Sri Lan­ka

Mon­ta­ñas, ca­ta­ra­tas, rui­nas mis­te­rio­sas, pla­yas muy sur­fea­bles y ese fa­mo­so té. Bien­ve­ni­dos al jar­dín del Edén

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS EN­RIC GI­LI FE­CHA DEL VIA­JE 04/07/2015 A 15/07/2015

Olis­quea­mos las le­yen­das e his­to­ria que aro­ma­ti­zan a es­te país, mí­ti­co por la ca­li­dad de su té y su ri­que­za en es­pe­cias (y pai­sa­jes).

Al em­pe­zar el año 2015 no du­da­mos en des­ti­nar nues­tras va­ca­cio­nes a vi­si­tar Sri Lan­ka, uno de los top 10 en nues­tra lis­ta de fa­vo­ri­tos. Una vez cla­ro el des­tino y los días dis­po­ni­bles (unos 10 o 11) em­pe­za­mos a in­for­mar­nos pa­ra de­fi­nir la ru­ta. To­do se iba a cen­trar en la zo­na mon­ta­ño­sa del país (en el in­te­rior de la is­la) y a par­tir de aquí el res­to de días y ex­cur­sio­nes. Em­pe­za­mos por el sur, des­pués iría­mos a la zo­na cen­tral mon­ta­ño­sa y fi­nal­men­te a la zo­na cen­tro-nor­te y triángulo cul­tu­ral.

Una de las prin­ci­pa­les di­fi­cul­ta­des que se nos pre­sen­ta­ba era el có­mo des­pla­zar­nos por el país con mo­chi­la y con pre­su­pues­tos low­cost. Ve­nía­mos de ha­cer una ru­ta mo­chi­le­ra por Ecua­dor don­de el trans­por­te pú­bli­co era muy bueno y lle­ga­ba a to­dos los si­tios.

Sri Lan­ka es di­fe­ren­te. Dis­po­ne de tre­nes re­gio­na­les muy bo­ni­tos y por pai­sa­jes es­pec­ta­cu­la­res he­ren­cia de la co­lo­ni­za­ción in­gle­sa, pe­ro que tar­dan mu­chas ho­ras pa­ra ha­cer tra­yec­tos pe­que­ños. Lo mis­mo con los au­to­bu­ses, que ade­más no lle­gan a to­dos los si­tios. Es una bue­na op­ción si se dis­po­ne de más días.

An­te es­ta si­tua­ción de­ci­di­mos re­co­rrer el país en dos fa­ses, una en co­che y con­duc­tor, y la otra en tren, bus y tuk-tuk. En el te­ma alo­ja­mien­to, de­ci­di­mos com­bi­nar guest­hou­ses muy ba­ra­tos con la­va­bos com­par­ti­dos con ho­te­les me­nos sen­ci­llos pe­ro con al­gu­na sin­gu­la­ri­dad aña­di­da. Por ejem­plo vis­tas es­pec­ta­cu­la­res, ca­ba­ñas en el cam­po, pis­ci­na,…

Pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo el tiem­po pe­ro sin ir con es­trés, de­ci­di­mos no vi­si­tar la ca­pi­tal del país, Co­lom­bo. Ha­bía­mos leído que

no era ne­ce­sa­rio ver­lo. Es por es­to que jus­to al lle­gar al ae­ro­puer­to ya nos es­pe­ra­ba el con­duc­tor que nos lle­va­ría di­rec­ta­men­te al ex­tre­mo sur del país.

Tu­vi­mos que ir pri­me­ro a Co­lom­bo pa­ra in­ter­cam­biar di­ne­ro y de pa­so el con­duc­tor nos hi­zo una bue­na ru­ta. Efec­ti­va­men­te no es ne­ce­sa­rio ver Co­lom­bo.

Por el ca­mino pa­ra­mos en un pues­to en la ca­rre­te­ra don­de ven­dían fru­ta y zu­mos, to­do lo que caía de los ár­bo­les de al la­do. Allí ya hi­ci­mos nues­tra pri­me­ra in­cur­sión cu­li­na­ria y aro­má­ti­ca de Cey­lán.

