­jo de Apo­lo, el dios Sol nos da­ba ya la bien­ve­ni­da. Iró­ni­ca­men­te, es­ta is­la, cé­le­bre por su in­ten­sa vi­da noc­tur­na, es co­no­ci­da co­mo la is­la de la luz por su pro­xi­mi­dad a De­los, y se di­ce que el mis­mí­si­mo Po­sei­dón le­van­tó las ro­cas que la con­for­man

con­tra los gi­gan­tes. Con un ori­gen así no es de ex­tra­ñar que su ca­pi­tal, Cho­ra, pa­rez­ca to­do un ho­me­na­je al dios del mar: azul y blan­co se com­bi­nan con maes­tría por sus ca­lles, dan­do a sus ca­si­tas un ai­re pin­to­res­co y des­or­de­na­do que las ha­ce muy es­pe­cia­les. Al­gu­nas ca­lles son tan es­tre­chas que pa­re­ce que sus ve­ci­nos com­par­tan sa­la de es­tar. Uno pue­de per­der­se du­ran­te ho­ras en­tre sus res­tau­ran­tes, lo­ca­les y tien­das –aten­ción, Mí­ko­nos es tam­bién un feu­do del tu­ris­mo gay y del al­to stan­ding, por lo que sus bou­ti­ques son de lo más ex­clu­si­vas–. O de­di­car­se a fo­to­gra­fiar sin ce­sar sus tí­pi­cas ca­si­tas blan­cas de puer­tas y ven­ta­nas azu­les. O in­ten­tar, en vano, ave­ri­guar qué es más po­pu­lar en las is­las: si los ga­tos, las gran­des bu­gan­vi­lias de los bal­co­nes o las ca­pi­llas y tem­plos or­to­do­xos. Sea co­mo fue­re, siem­pre hay mú­si­ca, in­me­jo­ra­bles vis­tas y buen am­bien­te: la vie est be­lle en Mí­ko­nos.

No­so­tros vi­si­ta­mos so­la­men­te la ciu­dad más im­por­tan­te, pe­se sa­ber que sus pla­yas son de lo más im­pre­sio­nan­tes: nues­tra agenda era ajus­ta­da.

En Mí­ko­nos nos hos­pe­da­mos en el Ibis­cus Ho­tel, si­tua­do en la par­te más al­ta de Cho­ra, con in­me­jo­ra­bles vis­tas y un yo­gurt grie­go bue­ní­si­mo –que ya no de­ja­ría­mos de co­mer en to­do el via­je, ¿pue­de al­gún grie­go ela­bo­rar mal es­ta de­li­cia?–. En el ho­tel pa­sa­ría­mos

“Cho­ra pa­re­ce to­do un ho­me­na­je al dios del mar: azul y blan­co se com­bi­nan con maes­tría por sus ca­lles”

tam­bién la si­guien­te no­che, co­men­tan­do a nues­tra vuel­ta de De­los los re­sul­ta­dos del re­fe­rén­dum con el pro­pie­ta­rio. Nues­tro pri­me­ra to­ma de con­tac­to con la cri­sis grie­ga.

DE­LOS, UN PA­RAí­SO PA­RA LOS AMAN­TES DE LA HIS­TO­RIA

Al día si­guien­te de nues­tra lle­ga­da a Mí­ko­nos, aban­do­na­mos la is­la unas ho­ras pa­ra em­bar­car­nos ha­cia De­los y pa­sar el día vi­si­tan­do sus rui­nas. Des­de Mí­ko­nos es real­men­te fá­cil lle­gar a la is­la sa­gra­da: los tic­kets pa­ra el fe­rri pue­den com­prar­se en el puer­to de Cho­ra y co­ger allí mis­mo el bar­co. En nues­tro ca­so ha­bía­mos he­cho la re­ser­va de los fe­rris por in­ter­net y fun­cio­nó de ma­ra­vi­lla. El tra­yec­to du­ra me­dia ho­ra y, di­cen que si es­tás aten­to, es fá­cil ver del­fi­nes. No­so­tros de­bi­mos con­for­mar­nos con ad­mi­rar­los en los mo­sai­cos ca­si in­tac­tos de las rui­nas.

