Cos­ta Bra­va, re­po­so fren­te al mar

Es­te pre­cio­so tra­mo del li­to­ral ca­ta­lán ofre­ce aún rin­co­nes ma­ra­vi­llo­sos que per­mi­ten al vi­si­tan­te re­en­con­trar­se con lo na­tu­ral

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS GON­ZA­LO PA­RAI­SO FE­CHA DEL VIA­JE 18/07/2015 A 19/07/2015

Nos zam­bu­lli­mos en las aguas de Llo­ret de Mar, una lo­ca­li­dad que pe­se a la fa­ma, es­con­de aún rin­co­nes de in­far­to.

To­do es más sen­ci­llo fren­te al mar. Ba­jo es­ta pre­mi­sa seis ami­gos de­ci­di­mos ir­nos a pa­sar un sá­ba­do de ju­lio a la Cos­ta Bra­va. Sin des­tino fi­jo, que­ría­mos pa­sar un par de días ad­mi­ran­do el mar en es­te cé­le­bre tra­mo del li­to­ral ca­ta­lán. Ca­rre­te­ra y man­ta que di­rían al­gu­nos. A las 10 de la ma­ña­na, con dos co­ches y en ru­ta.

Na­da mas sa­lir, de­bi­do a la ma­la pla­ni­fi­ca­ción y las pri­sas, el GPS nos lío más de la cuen­ta y ca­si ter­mi­na­mos pa­san­do el día en Ta­rra­go­na. La so­lu­ción fue des­viar­nos, pa­rar en el pri­mer lu­gar que en­con­tra­mos en una zo­na in­dus­trial y ha­cer lo que de­be­ría­mos ha­ber he­cho des­de el prin­ci­pio, de­ci­dir cual iba a ser nues­tro pri­mer des­tino. Tras mi­rar qué nos que­da­ba más cer­ca y qué era lo que co­no­cía­mos al­guno de no­so­tros, un lu­gar tran­qui­lo, una ca­la o al­go por el es­ti­lo, le­jos de la ma­si­fi­ca­ción, de­ci­di­mos que el des­tino iba a ser... ¡Sí!, Llo­ret de Mar. Tras va­rias re­ten­cio­nes por el ca­mino y la gran co­la de en­tra­da a Llo­ret (unas dos ho­ras y me­dia en to­tal), aca­ba­mos en la pla­ya de Sa Boa­de­lla, un oa­sis de paz po­co co­no­ci­do. Aparcamos los co­ches, tras va­rias vuel­tas tam­bién, y nos di­ri­gi­mos a la pla­ya.

La pla­ya es­ta­ba bas­tan­te bien, ha­bía gen­te pe­ro no era ex­ce­si­va­men­te ago­bian­te: ha­bía fa­mi­lias, gen­te jo­ven, pa­re­jas..., pe­ro se es­ta­ba bas­tan­te bien, ade­más ha­cia muy buen tiem­po y pu­di­mos to­mar bien el sol. A al­guno in­clu­so le dio tem­po de po­ner­se

un po­co ro­jo. En­con­tra­mos un hue­co en el que nos cu­pie­sen las toa­llas, las som­bri­llas y las mo­chi­las y mon­ta­mos nues­tro par­ti­cu­lar chi­rin­gui­to: seis toa­llas, seis mo­chi­las, dos som­bri­llas y tres si­llas de plás­ti­co. Mon­ta­do to­do, nos fui­mos al agua.

Un ami­go ha­bía traí­do ga­fas con tu­bo pa­ra bu­cear y ale­tas ade­más de su cá­ma­ra GoP­ro pa­ra gra­bar ba­jo el agua y nos fui­mos a ha­cer un po­co de snor­kel. Co­mo se ve en el ví­deo, pu­di­mos ver al­gu­nos pe­ces y na­dar en­tre las ro­cas. Al prin­ci­pio per­so­nal­men­te no es­ta­ba muy con­ven­ci­do, ya que has­ta ha­ce no mu­cho, la pla­ya y yo no éra­mos del to­do ami­gos pe­ro co­mo no lo ha­bía he­cho nun­ca de­ci­dí pro­bar­lo. No me arre­pien­to pa­ra na­da, la ver­dad, al prin­ci­pio cues­ta un po­co acos­tum­brar­se a res­pi­rar so­lo por la bo­ca y so­bre­to­do a in­ten­tar que el tu­bo no se lle­ne de agua, pe­ro una vez su­pe­ra­do es­to, se dis­fru­ta bas­tan­te.