Nues­tro pri­mer des­tino de la ru­ta fue Ga­lle, ciu­dad pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad y a unas dos ho­ras en co­che des del ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal. Es de las po­cas ciu­da­des del país asiá­ti­co don­de to­da­vía se pue­den con­tem­plar los edi­fi­cios y el fa­ro cons­trui­do en la épo­ca de la co­lo­ni­za­ción ho­lan­de­sa. No nos im­pac­tó de­ma­sia­do la ver­dad, nos pa­re­ció una ciu­dad sin más. Al caer la no­che nos di­ri­gi­mos a Mi­ris­sa don­de nos hos­pe­da­ría­mos.

El si­guien­te día lo des­ti­na­ría­mos a vi­si­tar Pol­he­na Beach y Ta­la­lla por la ma­ña­na: pla­yas pa­ra­di­sía­cas con pal­me­ras que lle­gan al mar, ca­si. Por la tar­de vi­si­ta­mos el Hum­ma­na­ya Blow­ho­le, un agu­je­ro en las ro­cas jus­to al la­do del mar don­de el agua sa­le dis­pa­ra­da mu­chos me­tros arri­ba en ca­da ola. Aquí nos em­pe­za­mos a dar cuen­ta que es bas­tan­te di­fí­cil en­con­trar los si­tios en Sri Lan­ka. Ya por la no­che nos di­ri­gi­mos a Ka­ta­ra­ga­ma don­de pu­di­mos asis­tir a un ri­tual bu­dis­ta muy in­tere­san­te. Fi­nal­men­te nos alo­ja­ría­mos en Tis­sa.

El ter­cer día lo des­ti­na­mos a ha­cer un sa­fa­ri por el Ya­la Na­tio­nal Park. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal era el de ver leo­par­dos en li­ber­tad, pe­ro al final no vi­mos nin­guno, so­lo hue­llas. Sí vi­mos ele­fan­tes, co­co­dri­los, pá­ja­ros de to­do ti­po, cier­vos, pa­vos reales y de to­do. Pu­di­mos con­tem­plar tam­bién los efec­tos del tsu­na­mi de 2004 ya que la zo­na cos­te­ra de es­te par­que es­ta­ba to­da­vía to­tal­men­te des­trui­da.

Por la tar­de fui­mos a ver la pri­me­ra gran es­ta­tua de Bu­da en to­do el via­je, si­tua­da en Ku­da Oya. De allí, di­rec­tos a Ella, pue­blo don­de cen­tra­ría­mos la ma­yor par­te de nues­tras ex­pe­rien­cias.

A par­tir de aquí ven­drían unos días sin con­duc­tor, con trans­por­te pú­bli­co y ex­cur­sio­nes.

Jus­to al lle­gar hi­ci­mos el check-in en nues­tro guest­hou­se (sen­ci­llo pe­ro con una vis­tas in­creí­bles) y an­tes de que el sol ca­ye­ra fui­mos a ba­ñar­nos en las ca­ta­ra­tas Ra­wa­na. 25 me­tros de caí­da im­pre­sio­nan un po­co pe­ro

al ver que la gen­te se ba­ña­ba sin nin­gún pro­ble­ma no­so­tros de­ci­di­mos ha­cer­lo tam­bién. Co­mo cu­rio­si­dad, pa­ra lle­gar al guest­hou­se se te­nían que re­co­rrer unos 500 me­tros por la vía del tren, y el tren cir­cu­la­ba por esas vías!

Al cuar­to día fui­mos a pie des­de Ella has­ta el Little Adam’s Peak, una mon­ta­ña sen­ci­lla con unas vis­tas muy bue­nas de to­do el valle y las plan­ta­cio­nes de té. En me­nos de cua­tro ho­ras ya ha­bía­mos subido y ba­ja­do, por lo que a las 12 vol­vía­mos a es­tar en Ella. Por la tar­de co­gi­mos un bus pú­bli­co ha­cia Ba­du­lla, pun­to de par­ti­da a la si­guien­te ex­cur­sión, Dun­hin­da Falls. Se tra­ta de unas ca­ta­ra­tas es­pec­ta­cu­la­res a po­ca dis­tan­cia de la po­bla­ción.

Quin­to día. Se­gu­ra­men­te és­te fue el día más su­rrea­lis­ta de to­do el via­je. A pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na co­gi­mos el tren ha­cia Hapu­tale pa­ra vi­si­tar las plan­ta­cio­nes de té de la mar­ca Lip­ton. En dos ho­ras lle­ga­mos al pue­blo y... ¡pri­me­ra sor­pre­sa!, no de­bía­mos

ha­ber ba­ja­do allí. Aún así ne­go­cia­mos con el tuk-tuk un pre­cio acep­ta­ble pa­ra lle­var­nos a la fá­bri­ca, las plan­ta­cio­nes y al Lip­ton’s seat.

