Tai­lan­dia

Con tem­plos mag­ní­fi­cos, pai­sa­jes de en­sue­ño y un sin­fín de pue­blos y mon­ta­ñas por des­cu­brir, Tai­lan­dia es un pais pa­ra ex­plo­rar y asi­mi­lar

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS LAU­RA MI­LLÁN FE­CHA DEL VIA­JE 25/06/2014 A 20/07/2014

Mer­ca­di­llos, tem­plos bu­dis­tas, tra­ve­sías por el río y rui­nas per­di­das. Una aven­tu­ra en­tre el caos y la paz. ¿Te ani­mas?

Cuan­do pen­sa­mos en Tai­lan­dia pen­sa­mos en tem­plos, pla­yas pa­ra­di­sía­cas y mu­cha vi­da noc­tur­na, y en par­te no nos equi­vo­ca­mos. Sin em­bar­go, co­mo sa­béis, to­do país tie­ne una par­te des­co­no­ci­da que es la que siem­pre gus­ta in­da­gar, y es aquí don­de me atra­pó es­te gran país lla­ma­do Tai­lan­dia.

Ate­rri­cé en la ca­pi­tal sin pla­near­lo ha­ce cues­tión de cin­co años: ha­cía es­ca­la du­ran­te un día an­tes de lle­gar a mi des­tino final, Ba­li. He de re­co­no­cer que al prin­ci­pio no me lla­ma­ba en ab­so­lu­to la aten­ción ese lu­gar, su­pon­go que era por una cues­tión de cier­to te­mor in­fun­da­do por la ex­ce­si­va des-información ofre­ci­da por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro esas 24 ho­ras me die­ron pa­ra mu­cho, tan­to, que sen­tí cla­ra­men­te que al­gu­na vez vol­ve­ría.

Y así fue, des­pués de es­tar via­jan­do los úl­ti­mos años por el con­ti­nen­te asiá­ti­co aca­bé de nue­vo en Tai­lan­dia, pe­ro es­ta vez era pa­ra po­der des­cu­brir­la du­ran­te 25 días. Sin du­da, po­dría de­cir que es uno de los paí­ses más com­ple­tos que he co­no­ci­do a día de hoy.

Nu­ria (mi per­fec­ta com­pa­ñe­ra de via­je) y yo lle­ga­mos un 25 de Ju­nio so­bre las seis de la ma­ña­na a Bang­kok, ca­pi­tal y ciu­dad más po­bla­da de Tai­lan­dia. Una vez más co­men­za­ba a dis­fru­tar de to­do ese caos que sig­ni­fi­ca es­tar en una ciu­dad asiá­ti­ca: lo­cu­ra de trá­fi­co, cla­xo­nes so­nan­do por to­dos la­dos, re­ga­teos pa­ra co­ger un ta­xi, tem­pe­ra­tu­ras de 35 ºC, motos com­pues­tas por fa­mi­lias de has­ta cua­tro per­so­nas....

Si via­jas a Tai­lan­dia de­bes ha­cer pa­ra­da obli­ga­to­ria en su ca­pi­tal Bang­kok; con­si­de­ra­da

co­mo la puer­ta de en­tra­da al sud­es­te asiá­ti­co es una ciu­dad que no duer­me y la cual, des­de que pi­sas por pri­me­ra vez, te im­preg­na de su cul­tu­ra, no­ches, tem­plos, gas­tro­no­mía y so­bre to­do de la ama­bi­li­dad de su gen­te.

