Cór­do­ba en flor

Co­no­ci­da por sus pai­sa­jes y mo­nu­men­tos co­lo­nia­les, es­ta re­gión ar­gen­ti­na co­ti­za al al­za co­mo des­tino tu­rís­ti­co

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS VIC­TO­RIA AGU­LLA FE­CHA DEL VIA­JE SEP­TIEM­BRE 2015

Re­co­rre­mos la ciu­dad ar­gen­ti­na, cu­na de hu­mo­ris­tas y re­vo­lu­cio­na­rios, cé­le­bre por su uni­ver­si­dad y su ‘adic­ción’ al Fer­net.

El cá­li­do y nue­vo sol de oc­tu­bre se aso­ma en­tre los edi­fi­cios del cen­tro de Cór­do­ba. El vien­to nor­te en­tra con fuer­za, las ver­des ho­jas de los ár­bo­les se sa­cu­den, las flo­res re­cién bro­ta­das flo­tan en el ai­re y el cam­bio es­ta­cio­na­rio se ha­ce pre­sen­te. La pri­ma­ve­ra lle­gó a mi lu­gar, ba­rrio, sue­lo y ho­gar. La ciu­dad de Cór­do­ba, en Ar­gen­ti­na, flo­re­ce una vez más. El co­ra­zón del país y el se­gun­do es­ta­do más ex­ten­so de Amé­ri­ca del Sur se vuel­ve más so­lea­do y hú­me­do. Es­cri­bir so­bre Cór­do­ba im­pli­ca re­sal­tar des­de un prin­ci­pio su tra­di­cio­nal cul­tu­ra, pres­ti­gio­sa educación y gran atrac­ti­vo tu­rís­ti­co.

Co­no­ci­da no só­lo por sus al­re­de­do­res se­rra­nos, ro­jos atar­de­ce­res, mo­nu­men­tos co­lo­nia­les, re­vuel­tas so­cia­les y con­ser­va­du­ris­mo his­tó­ri­co, sino tam­bién por su his­to­ria y sus per­so­na­jes cé­le­bres de la épo­ca, co­mo el re­vo­lu­cio­na­rio “cor­do­bés”, Er­nes­to “Che” Gue­va­ra.

El te­rreno pri­vi­le­gia­do pa­ra echar a an­dar con nues­tros pa­sos via­je­ros es la ca­pi­tal cor­do­be­sa, en la cual me en­vuel­ve un au­tén­ti­co sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia; un ho­gar tan­to pa­ra el hués­ped per­ma­nen­te co­mo pa­ra el pa­sa­je­ro am­bu­lan­te. Los lí­mi­tes que se­pa­ran a es­ta lla­nu­ra de las sie­rras con­ver­gen en una su­til lí­nea que se­pa­ra el ho­ri­zon­te na­tu­ral con el ur­bano.

La ciu­dad en sí es­tá atra­ve­sa­da en to­da su lon­gi­tud por La Ca­ña­da, en­cau­za­mien­to par­cial de un arro­yo que cru­za la ciu­dad de sur a nor­te, ho­gar de mí­ti­cas y té­tri­cas le­yen­das.

Co­men­zan­do por el cen­tro his­tó­ri­co, se al­za la im­po­nen­te Ca­te­dral, igle­sia ma­triz y sín­te­sis de ar­qui­tec­tu­ra re­na­cen­tis­ta, barroco co­lo­nial y neo­clá­si­ca que con­ver­gie­ron en el si­glo XX. A su la­do, se en­cuen­tra el his­tó­ri­co Ca­bil­do, ves­ti­gios de una épo­ca co­lo­nial que en­cuen­tra su lu­gar al­re­de­dor de la po­pu­lar Pla­za San Mar­tín. Su ubi­ca­ción per­mi­te em­pa­par­se de la vi­da ac­ti­va de Cór­do­ba, en un ra­dio de 15 cua­dras se en­cuen­tran los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos y cul­tu­ra­les de la ciu­dad. Es co­mo una in­vi­ta­ción mu­da, un lu­gar co­mún al cual uno se sien­te de­seo­so de ir.