Una vez en De­los en­ten­di­mos por­que creen mu­chos que Apo­lo aún la ha­bi­ta. Con­ver­ti­da en un mu­seo gi­gan­te al ai­re li­bre –só­lo hay un pe­que­ño mu­seo ce­rra­do que al­ber­ga las pie­zas más de­li­ca­das que no han si­do tras­la­da­das

a Ate­nas– es­ta pe­que­ña is­la de las Cí­cla­des pa­re­ce atraer el ca­lor del Sol co­mo un imán. Des­ha­bi­ta­da por com­ple­to, ex­cep­to por sus guar­dias, allí só­lo que­dan ves­ti­gios de un pa­sa­do glo­rio­so real­men­te bien con­ser­va­dos.

Su es­plen­dor co­men­zó en el 1.000 a.C, cuan­do los jo­nios de­ci­die­ron ren­dir por pri­me­ra vez ho­me­na­je a Apo­lo en es­ta is­la, que aca­ba­ría por con­ver­tir­se tras el pa­so de grie­gos, ro­ma­nos, si­rios, ju­díos y egip­cios en com­ple­jo re­li­gio­so de pri­me­ra lí­nea. En una is­la sa­gra­da, de he­cho. Tan pres­ti­gio­sa que los ate­nien­ses de­ci­die­ron, pa­ra con­ser­var su pu­re­za, que na­die po­día na­cer o mo­rir en ella.

Hoy só­lo se pue­de dis­fru­tar allí, pe­ro, una re­co­men­da­ción: el re­cin­to ar­queo­ló­gi­co se sa­bo­rea me­jor si an­tes uno se ha zam­bu­lli­do en su his­to­ria. Una vez in si­tu hay que tra­tar de ima­gi­nar –y en­con­trar– ca­da rin­cón: la gran es­ta­tua de Apo­lo que da­ba la bien­ve­ni­da al vi­si­tan­te, sus tem­plos, sus leo­nes, y lo me­jor, la vi­da en el pe­que­ño pue­blo (de lo me­jor con­ser­va­do) al que se lle­ga tras su­bir al mon­te Kint­hos y ad­mi­rar la panorámica.

De vuel­ta en Mí­ko­nos nos que­da­ban al­gu­nas asig­na­tu­ras pen­dien­tes en Cho­ra: la co­li­na de los mo­li­nos de vien­to (otro dios que pa­re­ce te­ner po­de­res so­bre la is­la) y el pseu­do-pa­seo-ma­rí­ti­mo (es tan es­tre­cho que pa­re­ce osa­do otór­ga­le tal nom­bre) que atra­vie­sa el cas­co an­ti­guo de la ciu­dad, el Kas­tro. Allí es­tá la pe­que­ña Ve­ne­cia, una se­rie de ca­sas abo­ca­das al mar en que es fá­cil que una ola te sal­pi­que mien­tras pa­sas, sa­bo­reas tu frappé dia­rio o te de­lei­tas con el mo­ji­to noc­turno de ri­gor.

Co­mo de­cía, re­sul­ta de lo más fá­cil acos­tum­brar­se a la vi­da e Mí­ko­nos.

NA­XOS, CON LOS PIES EN LA TIE­RRA

A la ma­ña­na si­guien­te de­ja­mos el pa­raí­so de Mí­ko­nos pa­ra tras­la­dar­nos a la más gran­de, y qui­zá tam­bién la más te­rre­nal de las Cí­cla­das, Na­xos. La gi­gan­tes­ca puer­ta de már­mol del tem­plo en ho­nor a... sí, Apo­lo de nue­vo, nos da­ba la bien­ve­ni­da. Es­ta puer­ta es to­do un sím­bo­lo allí, y tras con­tem­plar­la de cer­ca, en­ten­de­mos por qué. De­bía ser­vir de por­tal a un gran tem­plo que ja­más se cons­tru­yó, pe­ro qui­zá me­jor así: hoy sir­ve de mar­co per­fec­to pa­ra dos vis­tas de pos­tal. De un la­do el mar, de ese azul tan in­ten­so. Del otro, la ciu­da­de­la de Kho­ra, la ca­pi­tal de la is­la. Si

la vi­si­tas cuan­do el sol se po­ne, lle­gas al éx­ta­sis fo­to­grá­fi­co.

