Es­co­cia

Ver­des fior­dos, vie­jos e im­pre­sio­nan­tes cas­ti­llos ais­la­dos y pla­yas de­sier­tas y ca­si vír­ge­nes com­po­nen sus pai­sa­jes, tan ro­mán­ti­co co­mo in­só­li­tos

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS TXE­MA GONZÁLEZ ALLEN­DE FE­CHA DEL VIA­JE ABRIL-MA­YO 2009

Cá­ma­ra en mano ha­cia lo sal­va­je des­cu­bri­mos el la­do más re­cón­di­to de unas tie­rras que pre­ser­van su mis­ti­cis­mo in­tac­to.

Ha­ce al­gu­nos años hi­ci­mos nues­tro pri­mer via­je a Es­co­cia. En ese pri­mer via­je nos cen­tra­mos en ha­cer una ru­ta muy tí­pi­ca, por los prin­ci­pa­les des­ti­nos del país. Y fue un via­je ma­ra­vi­llo­so. Pe­ro en el po­co tiem­po que pa­sa­mos en las High­lands y en la cos­ta oes­te vis­lum­bra­mos una tie­rra de una be­lle­za es­pec­ta­cu­lar, una Es­co­cia muy sal­va­je y dis­tin­ta a la que ha­bía­mos es­ta­do vien­do en los des­ti­nos más fre­cuen­ta­dos por el tu­ris­mo. Así que un par de años des­pués de­ci­di­mos vol­ver y co­no­cer esa otra Es­co­cia. Y nos en­con­tra­mos con un ver­da­de­ro te­so­ro que que­re­mos com­par­tir con to­dos vo­so­tros.

A fi­na­les de abril vo­la­mos a Edim­bur­go,y des­de allí fui­mos di­rec­tos en co­che de al­qui­ler has­ta John o’Groats, en la pun­ta no­res­te de Es­co­cia. Fue­ron unas seis ho­ras de co­che pe­ro que no se nos hi­cie­ron na­da lar­gas, dis­fru­tan­do del pre­cio­so pai­sa­je es­co­cés. Des­de

es­te pue­ble­ci­to hay una ca­rre­te­ra que nos lle­va has­ta el fa­ro de Dun­cansby Head,y des­de allí un sen­de­ro que bor­dea el acan­ti­la­do nos con­du­ce a un pa­ra­je impresionante, con unos enor­mes pi­nácu­los de ro­ca emer­gien­do del mar a po­cos me­tros de la cos­ta. Es un lu­gar real­men­te so­bre­co­ge­dor. Des­hi­ci­mos el ca­mino y vol­vi­mos al co­che pa­ra se­guir por la cos­ta nor­te. Las ca­rre­te­ras en es­ta zo­na, y en el res­to del nor­te y cos­ta oes­te de Es­co­cia son real­men­te es­tre­chas, has­ta el pun­to de que en mu­chos tra­mos so­lo exis­te un ca­rril y cuan­do te en­cuen­tras con un co­che de fren­te –co­sa que no ocu­rre con fre­cuen­cia– uno de los dos se tie­ne que apar­tar pa­ra de­jar pa­so en los co­no­ci­dos Pas­sing Pla­ces. Des­de Dun­cansby Head nos di­ri­gi­mos ha­cia el oes­te, ha­cia Dun­net Head, el pun­to más sep­ten­trio­nal de is­la de Gran Bretaña. Otro ma­ra­vi­llo­so pa­ra­je sal­va­je con in­creí­bles vis­tas. A lo lar­go de la ca­rre­te­ra en­tre am­bos pun­tos hay nu­me­ro­sos rin­co­nes pre­cio­sos, pla­yas de pie­dra, acan­ti­la­dos… la ver­dad es que el pai­sa­je es de pe­lí­cu­la co­mo en to­do nues­tro via­je. La be­lle­za de los pai­sa­jes au­men­ta a me­di­da que nos acer­ca­mos al oes­te.

