Te­ne­ri­fe, a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te

La is­la se dis­fru­ta des­pa­cio y ha­cien­do pa­ra­das. De nor­te a sur, en­tre Car­na­va­les, ca­lle­jue­las y pla­yas de en­sue­ño. Y to­do, a rit­mo tro­pi­cal.

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS DúNIA LLACH MA­NE­RO FE­CHA DEL VIA­JE JU­LIO 2015

Via­ja­mos a la ma­yor de las Is­las Ca­na­rias pa­ra re­co­rrer­la de nor­te a sur: por mon­ta­ñas, pue­blos, car­na­va­les, fies­tas y pla­yas.

Cie­rra los ojos. Ima­gi­na que tie­nes cua­tro días de es­ca­pa­da, ya sa­bes, aque­llo de que jun­tas un día con otro, y el fin­de, y sa­les a res­pi­rar un po­co. Paz, re­lax, aven­tu­ra, emo­cio­nes, buen co­mer, na­tu­ra­le­za, pla­yas, rin­co­nes, ¡y qué rin­co­nes! Te­ne­ri­fe, que gran­de que eres.

Soy una per­so­na que pa­ra co­no­cer un lu­gar en su esen­cia in­ten­ta re­si­dir al­gún tiem­po en él. Co­no­cer­lo, amar­lo, res­pe­tar­lo... vi­vir­lo. Ex­pe­ri­men­tar al má­xi­mo en ca­da lu­gar al que voy. Allí don­de me sien­to fe­liz, tra­to de que­dar­me el tiem­po que sea ne­ce­sa­rio. Me con­si­de­ro ciu­da­da­na del Mun­do, y el Puer­to de la Cruz, es uno de los lu­ga­res más úni­cos que he vi­vi­do, en­tre otros. No tan­tos co­mo qui­sie­ra, pe­ro a mis 35 años me sien­to con­ten­ta con to­do lo que he vis­to y co­no­ci­do, con es­te lu­gar en con­cre­to y en es­pe­cial, y con las Is­las en ge­ne­ral.

Te­ne­ri­fe, es una de las sie­te is­las Ca­na­rias, el pa­raí­so es­pa­ñol co­mo le di­go yo, ¿o sim­ple­men­te el pa­raí­so? Te­ne­ri­fe es Pro­vin­cia de tres de ellas: La Go­me­ra, La Pal­ma y el Hie­rro (¡ay! La Is­la de la Pal­ma, ha­bla­ré de ella en otra oca­sión...). Y co­mo no, Te­ne­ri­fe, con su im­pre­sio­nan­te Tei­de... A su de­re­cha la Gran Ca­na­ria (is­la de ca­nes), que es ca­pi­tal de pro­vin­cia de Lan­za­ro­te y Fuer­te­ven­tu­ra. Ca­da una de ellas tie­ne su es­ti­lo, su for­ma, su na­tu­ra­le­za, su acen­to, su his­to­ria. To­das be­llas en si mis­mas, gran cli­ma y bue­na gen­te, pe­ro de to­das ellas por aho­ra ha­bla­ré de Te­ne­ri­fe.

Em­pe­za­ré por el Puer­to de la Cruz. Es in­creí­ble la can­ti­dad de tu­ris­mo que mo­vió

ese pe­que­ño puer­to pes­que­ro en la dé­ca­da de los 90, con su co­no­ci­dí­si­mo Ho­tel Be­lair, que se con­vir­tió ya ha­ce mu­cho en un blo­que de vi­vien­das, co­mo otros mu­chos ho­te­les de en­ton­ces, que se cons­tru­ye­ron con el Boom tu­rís­ti­co. Gran­des ac­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas con ave­ni­das y pa­seos.

El puer­to, don­de se ce­le­bra la gran fies­ta de la Vir­gen del Car­men y em­bar­can a la vir­gen que ve­ne­ran. Una fies­ta muy emo­ti­va y sen­ti­da po­pu­lar­men­te... Y esa pla­za, la Pla­za del Char­co, o el Pa­seo San Tel­mo, don­de un mon­tón de ca­fe­te­rías ofre­cen vis­tas ex­qui­si­tas. De pos­tre tra­di­cio­nal os re­co­mien­do el Que­si­llo, es un pos­tre que só­lo se co­me con suer­te en los res­tau­ran­tes ca­na­rios.

Pla­ya jar­dín, are­na ne­gra, con ha­ma­cas, tu­ris­tas… Pa­ra mí es muy bo­ni­ta. Y al fon­do es­tá Pun­ta Bra­va, un pre­cio­so ba­rrio en la ro­ca: hay ca­sas que es­tán so­bre la mis­ma pie­dra don­de rom­pe el océano. Gran­des Fies­tas de San Juan, he pa­sa­do yo en esa Pla­ya.

Tam­bién aquí en es­ta zo­na se ubi­ca el Lo­ro Par­que.

Y hay más: ¿Mo­re­na siem­pre y sin sa­ber có­mo? En Las pis­ci­nas Mar­tiá­nez. Ojo, que aun­que no lo pa­rez­ca, te es­tás que­man­do, ¡pon­te pro­tec­ción!. Pa­ra las com­pras, en “Fun GrouBe”, con per­fu­mes y cre­mas pa­ra el sol...

