Bar­ce­lo­na

Glo­bal, cos­mo­po­li­ta, mo­der­na, tra­di­cio­nal, obre­ra, bur­gue­sa, olím­pi­ca y an­te to­do me­di­te­rrá­nea. Una ciu­dad que sue­ña des­pier­ta

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS AN­TO­NIO CE­RRI FE­CHA DEL VIA­JE 05/06/2015 A 09/06/2015

Del mo­der­nis­mo de Gau­dí a la na­tu­ra­li­dad me­di­te­rrá­nea del Po­ble­nou. Pa­sea­mos el ai­re fres­co de la ca­pi­tal ca­ta­la­na.

Nues­tras va­ca­cio­nes co­men­za­ron bien en­tra­da la no­che en un vue­lo Mi­lano Mal­pen­sa di­rec­ción Bar­ce­lo­na, que du­ró al­go más de una ho­ra. A di­fe­ren­cia de mi pa­re­ja, Mó­ni­ca, que ya ha­bía es­ta­do en la ciu­dad en va­rias oca­sio­nes, pa­ra mi era la pri­me­ra vez en la ca­pi­tal ca­ta­la­na, una ciu­dad que siem­pre ha­bía des­per­ta­do mi cu­rio­si­dad y que no me de­cep­cio­nó en nin­gún ca­so.

Ya an­tes del ate­rri­za­je en el Prat, el ae­ro­puer­to, fue po­si­ble des­de la ven­ta­ni­lla del avión em­pe­zar a dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo que nos re­ga­la­ba la vi­sión de la ex­ten­sa pla­ya y la zo­na del puer­to con sus bar­cos ama­rra­dos en per­fec­to or­den, to­dos ali­nea­dos co­mo sol­da­dos en fi­la ba­jo la im­po­nen­te es­ta­tua de Cris­tó­bal Co­lón, si­tua­da al final de las Ram­blas.

A los que ten­gan pre­vis­to via­jar a Bar­ce­lo­na les acon­se­jo la ad­qui­si­ción de una tar­je­ta T-10 del me­tro, que per­mi­te lle­gar al cen­tro de la ciu­dad me­dian­te la li­nea de tren (REN­FE) des­de la Ter­mi­nal 2 del ae­ro­puer­to y ba­jar en las es­ta­cio­nes de Sants o Pa­seo de Gra­cia, que tie­nen co­ne­xio­nes con otras li­neas de me­tro pa­ra lle­gar a cual­quier par­te de la ciu­dad. La red me­tro­po­li­ta­na de Bar­ce­lo­na es real­men­te am­plia y rá­pi­da pa­ra re­co­rrer la ciu­dad, si bien a los que aman ca­mi­nar les re­co­mien­do dis­fru­tar de agra­da­bles pa­seos por sus nu­me­ro­sas ca­lles ar­bo­la­das ad­mi­ran­do la ar­qui­tec­tu­ra de los ma­jes­tuo­sos mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos que se al­ter­nan con otros edi­fi­cios mu­cho más mo­der­nos.

Pa­ra nues­tra es­tan­cia en Bar­ce­lo­na re­ser­va­mos un có­mo­do ho­tel cer­cano a la pa­ra­da

de me­tro Li­ceu, que es el gran tea­tro de Ópe­ra de Bar­ce­lo­na, si­tua­do en ple­na Ram­bla.

Ca­mi­nan­do por la ar­chi­co­no­ci­da Ram­bla se lle­ga a Pla­za Ca­ta­lun­ya en­tre lo­ca­les de to­do ti­po: pues­tos de flo­res, tien­das de sou­ve­nirs... Si­guien­do la mis­ma di­rec­ción se lle­ga al Pa­seo de Grà­cia en el que se en­cuen­tran dos de las obras más fa­mo­sas de Gau­dí: la Ca­sa Batlló y la Ca­sa Mi­là, co­no­ci­da co­mo La Pe­dre­ra. Con­si­de­ran­do que am­bos lu­ga­res con­cen­tran el ma­yor nú­me­ro de vi­si­tan­tes en­tre los tu­ris­tas que via­jan a Bar­ce­lo­na acon­se­ja­mos sin lu­gar a du­das com­prar las en­tra­das on­li­ne pa­ra evi­tar las lar­gui­si­mas co­las.