Bang­kok es una ciu­dad de contrastes, con­for­me vas ca­mi­nan­do por los di­fe­ren­tes ba­rrios pue­des lle­gar a en­con­trar­te tan­to con un edi­fi­cio de lu­jo co­mo con ca­sas bas­tan­te hu­mil­des, pe­ro lo que más te sor­pren­de es que sus ha­bi­tan­tes con­vi­ven per­fec­ta­men­te en­tre ellos, re­sul­tan­do cu­rio­so que an­te es­te pa­no­ra­ma tan de­sigual no co­exis­ta la en­vi­dia o el re­sen­ti­mien­to. La ex­pli­ca­ción que te ofre­cen los más po­bres es que los pu­dien­tes se lo han ga­na­do por ha­ber­lo he­cho el bien en vi­das an­te­rio­res (creen cie­ga­men­te en la idea del kar­ma). Si­guien­do nues­tro ca­mino, nos

des­pla­za­mos al ba­rrio de Si­lom don­de te­nía­mos re­ser­va­da una ha­bi­ta­ción en un Hos­tal sen­ci­llo pe­ro muy lim­pio, tan so­lo ha­bía­mos re­ser­va­do la pri­me­ra no­che, de es­ta ma­ne­ra po­día­mos des­can­sar del te­mi­do jet lag; es­te ba­rrio du­ran­te el día per­te­ne­ce a uno de los cen­tros fi­nan­cie­ros de la ca­pi­tal, pe­ro a par­tir de la caí­da del sol se con­vier­te en una de las prin­ci­pa­les zo­nas de fies­tas. Tras des­can­sar esa no­che nos fui­mos di­rec­tas a vi­si­tar tan­tos tem­plos co­mo pu­dié­se­mos en nues­tra pri­me­ra jor­na­da. Des­pla­zar­se por la ca­pi­tal es muy fá­cil, pe­ro pa­ra mí la me­jor ma­ne­ra de ha­cer­lo fue sin du­da fue el Ex­press Boat: un bar­co que se des­pla­za­ba por el río Chao Ph­ra­ya e iba pa­ran­do en los prin­ci­pa­les tem­plos de la ca­pi­tal. ¡Fue per­fec­to!

De es­ta ma­ne­ra pu­di­mos dis­fru­tar de mu­chas de las ma­ra­vi­llas que es­tán a ori­llas del río co­mo el Wa­tPho, el Wa­tA­run, el

Wa­tInt­ha­ra­wiham, el Tem­plo del Bu­da de Es­me­ral­da o el Pa­la­cio Real. Si me pre­gun­táis con cuál de ellos me que­da­ría no os lo sa­bría de­cir, ya que cuan­do pien­sas que no te pue­den sor­pren­der más el si­guien­te en el que en­tras te cau­ti­va de igual ma­ne­ra. En to­dos ellos hay al­go que te lla­ma la aten­ción, no so­lo esos Bu­das de di­men­sio­nes enor­mes ela­bo­ra­dos en oro, sino có­mo vi­ven allí la religión (el bu­dis­mo). Sus man­tras, sus mon­jes, sus in­cien­sos,... En Tai­lan­dia, co­mo la ma­yo­ría del sud­es­te asiá­ti­co, pre­do­mi­na el bu­dis­mo the­ra­va­da con un 93% de la po­bla­ción, se­gui­do por un 5% de mu­sul­ma­nes, un 1% de ca­tó­li­cos, y fi­nal­men­te un 1% de ani­mis­tas. La religión es el eje prin­ci­pal de la vi­da co­ti­dia­na de los thais.

Al­go cu­rio­so es que la gran ma­yo­ría de los hom­bres tai­lan­de­ses de­ben ser una vez en la vi­da mon­jes bu­dis­tas, es­to es con­si­de­ra­do

to­da una proeza de la cual se sien­ten or­gu­llo­sos, no so­lo ellos mis­mos sino sus pro­pias fa­mi­lias y ami­gos. Nor­mal­men­te, las per­so­nas que de­ci­den rea­li­zar el pa­so, lo lle­van a ca­bo du­ran­te tres me­ses.

Tras es­te pe­que­ño re­co­rri­do por el ám­bi­to es­pi­ri­tual di­ré que no só­lo me im­pre­sio­nó es­ta par­te de Bang­kok, sino tam­bién sus in­fi­ni­tos mer­ca­dos. En ellos no só­lo se po­día de­gus­tar to­da su va­rie­dad gas­tro­nó­mi­ca sino vi­si­tar sus ex­ten­sos pues­tos de flo­res, ro­pas, sou­ve­nirs, elec­tró­ni­ca, etc. Des­ta­ca­ré al­gu­nos co­mo el Mercado de Sam­peng-ba­rrio Chino, Pra­tu­nam Mar­ket, Cha­tu­chak Mar­ket, Kao Road o los mer­ca­dos flo­tan­tes.

