Bue­nos Ai­res al má­xi­mo en cin­co días

Tac­to eu­ro­peo y pa­sión la­ti­noa­me­ri­ca­na. Fút­bol, ma­te, tan­go y rock & roll. Así es la ca­pi­tal de Ar­gen­ti­na, pu­ro con­tras­te

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS VIC­TO­RIA AGU­LLA FE­CHA DEL VIA­JE JU­LIO 2015

Sen­sual y ele­gan­te, la ca­pi­tal ar­gen­ti­na es la com­bi­na­ción ideal de po­ten­tes in­gre­dien­tes y hay que sa­ber sa­bo­rear­la con rit­mo.

Ape­sar del frío in­vierno que la ca­rac­te­ri­za la ciu­dad de Bue­nos Ai­res re­ci­be en ju­lio, a mi­les de tu­ris­tas por día que son atraí­dos por su es­pe­cial ca­rác­ter. Sus ba­rrios em­ble­má­ti­cos, sus mi­les de res­tau­ran­tes, sus tres­cien­tos tea­tros, sus de­ce­nas de mu­seos, su au­tén­ti­co tan­go, su ar­te ca­lle­je­ro, su pa­sión por el fut­bol, su amor por el rock, su cos­mo­po­li­ta mul­ti­tud, su fino es­ti­lo y sus in­fi­ni­tas atrac­cio­nes ha­cen de ella un lu­gar úni­co en el mun­do. Co­mo un mons­truo, Bue­nos Ai­res te atra­pa des­de el pri­mer mo­men­to, ha­cién­do­te creer que sos par­te de la ciu­dad, con­ta­gián­do­te ese rit­mo ace­le­ra­do y esas ga­nas de sa­lir a co­no­cer­la.

Sien­do yo de Cór­do­ba, ve­nir a la ca­pi­tal ar­gen­ti­na es co­mo via­jar a otro país. No es que mi ciu­dad sea un pue­blo, pe­ro no es­tá a la al­tu­ra de Ma­drid, Shang­hai, New York, Pa­ris, Lon­dres o Rio de Ja­nei­ro co­mo sí lo es­tá Bue­nos Ai­res. Con 21 años ya he ve­ni­do más de 20 ve­ces. Pe­ro a me­di­da que cre­cen mis vi­si­tas, mis ojos se van abrien­do un po­co más. No hay re­ti­na que al­can­ce a cap­tu­rar la esen­cia com­ple­ta de es­ta ciu­dad. Ven­go a Bue­nos Ai­res con ex­cu­sa de ha­cer unos tra­ba­jos pe­ro en reali­dad lo ha­go co­mo una viajera más, con el fin de de­jar­me enamo­rar una y otra vez de ella.

Cual­quie­ra po­dría de­cir que es me­jor em­pe­zar por co­no­cer la zo­na cén­tri­ca de la ciu­dad. Pe­ro to­do de­pen­de el día en el que se arri­ba. Si es fe­ria­do o fin de se­ma­na el ba­rrio de la Bo­ca es el lu­gar pa­ra ini­ciar un au­tén­ti­co re­co­rri­do por la ca­pi­tal mun­dial del Tan­go. Su nom­bre se lo de­be al he­cho de ser

la desem­bo­ca­du­ra (la bo­ca) del Riachuelo. Le­gen­da­rio arra­bal po­bla­do de ran­chos y pul­pe­rías que en el si­glo XIX se trans­for­mó en ba­rrio ma­rí­ti­mo que ter­mi­nó sien­do el ho­gar de mi­les de in­mi­gran­tes. El ma­yor ex­po­nen­te del ba­rrio fue Be­ni­to Quin­que­la Mar­tín un ar­tis­ta que plas­mó en las pa­re­des la vi­da co­ti­dia­na de su gen­te en es­ti­lo neo-im­pre­sio­nis­ta. Ro­dea­do de bar­ci­tos y mi­lon­gas (lu­ga­res pa­ra bai­lar tan­go) de to­dos los co­lo­res (cuan­do se que­da­ban sin un co­lor de pin­tu­ra, pa­sa­ban a otro) es­tos rin­co­nes por­te­ños te en­can­tan con esa dan­za sen­sual que co­mo en el mis­mo bai­le te man­tie­ne en con­tac­to de­ján­do­te lle­var por el Ca­mi­ni­to, al rit­mo del ban­do­néon.