Lo mis­mo acon­se­ja­mos pa­ra la basilica de la Sa­gra­da Fa­mi­lia, pa­ra la cual al mo­men­to de la re­ser­va on­li­ne se de­be­rá in­di­car tam­bién la ho­ra pre­fe­ri­da de ac­ce­so al tem­plo.

Una vez den­tro de la Sa­gra­da Fa­mi­lia se pue­de ac­ce­der a una de las to­rres des­de la cual se dis­fru­tan de unas inigua­la­bles vis­tas de Bar­ce­lo­na des­de el al­to. La in­tere­san­te au­dio­guia a dis­po­si­ción ex­pli­ca con de­ta­lle la his­to­ria de la ba­sí­li­ca y es de gran uti­li­dad pa­ra po­der ob­ser­var con de­ta­lle la sin­gu­la­ri­dad de la ar­qui­tec­tu­ra de Gau­dí, que con su ge­nia­li­dad, creó un tem­plo que día tras día, y a pe­sar de es­tar inaca­ba­do, des­pier­ta la ad­mi­ra­ción de via­je­ros lle­ga­dos de to­das las par­tes del mun­do.

Cuan­do se ac­ce­de a su in­te­rior y se dis­fru­ta de los be­llos co­lo­res de sus vi­drie­ras es

muy fá­cil que­dar atra­pa­do en la ma­gia del am­bien­te que se ha crea­do, y co­mo la mis­ma au­dio­guía re­co­mien­da: “sea cual sea vues­tro cre­do o religión, de­jad fue­ra vues­tros pro­ble­mas por un mo­men­to y aban­do­naos a la ma­jes­tuo­sa di­vi­ni­dad de es­ta ar­qui­tec­tu­ra”.

Se tra­ta por tan­to de una vi­si­ta obli­ga­da du­ran­te una es­tan­cia en Bar­ce­lo­na, pe­ro no me­nos in­tere­san­te que un re­co­rri­do por la ma­ra­vi­llo­sa Ca­sa Batlló, pa­ra la que una vez más re­co­men­da­mos ha­cer uso de la au­dio­guía que ayu­da al vi­si­tan­te a en­ten­der al­go más de la per­so­na­li­dad de Gau­dí.

A los aman­tes de Gau­dí les re­co­men­da­mos con­ti­nuar el tour de­di­ca­do al in­sig­ne ar­qui­tec­to con una vi­si­ta al Park Güell, al que se ac­ce­de fá­cil­men­te des­de Pla­za Ca­ta­lun­ya con el au­to­bús 24 que co­nec­ta el cen­tro de la ciu­dad con la en­tra­da del par­que.

Des­afor­tu­na­da­men­te, no pu­di­mos ha­cer una vi­si­ta com­ple­ta y ver al­gu­nas de las zo­nas más im­por­tan­tes del par­que, ya que ha­bía ex­ce­so de vi­si­tan­tes y el tiem­po de espera apro­xi­ma­do de ac­ce­so al re­cin­to era de unas 3 ho­ras. Cam­bia­mos de pla­nes y de­ja­mos la vi­si­ta al par­que pa­ra nues­tra pró­xi­ma vez en a la ciu­dad. Es una bue­na ex­cu­sa...

En cual­quier ca­so dis­fru­ta­mos igual­men­te de un pre­cio­so pa­seo por la am­plia zo­na ver­de que ro­dea el par­que, con sus be­llos y bu­lli­cio­sos pa­pa­ga­llos de co­lor ver­de, pa­sean­do por un sen­de­ro que lle­va a la ci­ma más al­ta del Park Güell si­tua­do jus­to en la par­te su­pe­rior de la pla­za de las co­lum­nas don­de se ini­cia la zo­na res­trin­gi­da a los po­see­do­res de la va­lio­sa en­tra­da que no­so­tros no lo­gra­mos. Nues­tros ami­gos ca­ta­la­nes nos ex­pli­ca­ron que el ac­ce­so res­trin­gi­do al par­que es una nor­ma­ti­va de re­cien­te apli­ca­ción ya que has­ta ha­cía al­go me­nos de dos años el ac­ce­so al Park Güell era com­ple­ta­men­te li­bre sin nin­gún ti­po de li­mi­ta­ción. El in­cre­men­to ca­da vez ma­yor de vi­si­tan­tes obli­gó al an­te­rior Ayun­ta­mien­to de la ciu­dad a to­mar me­di­das en es­te sen­ti­do, ya sea pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de las per­so­nas co­mo pa­ra pre­ser­var el im­por­tan­te pa­tri­mo­nio que en­cie­rra el sin­gu­lar re­cin­to.

