Aquí y aho­ra

Magellan - - Editorial -

Pa­re­ce que nos he­mos acos­tum­bra­do de­pri­sa a es­to del sa­ber rá­pi­do, de la información más que flui­da, del mun­do a un só­lo click. Re­des so­cia­les, mi­llo­nes de pá­gi­nas web, gen­te en el va­gón de me­tro en­gan­cha­da a sus te­lé­fo­nos mó­vi­les, dis­cu­sio­nes en­tre ami­gos que ya no tie­nen ra­zón de ser gra­cias a Wi­ki­pe­dia. Na­da es­ca­pa al efec­to 2.0. Tam­po­co los via­jes. Aho­ra via­ja­mos tam­bién en co­mu­ni­dad, mi­nu­to a mi­nu­to, mos­tran­do en nues­tro ti­me­li­ne ca­da de­ta­lle de nues­tra ex­pe­di­ción. Ca­da mo­nu­men­to, ca­da pla­to que nos zam­pa­mos, ca­da pro­ble­ma con el que nos en­con­tra­mos. Con fo­tos, vi­deos o men­sa­jes a nues­tros alle­ga­dos. Mu­chos ven en es­to una pér­di­da de... al­go. Pu­re­za, in­ti­mi­dad, pri­va­ci­dad, paz in­te­rior... Qui­zá. Lo cier­to es que yo nun­ca ha­bía sa­bi­do tan­to so­bre Tai­lan­dia, por lo que pa­re­ce, el des­tino de mo­da es­te pa­sa­do ve­rano a juz­gar por las fo­tos de Ins­ta­gram y los ar­tícu­los re­ci­bi­dos en Ma­ge­llan. ¡Que pai­sa­jes!

Y es que la for­ma en que hoy nos con­ta­mos los via­jes tam­bién ha cam­bia­do. Es­ta re­vis­ta, pu­ra­men­te di­gi­tal, es una prue­ba más que feha­cien­te, pe­ro es lo que tie­ne el efec­to 2.0, que nos ha­ce que­rer siem­pre más. De ahí que en Ma­ge­llan nos atre­va­mos aho­ra a dar un pa­so más allá es­tre­nan­do blog. Por­que sí, por­que so­mos via­je­ros del si­glo XXI, de esos que quie­ren na­ve­gar por el mun­do aquí y aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.