Es­to­col­mo

Es­ta­cio­nes de me­tro llenas de obras, bos­ques ver­des y ki­lo­mé­tri­cos, bu­ques en­can­ta­dos, pe­que­ñas tien­das de ar­te­sa­nía y to­rres que to­can el cie­lo.

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS SI­MO­NA DE MAT­TEO FE­CHA DEL VIA­JE SEP­TIEM­BRE 2015

Pa­sea­mos chu­bas­que­ro en mano por las ca­lles y mu­seos de la ca­pi­tal sue­ca, una do­sis per­fec­ta de tra­di­ción y mo­der­ni­dad.

Dos días no son mu­chos, y no es po­si­ble vi­si­tar to­dos los mu­seos o re­co­rrer to­da la ca­pi­tal des­cu­brien­do sus be­llos rin­co­nes. Sin em­bar­go, es tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que­dar cau­ti­va­do por Es­to­col­mo, y por su ma­ra­vi­llo­so cie­lo –que en es­ta ciu­dad pa­re­ce real­men­te in­men­so–. Es un cie­lo en el que se zam­bu­llen una mul­ti­tud de to­rres al­tí­si­mas y cam­pa­na­rios de to­das las al­tu­ras. El via­je­ro se que­da fas­ci­na­do por el agua que re­fle­ja y am­pli­fi­ca la be­lle­za de los edi­fi­cios de la ciu­dad, y ade­más se ve en­vuel­to en un ha­lo es­pe­cial de hos­pi­ta­li­dad que sa­be que nun­ca ol­vi­da­rá. Mi con­se­jo es que si dis­po­néis de po­cos días es­co­jáis so­lo al­gu­nos lu­ga­res, y que tra­téis so­bre to­do de des­cu­brir to­do lo po­si­ble so­bre el fas­ci­nan­te pue­blo sue­co. Os re­cuer­do que Es­to­col­mo acre­di­ta la impresionante ci­fra de más de 40 mu­seos en­tre los que evi­den­te­men­te hay pa­ra to­dos los gus­tos.

Se pue­de pa­sear Es­to­col­mo sin es­trés, dis­fru­tan­do de la ciu­dad y vi­vien­do el am­bien­te tí­pi­co de las gran­des ca­pi­ta­les del nor­te de Eu­ro­pa. La be­lle­za de es­ta ciu­dad se per­ci­be pa­sean­do en­tre sus bo­ni­tos jar­di­nes, sus pe­que­ñas tien­das de ar­te­sa­nía, atra­ve­san­do sus puen­tes y ca­na­les, per­dién­do­se por sus ca­lle­jue­las o sim­ple­men­te re­co­rrién­do­la en bi­ci­cle­ta. La ca­pi­tal sue­ca cuen­ta con una vas­ta red de trans­por­te pu­bli­co: pa­ra mo­ver­se por la ciu­dad acon­se­jo la Tra­vel­card 24 h. A un pre­cio apro­xi­ma­do de 115 SEK, per­mi­te uti­li­zar to­dos los me­dios que via­jan por la su­per­fi­cie a to­das las ho­ras del día, sin res­tric­cio­nes. Por otro la­do el me­tro

de la ciu­dad ofre­ce una vi­sión muy es­pe­cial de Es­to­col­mo, ya que en cier­ta ma­ne­ra es co­mo un gran mu­seo abier­to al pú­bli­co. De he­cho, unas 90 pa­ra­das aco­gen obras de ar­te y de­co­ra­cio­nes de lo más va­ria­do, e in­clu­so es po­si­ble re­ser­var una vi­si­ta guia­da por es­tos cen­tros mu­seís­ti­cos ba­jo tie­rra. La li­nea de me­tro más ar­tís­ti­ca y vi­si­ta­da es la li­nea azul.

Otra op­ción pa­ra vi­si­tar la ciu­dad es la de ha­cer una ex­cur­sión en bar­ca. Ofre­cen ho­ra­rios y ru­tas di­fe­ren­tes, pe­ro to­das ellas con el ali­cien­te de que tie­nen una panorámica di­fe­ren­te de Es­to­col­mo. Gra­cias a la au­dio guía dis­po­ni­ble, el via­je es aún más in­tere­san­te y en­ri­que­ce­dor pa­ra el via­je­ro. Es­to­col­mo es fa­mo­sa por su ar­qui­tec­tu­ra