A la ma­ña­na si­guien­te se­gui­mos ha­cia el oes­te por la cos­ta pa­san­do por pai­sa­jes ca­da vez más re­mo­tos y sal­va­jes. Pa­sa­mos por To­rris­da­le Bay, una impresionante pla­ya – hay que an­dar un po­co pa­ra lle­gar a ella–, y lle­ga­mos a Ton­gue y a su pin­to­res­co fior­do , el Ky­le of Ton­gue. Aun­que en el via­je pa­sa­re­mos por di­fe­ren­tes fior­dos, na­da tie­nen que ver con sus pa­rien­tes no­rue­gos. Los fior­dos es­co­ce­ses son mu­cho me­nos abrup­tos y más pe­que­ños, aun­que no me­nos be­llos.

El Ky­le of Ton­gue es muy pin­to­res­co y hay una to­rre - castillo de Va­rrich - en uno de sus la­dos, a la que se pue­de lle­gar ca­mi­nan­do. Atra­ve­san­do el Ky­le por ca­rre­te­ra en su la­do oes­te fui­mos has­ta la pe­que­ña po­bla­ción de Tal­mi­ne, don­de hay va­rias pla­yas pre­cio­sas. En es­ta zo­na ape­nas hay pue­blos im­por­tan­tes, y mu­cho me­nos res­tau­ran­tes, por lo que es acon­se­ja­ble pre­pa­rar­se un pic­nic y co­mer en cual­quie­ra de los ma­ra­vi­llo­sos rin­co­nes de la ru­ta.

Se­gui­mos ca­rre­te­ra has­ta Dur­ness, pa­san­do por el Loch Eri­boll. To­do el re­co­rri­do es impresionante, y cues­ta se­guir con­du­cien­do y no pa­rar­se en ca­da re­co­do de la ca­rre­te­ra a sa­car fo­to­gra­fías. Jus­to an­tes de lle­gar al pue­blo me­re­ce la pe­na vi­si­tar Smoo Ca­ve, un be­llo pa­ra­je na­tu­ral for­ma­do por una cueva ma­ri­na so­bre la que desem­bo­ca un río que cae en una bo­ni­ta cas­ca­da al in­te­rior de la cueva. Fi­na­li­za­da la vi­si­ta se­gui­mos la

ca­rre­te­ra ha­cia el pue­blo de Dur­ness, cu­yo atrac­ti­vo es su impresionante cos­ta con al­tos acan­ti­la­dos que se al­ter­nan con pre­cio­sas pla­yas. Tras dar un pe­que­ño pa­seo y sa­car mu­chas fo­tos se­gui­mos ha­cia la úl­ti­ma pa­ra­da del día y uno de los pa­ra­jes cos­te­ros más in­creí­bles de la cos­ta es­co­ce­sa: San­wood Bay. Se tra­ta de una pla­ya sal­va­je con un la­go cos­te­ro y una es­ta­ca de mar que en con­jun­to con­for­man un pai­sa­je increíble. Pa­ra lle­gar allí hay que de­jar el co­che en Blair­mo­re (cos­ta oes­te) y an­dar al­go más de una ho­ra. Cuan­do lle­ga­mos allí a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de no ha­bía ab­so­lu­ta­men­te na­die, lo que le aña­día un en­can­to es­pe­cial al lu­gar.

Otro día más se­gui­mos des­cen­dien­do por la cos­ta oes­te y dis­fru­tan­do del increíble pai­sa­je. Pa­sa­mos por Kin­loch­ver­bie y Scou­rie y lle­ga­mos a Ky­les­ku, don­de un pin­to­res­co puen­te cru­za el Loch (la­gos o en­tran­tes de mar). La ca­rre­te­ra atra­vie­sa pai­sa­jes im­pre­sio­nan­tes, tan­to en la cos­ta co­mo en los tra­mos in­te­rio­res. En la pri­me­ra par­te del re­co­rri­do, al sur de Rhi­co­nich, hay una zo­na con nu­me­ro­sos la­gos pe­que­ños se­pa­ra­dos por pro­mon­to­rios ro­co­sos que crean un pai­sa­je pe­cu­liar. Des­de Ky­les­ku nos di­ri­gi­mos al oes­te pa­ra ver el Old Man of Stoer, una es­pec­ta­cu­lar es­ta­ca de mar, a la que se lle­ga des­de la pun­ta de Stoer y su fa­ro, en un agra­da­ble pa­seo por los acan­ti­la­dos.

