Ber­lín, la ciu­dad que trans­pi­ra his­to­ria

La ca­pi­tal ale­ma­na ha vivido, y mu­cho. De­vas­ta­da por el fas­cis­mo, di­vi­di­da por la Gue­rra Fría y rein­ven­ta­da tras caer el Mu­ro, se ha he­cho a sí mis­ma

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS LU­CIA PREMUTI FE­CHA DEL VIA­JE 17/08/2013 A 24/08/2013

Ha te­ni­do una do­sis de his­to­ria que su­pera la de la mu­chas ciu­da­des y ha cre­ci­do co­mo tal. Ex­plo­ra­mos el Ber­lín mo­derno.

Lle­ga­mos a Ber­lín con un vue­lo pro­ce­den­te de Ma­drid y nos alo­ja­mos en el ho­tel Me­lià de la ca­pi­tal en la ani­ma­da ca­lle de Frie­drichs­tras­se. Una elec­ción muy acer­ta­da tan­to por el ex­ce­len­te ser­vi­cio del ho­tel, el óp­ti­mo pre­cio a pe­sar de ser el mes de agos­to, y el en­cla­ve es­tra­té­gi­co del alo­ja­mien­to des­de el cual po­día­mos lle­gar pa­sean­do a to­dos los pun­tos de in­te­rés de la ciu­dad.

LA IS­LA DE LOS MU­SEOS

La pri­me­ra eta­pa de la es­tan­cia en Ber­lín fue la is­la de los mu­seos. Uno de los lu­ga­res que más ha­bía pe­sa­do en el mo­men­to de de­ci­dir­nos por la ciu­dad ale­ma­na co­mo des­tino de nues­tras va­ca­cio­nes de ve­rano. La is­la de los mu­seos es uno de los com­ple­jos mu­seís­ti­cos más im­por­tan­tes del mun­do, al cual se ac­ce­de atra­ve­san­do el Schloss­bruc­ke, el ma­ra­vi­llo­so puen­te del castillo ador­na­do de es­ta­tuas. Ade­más en la mis­ma is­la se en­cuen­tra un en­can­ta­dor mercado de an­ti­güe­da­des y li­bros de vi­si­ta obli­ga­da pa­ra el via­je­ro.

En es­ta is­la si­tua­da en­tre el rió Sprea y el ca­nal Kupg­fer­gra­ben hay 5 mu­seos de re­co­no­ci­do pres­ti­gio a ni­vel mun­dial: el Al­tes Mu­seu, el Neues Mu­seum, la Al­te Na­tio­nal­ga­le­rie, el Per­ga­mon­mu­seum y el Bo­de Mu­seum. En es­tos mu­seos los aman­tes de la his­to­ria pue­den pa­sar días en­te­ros re­co­rrien­do sus sa­las dis­fru­tan­do de co­lec­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas y obras de ar­te que ha­cen que ya so­lo por la vi­si­ta a es­ta is­la de la cul­tu­ra el via­je a Ber­lín ha­ya me­re­ci­do so­bra­da­men­te la pe­na.

El mu­seo Per­ga­mon es el mu­seo más vi­si­ta­do de Ber­lín, y sor­pren­de y ma­ra­vi­lla al vi­si­tan­te por la mo­nu­men­ta­li­dad de las obras ex­pues­tas. Re­cuer­do que en­tra­mos al mu­seo a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na y sa­li­mos de sus ins­ta­la­cio­nes a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de ya que no que­ría­mos per­der­nos ni una so­la de sus sa­las. Al lle­gar el final del día es­tá­ba­mos muer­tos de can­san­cio pe­ro nues­tras re­ti­nas aun con­ser­va­ban las imá­ge­nes de obras ar­tís­ti­cas de una be­lle­za real­men­te im­pac­tan­te.

El mu­seo to­ma su nom­bre de la an­ti­gua ciu­dad de Pér­ga­mo en Tur­quia, don­de fue­ron en­con­tra­da la ma­yor par­te de las obras ex­pues­tas. De he­cho el mu­seo aco­ge tres co­lec­cio­nes di­fe­ren­tes: la co­lec­ción de ar­te an­ti­gua (An­ti­ken­samm­lung) el mu­seo de Asia An­ti­gua (Vor­de­ra­sia­tis­ches Mu­seum) y el mu­seo de ar­te Is­lá­mi­ca (Mu­seum für is­la­mis­che Kunst).

