Caviahue, el valle sa­gra­do

Nie­ve, es­quí, pehuén y la ma­jes­tuo­si­dad del Vol­cán Co­pahue, el ta­lis­mán in­dis­cu­ti­ble de es­ta má­gi­ca re­gión

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS M. CAR­LA OLLER FE­CHA DEL VIA­JE AGOS­TO 2015

Nos cal­za­mos los es­quís pa­ra des­cu­brir la be­lle­za sa­gra­da de Caviahue, un te­so­ro en la pro­vin­cia del Neu­quén, Ar­gen­ti­na.

El pue­blo nie­ve es un en­cla­ve na­tu­ral al pie de la ma­jes­tuo­sa Cor­di­lle­ra de los An­des, que in­vi­ta a co­no­cer la Pa­ta­go­nia de una for­ma di­fe­ren­te. El nor­te de la pro­vin­cia de Neu­quén tie­ne mu­cho pa­ra ofre­cer al via­je­ro y la re­la­ción con sus co­mu­ni­da­des ori­gi­na­rias es­tá más vi­va que nun­ca.

Caviahue sig­ni­fi­ca “Lu­gar sa­gra­do de reunión” en ma­pu­dun­gun, la len­gua que hablan los Ma­pu­ches, la co­mu­ni­dad ori­gi­na­ria de es­te increíble pe­que­ño pue­blo pa­ta­gó­ni­co, que ha sa­bi­do tra­ba­jar en pos de dar­se a co­no­cer y po­si­cio­nar­se co­mo una de las op­cio­nes que más ha cre­ci­do den­tro de la ofer­ta in­ver­nal en Ar­gen­ti­na.

Ubi­ca­do al no­roes­te de la pro­vin­cia de Neu­quén y pe­ga­di­to al lí­mi­te con Chile, Caviahue se eri­ge a los pies del Vol­cán Co­pahue, que es ade­más, uno de los hi­tos fron­te­ri­zo con Chile, el país her­mano. Al es­te, el La­go Caviahue; ha­cia el sur, el Ce­rro Pi­rá­mi­de y ha­cia el nor­te la vi­lla de Co­pahue, pue­blo que que­da com­ple­ta­men­te se­pul­ta­do ba­jo la nie­ve des­de di­ciem­bre has­ta mar­zo de­bi­do a la gran ne­va­da.

Si hay al­go que tie­ne es­ta zo­na que la ha­ce úni­ca en el mun­do, es el ár­bol de la Arau­ca­ria, el ár­bol sa­gra­do de los Ma­pu­ches que con su fru­to sa­gra­do, el pehuén, da vi­da a la zo­na en to­dos los sen­ti­dos. Las Arau­ca­rias son mi­le­na­rias, be­llas, ra­ras y muy fuer­tes,

y co­mo cuen­tan las le­yen­das, son la ba­se del ali­men­to de los pri­me­ros po­bla­do­res de es­ta ca­de­na mon­ta­ño­sa. Con­for­man, jun­to a to­do el eco­sis­te­ma, el Par­que Pro­vin­cial Co­pahue.

EL ES­Pí­RI­TU DEL VOL­CáN

El Vol­cán Co­pahue, se pa­ra ma­jes­tuo­so co­mo el lí­der in­dis­cu­ti­do de la re­gión, ha­cien­do que to­do gi­re a su al­re­de­dor. Su crá­ter tie­ne una la­gu­na con agua sul­fu­ro­sa, en cons­tan­te her­vor, y en la par­te de atrás tie­ne un gla­ciar col­gan­te que la ali­men­ta. En la úl­ti­ma erup­ción –en di­ciem­bre de 2012– la la­gu­na se se­có y tar­dó tres años en re­ge­ne­rar­se, ali­men­tán­do­se del agua de llu­via y del agua del des­hie­lo.

Tan­to en in­vierno co­mo en ve­rano, una ex­cur­sión a su crá­ter es una bue­na aven­tu­ra y una bue­na for­ma de co­no­cer­lo, com­pro­bar por­qué su in­men­si­dad do­mi­na el te­rri­to­rio vi­si­ble. Una vez arri­ba, el olor de azu­fre lo abra­za to­do, pe­ro la vis­ta panorámica es tan im­po­nen­te que el al­ma se sien­te re­con­for­ta­da des­pués de tan­to es­fuer­zo. De es­te crá­ter tan par­ti­cu­lar na­ce­rán los ríos, ria­chue­los y co­rrien­tes que inun­da­rán al Valle, do­tán­do­lo de su par­ti­cu­lar anato­mía. En el Río Agrio no vi­ve nin­gún ani­mal, y na­da cre­ce a su pa­so, pe­ro los co­lo­res na­ran­jas in­ten­sos que de­ja al ba­ñar las ro­cas pro­vo­can una ra­re­za úni­ca de la na­tu­ra­le­za.