Aban­do­na­mos la cos­ta pa­ra di­ri­gir­nos a otro lu­gar má­gi­co: el Loch Assynt. Se tra­ta de un la­go si­tua­do en un pai­sa­je muy evo­ca­dor y con el aña­di­do de unas ro­mán­ti­cas rui­nas de un castillo en su ori­lla. Que­da muy po­co del castillo pe­ro su ima­gen, con el la­go y las mon­ta­ñas cir­cun­dan­tes son de las que te de­jan bo­quia­bier­to.

Con­ti­nua­mos el via­je por la cos­ta y de ca­mino a Ulla­pool pu­di­mos ver la pre­cio­sa si­lue­ta del Stac Po­llaidh. Aun­que nos hu­bie­se

gus­ta­do su­bir a la ci­ma (unas tres ho­ras) íba­mos jus­tos de tiem­po así que se­gui­mos ade­lan­te. Ulla­pool es el pue­blo más im­por­tan­te de es­ta zo­na, y aquí se pue­de apro­ve­char pa­ra abas­te­cer­se. Se­gui­mos la cos­ta ha­cia el su­r­oes­te bor­dean­do el Loch Broom has­ta lle­gar a las pre­cio­sas pla­yas de Grui­nard Bay. El pai­sa­je es una vez más so­bre­co­ge­dor, con las mon­ta­ñas de te­lón de fon­do, y las aguas tur­que­sas de las pla­yas. En es­ta zo­na de Es­co­cia –co­no­ci­da co­mo Wes­ter Ross– así co­mo en las is­las Hé­bri­das vi­mos unas pla­yas in­creí­bles, de are­na blan­ca, aguas cris­ta­li­nas, ro­dea­das por mon­ta­ñas y pra­dos ver­des. La ma­yo­ría de ellas son pla­yas com­ple­ta­men­te sal­va­jes.

A la ma­ña­na si­guien­te dis­fru­ta­mos de va­rios pa­seos por las pla­yas y los mi­ra­do­res de Gair­loch. Se­gui­mos, tras pa­sar por el pre­cio­so Loch Ma­ree, ha­cia otro de los lu­ga­res más im­pre­sio­nan­tes de Es­co­cia: To­rri­don. Se tra­ta de una zo­na de gran be­lle­za na­tu­ral en torno a dos lochs, el de To­rri­don y el de Shiel­daig. La ru­ta que si­gue el fon­do del Glen (valle) To­rri­don es muy es­cé­ni­ca, con las mo­les mon­ta­ño­sas ele­ván­do­se so­bre el la­go en un pai­sa­je úni­co. En es­ta zo­na hay nu­me­ro­sas ru­tas de

sen­de­ris­mo pe­ro nos li­mi­ta­mos a ha­cer la ru­ta en co­che y ha­cer mu­chas pa­ra­das. La ver­dad es que el pai­sa­je es de qui­tar el hi­po sim­ple­men­te si­guien­do la ca­rre­te­ra. Con­ti­nua­mos ha­cia otra de las gran­des ma­ra­vi­llas de es­ta zo­na: la pe­nín­su­la de Ap­ple­cross, jus­to al sur. Es­ta pe­nín­su­la es la quin­tae­sen­cia de la cos­ta oes­te, una zo­na tre­men­da­men­te ais­la­da y un re­man­so de paz. Se ac­ce­de so­lo a tra­vés de dos ca­rre­te­ras. A tra­vés de una de ellas, la co­no­ci­da co­mo Bea­lach na Ba, se pue­de dis­fru­tar de unas vis­tas in­creí­bles ha­cia las Hé­bri­das ex­te­rio­res. Y eso que so­lo pu­di­mos dis­fru­tar­las a me­dias por las nu­bes –que nos acom­pa­ña­ron a lo lar­go de to­do el via­je–. Tras dis­fru­tar de las ma­ra­vi­llo­sas vis­tas se lle­ga a la cos­ta, al pue­blo de Ap­ple­cross. Des­de allí re­co­rri­mos la ca­rre­te­ra vi­si­tan­do al­gu­nos pin­to­res­cos y di­mi­nu­tos pue­blos con unas pla­yas pre­cio­sas. Tras dar la vuel­ta a la pe­nín­su­la se­gui­mos la ca­rre­te­ra has­ta la is­la de Sk­ye don­de pa­sa­re­mos los dos pró­xi­mos días. An­tes de cru­zar el puen­te que con­du­ce a la is­la no pu­di­mos re­sis­tir­nos a pa­sar por el castillo de Ei­lean Do­nan, po­cos ki­ló­me­tros ha­cia el sur. Es uno de los lu­ga­res más má­gi­cos de Es­co­cia.