En Kho­ra nos hos­pe­da­mos du­ran­te una no­che en el Hos­tal Pa­la­fi­na, a una ca­lle, li­te­ral, de la ori­lla del mar. Allí nos di­mos, por fin, nues­tro pri­mer cha­pu­zón en aguas del Egeo. Un gus­ta­zo. Y sa­bo­rea­mos las ri­que­zas griegas, los mez­ze­des o ta­pas griegas –véa­se en­sa­la­da grie­ga, tzat­zi­ki, fava (mous­se de len­te­jas ama­ri­llas con ce­bo­lla y al­ca­pa­rras), me­lit­za­no­sa­la­ta (de be­ren­je­nas) o sa­ga­na­ki (Fe­ta fri­to), a to­car del mar y con los pies hun­di­dos en la are­na. To­do, cla­ro, ba­ña­do con un buen vino de Ret­si­na, muy tí­pi­co, y un buen pla­to

“La gi­gan­tes­ca puer­ta de már­mol del tem­plo inaca­ba­do en ho­nor a Apo­lo nos da la bien­ve­ni­da a Na­xos”

de que­sos. Y es que Na­xos, a par­te de ser co­no­ci­da por ser el lu­gar don­de Te­seo de­jó aban­do­na­da a Ariad­na tras ven­cer al Mi­no­tau­ro y huir de Cre­ta, es tam­bién cé­le­bre por sus que­sos. No pu­di­mos en­con­trar nin­gún ras­tro de Ariad­na, que por lo que su­pi­mos des­pués, en­con­tró de nue­vo el amor jun­to al dios del vino, Dio­ni­sio, pe­ro da­mos bue­na fe de las ex­ce­len­cias del que­so re­gio­nal.

Tras pa­sar un día en Kho­ra, al día si­guien­te al­qui­la­mos un co­che y pu­si­mos rum­bo a Pe­trino, al nor­te de la is­la, don­de pa­sa­ría­mos dos no­ches más. Que­ría­mos vi­si­tar el in­te­rior mon­ta­ño­so de la is­la y sus pue­blos per­di­dos: Chal­kio, con su igle­sia bi­zan­ti­na y un cen­tro pe­que­ño pe­ro pre­cio­so; Api­rant­hos, un

bo­ni­to y con­cen­tra­do pue­ble­ci­to que es­ca­la la mon­ta­ña con ai­re me­die­val; Ko­ro­nos y Ko­ro­ni­da, en la ci­ma de la mon­ta­ña o Apo­llo­nas, ya en la cos­ta, y con una enor­me es­ta­tua de Apo­lo inaca­ba­da en­con­tra­da aún en la can­te­ra. Me­re­ce la pe­na re­co­rrer las es­tre­chas ca­rre­te­ras de Na­xos, que suben y ba­jan sin ce­sar siem­pre ser­pen­tean­do. Por un mo­men­to uno cree es­tar per­di­do en la más al­ta de las mon­ta­ñas, bien le­jos del mar, que sin em­bar­go si­gue allí es­con­di­do a po­cos Ki­ló­me­tros. En­con­trar tem­plos an­ti­guos con sus co­lum­nas aún en pie en el rin­cón más ines­pe­ra­do e in­hós­pi­to te re­cuer­da que si­gues en Gre­cia.