“Cuan­do pien­sas que los tem­plos no te pue­den sor­pren­der más, el si­guien­te te cau­ti­va de igual ma­ne­ra”

Cier­ta­men­te me sor­pren­dió su gas­tro­no­mía (so­bre to­do en el nor­te del país), ya que te­nien­do en cuen­ta que soy ve­ge­ta­ria­na nun­ca tu­ve pro­ble­mas pa­ra co­mer a lo lar­go del via­je. Al­gu­nos de los pla­tos más ex­qui­si­tos que de­gus­té fue­ron: som tam (en­sa­la­da de pa­pa­ya), pad thai con to­fu o to­fu con curry.

En ca­so de que que­ráis prac­ti­car al­go de tai­lan­dés, aquí va al­gu­nos tips que os ayu­da­rán: “mai sai kay”, que sig­ni­fi­ca “sin po­llo”, aña­dien­do la pa­la­bra má­gi­ca “yée”, es de­cir, “vegetariano”. Tam­bién os acon­se­jo bus­car los pues­te­ci­tos ca­lle­je­ros que ten­gan una ban­de­ri­ta ama­ri­lla trian­gu­lar con el vér­ti­ce ha­cia aba­jo, es­to sig­ni­fi­ca que es vegetariano.

Otro de los días de­ci­di­mos mar­char al des­tino que te­nía­mos pla­nea­do des­de un prin­ci­pio, Kan­cha­na­bu­ri. De to­do lo que vi­mos, lo que más me emo­cio­nó fue sin du­da el fa­mo­so Puen­te so­bre el río Kwuai. A pe­sar de no ha­ber vivido en la épo­ca de es­tos acon­te­ci­mien­tos bé­li­cos, cuan­do vi­si­tas tan­to el Mu­seo del Fe­rro­ca­rril de la Muer­te co­mo el Mu­seo de Gue­rra lle­gas a sen­tir esa par­te de la his­to­ria y emo­cio­nar­te.

En con­tras­te con es­te epi­so­dio ne­gro de la his­to­ria de Tai­lan­dia, os re­co­men­da­ría al­qui­lar una mo­to en el mis­mo pue­blo e ir a las Cas­ca­das de Era­wa­nes; ten­dréis allí un ma­ra­vi­llo­so en­cuen­tro con la ma­dre na­tu­ra­le­za, vi­sua­li­zan­do uno de esos pai­sa­jes que no se ol­vi­dan ja­más.

Esa mis­ma jor­na­da mar­cha­mos a Ayut­ha­ya (dos ho­ras apro­xi­ma­das des­de Kan­cha­na­bu­ri), an­ti­gua­men­te la ca­pi­tal del reino Siam y con­si­de­ra­da en su día co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Sin du­da, uno de los lu­ga­res de es­te via­je que más dis­fru­té. La his­to­ria nos cuen­ta que los ejér­ci­tos bir­ma­nos que­ma­ron y arra­sa­ron ca­si to­do du­ran­te la invasión de 1767. Por for­tu­na, aún se con­ser­van las rui­nas de va­rios tem­plos y pa­la­cios de la épo­ca gra­cias a las ta­reas de re­cons­truc­ción y pre­ser­va­ción. Los cin­co tem­plos que no po­déis de­jar de vi­si­tar son: Wat Yai Chai Mogk­hon, Wa­tMahaThat, Wa­tPh­ra Sri Sanp­het, Wa­tLo­ka­yaSut­ha y Wa­tChai­watt­ha­na­ram. Sin du­da la me­jor ma­ne­ra de re­co­rrer es­ta ma­ra­vi­llo­sa ciu­dad es en un fa­mo­so tu­ktuk.

