Sin que­rer, Ma­rrue­cos no enamo­ró

Es un país tan va­ria­do co­mo ri­co. Con pai­sa­jes bien con­tras­ta­dos a la par que ma­ra­vi­llo­sos. Y una cul­tu­ra, de la que hay mu­cho que apren­der.

Magellan - - Sumario - TEX­TO ALLAN FOR­TUNY SICART FO­TOS ELI­ZA­BETH RICKARD SA­LA FE­CHA DEL VIA­JE AGOS­TO 2015

De ‘riad’ en ‘riad’ re­co­rre­mos un país lleno de sor­pre­sas: de los co­lo­res del de­sier­to, a la gran­de­za del Atlas.

Ma­rrue­cos es­ta­ba en nues­tra lis­ta de de­seos, y al an­to­jar­se tan cer­cano co­mo des­co­no­ci­do, op­ta­mos por él pa­ra dis­fru­tar de las va­ca­cio­nes o me­jor di­cho, de mu­chas aven­tu­ras. Du­ran­te 21 días des­cu­bri­mos sus in­con­ta­bles te­so­ros, que, co­mo el té a la men­ta, de­ben sa­bo­rea­se des­pa­cio. Nues­tro via­je co­men­zó en la ciu­dad de Fez, una ciu­dad cu­ya me­di­na no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die. Es un la­be­rin­to tran­qui­lo y mis­te­rio­so que no pue­des de­jar de ex­plo­rar. Di­cen los que vi­ven allí que to­da­vía se pier­den mien­tras ti­ñen las pie­les de co­lo­res, te ofre­cen un sa­bro­so ta­jín o van a uno de sus re­zos dia­rios. En el mis­mo in­te­rior de la me­di­na, las dos ca­lles que la atra­vie­san per­mi­ten al via­je­ro dis­fru­tar de su zo­co, un lu­gar en el que tu­ris­tas y ma­rro­quíes con­vi­ven con sor­pren­den­te

na­tu­ra­li­dad. Al no ser mu­sul­ma­nes no pu­di­mos en­trar a sus lu­ga­res de cul­to, ni a una de las uni­ver­si­da­des del Is­lam más im­por­tan­tes del mun­do, pe­ro no obs­tan­te, me­re­ce la pe­na vi­si­tar los al­re­de­do­res. Du­ran­te la es­tan­cia en Fez dis­fru­ta­mos de la co­mi­da ma­rro­quí en las te­rra­zas de sus edi­fi­cios, prin­ci­pal­men­te del ta­jín y del cus­cús. El ta­jín son bá­si­ca­men­te ver­du­ras con le­gum­bres o con car­ne al va­por, es ri­co en es­pe­cias y bas­tan­te sa­lu­da­ble. A la ho­ra de pe­dir, hay que pen­sar que las ra­cio­nes son abun­dan­tes en to­do el país.

Re­co­men­da­mos alo­jar­se, tan­to en Fez co­mo en mu­chas de las prin­ci­pa­les ciu­da­des, en un riad – una ca­sa o pa­la­cio tra­di­cio­nal ma­rro­quí con un pa­tio in­te­rior– de cier­ta ca­te­go­ría. Los pre­cios son muy eco­nó­mi­cos com­pa­ra­dos con los de Es­pa­ña y se dis­fru­ta de una es­tan­cia me­mo­ra­ble. No­so­tros so­le­mos via­jar con mo­chi­la y sin bus­car un ex­ce­si­vo con­fort, pe­ro nos pa­re­ció una gran ex­pe­rien­cia que al me­nos se ha de ha­cer una vez en la vi­da, las ra­zo­nes van des­de las im­pre­sio­nan­tes ha­bi­ta­cio­nes con vis­tas a la ciu­dad a los pa­tios in­te­rio­res her­mo­sa­men­te de­co­ra­dos, don­de se pue­de dis­fru­tar de una ce­na ín­ti­ma.

Tras nues­tra pri­me­ra pa­ra­da, al­qui­la­mos un co­che pa­ra pro­se­guir con el via­je. Al­qui­lar un co­che es ca­ro, es­co­gien­do el to­do a ries­go pue­de sa­lir por unos 80 eu­ros al día, no obs­tan­te,

la op­ción del co­che nos per­mi­tió ver mu­cho más que en au­to­bús y a nues­tro rit­mo.