Tras el pri­mer ba­ño, pa­ra­mos a co­mer en las toa­llas, to­dos no­so­tros ha­bía­mos traí­do co­mi­da pe­ro ha­bía en la ca­la un chi­rin­gui­to que es­tu­vo lleno du­ran­te to­do el ra­to que es­tu­vi­mos en la pla­ya, por lo que de­duz­co que el ser­vi­cio y la co­mi­da es­tán bas­tan­te bue­nos.

Por la ma­ña­na, an­tes de sa­lir, pa­ra­mos en un su­per­mer­ca­do, que­ría­mos ha­cer unos mo­ji­tos en la pla­ya. Uno de no­so­tros sa­bía ha­cer­los y des­pués de co­mer nos to­ma­mos

un par de mo­ji­tos. Men­ta, li­ma, azú­car mo­reno, ron y si­fón, te­nien­do en cuen­ta su ca­li­dad, no es­ta­ban mal ya que abri­mos las li­mas con las lla­ves del co­che, cha­fa­mos el azú­car, la men­ta, las li­mas con el cue­llo de la bo­te­lla de ron y no en­con­tra­mos hie­lo pi­ca­do, los bau­ti­za­mos co­mo “Mo­ji­tos de Pla­ya”.

Ter­mi­na­da la co­mi­da y los mo­ji­tos nos quedamos en las toa­llas des­can­san­do un po­co, es­cu­chan­do mú­si­ca y “arre­glan­do el mun­do” que di­rían al­gu­nos. Es­pe­ra­mos a que ba­ja­se un po­co el sol y fui­mos a dar­nos el úl­ti­mo ba­ño an­tes de ir­nos. En es­te ca­so, el ba­ño fue al­go más re­la­ja­do, na­da de bu­ceo ni de na­dar en­tre ro­cas, re­fres­car­nos un po­co al­gu­nas ri­sas y vol­vi­mos a la toa­lla has­ta que em­pe­za­mos a de­ci­dir cual se­ría nues­tro

pró­xi­mo des­tino. Tras mi­rar va­rios des­ti­nos, de­ci­di­mos ir a pa­sar el do­min­go a Ca­le­lla de Pa­la­fru­gell, no es­ta­ba re­la­ti­va­men­te le­jos de Llo­ret y uno de no­so­tros so­lía ve­ra­near ahí de pe­que­ño y nos di­jo que era un si­tio bas­tan­te tran­qui­lo.

Así que el do­min­go por la ma­ña­na, tras des­can­sar en los co­ches fui­mos a desa­yu­nar a una ca­fe­te­ría que ha­bía en el pue­blo. Era pron­to y no ha­bía mu­cha gen­te por las ca­lles, real­men­te pa­re­cía un lu­gar muy tran­qui­lo. Des­pués de desa­yu­nar vol­vi­mos al co­che a po­ner­nos los ba­ña­do­res y co­ger las bol­sas, si­llas y som­bri­llas pa­ra ir a la pla­ya.

Lle­ga­mos a la pla­ya y vi­mos que era ca­si to­da pa­ra no­so­tros, así que no íba­mos a te­ner to­dos los pro­ble­mas que en­con­tra­mos en Llo­ret pa­ra mon­tar nues­tro chi­rin­gui­to. Una vez mon­ta­do nos tum­ba­mos a des­can­sar un ra­to más. A me­dia ma­ña­na la gen­te em­pe­zó a ve­nir a la pla­ya, so­bre­to­do fa­mi­lias y ma­tri­mo­nios ma­yo­res, na­da que ver con la pla­ya del día an­te­rior.