En Sk­ye vi­si­ta­mos el la­go Co­ruisk me­dian­te un pa­seo en bar­co con la com­pa­ñía Be­lla Ja­ne –lo re­ser­va­mos con an­te­la­ción ya que no hay mu­chos via­jes y sue­len es­tar so­li­ci­ta­dos–.Es un lu­gar úni­co y ais­la­do. Se pue­de apro­ve­char pa­ra ha­cer una ru­ta de sen­de­ris­mo que sube has­ta una de las cum­bres cer­ca­nas y pro­por­cio­na unas vis­tas muy am­plias de las mon­ta­ñas y la cos­ta. Ade­más pu­di­mos ver mu­chas fo­cas tan­to des­de el bar­co co­mo des­de el pro­pio la­go. Tam­bién hi­ci­mos otra pe­que­ña ru­ta has­ta la bahía de Ca­ma­su­nary al pie de las fan­tás­ti­cas mon­ta­ñas Cui­llin, des­de Elgol al sur de la is­la. Son unas dos ho­ras y me­dia y el ca­mino es muy fá­cil, con gran­des vis­tas ha­cia las mon­ta­ñas. Un po­co más al nor­te la bahía de Ta­lis­ker es otro lu­gar real­men­te di­fí­cil de des­cri­bir. La bahía es­tá ro­dea­da de al­tos acan­ti­la­dos con una es­ta­ca de mar en uno de ellos y una cas­ca­da en el otro ex­tre­mo. Más no se pue­de pe­dir. Y por úl­ti­mo vi­si­ta­mos la pin­to­res­ca pun­ta de Neist Point con su pre­cio­so fa­ro, al no­roes­te de la is­la. Se pue­de lle­gar en co­che y pa­ra sa­car unas fo­tos im­pre­sio­nan­tes so­lo hay que su­bir un po­co des­de la ca­rre­te­ra pa­ra ad­qui­rir pers­pec­ti­va. In­ten­ta­mos tam­bién lle­gar al mí­ti­co Old Man of Storr (una es­ta­ca en una cor­di­lle­ra mon­ta­ño­sa al no­res­te de la is­la, que es uno de los ico­nos de Sk­ye) pe­ro el día se es­tro­peó y so­lo pu­di­mos ha­cer par­te de la ru­ta. Nos di­ri­gi­mos a Uig, don­de pa­sa­mos la no­che a la espera de em­bar­car pa­ra las is­las de Le­wis y Ha­rris (en reali­dad es­tán uni­das en­tre sí), par­te de las Hé­bri­das ex­te­rio­res.

Al ama­ne­cer co­gi­mos el ferry (de Ca­le­do­nian Ma­cB­ray­ne, re­ser­va­do por in­ter­net) en el pe­que­ño puer­to de Uig (al nor­te de Sk­ye). Tras un via­je de po­co más de ho­ra y me­dia lle­ga­mos al di­mi­nu­to pue­blo de Tar­bert, en la is­la de Ha­rris. Ini­cia­mos la ex­plo­ra­ción ha­cia el sur re­co­rrien­do esa par­te de la is­la en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj. La ca­rre­te­ra que re­co­rre la par­te es­te de la is­la se co­no­ce co­mo la ca­rre­te­ra de oro, de­bi­do al cos­te de su cons­truc­ción. Es una ca­rre­te­ra si­nuo­sa que pa­sa por un pai­sa­je agres­te re­ple­to de la­gui­tos di­mi­nu­tos, ro­cas, ba­jos acan­ti­la­dos, y es­po­rá­di­ca­men­te al­gu­na ca­sa cons­trui­da en lu­ga­res in­ve­ro­sí­mi­les. Al sur se lle­ga has­ta el pe­que­ño pue­blo de Ro­del que tie­ne una bo­ni­ta igle­sia. Ade­más de las múl­ti­ples pa­ra­das que hi­ci­mos por el ca­mino aquí di­mos un pa­seo más lar­go ha­cia Le­ver­burgh –unas dos ho­ras ida y vuel­ta–, por una ru­ta con vis­tas es­pec­ta­cu­la­res. La vuel­ta a Tar­bert la ha­ce­mos por el oes­te de la is­la, don­de se pa­sa por pre­cio­sas pla­yas (Lus­kenty­re, Sca­ris­ta). Pa­ra aca­bar el día re­co­rri­mos los po­co más