Me­re­ce tam­bién la pe­na apro­ve­char la es­tan­cia en Na­xos pa­ra re­la­jar­se en sus pla­yas, ca­si vír­ge­nes y abrup­tas vien­do atar­de­cer. De to­do el re­co­rri­do, qui­zá me que­do con Lio­nas y Abra­mi, doy por sen­ta­do que por­qué nos die­ron la opor­tu­ni­dad de ha­blar con la gen­te y des­cu­brir un po­co más có­mo es la vi­da en Gre­cia, o en una is­la ais­la­da de Gre­cia.

Lio­nas es un pe­que­ñí­si­mo pue­blo cos­te­ro al que se ac­ce­de por una es­tre­chí­si­ma ca­rre­te­ra que des­cien­de de lo al­to de la mon­ta­ña. To­da una ex­pe­rien­cia no ap­ta pa­ra gen­te con vér­ti­go, co­mo una ser­vi­do­ra. Al lle­gar, los pro­pie­ta­rios de los tres res­tau­ran­tes que hay a la lle­ga­da –¿qui­zá los úni­cos?– nos sa­lu­dan e in­vi­tan a pro­bar sus es­pe­cia­li­da­des. Nos de­ci­di­mos por el pri­me­ro (el Del­fi­na­ki) y no nos de­frau­da. Lo re­gen­ta una fa­mi­lia que se nos an­to­ja co­mo la más tí­pi­ca de to­das las fa­mi­lias griegas, en el me­jor de los sen­ti­dos. La ma­dre co­ci­na (de ma­ra­vi­lla, por cier­to), y di­ri­ge a la ma­na­da mien­tras aplau­de el dis­cur­so te­le­vi­sa­do –y ca­si de­ses­pe­ra­do– que su nue­vo pri­mer mi­nis­tro, Tsi­pras, da an­te el Par­la­men­to Eu­ro­peo. Ella, pe­se a ser de lo más tra­di­cio­nal, es­tá en­fa­da­da y ha vo­ta­do No (oxi) en el re­fe­rén­dum, nos con­fir­ma. Pre­fie­re ir­se de Eu­ro­pa, “to­tal, ya es­ta­mos más que per­di­dos”, di­ce, a la hu­mi­lla­ción que su­po­ne se­guir. El pa­dre, que an­tes tra­ba­ja­ba en las mi­nas (al des­cen­der al pue­blo es po­si­ble ver los ca­bles y ces­tas vo­la­do­ras que per­mi­ten tras­la­dar las pie­dras) asien­te mos­tran­do su acuer­do. Aho­ra vi­ven del res­tau­ran­te jun­to a sus hi­jos, que sir­ven las me­sas, cul­ti­van los ali­men­tos (¿co­mo si no iban a so­bre­vi­vir?) y ha­cen su pro­pio vino. No es­tán en su me­jor mo­men­to, nos cuen­tan cuan­do ven que te­ne­mos in­te­rés en su si­tua­ción: Lio­nas era an­tes lu­gar de veraneo pa­ra los tu­ris­tas grie­gos, aho­ra ca­si inexis­ten­tes de­bi­do a la cri­sis, y es­to ha he­cho que su ne­go­cio es­té al bor­de del abis­mo. Co­mo ellos, mu­chos en Na­xos. Nos va­mos tris­tes, pe­ro con­ten­tos a la vez de ha­ber po­di­do con­tri­buir con nues­tro gra­ni­to de are­na, y de ha­ber po­di­do char­lar con un grie­go de la si­tua­ción. Por la no­che, en nues­tro ho­tel de Abra­mi, Pe­trino, el más re­co­men­da­ble de to­dos los que pro­ba­mos en las is­las (al­go así co­mo un B&B eco­ló­gi­co dón­de eres por uno días par­te de la fa­mi­lia), vol­vi­mos a te­ner la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo. La hi­ja de la pro­pie­ta­ria, que vi­ve y tra­ba­ja du­ran­te el año en Ate­nas, Cha­rra, nos cuen­ta que ha ido y vuel­to en un so­lo día a Ate­nas des­de Na­xos pa­ra po­der vo­tar, de nue­vo oxi, en el re­fe­rén­dum. Nos cuen­ta que

las no­ti­cias que lle­gan de Ate­nas le pa­re­cen cuan­to me­nos alu­ci­nan­tes. To­do es­tá pa­ra­do, di­ce. Ve­mos en su ex­pre­sión y su en­fa­do que nun­ca ha­bría pen­sa­do que Gre­cia lle­ga­ra a tal ex­tre­mo. Al ir­nos les de­sea­mos to­da la suer­te del mun­do y pro­me­te­mos es­cri­bir so­bre su ho­tel, su hos­pi­ta­li­dad y mmm... esas ce­nas que me­re­cen men­ción apar­te.