El Vol­cán Co­pahue es uno de los más ac­ti­vos de la Pa­ta­go­nia Ar­gen­ti­na. Tu­vo ma­ni­fes­ta­cio­nes en los años 1992, 1995, 1997, en el 2000 y la úl­ti­ma en di­ciem­bre de 2012 (en ma­yo de 2013 hu­bo una eva­cua­ción pre­ven­ti­va). Con es­tos antecedentes, el Vol­cán es­tá

mo­ni­to­rea­do y con­tro­la­do tras un acuer­do bi­na­cio­nal con Chile, con imá­ge­nes sa­te­li­ta­les pa­ra ver si se in­fla. Es­to per­mi­te ver sín­to­mas y en ca­so ne­ce­sa­rio, eva­cuar a la po­bla­ción, por lo que la lo­ca­li­dad es más que se­gu­ra y se pue­den ver car­te­les con in­di­ca­cio­nes en to­do el pue­blo.

La gen­te de la co­mu­ni­dad lo lla­ma Pi­llán, el es­pí­ri­tu, o el que dio vi­da al lu­gar, y vi­si­tar­lo e in­ter­ac­tuar con él es sin du­da una ex­pe­rien­cia úni­ca. Cuan­do se sube en in­vierno, por la ae­ro­si­lla, se pue­den ver las pi­sa­das de los pu­mas.

En el cen­tro de Sa­lud de la lo­ca­li­dad y en la vi­lla de Co­pahue –so­bre­to­do en el ve­rano–, se pue­den ha­cer ba­ños ter­ma­les, una ac­ti­vi­dad que es­tá ba­jo ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pro­vin­cial, que cuen­ta con ex­ce­len­tes ins­ta­la­cio­nes y ser­vi­cios. Aguas ver­des, aguas sul­fu­ro­sas y fan­gos ter­ma­les son las prin­ci­pa­les op­cio­nes, ade­más de pro­duc­tos cos­mé­ti­cos crea­dos con es­tos ma­te­ria­les tan no­bles y mi­le­na­rios. Es­tá tam­bién la lla­ma­da la­gu­na del Chan­cho, una pi­le­ta gi­gan­te de ba­rro ter­mal que es­tá a al­tas tem­pe­ra­tu­ras.

JUE­GOS EN LA NIE­VE

Con un cen­tro de es­quí de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y la po­si­bi­li­dad de prac­ti­car va­rios de­por­tes y ac­ti­vi­da­des (pa­seos en tri­neo con pe­rros, ca­mi­na­tas con ra­que­tas, es­quí de fon­do, cu­li­pa­tín, es­quí al­pino, snow­board) Caviahue se

va abrien­do pa­so en­tre lo des­ti­nos más con­cu­rri­dos de los in­vier­nos ar­gen­ti­nos y tu­ris­tas chi­le­nos y uru­gua­yos lle­gan ca­da vez con más asi­dui­dad, pe­ro si­gue man­te­nien­do al­go muy va­lo­ra­do en es­tos tiem­pos: no tan­ta ma­si­vi­dad. Co­mo es­tá a 1.700 msnm., el lu­gar es pro­pi­cio pa­ra que ha­ya to­dos los in­vier­nos una gran can­ti­dad de nie­ve, la cual per­du­ra has­ta me­dia­dos de oc­tu­bre. Es el cen­tro de es­quí con ma­yor can­ti­dad de nie­ve y que más tiem­po du­ra: Caviahue es nie­ve ase­gu­ra­da.

El par­que de nie­ve es muy fa­mi­liar, tie­ne una ca­pa­ci­dad pa­ra 7.400 es­quia­do­res- ho­ras, con 23 pis­tas y 12 me­dios (de arras­tre y ele­va­ción) lo que ha­ce que no ten­ga prác­ti­ca­men­te espera. Hay vehícu­los oru­ga y motos de nie­ve pa­ra ha­cer dis­tin­tas ex­cur­sio­nes en la La­gu­na Es­con­di­da, la Cas­ca­da Es­con­di­da o el Sal­to del Agrio. Tam­bién se pue­de ac­ce­der has­ta la bo­ca del crá­ter en las motos y des­pués des­cen­der es­quian­do.