Nues­tra si­guien­te pa­ra­da era Mer­zu­ga, una pe­que­ña ciu­dad muy cer­ca­na al de­sier­to. Pa­ra lle­gar allí hay que re­co­rrer unos 800 km. en co­che, que re­quie­ren de un día en­te­ro. El via­je sin em­bar­go, me­re­ce la pe­na: los pai­sa­jes con­tras­tan por su ari­dez, su sis­te­ma mon­ta­ño­so gi­gan­te, sus gar­gan­tas y sus oa­sis. En Mer­zu­ga nos alo­ja­mos en otro riad, que si­gue con la ló­gi­ca de un gran con­fort a pre­cios eco­nó­mi­cos. Nues­tra ha­bi­ta­ción

dis­po­nía de un pe­que­ño bal­cón des­de don­de se po­día ver el de­sier­to a ape­nas 100 me­tros.

Las du­nas cam­bian de co­lor con el día y son tan per­fec­tas que pa­re­ce que las ha­yan di­bu­ja­do. Hi­ci­mos un tour al de­sier­to con los res­pon­sa­bles del ho­tel –re­co­men­da­mos re­ga­tear pa­ra es­ta y el res­to de las ac­ti­vi­da­des, aun­que con mo­de­ra­ción, pues se lo pue­den to­mar co­mo una ofen­sa–. El tour con­sis­tía en sa­lir por la tar­de en ca­me­llo ha­cia el de­sier­to; du­ran­te dos ho­ras dis­fru­ta­mos de un pa­seo por las du­nas que con el atar­de­cer pa­sa­ban de do­ra­das a co­ger un co­lor rosado de lo más bo­ni­to. La tra­ve­sía aca­ba en un cam­pa­men­to don­de pa­sa­mos la no­che, ce­nan­do con los guías y otros tu­ris­tas. El si­len­cio del de­sier­to y las es­tre­llas me­re­cen sin du­da la ex­pe­rien­cia. Por la no­che to­ca­mos mú­si­ca, nos es­ti­ra­mos a ver las es­tre­llas e in­clu­so pu­di­mos ver un zo­rro del de­sier­to, blan­co co­mo la nie­ve y muy asus­ta­di­zo. Nos des­per­ta­mos pron­to pa­ra ver el ama­ne­cer, de nue­vo, las du­nas nos de­lei­ta­ban con otro co­lor de su pa­le­ta y tras sa­car las úl­ti­mas fo­tos em­pren­día­mos la vuel­ta al ho­tel.

Des­pués de vi­si­tar dos lu­ga­res cier­ta­men­te ca­lu­ro­sos en agos­to, se­guía­mos nues­tra aven­tu­ra en di­rec­ción al Atlas, un ma­ci­zo que cru­za to­do el país y que es re­fu­gio de los nó­ma­das del de­sier­to en ve­rano. La idea era

dor­mir en Im­lil, un pue­blo de al­ta mon­ta­ña con bo­ni­tos la­gos y el epi­cen­tro de una fies­ta tra­di­cio­nal en la que hom­bres y mu­je­res de la zo­na lle­van sus me­jo­res mu­das pa­ra en­con­trar pa­re­ja. Lle­gar a es­te pue­blo re­que­ría atra­ve­sar el Atlas y apro­ve­cha­mos el ca­mino pa­ra pa­rar a co­mer en un pue­blo lla­ma­do Ti­ner­hir, con una pre­cio­sa kas­bah (una an­ti­gua me­di­na o ciu­da­de­la). En el pue­blo co­no­ci­mos a un guía que nos in­vi­tó a co­mer a su ca­sa. Al prin­ci­pio tu­vi­mos cier­tas re­ser­vas, pe­ro en se­gui­da apren­di­mos que se tra­ta de pu­ra hos­pi­ta­li­dad. Co­mi­mos con to­da la fa­mi­lia, nos en­se­ña­ron su ca­sa y apren­di­mos al­gu­nas pa­la­bras en su idio­ma. Fue un mo­men­to má­gi­co y nos sen­ti­mos muy cer­ca de un pue­blo que se mos­tra­ba ge­ne­ro­so y or­gu­llo­so de sí mis­mo.

Tras la co­mi­da cru­za­mos la Gar­gan­ta de To­dra, una ma­ra­vi­lla pai­sa­jís­ti­ca en la que

cru­zas por un ca­ñón de gran en­ver­ga­du­ra que te re­cuer­da lo pe­que­ño que eres mien­tras a tu la­do un río cris­ta­lino sir­ve de re­fri­ge­rio pa­ra los tu­ris­tas lo­ca­les.