SAN­TO­RI­NI, AL BOR­DE DEL CRà­TER

Vis­ta Na­xos, nos que­da­ba la jo­ya del via­je, San­to­ri­ni, una im­pres­cin­di­ble en cual­quier ru­ta bá­si­ca por las is­las griegas, y con ra­zón.

Só­lo lle­gar cons­ta­ta­mos lo es­pe­cial que es. Per­dón, lo ex­tre­ma que es. No es una is­la al uso, ¡es un vol­cán! Y sus pue­ble­ci­tos es­tán si­tua­dos jus­ta­men­te al bor­de de su crá­ter, que es de he­cho la úni­ca par­te que so­bre­sa­le del mar. Creo que sim­ple­men­te no se pue­de ex­pli­car con pa­la­bras lo par­ti­cu­lar de su ubi­ca­ción. Hay que ver­lo. El vol­cán (o vol­ca­nes) si­gue ac­ti­vo, y eso ha­ce que siem­pre ha­ya en to­da la is­la una es­pe­cie de ne­bli­na que le da un ai­re mís­ti­co muy par­ti­cu­lar.

Só­lo dis­po­nía­mos de dos días pa­ra ver­la (aho­ra, a to­ro pa­sa­do, pien­so que de­be­ría­mos ha­ber­le de­di­ca­do más), pe­ro nos cun­die­ron. Lo pri­me­ro que uno ve al lle­gar al nue­vo puer­to de Fi­rá (o Ti­rá), la ca­pi­tal, es que la ciu­dad que­da muy por en­ci­ma y que hay que es­ca­lar un ver­da­de­ro pre­ci­pi­cio pa­ra lle­gar. To­da la is­la es así, ex­tre­ma, in­clu­so su ori­gen e his­to­ria. La tres is­las de que hoy se com­po­ne San­to­ri­ni son real­men­te lo que que­da de una

enor­me ex­plo­sión vol­cá­ni­ca que des­tru­yó la is­la ori­gi­nal de­jan­do a la vis­ta una es­pec­ta­cu­lar cal­de­ra. Hoy dos de es­tas is­li­tas for­man un círcu­lo (el crá­ter) entorno a la ter­ce­ra, la Nea Ka­me­ni o is­la del vol­cán, un is­lo­te com­ple­ta­men­te com­pues­to por la­va y aún ca­lien­te que se pue­de vi­si­tar con guía.

No­so­tros no te­nía­mos tiem­po que per­der, así que, tras ins­ta­lar­nos en el ho­tel al lle­gar, pu­si­mos rum­bo a la Pom­pe­ya grie­ga, Akro­ti­ri. A es­tas al­tu­ras que­da des­cu­bier­to que soy una apa­sio­na­da de la his­to­ria, así que és­ta era sin du­da una pa­ra­da obli­ga­da. Se tra­ta de una an­ti­gua ciu­dad mi­noi­ca de más de tres mi­le­nios que que­dó en­te­rra­da ba­jo la la­va tras una de las ex­plo­sio­nes del vol­cán y que ha si­do res­ca­ta­da, y ¡en qué buen es­ta­do!

Tras la tre­men­da ex­pe­rien­cia de via­jar en el tiem­po, de­ci­di­mos vi­si­tar una de las pla­yas más es­pe­cia­les de la is­la: la Pla­ya Ro­ja, cu­yas pie­dras son co­mo su nom­bre in­di­ca, ro­jas (y vol­cá­ni­cas). Una pre­cio­si­dad. En San­to­ri­ni hay tam­bién pla­yas ne­gras, tam­bién pro­duc­to de la ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca que ha­cen las de­li­cias de los tu­ris­tas.

