Mon­te­ne­gro, his­to­ria en es­ta­do pu­ro

Ru­ta por las ciu­da­des y for­ta­le­zas se­cre­tas de la cos­ta dál­ma­ta: de la es­con­di­da Ko­tor a la he­chi­zan­te Du­brov­nik, en Croa­cia

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS ANA CAL­PE FE­CHA DEL VIA­JE 26/08/2015 A 02/09/2015

Nos aden­tra­mos en es­te jó­ven país pa­ra des­cu­brir, en­tre otras, Ko­tor, una de las tres ciu­da­des le­gen­da­rias de la cos­ta dál­ma­ta.

Ten­go que con­fe­sar que an­tes de mi via­je no es­ta­ba muy fa­mi­lia­ri­za­da con Mon­te­ne­gro y fue to­da una sor­pre­sa y una ale­gría pa­ra mi des­cu­brir un lu­gar tan es­pe­cial de los Bal­ca­nes. Es pe­que­ño en di­men­sio­nes y al­go me­nos co­no­ci­do que sus ve­ci­nos Al­ba­nia, Bos­nia Her­ce­go­vi­na o Croa­cia, pe­ro lleno de atrac­ti­vos pa­ra el tu­ris­ta.

Co­mo cu­rio­si­dad em­pe­za­ré ex­pli­can­do que si bien Mon­te­ne­gro no per­te­ne­ce a la CEE su mo­ne­da oficial es el eu­ro. La ca­pi­tal es Pod­go­ri­ca, que fue re­cons­trui­da ca­si en su to­ta­li­dad des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y hoy en día es una ciu­dad to­tal­men­te mo­der­na y el cen­tro cul­tu­ral, eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co del país.

Mi cuar­tel ge­ne­ral du­ran­te el via­je por el país fue Ko­tor, ciu­dad de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 1979, des­pués de ha­ber pa­de­ci­do un te­rre­mo­to ca­tas­tró­fi­co que pro­vo­co gra­ves da­ños a to­da la lo­ca­li­dad. Ko­tor es­tá di­vi­di­da en dos par­tes. Por un la­do es­tá la ciu­dad mo­der­na, y por el otro la ciu­dad an­ti­gua de ori­gen ro­mano del si­glo II.A.C que es la que a mi más me gus­tó re­co­rrer, con sus ca­lle­jue­las es­tre­chas, los ado­qui­nes de la épo­ca ro­ma­na con pie­dra ne­gra de ba­sal­to.

Uno de los pun­to más be­llos de la lo­ca­li­dad es la bahía lla­ma­da Bo­cas de Ko­tor, que com­pren­de en­tre otras las be­llas po­bla­cio­nes de Pe­rast, Bud­va, o Ti­vat.

Tu­ve la for­tu­na de dis­fru­tar du­ran­te mi es­tan­cia de un apar­ta­men­to en pleno cen­tro que unos ami­gos míos pro­pie­ta­rios de un ho­tel en la ciu­dad (www.mon­te­cris­to.co.me) pu­sie­ron a nues­tra dis­po­si­ción.

Un en­can­ta­dor apar­ta­men­to en el que por las no­ches po­día­mos dis­fru­tar del re­pi­car de las cam­pa­nas que nos re­ga­la­ban mo­men­tos de paz in­creí­bles.

Otra de las cu­rio­si­da­des de la ciu­dad es que Ko­tor es­tá re­ple­to de ga­tos, y allí por don­de vas es fá­cil ver ejem­pla­res de es­tos be­llos ani­ma­les.

Dis­po­ner de un ami­go lu­ga­re­ño fue un pri­vi­le­gio pa­ra no­so­tras ya que pu­di­mos co­no­cer la ciu­dad y sus al­re­de­do­res de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. El pri­mer día Vick­tor nos lle­vó a vi­si­tar los pue­ble­ci­tos de los al­re­de­do­res. Em­pe­za­mos por Pe­rast, una lo­ca­li­dad si­tua­da fren­te al es­tre­cho Ve­ri­ge ciu­dad con una si­tua­ción muy es­tra­té­gi­ca don­de se si­túa una to­rre del cam­pa­na­rio de la Igle­sia de la San­ta Cruz. Fren­te a es­ta ciu­dad hay dos is­lo­tes: el Sve­ti Dor­de don­de hay un mo­nas­te­rio be­ne­dic­tino del si­glo XII, y el Gos­pa od Škrp­je­la .