De aquí sa­li­mos en au­to­bús du­ran­te cin­co ho­ras has­ta nues­tro nue­vo des­tino, Suk­ho­tai. Es­te lu­gar tam­bién fue ca­pi­tal del reino Siam pe­ro an­te­rior­men­te a Ayut­ha­ya; lle­ga­mos de no­che y co­mo siem­pre no fue un pro­ble­ma, co­gi­mos un tu­ktuk y di­rec­tas al guest­hou­se que ya te­nía­mos re­ser­va­do, de es­ta ma­ne­ra po­día­mos des­can­sar y apro­ve­char la ma­ña­na si­guien­te.

Al ama­ne­cer nos le­van­ta­mos, desa­yu­na­mos y nos dis­pu­si­mos a no rom­per la tra­di­ción de es­ta ciu­dad: al­qui­la­mos unas bi­ci­cle­tas pa­ra re­co­rrer el Par­que His­tó­ri­co. Un lu­gar her­mo­sí­si­mo del que aún con­ser­vo imá­ge­nes muy ní­ti­das. La be­lle­za que

“Ayut­ha­ya, an­ti­gua­men­te la ca­pi­tal del reino Siam, es uno de los lu­ga­res de es­te via­je que más dis­fru­té”

con­tie­ne el mis­mo no po­dría ex­pli­car­lo con pa­la­bras, pe­ro el he­cho de re­co­rrer en bi­ci aquel re­cin­to don­de na­tu­ra­le­za y es­pi­ri­tua­li­dad es­tán com­ple­ta­men­te fu­sio­na­das es al­go to­tal­men­te má­gi­co; sin du­da fue una bue­na elec­ción te­ner es­ta ciu­dad den­tro de nues­tro iti­ne­ra­rio.

Tras es­tar du­ran­te unas cua­tro ho­ras en el Par­que His­tó­ri­co mar­cha­mos ha­cia el guest­hou­se a re­co­ger nues­tras ma­le­tas y pro­se­guir el via­je ha­cia Chiang Mai (co­no­ci­da co­mo La Ro­sa del Nor­te). Es­ta ciu­dad es la más gran­de y sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te cul­tu­ral del nor­te de Tai­lan­dia. A la vez es una de las más bo­ni­tas gra­cias a la na­tu­ra­le­za de sus

al­re­de­do­res don­de se en­cuen­tran al­gu­nas de las mon­ta­ñas más al­tas del país.

La ciu­dad en sí te da mu­chas op­cio­nes co­mo tu­ris­ta, no so­lo ver sus im­pre­sio­nan­tes tem­plos, sino tam­bién el po­der rea­li­zar gran­des trek­kings (en el Par­que Na­cio­nal Doi Int­ha­non), vi­si­tar sus in­ter­mi­na­bles mer­ca­di­llos, su gran va­rie­dad gas­tro­nó­mi­ca, sus di­ver­sos cur­sos de co­ci­na, ma­sa­jes, muay thai tai­lan­dés y, por su­pues­to, una ani­ma­da vi­da noc­tur­na.

Sin du­da, uno de los tem­plos más destacados es el de Doi Sut­hep, si­tua­do a 1676 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Mien­tras vas su­bién­do­lo –en nues­tro ca­so lo hi­ci­mos en

“Los pe­re­gri­nos tai­lan­de­ses lle­gan al Doi Sut­hep pa­ra hon­rar re­li­quias en el her­mo­so ‘che­di’ do­ra­do”

ta­xi– es impresionante ob­ser­var la can­ti­dad de gru­pos que lo ha­cen en bi­ci de ca­rre­te­ra. Los pe­re­gri­nos tai­lan­de­ses lle­gan has­ta aquí pa­ra hon­rar las re­li­quias bu­dis­tas con­sa­gra­das en el her­mo­so che­di do­ra­do. El tem­plo tam­bién ofre­ce una in­tere­san­te co­lec­ción de ar­te y ar­qui­tec­tu­ra Lan­na, ade­más de te­ner una fa­bu­lo­sa vis­ta de Chiang Mai. A és­te se lle­ga su­bien­do una es­ca­li­na­ta com­pues­ta por 306 es­ca­lo­nes.

