Par­ques Na­cio­na­les del Oes­te...

La in­ce­san­te pa­sa­re­la de te­so­ros na­tu­ra­les que sal­pi­ca es­ta vas­ta y ári­da zo­na de los Es­ta­dos Unidos asal­ta al via­je­ro en ca­da des­cui­do

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS TXE­MA GON­ZÁ­LEZ ALLEN­DE FE­CHA DEL VIA­JE JU­LIO 2009

Nos lan­za­mos a des­cu­brir los pai­sa­jes del le­jano Oes­te ame­ri­cano ar­ma­dos con la mejor de nues­tras cá­ma­ras. ¡Dis­pa­ren!

Lle­vá­ba­mos tiem­po ma­du­ran­do la idea de ha­cer un via­je pa­ra re­co­rrer los par­ques na­cio­na­les del oes­te de USA, una enor­me ex­ten­sión de te­rreno prác­ti­ca­men­te vir­gen don­de los atrac­ti­vos na­tu­ra­les se su­ce­den sin des­can­so. Lo úni­co que nos preo­cu­pa­ba un po­co eran las dis­tan­cias en un área tan ex­ten­sa, pe­ro al fi­nal re­sul­tó ser un atrac­ti­vo más del via­je, ya que no so­lo los Par­ques Na­cio­na­les son es­pec­ta­cu­la­res, el pai­sa­je de to­da es­ta re­gión es in­creí­ble y con­du­cir por ella es co­mo via­jar por un par­que te­má­ti­co de la na­tu­ra­le­za.

Vo­la­mos a Salt La­ke City. Allí re­co­gi­mos el co­che de al­qui­ler y pu­si­mos rum­bo al im­pre­sio­nan­te Par­que Na­cio­nal de Ye­llows­to­ne. Nos alo­ja­mos 4 no­ches en West Ye­llows­to­ne, la en­tra­da oes­te del par­que. Ye­llows­to­ne es enor­me, y co­mo mí­ni­mo se ne­ce­si­tan tres días pa­ra ver­lo. Com­pra­mos un pa­se anual pa­ra to­dos los par­ques del país, que sa­le a cuen­ta sim­ple­men­te vi­si­tan­do 3 o 4 par­ques. Ye­llows­to­ne es un lu­gar in­creí­ble, con pai­sa­jes es­pec­ta­cu­la­res, abun­dan­te fau­na e in­fi­ni­dad de

ma­ni­fes­ta­cio­nes geo­tér­mi­cas. La ca­rre­te­ra que dis­cu­rre por el par­que tie­ne dos re­co­rri­dos cir­cu­la­res que for­man una es­pe­cie de 8. A lo lar­go de es­ta ca­rre­te­ra se en­cuen­tran la ma­yor par­te de pun­tos de in­te­rés.

En la zo­na nor­te lo que más nos gus­tó fue la zo­na de gei­se­res de No­rris Gey­ser Ba­sin, un ex­ten­so cam­po de pis­ci­nas de agua ca­lien­te de pre­cio­sos colores don­de se pa­sea por unas pa­sa­re­las de ma­de­ra en me­dio de un pro­fun­do olor a azu­fre. Tam­bién vi­mos aquí las Mam­moth Hot Springs, un pai­sa­je es­pec­ta­cu­lar con te­rra­zas de mi­ne­ra­les so­bre las que flu­ye el agua ca­lien­te que ema­na de la tie­rra. Lle­ga­mos des­pués a la zo­na de

“Pis­ci­nas de agua ca­lien­te de pre­cio­sos colores don­de se pa­sea en me­dio de un pro­fun­do olor a azu­fre ”

Tower-Roo­se­velt, don­de hay un fan­tás­ti­co ca­ñón, una ca­sca­da y un pai­sa­je de pi­nácu­los de ro­ca muy cu­rio­so. Des­pués vi­si­ta­mos el Gran Ca­ñón de Ye­llows­to­ne en Can­yon Vi­lla­ge, don­de en las cer­ca­nías pu­di­mos ver las es­pec­ta­cu­la­res cas­ca­das y la gar­gan­ta del río Ye­llows­to­ne. La mejor vis­ta se ob­tie­ne des­de el mirador del Ar­tist Point, con unas to­na­li­da­des es­pec­ta­cu­la­res de las ro­cas.