Nos aden­tra­mos por las com­pli­ca­das ca­rre­te­ras del Atlas y em­pe­za­mos a ver uno de los sis­te­mas mon­ta­ño­sos más es­pec­ta­cu­la­res que he­mos vis­to ja­más. De­ce­nas de mon­ta­ñas de 3.000 y 4.000 me­tros se en­la­zan y con es­ca­sa ve­ge­ta­ción re­cuer­dan lo que po­dría lla­mar­se un pi­ri­neo lunar. Aún pa­re­cien­do im­po­si­ble, sien­do un lu­gar tan re­mo­to y frío, se ob­ser­van re­gu­lar­men­te pas­to­res y re­ba­ños, así co­mo pue­blos con­ge­la­dos en el tiem­po. Nos ale­gra­mos de te­ner el co­che y po­der dis­fru­tar de al­go tan tra­di­cio­nal y au­tén­ti­co.

Im­lil no te­nía mu­cho en­can­to en sí, por ello fui­mos rá­pi­da­men­te a los la­gos que que­dan cer­ca. El la­go más gran­de nos pa­re­ció un au­tén­ti­co oa­sis en me­dio de ese pai­sa­je ári­do, con agua cris­ta­li­na y azul que re­cor­da­ba

el me­di­te­rrá­neo y una co­ro­na de pe­que­ñas mon­ta­ñas que lo ro­dea­ban. Sin du­dar­lo co­gi­mos las bam­bas y lo ro­dea­mos co­rrien­do, al­go que nos gus­ta y que dis­fru­ta­mos in­men­sa­men­te con pai­sa­jes co­mo aque­llos.

La si­guien­te gran pa­ra­da fue Agou­ti, un pue­blo mon­ta­ño­so que ser­vía de cen­tro de pe­re­gri­na­ción pa­ra los aman­tes del al­pi­nis­mo y el trek­king. Fui­mos allí a ha­cer nues­tro pri­mer 4.069, el M’Gun. Es­ta ci­ma no es la más al­ta del país, que es el Ye­bel Tub­kal, pe­ro se di­fe­ren­cian por ape­nas unos me­tros. Op­ta­mos por es­te pi­co ya que nos di­je­ron que era más bo­ni­to co­mo ex­cur­sión y que du­ran­te la mis­ma po­dría­mos cru­zar al­gu­na gar­gan­ta a pie. La tra­ve­sía con­sis­tió en cua­tro días de tra­ve­sía, dur­mien­do en va­rios re­fu­gios. Da­do que se tra­ta de al­ta mon­ta­ña y des­co­no­cía­mos la se­ña­li­za­ción, fui­mos con guía. Es al­ta­men­te re­co­men­da­ble co­ger uno, pues es fá­cil per­der­se y ges­tio­nan bien los tiem­pos de la tra­ve­sía. Los guías acre­di­ta­dos cues­tan

40 eu­ros por día, con su ma­nu­ten­ción y hos­pe­da­je in­clui­do, al­go im­pen­sa­ble en Es­pa­ña o en los Al­pes. La tra­ve­sía fue bo­ni­ta des­de el prin­ci­pio: pu­di­mos apre­ciar pe­que­ñas al­deas, ríos, cue­vas ru­pes­tres, gar­gan­tas… Es me­jor acli­ma­tar­se a la al­tu­ra y no ha­cer­lo muy rá­pi­do, pues se es­tá ca­si to­da la tra­ve­sía por en­ci­ma de los 2.500 me­tros. La ru­ta con­sis­te en tres días pa­ra la as­cen­sión y un día de vuel­ta. Re­co­men­da­mos ir de re­fu­gios y no en tien­da por que la cli­ma­to­lo­gía de no­che era ca­si siem­pre ma­la. El día de la as­cen­sión has­ta el pi­co fue épi­co, em­pe­za­mos a ca­mi­nar a las 4 de la ma­ña­na, con el fron­tal y un cie­lo más es­tre­lla­do que en el mis­mí­si­mo de­sier­to. Ca­si sin dar­nos cuen­ta es­tá­ba­mos cer­ca de la ci­ma, don­de se tie­ne que lle­gar por una cres­ta muy se­gu­ra en ve­rano, no por ello me­nos es­pec­ta­cu­lar con unas vis­tas pri­vi­le­gia­das del Atlas. Nos pa­re­ció el me­jor de los si­tios pa­ra ha­cer un pri­mer 4.069, ya que no es téc­ni­co y se pue­de con­tar con guía a un cos­te asu­mi­ble.