Es­te tem­plo tie­ne la op­ción de po­der con­vi­vir con los mon­jes du­ran­te un tiem­po, así lo lle­vo a ca­bo mi gran ami­go Ma­riano, el cual tu­vo la gran ex­pe­rien­cia de es­tar du­ran­te una se­ma­na con ellos rea­li­zan­do me­di­ta­ción

Vi­pa­sa­na, las nor­mas pa­ra prac­ti­car­lo en los tem­plos sue­len ser es­tric­tas y con­lle­van un ais­la­mien­to tem­po­ral de la so­cie­dad, tras ello pue­des apor­tar la vo­lun­tad, si quie­res.

Es­tu­vi­mos cin­co días en Chiang Mai por lo que de­ci­mos apro­ve­char e ir el pri­me­ro de ellos a la pro­vin­cia de Chiang Rai (li­mi­tan­do al nor­te con Chiang Mai). Tras unas tres ho­ras apro­xi­ma­das en bus lle­ga­mos a nues­tro des­tino, sien­do la pri­me­ra pa­ra­da obli­ga­to­ria el Tem­plo Blan­co. No hay pa­la­bras pa­ra des­cri­bir lo im­pac­tan­te que fue: su di­se­ño to­tal­men­te rompe­dor, las ex­tra­ñas fi­gu­ras que lo de­co­ran y su blan­co in­ma­cu­la­do (re­pre­sen­tan­do la pu­re­za de Bu­da). No sue­le de­jar in­di­fe­ren­te a na­die. Al igual que nues­tra Sa­gra­da Fa­mi­lia, no tie­ne fe­cha cla­ra de fi­na­li­za­ción, pe­ro se es­pe­cu­la que pa­ra 2070 es­ta­rá aca­ba­do.

Nues­tra se­gun­da pa­ra­da fue en La Ca­sa Ne­gra, es­ta se en­cuen­tra a unos trein­ta mi­nu­tos del Tem­plo Blan­co, el con­tras­te es bas­tan­te con­si­de­ra­ble, es­te mu­seo se com­po­ne de 40 ca­ba­ñas de dis­tin­tos ta­ma­ños y for­mas, que co­mo di­ce su crea­dor Tha­wan Du­cha­nee, evo­can el pa­sa­do de Tai­lan­dia des­de un pun­to de vis­ta con­tem­po­rá­neo. Son las tí­pi­cas ca­sas de ma­de­ra tai­lan­de­sa pe­ro de co­lor ne­gro y de­co­ra­das con ani­ma­les di­se­ca­dos, si­llas y me­sas de for­mas in­ve­ro­sí­mi­les con ai­res vi­kin­gos o an­ti­guas he­rra­mien­tas de cam­po mo­di­fi­ca­das.

Tras nues­tra pri­me­ra eta­pa del via­je, que ha­bía su­pe­ra­do nues­tras ex­pec­ta­ti­vas con cre­ces, nos ha­bía­mos ga­na­do un po­co de re­lax y co­no­cer la otra par­te del país: des­can­sar en esas is­las y pla­yas pa­ra­di­sía­cas de

las que tan­to ha­bía­mos oí­do ha­blar. Te­nía­mos por de­lan­te 10 días pa­ra des­can­sar, por lo que co­gi­mos un vue­lo des­de Chiang Mai di­rec­tas a Kra­bi. De ahí to­ma­mos un bus y fui­mos a AoNang (unos 15 ki­ló­me­tros en di­rec­ción la cos­ta) don­de nos alo­ja­mos en un guest­hou­se de­lu­xe lla­ma­do Ben’s Hou­se; allí es­tu­vi­mos tres días, que apro­ve­cha­mos pa­ra ha­cer las fa­mo­sas ex­cur­sio­nes a las is­las co­lin­dan­tes (Chi­ken Is­land, Tub Is­land, Rai­lay Is­land & Po­da Is­land). Sin du­da, lo que más nos im­pre­sio­nó de to­das ellas fue ver esos pai­sa­jes kar­kás­ti­cos que veía­mos tan­tas ve­ces en las pe­lí­cu­las y que por fin po­día­mos de­lei­tar­nos en pri­me­ra per­so­na. Cier­ta­men­te nos su­po a po­co, ya que, co­mo es ha­bi­tual en Asia, du­ran­te la ex­cur­sión tu­vi­mos la apa­ri­ción de un mon­zón que nos hi­zo lle­gar a pen­sar que no lle­gá­ba­mos a con­tar­lo…pe­ro una vez más su­pe­ra­mos el mo­men­to to­mán­do­nos­lo con mu­cho hu­mor.