El se­gun­do día de es­tan­cia de­ci­di­mos ha­cer

una vi­si­ta a Du­brov­nik, en Croa­cia. Pa­ra ello nos des­pla­za­mos en un au­to­car de lí­nea. Era un au­to­bús que se­gu­ra­men­te vi­vió sus años de es­plen­dor en los 80 cu­yo con­duc­tor era un hom­bre de ori­gen mon­te­ne­grino que no pa­re­cía sen­tir una simpatía es­pe­cial por los tu­ris­tas.

Par­ti­mos ha­cia Du­brov­nick des­de Mon­te­ne­gro a las 8.30 h de la ma­ña­na. Las ca­rre­te­ras bor­dean la bahía son to­das ellas bas­tan­te es­tre­chas: por un la­do tie­nes la mon­ta­ña y por el otro tie­nes di­rec­ta­men­te el mar. El con­duc­tor se co­no­cía bien la ca­rre­te­ra, de su ex­per­ta ha­bi­li­dad no ha­bía pro­ble­ma, el so­ni­do de su cla­xon (que re­pro­du­cía la mú­si­ca de “la cu­ca­ra­cha”) nos iba de­lei­tan­do ca­da vez que al­guien se an­te­po­nía a su pa­so o cuan­do él con­si­de­ra­ba que la cur­va po­día en­tra­ñar al­gún pe­li­gro. Así fui­mos

bor­dean­do la cos­ta. Unas vis­tas ma­ra­vi­llo­sas aun­que en cual­quier mo­men­to po­dían pa­re­cer­te una pe­sa­di­lla si mi­ra­bas ha­cia aba­jo y veías lo cer­qui­ta que es­ta­bas del acan­ti­la­do. Com­ple­ta­men­te ab­sor­ta en mis pen­sa­mien­tos mien­tras dis­fru­ta­ba del pai­sa­je iba yo cuan­do lle­ga­mos a las adua­nas.

Jus­to al lle­gar a la adua­na de Mon­te­ne­gro el con­duc­tor se di­ri­gió a to­dos no­so­tros di­cien­do úni­ca­men­te la pa­la­bra “pass­port”. Sin ti­tu­bear to­do el mun­do en­tre­gó sus pa­sa­por­tes y el con­duc­tor ba­jó. Tras­cu­rri­dos unos mi­nu­tos de in­cer­ti­dum­bre pa­re­cía que re­gre­sa­ba con nues­tros pa­sa­por­tes en las ma­nos y al vol­ver a su­bir al au­to­bús és­te arran­có de nue­vo mien­tras no­so­tros nos pre­gun­tá­ba­mos que ha­bía pa­sa­do con nues­tros do­cu­men­tos. Afor­tu­na­da­men­te al es­tar en las pri­me­ras fi­las com­pro­ba­mos con ali­vio que los pa­sa­je­ros iban se­pa­ran­do sus pa­sa­por­tes y en­vian­do los otros a las fi­las pos­te­rio­res. A po­cos me­tros pa­sa­mos la fron­te­ra de Croa­cia, lo

que su­pu­so una espera de unos 30 mi­nu­tos, ya que en es­ta oca­sión el pro­ce­so no se li­mi­to a en­tre­gar el do­cu­men­to sino que tu­vi­mos que ba­jar per­so­nal­men­te pa­ra mos­trar los pa­sa­por­tes en la fron­te­ra del país. En el via­je de re­gre­so tu­vi­mos que re­pe­tir el mis­mo pro­ce­di­mien­to, por lo que os acon­se­jo que os to­méis con cal­ma la ex­cur­sión!

Una vez en Croa­cia, te sien­tes en una ciu­dad más pa­re­ci­da a cual­quier ur­be me­di­te­rrá­nea. Lo pri­me­ro que hi­ci­mos al lle­gar al país fue ir a cam­biar eu­ros por ku­nas. Con el cam­bio de mo­ne­da la per­cep­ción es que to­do era bas­tan­te más ca­ro que lo que es­tá­ba­mos pa­gan­do en Mon­te­ne­gro, se­gu­ra­men­te de­bi­do al he­cho de que Croa­cia es en es­tos mo­men­tos una de las me­tas tu­rís­ti­cas que es­tán más de mo­da en­tre los via­je­ros.