Tras la impresionante vi­si­ta cul­tu­ral que no de­frau­dó nin­gu­na de nues­tras ex­pec­ta­ti­vas so­bre lo que nos es­pe­ra­ba en la is­la de

los mu­seos fui­mos a una de las fa­mo­sas cer­ve­ce­rías ber­li­ne­sas a re­cu­pe­rar ener­gías pa­ra se­guir con el iti­ne­ra­rio que nos ha­bía­mos mar­ca­do. La Puer­ta de Bran­den­bur­go nos es­ta­ba es­pe­ran­do, su ma­jes­tuo­sa be­lle­za tam­po­co nos de­jo in­di­fe­ren­tes. Era im­po­si­ble con­tem­plar la fa­mo­sa puer­ta sin que vi­nie­ran a nues­tra men­te las más emo­cio­nan­tes imá­ge­nes que nos ha­bía re­ga­la­do la his­to­ria del si­glo XX, la es­pe­ra­da e his­tó­ri­ca caí­da del mu­ro.

El se­gun­do día de es­tan­cia de­ci­di­mos ha­cer un re­co­rri­do en bar­co por el río Sprea. Ex­plo­rar Ber­lín des­de otra pers­pec­ti­va fue una ex­pe­rien­cia fas­ci­nan­te y que re­co­mien­do a to­dos los via­je­ros. Fue una agra­da­ble ex­cur­sión que nos per­mi­tió ver otros rin­co­nes de la ciu­dad a los que por cues­tión de tiem­po no hu­bié­ra­mos po­di­do lle­gar, y ade­más dis­fru­ta­mos com­pro­ban­do las prác­ti­cas “pla­yas” que los Ber­li­ne­ses dis­fru­tan ale­gre­men­te a ori­llas del río pa­ra com­ba­tir el in­ten­so ca­lor es­ti­val de la ciu­dad.

Otro de los as­pec­tos que más nos gus­tó de Ber­lín es que se tra­ta de una ciu­dad he­cha a me­di­da de las bi­ci­cle­tas. Acos­tum­bra­da a otras ciu­da­des eu­ro­peas en las que la con­vi­ven­cia bi­ci-co­che-pea­tón aun re­sul­ta una asig­na­tu­ra pen­dien­te, fue to­do un pri­vi­le­gio ver de que ma­ne­ra la ciu­dad ale­ma­na es un ver­da­de­ro pa­raí­so pa­ra los que ama­mos pe­da­lear.

Su con­fi­gu­ra­ción en llano y la per­fec­ta se­ña­li­za­ción de sus ca­rril-bi­ci, jun­to al he­cho de que se tra­ta de un me­dio de trans­por­te per­fec­ta­men­te in­te­gra­do en la ciu­dad, ha­cen que sea ca­si obli­ga­do al­qui­lar una bi­ci­cle­ta pa­ra po­der dis­fru­tar de Ber­lín co­mo un ciu­da­dano más.

EL MU­RO En mu­chos rin­co­nes de Ber­lín es to­da­vía pal­pa­ble lo que su­pu­so la dra­má­ti­ca se­pa­ra­ción en­tre el es­te y el oes­te de la ciu­dad. En una de las ori­llas del río Sprea se pue­de ver un pe­que­ño mo­nu­men­to con cru­ces en me­mo­ria de las per­so­nas que per­die­ron la vi­da mien­tras na­da­ban en bus­ca de la li­ber­tad a la otra ori­lla del río.