de 20 km. que se­pa­ran Tar­bert de Hus­hi­nish Point, ha­cia el oes­te. Es una ca­rre­te­ra pre­cio­sa con vis­tas ha­cia los pi­cos del nor­te y que pa­sa por el pin­to­res­co castillo de Am­huinn­suid­he, que pa­re­ce fue­ra de lu­gar jun­to al mar en una ubi­ca­ción tan re­mo­ta.

Al día si­guien­te sa­lien­do de Tar­bert ha­cia Stor­no­way, pa­sa­mos por el Clis­ham que a 799 me­tros es la mon­ta­ña más al­ta de Ha­rris con vis­tas es­pec­ta­cu­la­res. Cer­ca de Castle Ard­vour­lie hay una pis­ta de un ki­ló­me­tro por la la­de­ra que me­re­ce la pe­na, ya que nos lle­va a una ele­va­ción con bue­nas vis­tas ha­cia el la­go Sea­forth. Se­gui­mos ha­cia Stor­no­way, ya en la is­la de Le­wis y el pue­blo más gran­de de las is­las, don­de pu­di­mos de nue­vo ver fo­cas en el puer­to. Tam­bién des­de el puer­to se pue­de ver un bo­ni­to castillo, el castillo de Lews. Des­de Stor­no­way nos des­pla­za­mos ha­cia el nor­te a North Tols­ta, un di­mi­nu­to pue­ble­ci­to, pa­ra ver dos de las más be­llas pla­yas de la is­la: Garry Sands con sus ris­cos enig­má­ti­cos emer­gien­do de la are­na y Traigh Mhor, una de las más lar­gas de Le­wis al ex­tre­mo nor­te de la is­la. Vol­ve­mos so­bre nues­tros pa­sos ca­si has­ta Stor­no­way y nos di­ri­gi­mos ha­cia la cos­ta oes­te de la is­la. Allí lo pri­me­ro que ve­mos es la Ar­nol Black­hou­se, una ca­sa tra­di­cio­nal de la is­la. La vi­si­ta es cor­ta pe­ro in­tere­san­te. A lo lar­go de la cos­ta oes­te hay pla­yas sal­va­jes y de increíble be­lle­za, la ma­yo­ría de ellas ubi­ca­das en lu­ga­res re­mo­tos. Si­guien­do por la cos­ta oes­te lle­ga­mos a una pre­cio­sa pla­ya, la de Dail Mor. Es­ta pla­ya ade­más de ser muy bo­ni­ta tie­ne un ex­ten­so ce­men­te­rio en cam­po abier­to

jun­to a ella. Pa­ra fi­na­li­zar el día vi­si­ta­mos un po­co más al sur Ca­lla­nais. Allí se pue­de ver una agru­pa­ción muy nu­me­ro­sa de men­hi­res, un lu­gar má­gi­co. Si­guien­do la ca­rre­te­ra ha­cia el sur por la cos­ta se lle­ga al po­bla­do tra­di­cio­nal de Gea­rran­nan cer­ca de Car­lo­way. Va­le la pe­na una vi­si­ta por su pin­to­res­ca ubi­ca­ción cer­ca de la cos­ta.

En es­te úl­ti­mo día en las is­las vi­si­ta­mos la pe­que­ña is­la de Great Ber­ne­ra –uni­da a Le­wis por un puen­te–. Los pai­sa­jes son real­men­te her­mo­sos en es­ta is­la sal­va­je. En Bos­ta en el ex­tre­mo nor­te de Great Ber­ne­ra hay ade­más de una pre­cio­sa pla­ya una red de edi­fi­cios de pie­dra que for­man el pue­blo más com­ple­to con­ser­va­do de la Edad de Hie­rro en Es­co­cia. Tras Ber­ne­ra, se­gui­mos por la ca­rre­te­ra ha­cia el sur de la is­la, don­de hay al­gu­nas pla­yas es­pec­ta­cu­la­res, co­mo Uig y Traigh na Be­rie. Son pla­yas in­creí­bles, con pra­dos lle­gan­do has­ta la are­na y las ove­jas pas­tan­do li­bre­men­te ca­si en la ori­lla del mar. Ini­cia­mos el ca­mino de vuel­ta a Tar­bert pa­ra co­ger el ferry y des­pués hi­ci­mos un lar­go tra­yec­to has­ta Oban, don­de hi­ci­mos no­che.