tí­pi­ca que con­tras­ta con el es­ti­lo más mo­derno de sus ba­res de mo­da, sus aco­ge­do­res pubs y sus ele­gan­tes res­tau­ran­tes. Os acon­se­jo que os de­jéis lle­var, y pro­bad to­dos y ca­da uno de los pla­tos de es­ta ciu­dad, so­bre to­do los co­ci­na­dos a ba­se de pes­ca­do. Tam­bién hay un gran nú­me­ro de res­tau­ran­tes ve­ge­ta­ria­nos y orien­ta­les, mien­tras que al­gu­nos de los pubs de Gam­la Stan me­re­ce­rían ca­pi­tu­lo apar­te. Des­ta­can real­men­te en­tre la ofer­ta de lo­ca­les de la ciu­dad. Sin lu­gar a du­das ha­bla­mos de una ciu­dad muy hos­pi­ta­la­ria, son­rien­te, pa­ra to­dos los gus­tos y to­dos los bol­si­llos. Los ha­bi­tan­tes hablan to­dos co­rrec­ta­men­te el in­glés (y cuan­do di­go to­dos, me re­fie­ro a ab­so­lu­ta­men­te a to­dos, in­clu­so las se­ño­ras an­cia­nas que es­pe­ran el au­to­bús), por lo que ha­rán lo po­si­ble pa­ra ayu­dar al via­je­ro y que la es­tan­cia sea lo más pla­cen­te­ra po­si­ble. Al­go que no de­be fal­tar en la ma­le­ta del via­je­ro es un im­permea­ble (en Es­to­col­mo llue­ve con fre­cuen­cia), y ade­más del cal­za­do có­mo­do, hay que lle­var tam­bién una cha­que­ta in­clu­so en los me­ses de ve­rano ya que

pue­de ocu­rrir que en pleno mes de agos­to, co­mo nos pa­so a no­so­tros, ha­ya una di­fe­ren­cia tér­mi­ca de has­ta 10 gra­dos en­tre la ma­ña­na y la tar­de, con un plus de llu­via y un vien­to sor­pren­den­te pa­ra el pe­rio­do es­ti­val. Pa­ra que os ha­gáis una idea nun­ca fal­tan las man­tas des­can­san­do en los re­po­sa­bra­zos de las si­llas de las te­rra­zas de los ba­res, in­clu­so du­ran­te el mes de agos­to.

Nues­tro tour por la ciu­dad co­mien­za en la is­la de Djur­gar­den, pa­ra vi­si­tar el Va­ra Mu­seet. Más allá del te­cho del mu­seo se ven re­cor­ta­das en el cie­lo las re­pro­duc­cio­nes de los más­ti­les del Va­sa, el úni­co bar­co del si­glo XVII que se ha con­ser­va­do en per­fec­to es­ta­do. La his­to­ria cuen­ta que el bar­co se hun­dió en pi­ca­do in­me­dia­ta­men­te des­pués de su bo­ta­du­ra y que se re­cu­pe­ro 333 años más tar­de en el fon­do de la en­se­na­da.

El in­te­rior del mu­seo es­tá es­truc­tu­ra­do de una ma­ne­ra muy pre­ci­sa, ro­dean­do el bu­que –en to­do mo­men­to com­ple­ta­men­te vi­si­ble– y or­ga­ni­za­do a cua­tro ni­ve­les pa­ra po­der ad­mi­rar­lo en to­da su gran­de­za. Pa­ra mi es uno de los mu­seos más es­pec­ta­cu­la­res del mun­do y tre­men­da­men­te fiel a la his­to­ria

que ex­pli­ca. En su in­te­rior se con­si­gue re­vi­vir de una ma­ne­ra real­men­te sor­pren­den­te lo que era la vi­da a bor­do del bu­que, me­dian­te re­cons­truc­cio­nes de lo co­ti­diano, con ob­je­tos re­cu­pe­ra­dos, do­cu­men­ta­les, in­clu­so va­ria­dos jue­gos de lu­ces que uti­li­zan el ar­te pa­ra mos­trar los co­lo­res tí­pi­cos de mu­chas es­cul­tu­ras que en­ri­que­cie­ron la em­bar­ca­ción. Una ex­pe­rien­cia úni­ca pa­ra jó­ve­nes y ma­yo­res.

A ti­tu­lo anec­dó­ti­co os ex­pli­ca­ré que el mu­seo cuen­ta con un bar/res­tau­ran­te en el que es po­si­ble re­pe­tir con­su­mi­ción de al­gu­nos ar­tícu­los sin ne­ce­si­dad de pa­sar de nue­vo por ca­ja. ¡Eso si que es hos­pi­ta­li­dad!

A po­cos pa­sos del mu­seo se en­cuen­tra el pa­la­cio del Nor­dis­ka Mu­seet de­di­ca­do a la his­to­ria de la cul­tu­ra sue­ca, des­de el ar­te folk has­ta su cul­tu­ra tex­til. Un lu­gar de­di­ca­do a to­dos los que quie­ran sa­ber más acer­ca de es­te fan­tás­ti­co país.