Se­gui­mos re­co­rrien­do la ca­pi­tal cor­do­be­sa con un atuen­do li­viano y pri­ma­ve­ral. Los rui­dos del cen­tro nos re­ci­ben en el um­bral de la puer­ta. Pa­ra ale­jar­nos de los au­tos, nos aden­tra­mos en la pea­to­nal don­de se en­cuen­tra la Man­za­na Je­suí­ti­ca, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en el 2000, en la cual se si­túa la igle­sia de la Com­pa­ñía de Je­sús, el Co­le­gio Na­cio­nal de Mon­se­rrat y la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. La an­ti­gua igle­sia

per­te­ne­ció a la or­den re­li­gio­sa de la igle­sia ca­tó­li­ca. El Co­le­gio es uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les je­suí­ti­co con más pres­ti­gio crea­do du­ran­te el Vi­rrei­na­to del Río de la Pla­ta. La Uni­ver­si­dad, fun­da­da en 1613, es la pri­me­ra de Ar­gen­ti­na y la cuar­ta más an­ti­gua de Amé­ri­ca que, ac­tual­men­te, cuen­ta con más de cien mil alum­nos y re­pre­sen­ta uno de los pun­tos his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les más im­por­tan­tes del país. Gra­cias a ella, Cór­do­ba es una im­por­tan­te fac­to­ría cul­tu­ral, re­cep­to­ra de es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios del mun­do en­te­ro.

“Cór­do­ba es una im­por­tan­te fac­to­ría cul­tu­ral, re­cep­to­ra de es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios del mun­do en­te­ro ”

Las ave­ni­das más im­por­tan­tes en el mi­cro­cen­tro cor­do­bés son la Co­lón y la Ge­ne­ral Paz. En es­ta úl­ti­ma se en­cuen­tra el Mu­seo Mu­ni­ci­pal de Be­llas Ar­tes Ge­na­ro Pé­rez, una ca­so­na fran­ce­sa de prin­ci­pios de si­glo XX. Pro­yec­ta­do co­mo ca­sa de fa­mi­lia por el In­ge­nie­ro La­nus­se y el Ar­qui­tec­to fran­cés Harry en 1905, a pe­di­do del Dr. Fé­lix Gar­zón, vi­ce­go­ber­na­dor de Cór­do­ba, el Ge­na­ro Pé­rez fue inau­gu­ra­do en 1910. La ma­yo­ría de los ma­te­ria­les uti­li­za­dos pa­ra su edi­fi­ca­ción fue­ron traí­dos de Eu­ro­pa. En su fa­cha­da se des­ta­ca la re­ja es­ti­lo Luis XV y la gran puer­ta de ma­de­ra im­por­ta­da. En su in­te­rior, re­sal­tan la es­ca­le­ra de ho­nor y las am­plias ha­bi­ta­cio­nes ador­na­das con ye­se­ría, ma­de­ras y pin­tu­ras rea­li­za­das por uno de los

ar­tis­tas plás­ti­cos más re­co­no­ci­do en Ar­gen­ti­na, Emi­lio Ca­raf­fa.

Sa­lien­do del cas­co an­ti­guo, nos va­mos a Nue­va Cór­do­ba, el sec­tor más dinámico de la ciu­dad, en don­de la vi­da eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y so­cial es ma­yor­men­te jo­ven. Ade­más de ser el sec­tor más co­ti­za­do, es el cen­tro de la re­crea­ción cor­do­be­sa ya que en es­ta zo­na se si­túan: la Igle­sia de los Ca­pu­chi­nos, el Pa­la­cio Fe­rrey­ra, Mu­seo Ca­raf­fa, Pa­la­cio Dio­ni­si, Mu­seo Pro­vin­cial de Cien­cias Na­tu­ra­les y Pa­seo del Buen Pas­tor.

La Igle­sia de los Ca­pu­chi­nos es una de las más con­cu­rri­das e im­pre­sio­nan­tes en Cór­do­ba. Ca­rac­te­ri­za­da por ser una de las po­cas de es­ti­lo gó­ti­co en la re­gión, fue ele­gi­da co­mo Pri­me­ra Ma­ra­vi­lla Ar­ti­fi­cial de la Ciu­dad.

Con un am­bien­te cen­tral de más de 20 me­tros de al­tu­ra, tres pi­sos, un sub­sue­lo, y un to­tal de 12 sa­las de ex­po­si­ción pa­ra 500 obras se des­plie­ga el Pa­la­cio Fe­rrey­ra. Orien­ta­do por los tra­ba­jos de re­fun­cio­na­li­za­ción es­te mu­seo fue des­ti­na­do a ade­cuar la se­ño­rial ca­so­na a su nue­vo des­tino: un es­pa­cio de ex­po­si­ción

acor­de a la ex­ce­len­cia del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co de Cór­do­ba. La co­lec­ción com­pren­de las obras de ar­tis­tas de di­ver­sas ten­den­cias, co­mo Gon­za­ga Cony, Ge­na­ro Pé­rez, Ca­raf­fa, Pin­to, Ce­rri­to, Pei­tea­do, Co­lli­va­dino, Fa­der, Pet­to­ru­ti, Cu­ra­te­lla Ma­nes, Spi­lim­ber­go, Cas­tag­nino, For­te, Su­pi­si­che, Cour­bet, So­ro­lla, Pi­cas­so y Go­ya, en­tre otros.