Por otro la­do el Check­point Char­lie era el lu­gar fron­te­ri­zo en­tre el sec­tor de ocu­pa­ción so­vié­ti­co y el ame­ri­cano. Un pun­to que a pe­sar de no te­ner nin­gún sen­ti­do des­de la caí­da del mu­ro ha si­do con­ser­va­do en par­te, y aún se pue­de ver una re­cons­truc­ción idén­ti­ca de lo que era la ca­se­ta de guar­dia en el mis­mo pun­to en el que se en­con­tra­ba, mien­tras que el ori­gi­nal se con­ser­va en el Allier­ten­mu­seum. Es­te lu­gar se ha con­ver­ti­do en un pun­to de re­cla­mo tu­rís­ti­co, que a mi en cier­ta ma­ne­ra me crea­ba sen­ti­mien­tos encontrados ya que los via­je­ros, los tu­ris­tas, los cu­rio­sos ama­ban ha­cer­se fo­to­gra­fías en un pun­to que du­ran­te mu­chos años fue un lu­gar de te­rri­ble do­lor, de se­pa­ra­ción, de sin­sen­ti­do. Es ese ti­po de sen­sa­ción que me em­bar­ga cuan­do du­ran­te al­gún via­je la ru­ta me lle­va a lu­ga­res en los que han te­ni­do lu­gar acon­te­ci­mien­tos do­lo­ro­sos, ca­tás­tro­fes, etc. Creo que co­mo via­je­ro es im­por­tan­te ver, co­no­cer y re­co­rrer, pe­ro man­te­nien­do el res­pe­to a lo que esos lu­ga­res sig­ni­fi­ca­ron pa­ra tan­tas per­so­nas.

Den­tro de la mis­ma ru­ta del sin­sen­ti­do que su­pu­so la se­pa­ra­ción en dos Ale­ma­nias hay que vi­si­tar el te­rri­ble mu­seo de la Stasi que se en­cuen­tra en lo que fue la se­de del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do,

o lo que es lo mis­mo lo que era el ser­vi­cio se­cre­to de la ex-Ale­ma­nia del Es­te. En su in­te­rior una gran co­lec­ción de ob­je­tos, ar­tícu­los em­plea­dos por los agen­tes pa­ra po­der dis­fra­zar­se, fo­tos, car­tas, do­cu­men­tos, así co­mo los ar­ti­lu­gios más so­fis­ti­ca­dos de la épo­ca pa­ra el es­pio­na­je, y tam­bién las fa­mo­sas la­tas que con­te­nían los “olo­res de los sos­pe­cho­sos”, quien ha­ya vis­to la ma­gis­tral pe­lí­cu­la “La vi­da de los otros” sa­brá de lo que ha­blo. Otro pun­to de in­te­rés den­tro del mis­mo te­ma es el Ge­denks­tät­te Ber­li­ner Mauer, el cen­tro de do­cu­men­ta­ción del mu­ro de Ber­lín.

LA GUE­RRA MUN­DIAL

Otra de las do­lo­ro­sas vi­si­tas obli­ga­das a mi en­ten­der de quien via­ja a Ber­lín es el me­mo­rial al Holocausto, si­tua­do a po­cos pa­sos de la Post­da­mer Platz y la Puer­ta de Bran­dem­bur­go y que ho­me­na­jea a las víc­ti­mas del ge­no­ci­dio na­zi. El me­mo­rial com­pren­de un la­be­rin­to de grue­sos blo­ques de ce­men­to a lo lar­go de un es­pa­cio que du­ran­te un tiem­po fue “tie­rra de na­die” en­tre los dos la­dos del mu­ro. La obra con sus es­tre­chos pa­si­llos, sus des­ni­ve­les en­tre las pie­zas, y el co­lor gris del con­jun­to crea al vi­si­tan­te una sen­sa­ción de an­gus­tia, claus­tro­fo­bia y de­s­es­pe­ran­za que se­gu­ra­men­te en­ca­ja con lo que a mi en­ten­der pre­ten­día el au­tor de la obra.

En la par­te in­fe­rior del me­mo­rial el cen­tro de do­cu­men­ta­ción so­bre los ju­díos muer­tos en la shoah es un re­co­rri­do por el do­lor más ab­so­lu­to, y un pa­seo in­fer­nal por la cruel­dad hu­ma­na. Una vi­si­ta que nun­ca ol­vi­da­ré.