Des­pués de una ho­ra de tra­yec­to por una cues­ta em­pi­na­da por fin lle­ga­mos a la em­pre­sa y se­gun­da sor­pre­sa: hay huel­ga de los tra­ba­ja­do­res y ¡to­do ce­rra­do! Por suer­te se po­día lle­gar al Lip­ton’s seat, o asien­to del se­ñor Lip­ton, el pun­to más al­to de to­da la zo­na y des­de don­de el pro­pie­ta­rio con­tro­la­ba to­das sus tie­rras. Un si­tio a más de 2000 me­tros de al­tu­ra y unas vis­tas im­pre­sio­nan­tes. Allí el con­duc­tor del tuk-tuk nos pro­po­ne vi­si­tar otra fá­bri­ca de té en Hapu­tale. Di­ji­mos que ade­lan­te y des­pués de ho­ra y me­dia de cur­vas y ba­ja­das lle­ga­mos a la nue­va em­pre­sa, y co­mo an­tes, en huel­ga. El con­duc­tor lla­ma a un ami­go su­yo que tra­ba­ja en otra plan­ta­ción y nos di­ce que en ésa sí se pue­de ha­cer vi­si­tas. Otra vez en el tri­ci­clo y des­gra­cia­da­men­te al lle­gar com­pro­ba­mos que tam­bién es­ta­ban en huel­ga. Ésa mis­ma no­che nos con­fir­ma­ron que to­do el sec­tor del té es­ta­ría cua­tro días en huel­ga da­do que los tra­ba­ja­do­res pe­dían au­men­tos de sa­la­rio.

Des­pués de tres in­ten­tos fa­lli­dos y sien­do ya la ho­ra de co­mer, el con­duc­tor del tuk-tuk nos pro­pu­so ir a su ca­sa a co­mer y co­no­cer a su fa­mi­lia y sus ve­ci­nos. No­so­tros acep­ta­mos la in­vi­ta­ción y fui­mos a su ca­sa en­can­ta­dos.

“... el con­duc­tor del tuk-tuk nos pro­po­ne ir a su ca­sa a co­mer, co­no­cer su fa­mi­lia y sus ve­ci­nos”

Por la ma­ña­na vi­si­ta­mos la ciu­dad, los jar­di­nes bo­tá­ni­cos,… y a las seis de la tar­de fui­mos al Tem­plo del Dien­te de Bu­da da­do que ca­da día so­bre las sie­te se mues­tra al pú­bli­co el fa­mo­so dien­te. En reali­dad so­lo se pue­de ver una ca­ja que su­pues­ta­men­te lo con­tie­ne y en 15 se­gun­dos por la afluen­cia de vi­si­tan­tes.

Al octavo día nos es­pe­ra­ba de nue­vo el co­che con con­duc­tor. Las dis­tan­cias vol­vían a ser lar­gas y el tren y los au­to­bu­ses iban de­ma­sia­do len­tos. Pri­me­ro vi­si­ta­mos un tem­plo hin­dú (el 20% del país si­gue es­ta religión), y de allí di­rec­tos a Dam­bu­lla, don­de pu­di­mos ver, a nues­tro pa­re­cer, una de las me­jo­res co­sas de Sri Lan­ka. Se tra­ta de las cue­vas de Dam­bu­lla. Pin­ta­das con or­na­men­tos bu­dis­tas y es­ta­tuas de Bu­da ha­ce más de 2000 años, son real­men­te es­pec­ta­cu­la­res. Pa­ra ac­ce­der, eso sí, ha­ce fal­ta su­bir una co­li­na con mu­chos es­ca­lo­nes.

Nos alo­ja­mos en el pue­blo de Si­gi­ri­ya. Nos es­pe­ra­ba un si­guien­te día muy emo­cio­nan­te. Allí em­pe­za­ba el triángulo cul­tu­ral de Cey­lán.

No­veno día: vi­si­ta a Si­gi­ri­ya, pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad y lu­gar más vi­si­ta­do del país. Pri­me­ra pa­ra­da del triángulo cul­tu­ral, 3 lu­ga­res con­for­man es­te triángulo y la

en­tra­da de ca­da uno ron­da los 40 Dó­la­res por per­so­na. Es de­cir, no­so­tros qui­si­mos vi­si­tar los tres con lo que tu­vi­mos que pa­gar 240 dó­la­res.