Con un au­to­bús lle­ga­mos a la zo­na an­ti­gua de Du­brov­nik y en­tra­mos en el re­cin­to amu­ra­lla­do que se re­mon­ta al si­glo XIII. Real­men­te ha­bía un sin­fín de lu­ga­res bo­ni­tos

pa­ra vi­si­tar, pe­ro la­men­ta­ble­men­te des­pués del lar­go via­je y el ex­ce­si­vo ca­lor era muy com­pli­ca­do en­con­trar la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra la vi­si­ta tu­rís­ti­ca. Con­fie­so que mi úni­co ob­je­ti­vo en esos mo­men­tos fue en­con­trar un si­to don­de co­mer y bus­car un lu­gar don­de po­der ba­ñar­me con ro­pa, ya que des­gra­cia­da­men­te nos ol­vi­da­mos los ba­ña­do­res en el ho­tel. Si bien la vi­si­ta no es­tu­vo a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias, re­co­noz­co que la ciu­dad es real­men­te be­lla, y un pun­to de vi­si­ta obli­ga­do pa­ra los aman­tes de la se­rie Jue­go de tro­nos, ya que al­gu­nos de sus ca­pí­tu­los se ro­da­ron en la ciu­dad croa­ta.

Otra de las lo­ca­li­da­des de las que pu­di­mos dis­fru­tar du­ran­te nues­tro via­je fue Ti­vat, que sin lu­gar a du­das es­tá des­ti­na­da a un tu­ris­mo real­men­te ex­clu­si­vo, lo que es evi­den­te al lle­gar a la zo­na del puer­to, que es­tá re­ple­to de em­bar­ca­cio­nes de lu­jo, así co­mo de tien­das de las prin­ci­pa­les mar­cas in­ter­na­cio­na­les. En la li­nea de lo que se­ría Mar­be­lla, o la Cos­ta Es­me­ral­da en Cer­de­ña. Es­tu­ve muy ten­ta­da de ac­ce­der a su Club Náu­ti­co, ya que por 50 eu­ros po­día dis­fru­tar de me­dio día en sus ins­ta­la­cio­nes, mien­tras que pa­gan­do 120 eu­ros era po­si­ble es­tar en el club to­do el día. Una par­te de mi qui­so sen­tir­se más chic de lo ha­bi­tual, pe­ro pen­sé que ya lo dis­fru­ta­ría en otra oca­sión, qui­zá te­nien­do un mo­men­to sex and the city con mis ami­gas.

Otro de los lu­ga­res de los que dis­fru­te du­ran­te mi es­tan­cia en Mon­te­ne­gro fue Bud­va. Con gran­des contrastes –por un la­do es­tá la ciu­dad ho­te­le­ra con gran­des

com­ple­jos tu­rís­ti­cos, y por otro te­ne­mos la an­ti­gua Bud­va ro­dea­da de una mu­ra­lla–. La ar­qui­tec­tu­ra de la ciu­dad an­ti­gua es de es­ti­lo ve­ne­ciano, con al­gu­nos de­ta­lles de es­ti­lo ro­má­ni­co que ha­cen de es­te lu­gar uno de los que más me en­tu­sias­ma­ron du­ran­te mi via­je.

Por ul­ti­mo nos fui­mos a la ciu­dad de Ce­tin­je que fue la an­ti­gua ca­pi­tal de Mon­te­ne­gro, una ciu­dad si­tua­da en el in­te­rior, en la fal­da de la ci­ma de la impresionante mon­ta­ña Lov­cen, que se in­cli­na ba­jo la bahía de Bo­ka ko­tors­ka. Es­tá ro­dea­da de pre­cio­sas mon­ta­ñas, y jun­to al par­que na­tu­ral Park Lov­cen, de­cla­ra­do pa­tri­mo­nio na­tu­ral de la hu­ma­ni­dad. Pa­sean­do por la ciu­dad nos en­con­tra­mos tam­bién con un sin­gu­lar per­so­na­je que se pre­sen­ta­ba an­te los tu­ris­tas co­mo for­ja­dor. Te­nía un pues­to re­ple­to de pie­zas me­tá­li­cas con he­rra­du­ras y cam­pa­ñi­tas, to­das ellas he­chas ar­te­sa­nal­men­te. Un en­can­ta­dor ca­ba­lle­ro que nos cau­ti­vó com­ple­ta­men­te por su fres­cu­ra y simpatía, una mez­cla de for­ja­dos y pa­pa Noel al que no pu­di­mos re­sis­tir­nos com­prar al­gún sou­ve­nir.

Una vez re­co­rri­da la ciu­dad nos fui­mos di­rec­tos ha­cia el Par­que Na­tu­ral de Lov­cen, don­de vi­si­ta­mos tam­bién el mau­so­leo en el que re­po­sa el más des­ta­ca­do per­so­na­je que ha na­ci­do en el país, el poe­ta Pe­ter Pe­trov­vic.

Sin lu­gar a du­das un via­je que re­cor­da­re­mos siem­pre, y que es­pe­ro re­pe­tir de nue­vo...

Pe­rast

Ko­tor

Du­brov­nik

Du­brov­nik

Ko­tor

Ko­tor

Ti­vat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.