Re­co­rrien­do la zo­na sur nos en­con­tra­mos uno de los lu­ga­res inol­vi­da­bles del par­que, la Grand Pris­ma­tic Spring, una enor­me pis­ci­na de agua ca­lien­te. En las ro­cas del sue­lo se ven unos colores in­creí­bles. Se vi­si­ta por una pa­sa­re­la de ma­de­ra so­bre la pro­pia pis­ci­na y

la sen­sa­ción es úni­ca. Des­pués pu­di­mos ver el Old Faith­ful, el gei­ser más fa­mo­so y más es­pec­ta­cu­lar del par­que en lo que a al­tu­ra se re­fie­re. En el La­go Ye­llows­to­ne pa­sea­mos por su ori­lla y vi­mos gei­se­res su­mer­gi­dos. Cer­ca, un cor­to sen­de­ro nos con­du­jo al Na­tu­ral Bridge, un ar­co de pie­dra que ha­ce de puen­te so­bre un ba­rran­co. Des­pués pa­sa­mos por una pra­de­ra con mu­chí­si­mos bi­son­tes, aun­que tam­bién los en­con­tra­mos por el res­to del par­que y en la pro­pia ca­rre­te­ra. Pu­di­mos ver osos, lo­bos, co­yo­tes y pe­lí­ca­nos. Jun­to al río Ye­llows­to­ne vi­si­ta­mos el Vol­cano Mud, otra zo­na de gran ac­ti­vi­dad geo­tér­mi­ca con pis­ci­nas de ba­rro hir­vien­do.

“Los to­nos ro­ji­zos ti­ñen el pai­sa­je ro­co­so y se­mi­de­sér­ti­co que nos acom­pa­ña­ría los si­guien­tes días”

De­ja­mos Ye­llows­to­ne por su en­tra­da sur, don­de pa­sa­mos por un es­pec­ta­cu­lar ca­ñón for­ma­do por el río Le­wis, y en­tra­mos en el P.N. del Grand Te­ton. Es­te pre­cio­so par­que tie­ne un pai­sa­je pro­pio de al­ta mon­ta­ña. Des­de la en­tra­da nor­te hay una bo­ni­ta pa­no­rá­mi­ca don­de des­ta­ca su pi­co más al­to el Grand Te­ton. Hi­ci­mos al­gu­nas ru­tas de sen­de­ris­mo por es­pec­ta­cu­la­res pai­sa­jes co­mo la que lle­va al Ins­pi­ra­tion Point cru­zan­do el La­go Jenny en bar­co, y pa­san­do por va­rias cas­ca­das. A tra­vés de las ca­rre­te­ras del par­que pu­di­mos re­co­rrer va­rios la­gos en un en­torno muy sal­va­je, y tam­bién des­de la ca­rre­te­ra prin­ci­pal - la ca­rre­te­ra 287 - hay bue­nas pa­no­rá­mi­cas

a la cor­di­lle­ra mon­ta­ño­sa, es­pe­cial­men­te des­de una zo­na ad­ya­cen­te a la ca­rre­te­ra en la que el río Sna­ke ser­pen­tea a tra­vés del bos­que con las mon­ta­ñas de fon­do.

Tras un día y me­dio en el par­que se­gui­mos ha­cia el sur has­ta el P.N. Zion. Aquí los to­nos ro­ji­zos ti­ñen el pai­sa­je ro­co­so y se­mi­de­sér­ti­co que nos acom­pa­ña­ría los si­guien­tes días. Zion es un par­que con dos sec­cio­nes, el ca­ñón de Zion que so­lo se pue­de vi­si­tar a bor­do de los au­to­bu­ses del par­que y la ca­rre­te­ra Zion - Mount Car­mel que se pue­de re­co­rrer en tu pro­pio vehícu­lo. El ca­ñón de Zion pre­sen­ta un con­tras­te pre­cio­so en­tre la ve­ge­ta­ción ver­de y la ro­ca ro­ja. Pa­ra­mos en ca­da una de las pa­ra­das del au­to­bús del par­que y vi­mos las prin­ci­pa­les atrac­cio­nes co­mo The Grot­to -una es­pe­cie de cue­va ele­va­da con bo­ni­tas vis­tas - y las Eme­rald Pools - un sen­de­ro ele­va­do con im­pre­sio­nan­tes vis­tas y que lle­va a unas pre­cio­sas po­zas, don­de nos en­con­tra­mos con una ser­pien­te de cas­ca­bel -. Pe­ro sin du­da la ex­cur­sión es­tre­lla en el par­que es la de The Na­rrows. Es una ru­ta por el es­tre­cho ca­ñón del río Vir­gin. So­lo el pri­mer tra­mo tie­ne un ca­mino jun­to al río. A par­tir de ahí se ca­mi­na so­bre el pro­pio río, que no tie­ne más que unos pal­mos de pro­fun­di­dad. Es una ex­pe­rien­cia úni­ca, ya que la gar­gan­ta ca­da vez se es­tre­cha más. Com­ple­ta­mos so­lo par­te del tra­yec­to, ya que la ex­cur­sión com­ple­ta lle­va un día y no te­nía­mos tiem­po. Tras de­jar el ca­ñón se­gui­mos la ca­rre­te­ra ha­cia Mount Car­mel. Aquí da­ban ga­nas de pa­rar­se en ca­da cur­va a con­tem­plar las ro­cas con unas for­mas y colores im­po­si­bles.