Tras el em­pa­cho de mon­ta­ña, em­pe­za­mos a to­mar rum­bo al oes­te y a sa­lir del Atlas, no sin an­tes pa­sar por la fa­mo­sa ciu­dad de Aït Ben Had­dou. Es­ta ciu­dad tan pe­que­ña de­be su fa­ma a ha­ber si­do el es­ce­na­rio de pe­lí­cu­las co­mo Gla­dia­tor y se­ries co­mo Ga­me of th­ro­nes. La ver­dad es que la kas­bah me­re­ce mu­cho la pe­na, aun­que es más her­mo­sa a

cier­ta dis­tan­cia. Aden­trar­se y ver el atar­de­cer des­de lo al­to de su co­li­na no tie­ne pre­cio. Des­de arri­ba se pue­de ver tam­bién la in­men­si­dad del Atlas y la puer­ta al de­sier­to. Con un día de vi­si­ta tu­vi­mos su­fi­cien­te y des­de allí nos di­ri­gi­mos a la cos­ta atlán­ti­ca.

Bus­cá­ba­mos un lu­gar de pla­ya di­fe­ren­te, po­co tu­rís­ti­co y con el me­jor pes­ca­do. Acer­ta­mos yen­do a Mir­left y Si­di If­ni.

Mir­left es un pue­blo pe­que­ño de surf, con mu­cho am­bien­te noc­turno y bo­ni­tas pla­yas en la cer­ca­nía. Dis­fru­ta­mos del pes­ca­do más fres­co ro­dea­dos de lo­ca­les don­de se co­mía al la­do de las humean­tes bra­sas. Un pes­ca­do de­li­cio­so. El sis­te­ma era de lo más cu­rio­so, tú ibas al mercado a ele­gir la pie­za que qui­sie­ras ce­nar y se la lle­va­bas al camarero, que era a la vez el co­ci­ne­ro. Mir­left con­ta­ba tam­bién con un buen am­bien­te noc­turno: va­rias te­rra­zas ser­vían de dis­co­te­ca. Aun­que se pa­re­ce po­co a la fies­ta eu­ro­pea, me­re­ce la pe­na dis­fru­tar la fies­ta tal y co­mo ellos la en­tien­den.

Una ma­ña­na al­qui­la­mos unas bi­cis pa­ra ir a la pla­ya Leg­zi­ra, una her­mo­sa pla­ya que cuen­ta con dos sa­lien­tes de ro­ca ro­ji­za, que de­bi­do a la ero­sión de las olas, ha crea­do dos puer­tas ar­ti­fi­cia­les que la ha­cen úni­ca y her­mo­sa. En la mis­ma pla­ya hay ba­res y res­tau­ran­tes, pe­ro es­tán de­bi­da­men­te arrin­co­na­dos y res­pe­tan bas­tan­te la be­lle­za del lu­gar.

La si­guien­te jor­na­da fui­mos a Si­di If­ni, un pue­blo co­lo­nial, con fuer­tes ai­res es­pa­ño­les

de­bi­do a su his­tó­ri­ca re­la­ción, en el que se pue­de dis­fru­tar de un pa­seo aé­reo con bue­nas vis­tas de la lar­ga cos­ta atlán­ti­ca. Es una ciu­dad tran­qui­la y po­co tran­si­ta­da, un buen lu­gar pa­ra los que no gus­tan de ma­si­fi­ca­cio­nes ve­ra­nie­gas.

El si­guien­te día re­to­ma­mos el co­che y fui­mos en bus­ca de pla­yas al sur de la ciu­dad. Pa­ra­mos cer­ca de Si­di Ouar­zet, una co­mu­ni­dad muy pe­que­ña con pla­yas lar­gas y tran­qui­las. Dis­fru­ta­mos de una tar­de fres­ca en una te­rra­za don­de nos sir­vie­ron pes­ca­do fres­co y pu­di­mos apre­ciar la in­men­si­dad del mar du­ran­te ho­ras. Es cu­rio­so, pe­ro el país po­ten­cia nues­tro yo más con­tem­pla­ti­vo, ya que to­do se rea­li­za a un rit­mo tran­qui­lo pe­ro dinámico.