Se­gui­da­men­te en­con­tra­mos la en­tra­da de lo que fue el Par­que Real de­di­ca­do a zo­na de ca­za, y que aho­ra es un par­que pu­bli­co con una her­mo­sa puer­ta de ac­ce­so azul y oro. Pa­sean­do por Es­to­col­mo os da­réis cuen­ta de

que se tra­ta de una ciu­dad de gran­des zo­nas de ver­des, por las que in­clu­so es po­si­ble en al­gu­na oca­sión ver co­rrer a ve­na­dos, ar­di­llas o pe­que­ños zo­rros. Po­dréis pa­sear por bos­ques de ro­ble de más de 200 años, que an­ti­gua­men­te ha­bían si­do uti­li­za­dos co­mo fá­bri­cas de ma­de­ra pa­ra las cons­truc­cio­nes na­va­les. Ve­réis tam­bién otras es­pe­cies co­mo cis­nes, gar­zas, ci­güe­ñas y go­rrio­nes, un reino úni­co pa­ra or­ni­tó­lo­gos de to­do el mun­do. Es po­si­ble re­co­rrer al­gu­nos de es­tos gran­des par­ques con un re­co­rri­do en bar­co que du­ra unas dos ho­ras, pe­ro yo sin­ce­ra­men­te re­co­mien­do un pa­seo ca­mi­nan­do a úl­ti­ma ho­ra de la ma­ña­na, o in­clu­so me­jor en bi­ci­cle­ta. Evi­den­te­men­te en una vi­si­ta

a Es­to­col­mo no pue­de fal­tar una vis­ta al pe­que­ño y ca­rac­te­rís­ti­co cen­tro his­tó­ri­co me­die­val en la is­la de Gam­la Stan, con es­plén­di­dos pa­no­ra­mas que sor­pren­den de im­pro­vi­so al vi­si­tan­te mien­tras se pier­de en­tre las es­tre­chas ca­lle­jue­las si­nuo­sas, con sus lo­ca­les abier­tos to­do el día y sus pe­que­ñas tien­das de ar­te­sa­nía en la que com­prar al­gún re­cuer­do que lle­var a ca­sa. La at­mós­fe­ra es tan su­ges­ti­va que in­clu­so una ines­pe­ra­da llu­via ha­ce que el lu­gar re­sul­te aún más fas­ci­nan­te. Los ba­res tie­nen una ofer­ta tan va­ria­da que re­sul­ta di­fí­cil re­sis­tir­se a los ca­fés y ex­qui­si­tos dul­ces del lu­gar. Jus­to en la is­la Gam­la Stan se en­cuen­tra una de las pla­zas más co­no­ci­das de Es­to­col­mo: Stor­to­get, con su fuen­te cen­tral, el vie­jo edi­fi­cio de la Bol­sa, (aho­ra el mu­seo No­bel) y los ba­res y ca­fe­te­rías mas ca­rac­te­rís­ti­cos y ori­gi­na­les de la ciu­dad.

Si­guien­do a ori­llas de Gam­la Stan se ele­va ma­jes­tuo­so el Pa­la­cio Real, uno de los más gran­des de Eu­ro­pa. Du­ran­te el día, con un po­co de suer­te, se pue­de pre­sen­ciar el

cam­bio de guar­dia con to­da la pa­ra­fer­na­lia que ello con­lle­va.

Una co­sa que me lla­mó la aten­ción, con­si­de­ran­do que hay un sin­fín de edi­fi­cios ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos, es que uno de los lu­ga­res más po­pu­la­res en­tre los via­je­ros es un hos­pi­cio de mon­jas, un gran edi­fi­cio con va­rios cam­pa­na­rios y to­rres, y que cons­ti­tu­ye un ver­da­de­ro castillo de cuen­to de ha­das del que se dis­fru­ta al ha­cer la ru­ta del río en bar­co (50 mi­nu­tos).

Otro lu­gar que se pue­de (y de­be) vi­si­tar sim­ple­men­te atra­ve­san­do un puen­te es la Is­la de los ca­ba­lle­ros: RId­dar­hol­ment, aquí en­con­tra­réis una ma­ra­vi­llo­sa aba­día, con su cam­pa­na­rio de hie­rro fun­di­do y con unas vis­tas du­ran­te el pa­seo que ya ha­cen que val­ga la pe­na la vi­si­ta de es­ta is­la.

En re­su­men: si que­réis via­jar atrás en el tiem­po, si amáis la ar­qui­tec­tu­ra de contrastes, y si os gus­ta la vi­da noc­tur­na, Es­to­col­mo es una ex­ce­len­te op­ción!

Nor­dis­ka Mu­seet

Gam­la Stan

Gam­la Stan

Pla­za Ma­yor (Stor­tor­get)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.