Lle­ga­mos a Tro­pic, don­de nos alo­ja­mos pa­ra pa­sar el día si­guien­te en el P.N. Bry­ce Can­yon. Es­te par­que tie­ne un pai­sa­je úni­co. Su prin­ci­pal atrac­ti­vo es un gi­gan­tes­co an­fi­tea­tro de pi­nácu­los de ro­ca en to­dos los to­nos de na­ran­ja ima­gi­na­bles. Di­fe­ren­tes des­víos de la ca­rre­te­ra nos lle­va­ron a los mi­ra­do­res so­bre el an­fi­tea­tro, a ca­da cual más in­creí­ble. Des­ta­can el Bry­ce Point que ofre­ce una pers­pec­ti­va des­de una po­si­ción ele­va­da y el Sun­ri­se Point, des­de don­de se pue­den ini­ciar ru­tas de sen­de­ris­mo. Tu­vi­mos la suer­te de ver el par­que a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na y al ano­che­cer y la va­ria­ción de los to­nos de la ro­ca es al­go mágico, pa­re­ce un lu­gar di­fe­ren­te con ca­da ilu­mi­na­ción. Ade­más hi­ci­mos una ru­ta en­tre los pi­nácu­los que me­re­ció mu­cho la pe­na. Pa­sear en­tre las enor­mes torres, des­cu­brir sus re­co­ve­cos y for­mas es in­des­crip­ti­ble. Una vez ex­plo­ra­da es­ta zo­na del par­que se­gui­mos la ca­rre­te­ra

que lle­va has­ta el Yo­vim­pa Point. Pa­sa­mos por va­rios mi­ra­do­res y sec­cio­nes del par­que me­nos abun­dan­tes en pi­nácu­los pe­ro con bue­nas vis­tas so­bre los al­re­de­do­res don­de des­ta­ca el con­tras­te del na­ran­ja con el ver­de del bos­que. En uno de es­tos mi­ra­do­res se ve un puen­te na­tu­ral, el Na­tu­ral Bridge.

Al día si­guien­te sa­li­mos de Tro­pic atra­ve­san­do el Grand Stair-Es­ca­lan­te Na­tio­nal Mo­nu­ment, una zo­na de im­pre­sio­nan­tes pai­sa­jes de ca­ño­nes y pre­cio­sas for­ma­cio­nes ro­co­sas que ha­cen del tra­yec­to un ver­da­de­ro es­pec­tácu­lo. Pa­ra­mos nu­me­ro­sas ve­ces y tam­bién hi­ci­mos al­gún pe­que­ño des­vío por ca­rre­te­ras se­cun­da­rias pa­ra acer­car­nos a al­gún pun­to se­ña­la­do co­mo el Ko­da­chro­me Ba­sin Sta­te Park. Nos que­da­mos con ga­nas de más pe­ro te­nía­mos que lle­gar a Ca­pi­tol Reef. Aquí el co­lor de las ro­cas pa­sa a ser ro­jo san­gre, al­go es­pe­cial­men­te apre­cia­ble al atar­de­cer. Es un par­que me­nos con­cu­rri­do que los ya ha­bía­mos vis­to lo que to­da­vía le da un ma­yor en­can­to. La ma­yor par­te de los lu­ga­res de in­te­rés es­tán a lo lar­go de la pro­pia ca­rre­te­ra 24 que lo atra­vie­sa y tam­bién a lo lar­go de una ca­rre­te­ra de tie­rra, la Sce­nic Dri­ve que nos lle­va por el in­te­rior de un ca­ñón con es­pec­ta­cu­la­res pai­sa­jes. A lo lar­go de la ca­rre­te­ra des­ta­can las for­ma­cio­nes ro­co­sas de Twin Rocks, Chim­ney Rock - a la que pu­di­mos as­cen­der por un sen­ci­llo sen­de­ro - y otros mu­chos rin­co­nes que no tie­nen nom­bre y pa­ra­da se­ña­li­za­da pe­ro igual­men­te pin­to­res­cos. El pai­sa­je se