Otro de nues­tros mo­men­tos inol­vi­da­bles en Bar­ce­lo­na fue dis­fru­tar de la mon­ta­ña de Mont­juïc del inigua­la­ble re­ga­lo de la Font Mà­gi­ca, una impresionante fuen­te que me­dian­te jue­gos de luz y mú­si­ca ofre­ce un es­pec­tácu­lo di­fí­cil de ol­vi­dar a los vi­si­tan­tes.

La ma­jes­tuo­sa fuen­te tie­ne co­mo mar­co his­tó­ri­co las cua­tro co­lum­nas que re­pre­sen­tan las ba­rras de la ban­de­ra ca­ta­la­na (la sen­ye­ra) y el Pa­lau Na­cio­nal, se­de del Mu­seo de Ar­te de Ca­ta­lun­ya des­de cu­ya par­te pos­te­rior na­cen nue­ve ha­ces de luz que re­pre­sen­tan las le­tras de Bar­ce­lo­na y que ilu­mi­nan con su fuer­za el cie­lo de la ciu­dad mien­tras la mú­si­ca y co­lo­res de la fuen­te ha­cen las de­li­cias de gran­des y pe­que­ños.

Otra de las op­cio­nes de vi­si­ta de la ciu­dad, que a prio­ri no ha­bía­mos to­ma­do en con­si­de­ra­ción, es ha­cer un re­co­rri­do en bi­ci­cle­ta: hay nu­me­ro­sos si­tios en los que se pue­den al­qui­lar bi­cis, y a no­so­tros con­cre­ta­men­te nos ilu­mi­nó un sim­pá­ti­co se­ne­ga­lés con una tien­da jus­to de­lan­te del ho­tel. Ade­más de re­sul­tar el más eco­nó­mi­co de los si­tios que ha­bía­mos vis­to pre­ce­den­te­men­te nos dio la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de una ri­ca e in­ten­sa jor­na­da en la que vi­si­ta­mos lu­ga­res be­llí­si­mos, sin el can­san­cio de las lar­gas ca­mi­na­tas del día pre­ce­den­te....

Fe­li­ces con nues­tro trans­por­te de dos rue­das dis­fru­ta­mos de un per­fec­to desa­yuno en un chi­rin­gui­to de la Bar­ce­lo­ne­ta, el ba­rrio si­tua­do al la­do del puer­to, jun­to a la pla­ya. Lle­ga­mos has­ta el Zoo de la ciu­dad, y su

pa­seo ma­rí­ti­mo en el que se en­cuen­tra el fa­mo­so Peix, una im­po­nen­te fi­gu­ra en for­ma de pez he­cha en co­bre que bri­lla en me­dio de la Vi­lla Olím­pi­ca y su pe­que­ño y ani­ma­do Puer­to Olím­pi­co.

Ya de re­gre­so dis­fru­ta­mos de la agra­da­ble som­bra de los ár­bo­les de la Ram­bla del Po­ble Nou, un ba­rrio mu­cho me­nos tu­rís­ti­co pe­ro con un en­can­to de lo más es­pe­cial, en que nos de­lei­ta­mos sa­bo­rean­do al­gu­nas de las de­li­cio­sas ta­pas es­pe­cia­li­dad de la ciu­dad.