Es­tu­vi­mos to­man­do el sol y ba­ñán­do­nos has­ta más o me­nos la ho­ra de co­mer, cuan­do fui­mos a pa­sear un po­co por el pue­blo pa­ra co­no­cer­lo un po­co más. Tras el pa­seo de­ci­di­mos ir a co­mer a la te­rra­za de al­gún res­tau­ran­te, y des­pués fui­mos a va­rios si­tios

y vi­mos uno que no es­ta­ba lleno has­ta los to­pes y que pa­re­cía tran­qui­lo y que ade­más nos gus­tó a to­dos y nos quedamos ahí. Pe­di­mos fi­deuá pa­ra to­dos y fue to­do un acier­to ya que es­ta­ba bue­ní­si­ma. No es­tá­ba­mos se­gu­ros de pe­dir­la, pe­ro ya que es­tá­ba­mos ahí, ha­bía que apro­ve­char.

Des­pués de co­mer fui­mos a un pe­que­ño mi­ra­dor que ha­bía al la­do del res­tau­ran­te en el que se po­dían ver las dis­tin­tas pla­yas del pue­blo, hi­ci­mos va­rias fo­tos y vol­vi­mos pa­sean­do a los co­ches. An­tes de vol­ver a ca­sa, el chi­co que co­no­cía el pue­blo nos di­jo que co­no­cía un par de mi­ra­do­res más, a uno po­día­mos lle­gar a pie pe­ro pa­ra el otro se te­nía que co­ger el co­che. Así que an­tes de lle­gar a los co­ches fui­mos al pri­mer mi­ra­dor, era el prin­ci­pio del Ca­mí de Ron­da, una ru­ta de sen­de­ris­mo por la Cos­ta Bra­va que re­co­rre el tra­mo que hay en­tre Ca­le­lla de Pa­la­fru­gell y Ta­ma­riu.

Tras la vi­si­ta a es­te mi­ra­dor, es­ta vez sí, co­gi­mos los co­ches y subimos al otro mi­ra­dor, es­ta­ba en lo al­to de una mon­ta­ña y des­de él po­día­mos ver el pue­blo com­ple­to y sus al­re­de­do­res, es­tu­vi­mos sen­ta­dos un ra­to re­po­san­do la co­mi­da y ad­mi­ran­do las vis­tas del mar y el pue­blo.

An­tes de vol­ver, co­mo era pron­to to­da­vía, de­ci­di­mos ha­cer una pa­ra­da pa­ra to­mar

al­go en Plat­ja d’Aro. No es­ta­ba muy le­jos, unos 20 mi­nu­tos en co­che, así que a to­dos nos pa­re­ció bue­na idea ter­mi­nar el fin de se­ma­na to­man­do al­go en una te­rra­za fren­te al mar. Aparcamos los co­ches don­de pu­di­mos, te­nien­do en cuen­ta que era do­min­go, no nos cos­tó de­ma­sia­do. Es­tá­ba­mos un par de ca­lles por en­ci­ma de la ca­lle más co­mer­cial del pue­blo, así que tam­po­co es­tá­ba­mos muy le­jos del pa­seo ma­rí­ti­mo, don­de que­ría­mos ir a to­mar al­go. Tras un par de pa­seos de­ci­di­mos sen­tar­nos en un bar que te­nía unos so­fás que pa­re­cían re­la­ti­va­men­te có­mo­dos. Las vis­tas no es­ta­ban mal, es­tá­ba­mos en el mis­mo pa­seo ma­rí­ti­mo vien­do la pla­ya y ade­más no ha­bía mu­cha gen­te, así que es­tá­ba­mos bas­tan­te tran­qui­los.

Ter­mi­na­das las be­bi­das, de­ci­di­mos que era ho­ra de vol­ver, no era muy tar­de pe­ro era do­min­go y no que­ría­mos co­ger atas­cos de en­tra­da a Bar­ce­lo­na. A pe­sar de ello, pu­di­mos evi­tar en­con­trar­nos al­gu­na re­ten­ción, pe­ro na­da gra­ve. Fue bas­tan­te más rá­pi­do que el via­je de ida.

Fue un fin de se­ma­na bas­tan­te com­ple­to, pu­de co­no­cer Llo­ret de Mar y Ca­le­lla de Pa­la­fru­gell, ha­cer un po­co de bu­ceo y ver al­gu­nos pe­ces y lo más im­por­tan­te pa­sar un buen fin de se­ma­na en muy bue­na com­pa­ñía. To­do ello, fren­te al mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.