Con res­pec­to a la ciu­dad, hay que de­cir que AoNang es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te al nor­te del país. Ob­ser­va­mos que es­ta­ba más en­fo­ca­da al tu­ris­mo (con es­to no quie­ro de­cir que el res­to del país no lo es­té, ni que nos dis­gus­ta­ra), pe­ro des­de la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca, has­ta el ti­po de tu­ris­mo, lo­ca­les, pues­tos am­bu­lan­tes, etc., era muy di­fe­ren­te a lo vis­to en Kra­bi.

Des­de aquí nos fui­mos a nues­tro des­tino final que era Koh Tao, al cual lle­ga­mos tras unas ho­ras de au­to­bús y va­rios bar­cos. Hay una co­sa que no he men­cio­na­do y de­béis te­ner muy pre­sen­te: si via­jáis a cual­quier país asiá­ti­co de­béis cam­biar el chip des­de que pon­gáis los pies allí: na­da de plan­tea­ros ho­ra­rios me­ticu­losos y pen­sar que to­do os sal­drá tal y co­mo lo te­néis pla­nea­do.

Aquí el me­dio de trans­por­te sue­le ir a su rit­mo, por lo que la pa­cien­cia es una gran vir­tud. Tam­bién os ase­gu­ro que com­pen­sa cuan­do lle­gas a ca­da uno de los lu­ga­res ma­ra­vi­llo­sos que ofre­ce.

Tras mu­chas anéc­do­tas, por fin lle­ga­mos a es­ta ma­ra­vi­llo­sa is­la don­de fui­mos aco­gi­das por un increíble gru­po de ins­truc­to­res de bu­ceos de la es­cue­la Pu­ra Vi­da. Apro­ve­ché pa­ra sa­car­me el tí­tu­lo de Open Wa­ter Di­ver y aquí fue don­de des­cu­brí una nue­va pa­sión en mi vi­da, apor­tan­do si cabe un po­co más de fe­li­ci­dad a és­ta. Es­ta is­la nos dio sol, pla­yas, no­ches, bu­ceo e in­creí­bles atar­de­ce­res… ¡Sin du­da muy re­co­men­da­ble pa­ra los aman­tes del di­ving! Nos sen­tía­mos tan a gus­to en es­ta is­la pa­ra­di­sía­ca que de­ci­di­mos re­tra­sar un día el vue­lo de vuel­ta a Bag­kok. Tras es­ta increíble se­ma­na nos mar­cha­mos de vuel­ta a la ca­pi­tal pa­ra apro­ve­char la úl­ti­ma no­che y con­ce­der­nos un úl­ti­mo ca­pri­cho en es­te país: una gran ce­na en el res­tau­ran­te Si­roc­co, el cual nos ofre­ció tan­to unos pla­tos de­li­cio­sos co­mo una de las me­jo­res vis­tas de la ciu­dad. ¡No pu­di­mos te­ner me­jor final!

He de de­ci­ros que des­pués de re­la­ta­ros un po­co es­te via­je lo he vuel­to a re­vi­vir con Nu­ria y nos he­mos reí­do mu­cho, pues han si­do mu­chos días, mu­chas es­pe­ras de tre­nes, mu­chas anéc­do­tas, mu­chas ale­grías, mu­chas sor­pre­sas y tam­bién mu­chas ho­ras de si­len­cio pa­ra asi­mi­lar to­das esas ex­pe­rien­cias vi­vi­das. Y es que, ca­da vez que lo pien­so, ten­go siem­pre cla­ro por­qué si­go via­jan­do…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.