Lue­go re­gre­sa­mos a Fi­rá, que pe­se a ser muy bo­ni­ta por lo ex­tre­mo de su ubi­ca­ción –es­tá a ca­si 300 me­tros por en­ci­ma del mar, en la ci­ma de un acan­ti­la­do– no pue­de ri­va­li­zar en be­lle­za con Oía, la otra gran ciu­dad de San­to­ri­ni que vi­si­ta­ría­mos al día si­guien­te. Qui­zá sea por la so­bre­po­bla­ción de tu­ris­tas y el ti­po de tu­ris­mo, no tan se­lec­to, que se ha desa­rro­lla­do allí.

Am­bas ciu­da­des com­par­ten sin em­bar­go una par­ti­cu­la­ri­dad, lo com­pro­ba­mos a la ma­ña­na si­guien­te al ir al vie­jo puer­to de Fi­rá pa­ra em­pren­der nues­tro tour ha­cia la is­la del vol­cán: son de muy di­fí­cil ac­ce­so y hay que su­dar pa­ra lle­gar a ellas pues a las dos se ac­ce­de por lar­gas y em­pi­na­das es­ca­li­na­tas que es­ca­lan el pre­ci­pi­cio. Hoy, por suer­te, el tu­ris­ta pue­de es­co­ger en­tre tres op­cio­nes pa­ra su­bir y ba­jar al puer­to de Fi­rá: el te­le­fé­ri­co, el bu­rro (la op­ción más vie­ja, hoy gran sím­bo­lo de la is­la) o a pie. Son 580 es­ca­lo­nes así que hay que me­di­tar­lo bien. No­so­tros nos de­ci­di­mos por el ter­ce­ro, pe­ro in­clu­so ba­jar re­sul­ta du­ro. Suer­te que el via­je en bar­co pos­te­rior com­pen­só la ca­mi­na­ta ba­jo el sol. Tras el cor­to tra­yec­to en bar­co vi­si­ta­mos la Nea Ka­me­ni, y nues­tro guía nos ilus­tró so­bre lo pe­li­gro­so que re­sul­ta vi­vir so­bre un vol­cán ac­ti­vo en me­dio del me­di­te­rrá­neo. Lue­go dis­fru­ta­mos de un ba­ño tem­pla­do en las aguas que que­dan jus­to al la­do de es­ta pe­que­ña is­la, ca­lien­tes a cau­sa de la ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca, y nos re­cu­pe­ra­mos de la ex­cur­sión co­mien­do el fa­mo­so pul­po fri­to de las is­las en una ta­ber­na de The­ra­sia, la ter­ce­ra is­la, ca­si des­ha­bi­ta­da, de San­to­ri­ni. Aca­ba­mos nues­tra ex­cur­sión y nues­tra es­tan­cia en las Cí­cla­des de la me­jor ma­ne­ra que uno pue­de ha­cer­lo: en Oía, con esa igle­sia blan­ca im­po­lu­ta de te­cho azul, por­ta­da de to­das las guías so­bre las is­las, con vis­tas al mar, de­lei­tán­do­nos con el que es con­si­de­ra­do co­mo uno de los me­jo­res atar­de­ce­res del mun­do. Has­ta otra ve­ne­ra­do dios Apo­lo... ¡Lar­ga vi­da a tu rei­na­do!

San­to­ri­ni

Vis­tas de Cho­ra,

en Mí­ko­nos

Rui­nas en De­los

Los mo­li­nos de vien­to

de Mí­ko­nos

El puer­to de Na­xos

La fa­mo­sa igle­sia de Oía, en San­to­ri­ni

La pla­ya ro­ja,

en San­to­ri­ni

La es­ca­li­na­ta de subida

a Fi­rá, en San­to­ri­ni

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.