Con­ti­nua­mos nues­tro via­je di­rec­ción a Es­saoui­ra, un lu­gar muy di­fe­ren­te a los pue­blos del sur, no so­lo por su ta­ma­ño sino por­que se no­ta en su di­na­mis­mo la in­fluen­cia de las gran­des ciu­da­des cer­ca­nas. Es un buen lu­gar pa­ra com­prar, no so­lo por su pre­cio y ca­li­dad, sino por la po­ca in­sis­ten­cia de los co­mer­cian­tes. Uno de los atrac­ti­vos de la ciu­dad es el puer­to, que por las ma­ña­nas es un her­vi­de­ro de pes­ca­do­res que traen y co­mer­cian el pes­ca­do re­co­gi­do la no­che an­te­rior. To­ne­la­das de pes­ca­do fres­co y mu­cha ac­ti­vi­dad co­mer­cial en un puer­to cen­te­na­rio que per­mi­te aún vi­sua­li­zar esa prác­ti­ca mi­le­na­ria en­tre iPho­nes y ca­mi­se­tas del Ba­rça por do­quier. En re­su­men, un gran lu­gar pa­ra dis­fru­tar de buen pes­ca­do, com­pras, lu­ga­res pa­ra co­mer y des­can­sar de las aven­tu­ras vi­vi­das en los otros lu­ga­res re­mo­tos del país.

Los días pa­san vo­lan­do, pe­ro de­jan en no­so­tros un po­so con­tun­den­te y du­ra­de­ro. Nos en­can­ta Ma­rrue­cos, y con cier­ta me­lan­co­lía an­ti­ci­pa­da, nos di­ri­gi­mos a Ma­rra­kech, ca­pi­tal cul­tu­ral y un au­tén­ti­co de­lei­te pa­ra los ojos. Al atar­de­cer, es obli­ga­da la vi­si­ta a la pla­za de Ya­maa Fna, un au­tén­ti­co tea­tro an­dan­te don­de los en­can­ta­do­res de ser­pien­tes, bru­jos, cuentacuentos y otros miem­bros del cos­tum­bris­mo ma­rro­quí nos de­lei­tan con su vi­ta­li­dad y ga­nas de dis­traer al pú­bli­co. Los tam­bo­res, to­ca­dos por nó­ma­das y be­re­be­res, ha­cen vi­brar la pla­za mien­tras ca­mi­nar se con­vier­te en un au­tén­ti­co es­tí­mu­lo. Es­qui­va­mos los gra­cio­sos camareros que se las in­ge­nian, con fra­ses he­chas es­pa­ño­las, pa­ra cap­tar nues­tra aten­ción mien­tras bus­ca­mos una te­rra­za pa­ra ver des­de lo al­to ese es­pec­tácu­lo. Ese her­vi­de­ro de ac­ti­vi­dad pa­re­ce con­ge­la­do en el tiem­po, y es cier­ta­men­te impresionante co­mo han con­se­gui­do man­te­ner al­go tan ge­nuino a pe­sar de la glo­ba­li­za­ción.

El tiem­po vue­la y des­de otro pre­cio­so riad co­ge­mos nues­tras ma­le­tas rum­bo a ca­sa. Han si­do 21 días de eva­sión to­tal y dis­fru­te de un país ma­ra­vi­llo­so. Ma­rrue­cos tie­ne to­do a lo que un via­je­ro pue­de as­pi­rar, sea cual sea tu ti­po de via­je. Ciu­da­des mi­le­na­rias, zo­cos in­ter­mi­na­bles, de­sier­to, gar­gan­tas, oa­sis, gas­tro­no­mía, mon­ta­ña, pla­ya, cul­tu­ra y so­bre to­do una gen­te que es una ins­pi­ra­ción, por su fi­lo­so­fía de vi­da y su hos­pi­ta­li­dad. Es­pe­ra­mos co­no­cer ma­rro­quíes en Bar­ce­lo­na y tra­tar­los tan bien co­mo nos han tra­ta­do en su país.

Aït Ben Had­dou

Cur­ti­dor en Fez

Mi­na­re­te en Ma­rra­kech

De­sier­to Erg Che­bi

Ti­ner­hir

Gar­gan­ta de To­dra

Mon­te M’Gun (Atlas)

Pue­blo en el Atlas

Pas­tos de ove­jas en el Atlas

Pla­ya de Leg­zi­ra

Puer­to de Es­saoui­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.