Otro de los lu­ga­res de Ber­lín que hay que in­cluir en la ru­ta es la igle­sia eván­ge­li­ca lu­te­ra­na de Kai­ser-Wil­helm-Ge­dächt­nis­kir­che, más co­no­ci­da co­mo la igle­sia del Kai­ser. Una igle­sia que fue gra­ve­men­te da­ña­da du­ran­te los bom­bar­deos de la se­gun­da gue­rra mun­dial y que en una ini­cia­ti­va que en­tien­do muy in­te­li­gen­te no fue re­cons­trui­da a fin de que sus res­tos fue­ran un re­cuer­do per­ma­nen­te de lo que sig­ni­fi­can los ho­rro­res de la gue­rra.

MáS MU­SEOS...

La lis­ta de mu­seos en Ber­lín es ver­da­de­ra­men­te in­fi­ni­ta y es im­po­si­ble vi­si­tar­los to­dos en un so­lo via­je, pe­ro pa­ra los apa­sio­na­dos al ci­ne co­mo yo no hay que per­der­se el Mu­seo del Ci­ne ubi­ca­do en el Sony Cen­tre de Post­da­mer Platz. Guio­nes, tra­jes, sets de ro­da­je, ma­qui­na­ria ori­gi­nal, to­do un con­jun­to de ele­men­tos y si­tua­cio­nes que per­mi­ten un re­co­rri­do his­tó­ri­co ma­ra­vi­llo­so por la fil­mo­gra­fía ale­ma­na des­de los tiem­pos del ci­ne mu­do a los años de la tec­no­lo­gía di­gi­tal, sin de­jar de la­do los com­pli­ca­dos ro­da­jes de­ri­va­dos de la cen­su­ra mar­ca­da por el ré­gi­men na­zis­ta.

Otros lu­ga­res que ha­bría que in­cluir en una ru­ta por Ber­lín es el ma­jes­tuo­so castillo de Char­lot­ten­burg, que fue lu­gar de re­si­den­cia de Sop­hie Char­lot­te, es­po­sa de Fe­de­ri­co III. En su in­te­rior se pue­de via­jar atrás en el

tiem­po vi­si­tan­do im­pre­sio­nan­tes sa­las re­ple­tas de de­li­ca­das pie­zas de por­ce­la­na chi­na, en­mar­ca­das en una de­co­ra­ción to­tal­men­te ro­co­có, y has­ta se pue­den ima­gi­nar las gran­des y sun­tuo­sas no­ches de fies­ta en su ga­le­ría do­ra­da de más de 40 me­tros de lon­gi­tud.

Y an­tes de de­jar Ber­lín hay que ar­mar­se de pa­cien­cia y so­por­tar es­toi­ca­men­te las lar­gui­si­mas fi­las que se for­man pa­ra vi­si­tar el Reichs­tad, se­de del par­la­men­to ale­mán cu­ya cú­pu­la de vi­drio (no ap­ta pa­ra los que su­fri­mos vér­ti­go) es obra del ar­qui­tec­to Nor­man Fos­ter. Des­afor­tu­na­da­men­te el día de mi vi­si­ta no ha­bía se­sión par­la­men­ta­ria de lo con­tra­rio hu­bie­ra si­do muy pe­ro muy in­tere­san­te po­der oír de pri­me­ra mano lo que se di­ce en el cen­tro neu­rál­gi­co de la po­lí­ti­ca Eu­ro­pea...

Me gus­tó mu­cho Ber­lín, y a pe­sar de que me do­lió apren­der, co­no­cer, y ver de pri­me­ra mano los ho­rro­res de lo que vi­vió Ale­ma­nia me fui de la ciu­dad con la sen­sa­ción de que es una ciu­dad que ha sa­bi­do rein­ven­tar­se, sa­lir ade­lan­te, que no quie­re ol­vi­dar el pa­sa­do pe­ro quie­re que es­te te­rri­ble pa­sa­do sea siem­pre un re­fe­ren­te pa­ra te­ner la cer­te­za de que pa­se lo que pa­se el fu­tu­ro siem­pre se­rá me­jor.

Castillo de Char­lot­ten­burg

Is­la de los mu­seos

Puer­ta de Bran­de­bur­go “Pla­yas” en las

ori­llas del río

La­tas con los “olo­res de

los sos­pe­cho­sos”

La igle­sia del Kai­ser

Me­mo­rial al Holocausto

El Reichs­tad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.