El Buen Pas­tor, an­cla­do en un edi­fi­cio re­ci­cla­do, don­de fun­cio­na­ba la Cár­cel de Mu­je­res del Buen Pas­tor, es un cen­tro de ex­po­si­cio­nes, sa­la de even­tos, lo­ca­les co­mer­cia­les, fuen­te de aguas dan­zan­tes y es­pa­cio de en­cuen­tro de los cor­do­be­ses que com­bi­na ar­qui­tec­tu­ra clá­si­ca y mo­der­na.

La ver­sa­ti­li­dad de la ar­qui­tec­tu­ra en Nue­va Cór­do­ba se ve re­fle­ja­do a lo lar­go de sus cua­dras, trans­for­mán­do­se en un puen­te en­tre el pa­sa­do, el pre­sen­te y el fu­tu­ro don­de se pre­ser­van los edi­fi­cios más an­ti­guos y se le­van­tan los más mo­der­nos de la ciu­dad.

Si de es­pa­cios ver­des se tra­ta, el Par­que Sar­mien­to no pa­sa des­aper­ci­bi­do. Con­sa­gra­do co­mo el pul­món de la ciu­dad, cuen­ta

con 17 hec­tá­reas de te­rreno que in­clu­yen ska­te­parks, lu­ga­res pa­ra co­mer y has­ta un an­fi­tea­tro.

El co­no­ci­mien­to, la cul­tu­ra, el ar­te y las cos­tum­bres que se han da­do a los lar­go de la his­to­ria de Cór­do­ba, en­con­tra­ron ha­ce uno años su lu­gar y re­pre­sen­ta­ción en un sin­nú­me­ro de al­ter­na­ti­vas con­cen­tra­das en un mis­mo po­lo: Ba­rrio Güe­mes.

Güe­mes es la no­ve­dad en Cór­do­ba. Con ca­so­nas de es­ti­lo Art De­có y Art Nou­veau, es­te dis­tri­to cuen­ta con ga­le­rías de ar­te, ba­res, res­tau­ran­tes, fe­ria de ar­te­sa­nos y lo­ca­les con la van­guar­dia mun­dial y el di­se­ño ar­gen­tino que reúnen to­dos los fin de se­ma­nas a cor­do­be­ses y tu­ris­tas de di­fe­ren­tes rin­co­nes del mun­do. El tea­tro tam­bién cum­ple un rol fun­da­men­tal en la crea­ción de las ba­ses de

la cul­tu­ra cor­do­be­sa. A tra­vés de sus múl­ti­ples gé­ne­ros y mo­dos de pro­duc­ción, Cór­do­ba ofre­ce un gran aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des tan­to en tea­tro co­mer­cial –em­pla­za­dos en Tea­tro del Li­ber­ta­dor San Mar­tín o el Real– co­mo en tea­tro in­de­pen­dien­te, des­ta­cán­do­se en­tre és­tos úl­ti­mos, “La Co­che­ra”.

Los res­tan­tes cen­tros cul­tu­ra­les, Cen­tro Cul­tu­ral Al­ta Cór­do­ba, Cen­tro Cul­tu­ral Es­pa­ña Cór­do­ba, Cen­tro Cul­tu­ral Ge­ne­ral Paz, Cen­tro Cul­tu­ral de los Ni­ños y la Fa­mi­lia, Cen­tro Cul­tu­ral Pa­seo de las Ar­tes, se si­túan en di­fe­ren­tes par­tes de la zo­na de sur de la ciu­dad. Si hay tiem­po de so­bra, son lu­ga­res que me­re­cen la pe­na ser vi­si­ta­dos.

En cuan­to a la gas­tro­no­mía de la ciu­dad de Cór­do­ba, és­ta res­pon­de a la fu­sión de dos im­por­tan­tes cul­tu­ras, apor­te de los nu­me­ro­sos in­mi­gran­tes que ha­lla­ron en el país su ho­gar de­fi­ni­ti­vo: la es­pa­ño­la y la ita­lia­na, com­ple­men­ta­dos por los apor­tes de las et­nias abo­rí­ge­nes. La pro­vin­cia de Cór­do­ba es atra­ve­sa­da por sus sa­bo­res y aro­mas a to­do ni­vel.

El tu­ris­mo en Cór­do­ba cre­ce ca­da vez más. Con­tan­do con diez mil pla­zas ho­te­le­ras, cien­tos de res­tau­ran­tes y de­ce­nas de mu­seos, lle­gan, ca­da año, apro­xi­ma­da­men­te dos mi­llo­nes de tu­ris­tas que dis­fru­tan del afec­to, hu­mor y fer­vor cor­do­bés.

Ca­te­dral

La Ca­ña­da

Igle­sia de las Car­me­li­tas

Cen­tro de Cór­do­ba

Par­que Sar­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.