Nues­tro úl­ti­mo día lo apro­ve­cha­mos pa­ra dar un pa­seo por es­te bo­ni­to pue­blo an­tes de di­ri­gir­nos a Glen Coe, nues­tra úl­ti­ma pa­ra­da an­tes de vol­ver a Edim­bur­go. Glen Coe es un pa­ra­je de mon­ta­ña con un pai­sa­je ex­cep­cio­nal. Las vis­tas des­de la ca­rre­te­ra que re­co­rre el valle ya son es­pec­ta­cu­la­res. Hi­ci­mos una ru­ta no muy lar­ga pe­ro que nos per­mi­tió ad­mi­rar el pai­sa­je en to­da su mag­ni­tud, y ele­gi­mos el

Valle Per­di­do, Coi­re Gab­hail, una ru­ta de unas cua­tro ho­ras ida y vuel­ta, con un des­ni­vel de unos 350 m. El valle Per­di­do es un valle la­te­ral y ele­va­do so­bre el le­cho de Glen Coe. Tras el des­cen­so ini­cia­mos el re­gre­so a Edim­bur­go pa­san­do por el La­go Na h-Achlai­se den­tro de la re­ser­va de Ran­nooch Moor. Se tra­ta de uno de los la­gos más be­llos de Es­co­cia. Sa­ca­mos unas fo­tos y se­gui­mos nues­tro ca­mino a Edim­bur­go, don­de al día si­guien­te to­ca­ba ma­dru­gar pa­ra vol­ver a ca­sa.

En de­fi­ni­ti­va el via­je nos en­can­tó. Dis­fru­ta­mos de una na­tu­ra­le­za es­pec­ta­cu­lar y sal­va­je co­mo no pen­sá­ba­mos que po­día ha­ber to­da­vía en Eu­ro­pa. En cuan­to a los alo­ja­mien­tos, re­ser­va­mos B&B des­de aquí pa­ra ca­da uno de los días en fun­ción de la ru­ta que ha­bía­mos pla­ni­fi­ca­do. En ge­ne­ral ofre­cen una bue­na ca­li­dad a pre­cios ra­zo­na­bles y en to­dos ellos en­con­tra­mos an­fi­trio­nes real­men­te ama­bles y dis­pues­tos a ayu­dar­nos. Por des­ta­car dos de los que real­men­te nos en­can­ta­ron: Clois­ters B&B en Tal­mi­ne –acon­di­cio­na­do en una an­ti­gua igle­sia en una ubi­ca­ción es­pec­ta­cu­lar–, y Cuil Lod­ge en Uig –con pre­cio­sas vis­tas a la bahía y al em­bar­ca­de­ro del ferry–. En to­dos ellos el desa­yuno, el Scot­tish Break­fast, era muy abun­dan­te, ca­si co­mo una co­mi­da. És­te via­je jun­to con mu­chos otros fue el que nos ins­pi­ró pa­ra desa­rro­llar Tra­ve­lE­choes, un asis­ten­te de via­jes pa­ra iOS que in­clu­ye to­dos los des­ti­nos men­cio­na­dos en el ar­tícu­lo y mu­chos más.

Loch Assynt y el Castillo de Ard­vreck

Pla­ya de To­rris­da­le Bay

Smoo Ca­ve, en Dur­ness

Neist Point y fa­ro en

la is­la de Sk­ye

Mon­ta­ñas y la­go de To­rri­don

Pla­ya de Lus­kenty­re

en la is­la de Ha­rris

Acan­ti­la­dos en Dun­cansby Head,

cer­ca de John o'Groats

Valle de Glen Coe

Qui­raing en la is­la de Sk­ye

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.