Los pre­cios de los pa­ses pa­ra es­te 2015 va­rían de acuer­do a la tem­po­ra­da. En tem­po­ra­da al­ta (ju­lio) es­ta­ban al­re­de­dor de los $680 dia­rios pa­ra adul­tos. En agos­to es­tán en $445 (tem­po­ra­da in­ter­me­dia). Pue­den con­sul­tar­se los va­lo­res en el si­tio web de la lo­ca­li­dad, que ade­más es muy cla­ra y en­tre­te­ni­da. Los me­no­res pa­gan a par­tir de los 12 años.

El cen­tro de es­quí cuen­ta con es­cue­la y guar­de­ría, don­de se pue­den de­jar ni­ños a par­tir de los ocho me­ses y a par­tir de los tres años ya pue­den apren­der a es­quiar. En el año 2000 se reali­zó la con­ce­sión del par­que y co­men­zó a cre­cer a ni­vel de me­dios: hay dos te­le­si­llas do­bles, más arri­ba hay una te­le­si­lla cuá­dru­ple y va­rios me­dios de arras­tre. Den­tro del cen­tro de es­quí se aca­ba de inau­gu­rar un ho­tel de cin­co es­tre­llas, al que aún le que­dan por es­tre­nar al­gu­nos pi­sos (la tem­po­ra­da que vie­ne es­ta­rá lis­to).

En re­la­ción al alo­ja­mien­to, la vi­lla cuen­ta con es­ta­ble­ci­mien­tos de to­do ti­po, gran­des ho­te­les fren­te al la­go, el le­gen­da­rio Fa­ra­llón, pre­cio­sas ca­ba­ñas de ma­de­ra con ven­ta­na­les y chi­me­nea y has­ta hos­tels. Sin em­bar­go, las hos­te­rías son, a mi en­ten­der, la me­jor elec­ción. Una muy re­co­men­da­ble es Valle Pa­ta­gón, aten­di­da por una pa­re­ja en­can­ta­do­ra que en­tre char­las y le­yen­das, te pre­pa­ran unos cho­co­la­tes ca­lien­tes de pe­lí­cu­la.

Có­MO LLE­GAR

Al es­tar tan pe­ga­do a la cor­di­lle­ra de los An­des y no te­ner un ae­ro­puer­to ope­ra­ble cer­ca (hay tra­ta­ti­vas pa­ra que en un fu­tu­ro cer­cano co­mien­ce a fun­cio­nar el de Za­pa­la), la co­nec­ti­vi­dad con la vi­lla de­be rea­li­zar­se ex­clu­si­va­men­te por vía te­rres­tre.

Si bien Ae­ro­lí­neas Argentinas tie­ne mu­chas fre­cuen­cias ha­cia la ciu­dad Neu­quén, des­de la ca­pi­tal pro­vin­cial se de­be con­ti­nuar el tra­yec­to ya sea en co­lec­ti­vo o en com­bis. El via­je du­ra cin­co ho­ras de­pen­dien­do de la mo­da­li­dad ele­gi­da y el cli­ma (son 380 ki­ló­me­tros en­tre cur­vas y mon­ta­ñas). Las ciu­da­des más cer­ca­nas son Lon­co­pué y Las La­jas.

EL MI­LA­GRO DEL PEHUéN

El pehuén o arau­ca­ria es un ár­bol su­ma­men­te par­ti­cu­lar y cre­ce ca­si ex­clu­si­va­men­te en la zo­na cor­di­lle­ra­na que abar­ca des­de Co­pahue-Caviahue has­ta el la­go Hue­chu­laf­keñ (un la­go muy her­mo­so que vi­si­té re­gu­lar­men­te du­ran­te mi ni­ñez). La ra­ma de los ma­pu­ches que ha­bi­ta­ban es­tas tie­rras re­ci­bie­ron el nom­bre de Pehuen­ches, pre­ci­sa­men­te por ve­ne­rar di­cho ár­bol.

De­ba­jo de su co­pa de som­bra ge­ne­ro­sa, jun­to al grue­so tron­co que les pro­por­cio­na­ba abri­go de los du­ros vien­tos cor­di­lle­ra­nos, los gru­pos se reunían pa­ra sus ca­ma­ru­cos y brin­da­ban a los dio­ses sus ofren­das de car­ne, san­gre y hu­mo, y col­ga­ban de sus ra­mas sus mues­tras de agra­de­ci­mien­to y de­vo­ción.