vuel­ve más sal­va­je y so­bre­co­ge­dor a tra­vés de la Sce­nic Dri­ve, so­bre to­do cuan­do de­ja de es­tar as­fal­ta­da y se con­vier­te en una pis­ta de tie­rra has­ta lle­gar a un pun­to que es in­tran­si­ta­ble sin un 4x4. Tam­bién hi­ci­mos una ru­ta has­ta un pre­cio­so ar­co na­tu­ral, el Hick­man Bridge, y otra has­ta un mirador so­bre uno de los ris­cos más ca­rac­te­rís­ti­cos del par­que, el Gol­den Th­ro­ne. Pa­ra con­cluir la vi­si­ta al par­que al día si­guien­te hi­ci­mos una ex­cur­sión has­ta el re­mo­to Cat­he­dral Va­lley, un lu­gar con unas gi­gan­tes for­ma­cio­nes ro­co­sas - al es­ti­lo de Mo­nu­ment Va­lley - en me­dio de un de­sola­do y atrac­ti­vo va­lle. Se lle­ga a tra­vés de una ca­rre­te­ra de tie­rra y con mu­cho cui­da­do ya que en al­gu­nos lu­ga­res hay que avan­zar bas­tan­te des­pa­cio pues el fir­me es muy irre­gu­lar. De he­cho en el Cen­tro de Vi­si­tan­tes nos des­acon­se­ja­ron ir sin un 4x4, pe­ro con cui­da­do se pue­de ha­cer.

Tras la ex­cur­sión nos des­pla­za­mos a Moab, un pueblo que nos sir­vió de ba­se pa­ra ex­plo­rar los par­ques de Ar­ches y Can­yon­lands. De­di­ca­mos el día si­guien­te a re­co­rrer Ar­ches, un ver­da­de­ro ca­rru­sel de ar­cos na­tu­ra­les de pie­dra. A lo lar­go de la ca­rre­te­ra prin­ci­pal del par­que hay di­fe­ren­tes pa­ra­das se­ña­li­za­das jun­to a las di­fe­ren­tes zo­nas con ar­cos. La jo­ya del par­que es el De­li­ca­te Arch, el sím­bo­lo del es­ta­do de Utah, al que ac­ce­di­mos a tra­vés de un sen­de­ro de una ho­ra. Es un ar­co enor­me e im­pre­sio­nan­te. Tam­bién des­ta­can

el Lands­ca­pe Arch, si­tua­do en un sen­de­ro re­ple­to de ar­cos y el Double Arch (lo re­co­no­ci­mos de in­me­dia­to por­que aparece en una pe­lí­cu­la de In­dia­na Jo­nes), si­tua­do en una sec­ción es­pe­cial­men­te pin­to­res­ca del par­que. Ade­más, na­da más en­trar en el par­que nos en­con­tra­mos con unas pa­re­des ro­co­sas im­pre­sio­nan­tes en el mirador de Park Ave­nue y otras mo­nu­men­ta­les torres en Court­hou­se To­wers. Al día si­guien­te vi­si­ta­mos el par­que de Can­yon­lands. Aquí hay dos par­tes bien di­fe­ren­cia­das: Is­land in the Sky y The Need­les. Is­land in the sky es una me­se­ta ele­va­da que cons­ti­tu­ye un mirador in­creí­ble a la ex­ten­sa red de ca­ño­nes de la re­gión que se ex­tien­den has­ta don­de al­can­za la vis­ta. Re­co­rri­mos to­dos los mi­ra­do­res del par­que, e hi­ci­mos una pe­que­ña ru­ta has­ta un lu­gar im­pre­sio­nan­te, el ar­co Me­sa Arch, si­tua­do jus­to en el bor­de de un acan­ti­la­do y en­mar­can­do una vis­ta ex­tra­or­di­na­ria de ca­ño­nes y pre­ci­pi­cios. Tam­bién nos dio tiem­po a ha­cer otro cor­to re­co­rri­do en la zo­na más oc­ci­den­tal del par­que en Up­hea­val Do­me, el crá­ter de­ja­do por un me­teo­ri­to. Aban­do­na­mos es­ta sec­ción del par­que y jus­to al la­do en­tra­mos en un par­que es­ta­tal, el Dead Hor­se Point. Aquí las vis­tas son es­pec­ta­cu­la­res ha­cia un mean­dro en U del río Co­lo­ra­do. Una ima­gen muy fa­mi­liar ya que ha sa­li­do en pe­lí­cu­las co­mo Mi­sión Im­po­si­ble. El par­que es pe­que­ño pe­ro las vis­tas son im­pa­ga­bles. Es­to es el sal­va­je oes­te en su ver­sión más pu­ra. Des­pués, nos di­ri­gi­mos a