Em­pe­za­mos la vi­si­ta a Si­gi­ri­ya a las ocho de la ma­ña­na pa­ra evi­tar mul­ti­tu­des y el ca­lor. El re­cin­to se si­túa en­ci­ma de una gran ro­ca-co­li­na. Una vez arri­ba, se pue­den vi­si­tar to­dos los res­tos ar­queo­ló­gi­cos y con­tem­plar las gran­des vis­tas de to­da la zo­na. Al ba­jar fui­mos a la pis­ci­na del ho­tel has­ta la ho­ra de co­mer.

Por la tar­de con­tra­ta­mos un sa­fa­ri en el Par­que Na­cio­nal de Min­ne­ri­ya. Allí se pue­den ver prin­ci­pal­men­te ele­fan­tes y bú­fa­los en li­ber­tad. A pe­sar de la pro­xi­mi­dad de los to­do­te­rre­nos, los ma­mí­fe­ros no se asus­tan y real­men­te te pue­des acer­car mu­chí­si­mo a ellos. El sa­fa­ri nos gus­tó mu­chí­si­mo.

Dé­ci­mo día: des­ti­na­do to­tal­men­te al triángulo cul­tu­ral. Por la ma­ña­na Po­lon­na­ru­wa, ciu­dad enor­me con mu­chos res­tos ar­queo­ló­gi­cos y con gran­des Bu­das es­cul­pi­dos en la ro­ca.

Por la tar­de Anu­rad­ha­pu­ra, ciu­dad sa­gra­da pa­ra el bu­dis­mo lle­na tam­bién de rui­nas.

Fue un día muy ca­lu­ro­so y so­lea­do. In­ten­ta­mos vi­si­tar cuán­to pu­di­mos sin es­tre­sar­nos mu­cho da­do que la me­teo­ro­lo­gía no nos per­mi­tía ha­cer gran­des pa­seos.

El si­guien­te por la ma­ña­na ya de­bía­mos co­ger el avión de vuel­ta.

Sri Lan­ka es un país mochilero, sin lu­gar a du­da. Via­jar con ma­le­tas en lu­gar de mo­chi­la pue­de ser muy in­có­mo­do si se quie­re ha­cer ru­ta. En el cen­tro de la is­la hay mu­chos si­tios don­de no hay na­da as­fal­ta­do. Por otro la­do, sí se pue­de ir sin pla­ni­fi­car de­ma­sia­do la ru­ta y de­ci­dir­la una vez en el si­tio. Eso sí, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que a las 7 de la tar­de os­cu­re­ce, to­do cie­rra y no hay mu­chas ca­lles ilu­mi­na­das, por lo que es me­jor lle­gar a los si­tios an­tes de esa ho­ra.

Com­bi­nar co­che y trans­por­te pú­bli­co es una op­ción no muy ca­ra y 100% re­co­men­da­ble.

Una vez vi­si­ta­do Sri Lan­ka, po­de­mos de­cir que nos gus­tó mu­cho pe­ro se­gu­ra­men­te hu­bié­ra­mos cam­bia­do al­gu­nas co­sas de nues­tra ru­ta. Por nues­tra for­ma de ser, no dis­fru­ta­mos de­ma­sia­do en el triángulo cul­tu­ral del nor­te, los pre­cios son muy elevados y ha­cia mu­chí­si­mo ca­lor. Dam­bu­lla, Si­gi­ri­ya y el sa­fa­ri en Min­ne­ri­ya, eso sí, nos en­can­ta­ron.

Por otro la­do, el cen­tro de la is­la cree­mos que es la me­jor zo­na de Cey­lán: mon­ta­ñas, ca­ta­ra­tas, plan­ta­cio­nes de té, tran­qui­li­dad, es­pe­cias,… Un pa­raí­so den­tro de la is­la. Re­co­men­da­mos to­tal­men­te dis­fru­tar unos cuan­tos días en las High­lands. No­so­tros no tu­vi­mos tiem­po de ir a las Hor­ton Plains. De­ci­di­mos tam­bién no su­bir el Adam’s Peak por la nie­bla que ha­bía el día que po­día­mos. La zo­na sur y el es­te es­tán orien­ta­dos a las pla­yas y el surf. Sri Lan­ka es buen si­tio pa­ra dis­fru­tar y... ¡apren­der a sur­fear!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.