En es­ta ciu­da­de­la tam­bién se en­cuen­tra la Usi­na del Ar­te, an­ti­guo edi­fi­cio de La Íta­lo Ar­gen­ti­na de Elec­tri­ci­dad o más co­no­ci­do en ese en­ton­ces co­mo “El Pa­la­cio de la luz” -ya que era la usi­na que sa­tis­fa­cía la de­man­da ener­gé­ti­ca de to­da la ciu­dad- y res­tau­ra­da hoy pa­ra ser un cen­tro ar­tís­ti­co y mu­si­cal del más al­to ran­go. En es­te es­pa­cio se pue­den ver una va­ria­da ga­ma de es­pec­tácu­los, fes­ti­va­les y mues­tras de ar­te.

Des­de la Bo­ca don­de se pue­de lle­gar a ver la Bom­bo­ne­ra, el es­ta­dio del Club Atlé­ti­co Bo­ca Ju­niors, co­mien­do un ener­gé­ti­co lo­cro (gui­so a ba­se de po­ro­tos, maíz, car­ne y ver­du­ras) o un sa­bro­so asa­do (con cor­tes co­mo:

cho­ri­zo, bi­fes, mor­ci­lla, ma­tam­bre, etc.) acom­pa­ña­do de un buen vino. De vier­nes a do­min­go pue­de ver­se un par­ti­do de fut­bol, y si uno tie­ne mu­cha suer­te, pue­de ser es­pec­ta­dor del clá­si­co Bo­ca-Ri­ver.

Si se­gui­mos ex­plo­ran­do la zo­na sur de la ciu­dad y que­re­mos en­con­trar­nos con la esen­cia de las ar­te­sa­nías argentinas, nos di­ri­gi­mos en ta­xi o bus a uno de las zo­nas más an­ti­guas: el ba­rrio de San Tel­mo. En la Pla­za Do­rre­go to­dos los do­min­gos se vuel­ve el prin­ci­pal es­ce­na­rio de la fe­ria de an­ti­güe­da­des al ai­re li­bre más im­por­tan­te de la ciu­dad.

De esa at­mós­fe­ra an­ti­gua, en mi­nu­tos nos tras­la­da­mos al ba­rrio más mo­derno: Puer­to Ma­de­ro. Edi­fi­cios de di­fe­ren­tes y mo­der­nos estilos ar­qui­tec­tó­ni­cos se yer­guen fren­te al

Río de la Pla­ta, puen­tes mo­nu­men­ta­les, res­tau­ran­tes de ca­te­go­ría y una vuel­ta al puer­to tra­di­cio­nal ar­gen­tino ha­cen que Pto Ma­de­ro sea el ba­rrio de ne­go­cios y re­si­den­cias más ca­ras de la ciu­dad. Co­mo ciu­dad de contrastes, al fren­te del pa­raí­so de los ras­ca­cie­los, se en­cuen­tra la Re­ser­va Eco­ló­gi­ca, un es­ce­na­rio na­tu­ral don­de se pue­de ha­cer un po­co de trek­king o an­dar en bi­ci.

Una bue­na for­ma de fi­na­li­zar la jor­na­da es yen­do a to­mar al­go a los ba­res o pubs del mi­cro­cen­tro don­de se pue­de co­no­cer a tu­ris­tas de to­do el mun­do y com­par­tir con los ar­gen­ti­nos la cos­tum­bre ur­ba­na del af­ter of­fi­ce.

La se­gun­da jor­na­da -y si es día de se­ma­na me­jor- es per­fec­ta pa­ra ir al cen­tro ca­pi­ta­lino don­de se en­cuen­tran los si­tios his­tó­ri­cos ar­gen­ti­nos: Pla­za de Ma­yo la Ca­sa Ro­sa­da (se­de del Go­bierno Na­cio­nal), la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na y el Ca­bil­do (ayun­ta­mien­to co­lo­nial), pun­to ce­ro de la ciu­dad.