The Need­les, a unas dos ho­ras de co­che al sur. Aquí vi­mos un con­jun­to im­pre­sio­nan­te de agu­jas ro­co­sas en di­fe­ren­tes to­nos na­ran­jas. La par­te más es­pec­ta­cu­lar es­tá al prin­ci­pio del par­que. Se­gui­mos has­ta el fi­nal de la ca­rre­te­ra pa­ran­do en va­rios mi­ra­do­res ha­cia ca­ño­nes y ro­cas con to­do ti­po de for­mas, pe­ro co­mo ya an­dá­ba­mos mal de tiem­po no nos en­tre­tu­vi­mos y se­gui­mos con­du­cien­do has­ta Bluff.

Al día si­guien­te vi­si­ta­mos el Goo­se­necks Sta­te Park, don­de hay un mirador im­pre­sio­nan­te a un ce­rra­dí­si­mo mean­dro del río San Juan des­de lo al­to de unos acan­ti­la­dos. Se­gui­mos has­ta la ar­chi­co­no­ci­da re­ser­va de los na­va­jos de Mo­nu­ment Va­lley. No es un par­que na­cio­nal pe­ro es un lu­gar mí­ti­co del oes­te ame­ri­cano, que ha apa­re­ci­do en in­nu­me­ra­bles pe­lí­cu­las. Los sa­lien­tes ro­co­sos so­bre la lla­nu­ra se ven des­de le­jos al apro­xi­mar­se por la ca­rre­te­ra. Es una vi­sión evo­ca­do­ra. Al lle­gar hay un mirador im­pre­sio­nan­te des­de don­de tie­nes una pri­me­ra pa­no­rá­mi­ca y lue­go hay un cir­cui­to de más de 20 Km. que te lle­va por la re­ser­va, acer­cán­do­te a las es­truc­tu­ras ro­co­sas y a mi­ra­do­res úni­cos. Hi­ci­mos el re­co­rri­do en nues­tro co­che. Es un ca­mino de tie­rra pe­ro en bas­tan­te buen

es­ta­do. En­tre las nu­me­ro­sas pa­ra­das que hi­ci­mos nos im­pre­sio­na­ron el John Ford’s Point y el Ar­tist Point, des­de don­de hay una vis­ta real­men­te de en­sue­ño. El East Mit­ten y el West Mit­ten son los dos pro­mon­to­rios ro­co­sos más es­pec­ta­cu­la­res. Sa­li­mos de la re­ser­va y nos di­ri­gi­mos al An­te­lo­pe Can­yon, otro lu­gar im­pres­cin­di­ble. Es un ca­ñón sub­te­rrá­neo y tre­men­da­men­te es­tre­cho don­de las pa­re­des on­du­la­das tie­nen unas to­na­li­da­des en­tre ro­sa y na­ran­ja que crean una at­mós­fe­ra irreal. Tam­bién per­te­ne­ce a los na­va­jos y la vi­si­ta es en teo­ría guia­da aun­que lue­go den­tro te mue­ves a tu an­to­jo. En­tra­mos en el ca­ñón por una hen­di­du­ra en el sue­lo y me­dian­te es­ca­le­ras y pla­ta­for­mas lle­ga­mos has­ta el fon­do are­no­so. Aquí tam­bién te dan ga­nas de sa­car fo­tos a ca­da pa­so por­que ca­da rin­cón es más pin­to­res­co que el an­te­rior. Tras la ge­nial vi­si­ta nos di­ri­gi­mos al Gran Ca­ñón del Co­lo­ra­do, primero al North Rim, que es la par­te me­nos vi­si­ta­da pe­ro pa­ra mi gus­to la más es­pec­ta­cu­lar, ade­más de que no es­tá ma­si­fi­ca­da co­mo ocu­rre en el South Rim. Por el ca­mino pa­sa­mos por al­gu­nos pa­ra­jes dig­nos de men­ción co­mo el Na­va­jo Bridge - un pre­cio­so puen­te so­bre el río Co­lo­ra­do - y el Ver­mi­llion Cliffs Na­tio­nal Mo­nu­ment - unos im­pre­sio­nan­tes acan­ti­la­dos de co­lor ro­ji­zo -.