Cuen­ta la le­yen­da, que des­de que se ten­ga me­mo­ria, Ue­ne­chén (dei­dad má­xi­ma ma­pu­che), ha­bía he­cho cre­cer el pehuén en los gran­des bos­ques de la Ma­pu (la Tie­rra). Pe­ro al prin­ci­pio, los re­che que la ha­bi­ta­ban no co­mían sus se­mi­llas por­que lo con­si­de­ra­ban

sa­gra­do y por­que los ani­ma­les no lo co­men pues en su es­ta­do na­tu­ral, re­cién caí­dos, son ex­tre­ma­da­men­te amar­gos e in­di­ges­tos.

An­tes de la lle­ga­da del hom­bre blan­co, hu­bo un in­vierno muy cru­do y an­te la si­tua­ción crí­ti­ca, el lon­ko (ca­ci­que) de­ci­dió to­mar una me­di­da de­ses­pe­ra­da: en­viar a los cua­tro vien­tos a sus ko­nas más fuer­tes pa­ra que trai­gan ali­men­tos: bul­bos de aman­kay y de ñol­kin, fru­tos de cha­kai y de ñi­re o car­ne de hue­mul, ñan­dú o gua­na­co.

Al ca­bo de un tiem­po los ko­nas re­gre­sa­ron, uno tras otro, con las ma­nos va­cías. Só­lo fal­ta­ba Ñehuén, cu­yo nom­bre mis­mo sim­bo­li­za­ba su con­di­ción de ser el más há­bil de la tri­bu. La an­gus­tia y la im­po­ten­cia iba ga­nan­do te­rreno cuan­do un día lo di­vi­sa­ron a lo le­jos. Ñehuén ca­mi­na­ba por la la­de­ra ne­va­da car­gan­do una bol­sa im­pro­vi­sa­da con su pon­cho de pi­ño­nes de pehuén.

“Es­to se­rá lo que nos sal­ve a to­dos”, di­jo el gue­rre­ro, y ex­pli­có que des­pués de an­dar du­ran­te días sin en­con­trar na­da, sur­gió de la la­de­ra un an­ciano des­co­no­ci­do y se pu­so a ca­mi­nar jun­to a el:

-¿Qué bus­cas por mis mon­ta­ñas, hi­jo? -le pre­gun­tó.

- Ali­men­to pa­ra mis her­ma­nos -le con­tes­té-, pe­ro no he en­con­tra­do na­da.

- Sin em­bar­go, con tan­tos pi­ño­nes de pehuén que cu­bren el pi­so, no de­be­rías pa­sar ham­bre.

- Es que son los fru­tos sa­gra­dos, an­ciano -le con­tes­tó, un po­co mo­les­to-, son du­ros y la ma­chi di­ce que son ve­ne­no­sos.

-¿Tu crees que un re­ga­lo de Ue­ne­chén pue­de ser da­ñino pa­ra sus hi­jos? No, mu­cha­cho, no; so­lo tie­nes que her­vir­los y lue­go tos­tar­los y po­drán dis­fru­tar de un man­jar de­li­cio­so. Ca­da pi­ñón es su­fi­cien­te pa­ra ali­men­tar a un hom­bre du­ran­te días, y pue­den con­ser­var­los du­ran­te el in­vierno en­te­rrán­do­los en po­zos de sue­lo blan­do.

Tras esas pa­la­bras el an­ciano des­apa­re­ció co­mo ha­bía ve­ni­do y Ñehuén se pu­so a jun­tar pi­ño­nes pa­ra traer­los.

El con­se­jo de an­cia­nos in­ter­pre­tó que el an­ciano en­con­tra­do por Ñehuén no era otro que el mis­mí­si­mo Ue­ne­chén en per­so­na e hir­vie­ron y tos­ta­ron los pi­ño­nes traí­dos por el ko­na. A par­tir de ese mo­men­to, no hu­bo más ham­bre ni es­ca­sez de ali­men­to y el ár­bol sa­gra­do se con­vir­tió en la prin­ci­pal fuen­te de ali­men­to de los pehuen­ches, que ca­da día a la sa­li­da del sol, re­zan con una pe­que­ña ra­ma en la mano, la si­guien­te can­ción: A tí, pa­dre, que no per­mi­tis­te que mu­rié­ra­mos de ham­bre; a tí, que nos con­ce­dis­te la di­cha de com­par­tir nues­tro ali­men­to; a tí, Ue­ne­chén, te pe­di­mos que nun­ca de­jes mo­rir al pehuén, cu­yas ra­mas se tien­den co­mo bra­zos abier­tos pa­ra pro­te­ger­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.