Por es­ta zo­na tam­bién se en­cuen­tra la “Wall Street” ar­gen­ti­na. To­dos los ban­cos más im­por­tan­tes del mun­do se si­túan por aquí, al igual que La Bol­sa, el Ban­co Cen­tral y la Le­gis­la­tu­ra por­te­ña. Si uno es aman­te de los li­bros, es­tos dos úl­ti­mos si­tios po­lí­ti­co (ubi­ca­do en Pe­ru 130) tie­nen unas bi­blio­te­cas co­mo de pe­lí­cu­la.

Pa­ra quie­nes nos gus­ta ca­mi­nar, es im­pres­cin­di­ble re­co­rrer a pie la Ave­ni­da de Ma­yo y nos de­ja­mos de­lei­tar por el es­ti­lo neo­clá­si­co de los edi­fi­cios, el dia­gra­ma ma­dri­le­ño de su ca­lle y la an­ti­güe­dad de sus plá­ta­nos. En es­ta ave­ni­da se en­cuen­tra el Bar Tor­to­ni, el Ho­tel Cas­te­lar y otros si­tios don­de se reunían los es­pa­ño­les en el si­glo XX.

Si se pre­fie­re co­no­cer la ciu­dad sin ca­mi­nar tan­to, el bus tu­rís­ti­co es una bue­na op­ción co­mo me­dio de trans­por­te. A la no­che es me­jor mo­ver­se en ta­xi y así lle­gar más rá­pi­do a co­mer a esos tí­pi­cos bo­de­go­nes por­te­ños. Los bo­de­go­nes son la sín­te­sis per­fec­ta de las

co­rrien­tes mi­gra­to­rias más im­por­tan­tes que lle­ga­ron a la ciu­dad: la ita­lia­na y la es­pa­ño­la. Los me­nús más ar­gen­ti­nos son: mi­la­ne­sas, su­pre­mas, pa­pas fri­tas, gui­sos, ma­ris­cos, pes­ca­dos y la in­fal­ta­ble car­ne a la pa­rri­lla.

En el ter­cer día hay que ir a Re­co­le­ta, la zo­na ca­té y dis­tin­gui­da, de un am­plio in­te­rés his­tó­ri­co y ar­qui­tec­tó­ni­co, don­de se si­túan la ma­yo­ría de las em­ba­ja­das y pla­zas más im­por­tan­tes y con el fo­co tu­rís­ti­co y cul­tu­ral más va­lio­so de Bue­nos Ai­res. Des­de aquí, no es ma­la idea ir a re­co­rrer los cen­tros cul­tu­ra­les de la ciu­dad por Re­co­le­ta. Los más co­no­ci­dos son: el Mu­seo de Ar­te La­ti­noa­me­ri­cano (MALBA), el Cen­tro Re­co­le­ta, el Mu­seo de Ar­tes De­co­ra­ti­vas, Ce­men­te­rio de La Re­co­le­ta, la Ba­sí­li­ca Nues­tra Se­ño­ra del Pi­lar, Pla­za Fran­cia, el Pa­la­cio de Cris­tal, el Mu­seo del Bi­cen­te­na­rio o el Cen­tro Cul­tu­ral Kirch­ner, to­dos ubi­ca­dos en Re­co­le­ta, el cen­tro o Bel­grano. En es­te úl­ti­mo se en­cuen­tra tam­bién el Ba­rrio Chino que sor­pren­de por la enor­me pro­li­fe­ra­ción de lo­ca­les y res­tau­ran­tes con el sello de la cul­tu­ra orien­tal.

De no­che se pue­den ha­cer mu­chas co­sas más que sa­lir a bai­lar o to­mar al­go. Si de al­go pue­de jac­tar­se la ciu­dad de Bue­nos Ai­res es de su am­plia ofer­ta de es­pec­tácu­los. La ca­pi­tal ar­gen­ti­na es jun­to con Lon­dres y New York, la me­tró­po­lis con más ac­ti­vi­dad tea­tral en el mun­do. El Tea­tro Co­lon es un mo­nu­men­to in­men­so, lleno de ele­gan­cia y

exu­be­ran­cia. Ade­más de ser un icono ar­gen­tino del ar­te, la mú­si­ca y la dan­za, el Co­lón es uno de los tea­tros mun­dial­men­te más im­por­tan­tes. Su ar­qui­tec­tu­ra, acús­ti­ca y tra­yec­to­ria es des­lum­bran­te. Se pue­den ha­cer vi­si­tas guia­das de 9 a 17h o me­jor, ir a ver un es­pec­tácu­lo. Si se pre­fie­re al­go más co­ti­diano, se pue­de ir al ci­ne o ver una de las tan­tas obras tea­tra­les en Ave­ni­da Co­rrien­tes.