El día si­guien­te lo de­di­ca­mos al North Rim del gran Ca­ñón. El pai­sa­je es bos­co­so y muy ver­de. Hay va­rias ca­rre­te­ras que lle­van a di­fe­ren­tes mi­ra­do­res. Los me­jo­res son el Bright An­gel Point, cer­ca del cen­tro de vi­si­tan­tes, y el Ca­pe Ro­yal. El pai­sa­je del Gran Ca­ñón es so­bre­co­ge­dor, las di­men­sio­nes de los cor­ta­dos, ca­ño­nes la­te­ra­les y acan­ti­la­dos te ha­cen sen­tir muy pe­que­ño. Tras re­co­rrer to­dos los mi­ra­do­res de­di­ca­mos el res­to del día a ha­cer una ru­ta de sen­de­ris­mo, o más bien par­te de una de ellas, ya que las ru­tas ba­jan has­ta el le­cho del ca­ñón y re­quie­ren ha­cer noche an­tes de vol­ver a su­bir. Nos que­da­mos con mu­chas ga­nas de ha­cer la ru­ta en­te­ra pe­ro so­lo ha­bía­mos pla­ni­fi­ca­do un día pa­ra el North Rim. Al día si­guien­te nos des­pla­za­mos has­ta el South Rim, a unas 3 ho­ras y me­dia y co­men­za­mos a re­co­rrer­lo des­de la par­te es­te. La su­ce­sión de mi­ra­do­res es in­ter­mi­na­ble aun­que ca­da uno ofre­ce

al­go di­fe­ren­te y me­re­ce la pe­na pa­rar­se en to­dos. Es­ta zo­na es­ta­ba real­men­te aba­rro­ta­da de tu­ris­tas en Ju­lio y mu­cho más ex­plo­ta­da que la par­te nor­te. Uno de los mi­ra­do­res que más nos gus­tó fue el De­sert View, don­de hay un cen­tro de vi­si­tan­tes y una bo­ni­ta to­rre de vi­gi­lan­cia con una pa­no­rá­mi­ca im­pre­sio­nan­te del río Co­lo­ra­do. Aca­ba­mos el día vien­do la pues­ta de sol en uno de los mi­ra­do­res. Se­gún el sol va ca­yen­do las to­na­li­da­des del Gran Ca­ñón van cam­bian­do y es un es­pec­tácu­lo digno de pre­sen­ciar. El día si­guien­te nos to­ca­ba via­jar has­ta Las Ve­gas des­de don­de vo­la­ría­mos de vuel­ta a ca­sa tras el im­pre­sio­nan­te via­je. Apro­ve­cha­mos pa­ra ha­cer al­gu­nas pa­ra­das a lo lar­go de la ru­ta 66, en­tre Flags­taff y Kings­man.

En cuan­to al alo­ja­mien­to, re­ser­va­mos to­do des­de aquí, aun­que no hay mu­cho don­de ele­gir ya que se tra­ta de una zo­na muy des­po­bla­da. Re­cu­rri­mos a los mo­te­les de ca­rre­te­ra de ca­de­nas co­mo el Days Inn, Ame­ri­cas Best Va­lue o Su­per 8. Unas ha­bi­ta­cio­nes im­pre­sio­nan­tes a un pre­cio ra­zo­na­ble. Y pa­ra las co­mi­das es pre­fe­ri­ble, o ca­si obli­ga­to­rio, lle­var la co­mi­da y dis­fru­tar­la en al­gún pai­sa­je in­com­pa­ra­ble de los mu­chos que te en­cuen­tras por­que den­tro de los par­ques hay po­cas o nin­gu­na op­ción de en­con­trar es­ta­ble­ci­mien­tos.

Gran Ca­ñón y ca­sca­da de Ye­llows­to­ne

Pa­no­ra­ma des­de la John Roc­ke­fe­ller Park­way, Grand Te­ton

An­fi­tea­tro de Bry­ce Can­yon

Ca­ñón en el Grand Stair­ca­seEs­ca­lan­te Na­tio­nal Mo­nu­ment

Double Arch, Ar­ches

Dead Hor­se Point Sta­te Park

Ca­pe Ro­yal, Grand Can­yon North Rim

De­sert View, Grand Can­yon South Rim

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.