Con­ti­nuan­do por la Diagonal, la gran ave­ni­da que atra­vie­sa, co­mo su nom­bre in­di­ca, la ciu­dad en diagonal, lle­ga­mos al fa­mo­so mercado de los En­cants que se­gún su­pi­mos es uno de los más an­ti­guos y ca­rac­te­rís­ti­cos mer­ca­dos de se­gun­da mano de Bar­ce­lo­na. El aje­treo, bu­lli­cio y am­bien­te po­pu­lar del mercado des­ta­ca de ma­ne­ra es­pe­cial con el con­tras­te de la mo­der­ní­si­ma y es­pec­ta­cu­lar To­rre Ag­bar que con su for­ma de mi­sil y sus cris­ta­les de co­lo­res se ha con­ver­ti­do en po­cos años en un re­fe­ren­te ar­qui­tec­tó­ni­co que ya iden­ti­fi­ca con su si­lue­ta a Bar­ce­lo­na.

Si­guien­do por la Diagonal, a la al­tu­ra de La Sa­gra­da Fa­mi­lia op­ta­mos por dis­fru­tar de un de­li­cio­so al­muer­zo vegetariano en el res­tau­ran­te Arc Iris jun­to a una pa­re­ja de ami­gos de Bar­ce­lo­na, con los cua­les ha­bía­mos pa­sa­do mo­men­tos muy es­pe­cia­les y a los que des­de aquí agra­de­ce­mos los va­lio­sos y úti­les con­se­jos pa­ra nues­tra vi­si­ta de la ciu­dad.

Siem­pre afe­rra­dos a nues­tra bi­ci­cle­ta vol­vi­mos ha­cia el Parc de la Ciu­ta­de­lla pa­san­do ba­jo el Arc de Triomf y nos pa­sea­mos de nue­vo por la zo­na del Zoo, con sus jar­di­nes, fuen­tes, y el fa­mo­so la­go del cen­tro del par­que.

Bar­ce­lo­na es una ciu­dad que cuen­ta con una gran red de ca­rril-bi­ci, por lo que la op­ción de vi­si­tar la ciu­dad con es­te me­dio de trans­por­te es al­ta­men­te re­co­men­da­ble ya que se cir­cu­la real­men­te bien sin ne­ce­si­dad de te­ner que mez­clar­se con el in­ten­so trá­fi­co que re­co­rre sus ca­lles. Otra de las op­cio­nes a va­lo­rar en es­te sen­ti­do es con­tra­tar al­gu­na de las ex­cur­sio­nes guia­das en bi­ci­cle­ta, que ob­ser­va­mos que es una al­ter­na­ti­va por la que tam­bién op­ta­ban mu­chos via­je­ros. An­tes de mar­char­nos no po­día­mos de­jar pa­sar la oca­sión de vi­si­tar la Ca­te­dral de Bar­ce­lo­na y el ma­ra­vi­llo­so ba­rrio gó­ti­co que guar­da tras ella, con sus es­tre­chas y pin­to­res­cas ca­lle­jue­las en las que se en­tre­mez­clan las pre­vi­si­bles tien­das de sou­ve­nirs con ele­gan­tes e his­tó­ri­cas ga­le­rías de ar­te, que ocu­pan unos lo­ca­les en los que son más que evi­den­te los tra­zos de la an­ti­gua ar­qui­tec­tu­ra ro­ma­na que se res­pi­ra en cual­quier rin­cón del ba­rrio. Jun­to a la Ram­bla tam­po­co hay que per­der­se la fan­tás­ti­ca Pla­za Real, que con su es­truc­tu­ra por­ti­ca­da y los lo­ca­les que la con­fi­gu­ran es un lu­gar per­fec­to pa­ra re­la­jar­se, dis­fru­tar de un ape­ri­ti­vo o una bue­na co­mi­da, y ad­mi­rar las fan­tás­ti­cas pal­me­ras que nos re­cuer­dan que es­ta­mos en una ciu­dad de mar.

Ani­mo a to­dos los via­je­ros a per­der­se en al­gún mo­men­to por Bar­ce­lo­na, sin lu­gar a du­das se vuel­ve a ca­sa mu­cho más re­la­ja­do, ani­ma­do, y con buen sa­bor de bo­ca...

¡ Bon viat­ge !

Ca­sa Mi­là, 'La Pe­dre­ra'

Las Ram­blas

Pla­za Ca­ta­lun­ya

Ca­sa Batlló

La 'font mà­gi­ca' de Mont­juïc

La Ca­te­dral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.