El cuar­to día es pa­ra ir di­rec­ta­men­te al nor­te de la ciu­dad don­de se en­cuen­tra el Mu­seo de Ar­tes Plás­ti­cas Eduar­do Sí­vo­ri y cer­cano a és­te, el Pla­ne­ta­rio y el Jar­dín Ja­po­nés. Si ya es­ta­mos por es­ta par­te de la ciu­dad, es inevi­ta­ble pa­sear por los Bos­ques de Pa­ler­mo y dar­se una vuel­ta por Pa­ler­mo Soho y Pa­ler­mo Holly­wood, los dos ba­rrios de las ce­le­bri­ties argentinas.

Un po­lo gas­tro­nó­mi­co al que hay que des­ti­nar­le una no­che se en­cuen­tra en la zo­na bau­ti­za­da co­mo Las Ca­ñi­tas, en­tre Bel­grano y Pa­ler­mo. Pas­tas, pa­rri­lla, pes­ca­dos y co­mi­da in­ter­na­cio­nal en un am­bien­te jo­ven y mo­derno.

Ya en el quin­to día, con to­das las vi­si­tas an­te­rio­res, uno pue­de de­cir que co­no­ció Bue­nos Ai­res. Sin em­bar­go, hay al­gu­nos lu­ga­res que son real­men­te úni­cos y me­re­cen ser vi­si­ta­dos al me­nos an­tes de par­tir. El Ate­neo Grand Splen­did es una be­llí­si­ma li­bre­ría si­tua­da en Ave­ni­da San­ta Fe. Su her­mo­su­ra es tal que fue ele­gi­da por The Guar­dian co­mo la se­gun­da li­bre­ría más her­mo­sa del mun­do.

Otro lu­gar al que hay que ir es el Pa­tio Bull­rich, edi­fi­cio his­tó­ri­co de la fa­mi­lia Bull­rich, di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to in­glés Wal­dorp, que en 1988 se inau­gu­ró co­mo un mo­derno shop­ping.

Tam­bién es­tá Ga­le­rías del Pa­ci­fi­co, es­pec­ta­cu­lar y úni­co shop­ping ya que des­de 1946 en su cú­pu­la es­tá de­co­ra­da con las obras de los ar­tis­tas Ber­ni, Cas­tag­nino, Col­mei­ro, Spi­lim­ber­go y Urru­chúa, don­de se plas­ma la cons­truc­ción ico­no­grá­fi­ca de los va­lo­res pri­ma­rios y prác­ti­cas so­cio­cul­tu­ra­les co­mu­nes en di­ver­sas cul­tu­ras, co­mo la fa­mi­lia y el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za don­de, ade­mas, se pue­den com­prar pren­das de pri­me­ras mar­cas, dar una vuel­ta por el Cen­tro Cul­tu­ral Bor­ges y to­mar­se un de­li­cio­so ca­fé Ha­va­na.

Por úl­ti­mo, la pea­to­nal Flo­ri­da es el lu­gar pa­ra com­prar sou­ve­nirs y ter­mi­nar de sen­tir­se por­te­ño por un mo­men­to.

Es así co­mo ter­mi­na el re­co­rri­do por la fre­né­ti­ca Bue­nos Ai­res, o, en pa­la­bras del icono mu­si­cal ar­gen­tino, Gus­ta­vo Ce­ra­ti, “la ciu­dad de la fu­ria” una ca­pi­tal no pa­ra que­dar­se 3, 5 o 7 días sino pa­ra vi­vir to­da una eter­ni­dad.

El Ca­mi­ni­to

Fe­ria de San Tel­mo

Las vias, ba­rrio de la Bo­ca

Tea­tro Co­lón

Pla­za Fran­cia

El Ate­neo Grand Splen­did

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.