En la Zo­na Mar­tiá­nez hay tam­bién un pre­cio­so pa­seo y su pla­ya es ideal pa­ra body­sur­fers, con oli­tas chu­las. In­clu­so hay un pun­to de al­qui­ler de ta­blas en el pa­seo.

Y aten­ción con la pan­za de bu­rro, al­go que se for­ma en la ca­la so­bre el Puer­to: la hu­me­dad cho­ca con­tra el acan­ti­la­do y crea un mi­cro­cli­ma, don­de man­tie­ne una tem­pe­ra­tu­ra óp­ti­ma to­do el tiem­po. Y sí, los al­re­de­do­res son ver­des, tro­pi­ca­les, si­nó­ni­mo de que tam­bién llue­ve. Nor­mal­men­te la tem­pe­ra­tu­ra es­tá en una me­dia de 20-28º du­ran­te to­do el año.

MU­CHOS PUE­BLOS QUE VI­SI­TAR EN EL NOR­TE

Ga­ra­chi­co y sus pis­ci­nas na­tu­ra­les, Pun­ta Teno y su fa­ro; y al­gún mo­men­to snor­kel ¡ojo el vien­to no se te lle­ve!

Hay que vi­si­tar el nor­te. Es bo­ni­to tam­bién co­no­cer Icod de los vi­nos, el dra­go mi­le­na­rio, y pro­bar el vino de allí. El dra­go, cu­ya sal­via era con­si­de­ra­da me­di­ci­nal. Tu­vie­ron que pro­te­ger­lo pa­ra evi­tar su pér­di­da en la flo­ra de las is­las. Lo mis­mo pa­só con el pino ca­na­rio, que tie­ne tres ho­jas, en vez de las dos que tie­ne el pino me­di­te­rrá­neo y que ade­más

se ca­rac­te­ri­za por su re­sis­ten­cia y ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción tras las lla­mas del fue­go... Es lo que tie­ne ser pro­duc­to de tie­rras vol­cá­ni­cas, en­tien­do.

Cru­zar la is­la des­de el nor­te “por el nor­te” has­ta el sur, es bo­ni­to, co­mo de­cía, pe­ro só­lo se de­be ha­cer si uno es un buen con­duc­tor. La ca­rre­te­ra es es­tre­cha y cur­vo­sa, pe­ro es pre­cio­sa si se ha­ce con tiem­po, pa­ran­do. Pa­sas cer­ca de Mas­ca, San­tia­go del Tei­de, Chio, los Gi­gan­tes y has­ta Ade­je… Y pa­ra en­ton­ces, ¡ya es­tás en el sur! Hay gran­des pues­tas de sol des­de cual­quier pla­ya o pun­to al­to; si ba­jas por la tar­de, cla­ro. Des­de allí se pue­de ver la Go­me­ra de fon­do. No te ol­vi­des de pa­rar en el mirador de los Gi­gan­tes, ba­ja a ha­cer una ex­cur­sión en bar­co, o a dar una vuel­ta en ca­ta­ma­rán pa­ra sen­tir la na­tu­ra­le­za a bor­do. Ver ba­lle­nas o del­fi­nes es po­si­ble en Te­ne­ri­fe, co­mo ver Tor­tu­gas en Ar­me­ñi­me bu­cean­do o ha­cien­do snor­kel. En ge­ne­ral, en las zo­nas o pla­yas del Sur oes­te hay mu­chos pue­blos con au­tén­ti­cos rin­co­nes y ca­las ac­ce­si­bles co­mo Pla­ya San Juan, Al­ca­lá...

En Ade­je, es obli­ga­do co­mer po­llo en Ca­sa Ote­lo. Si­gue el Ba­rran­co del in­fierno pa­ra lle­gar, te en­can­ta­rá. Dis­fru­ta del shop­ping en el sur y del sol y re­lax de los ho­te­les y ba­res con au­tén­ti­cas ofer­tas gas­tro­nó­mi­cas.

VOL­VE­MOS AL NOR­TE

La Oro­ta­va, gran ciu­dad, con mu­cha ele­gan­cia en sus edi­fi­cios, y un bo­ni­to pa­seo por el cen­tro. En oca­sio­nes mu­dan la Pla­za Prin­ci­pal con are­nas pin­ta­das ha­cien­do mo­sai­cos y cua­dros por el Cor­pus Cris­ti.

La La­gu­na, pa­tri­mo­nio de la UNES­CO por su en­torno y ar­qui­tec­tu­ra, tie­ne el úni­co tran­vía de la is­la, que co­mu­ni­ca Sta. Cruz (ca­pi­tal) con otras pa­ra­das al­re­de­dor de la La­gu­na. Es una ciu­dad uni­ver­si­ta­ria, muy ele­gan­te en sus ca­lles, y don­de se res­pi­ra un am­bien­te co­lo­nial. El cen­tro de la ca­lle prin­ci­pal se lo­ca­li­za fá­cil­men­te. Y es ideal pa­ra dar lar­gos pa­seos en­tre bou­ti­ques y ca­fe­te­rías mez­cla­das con me­so­nes. Mo­men­to pues de com­prar­se unos za­pa­tos o un som­bre­ro.

Sue­le ha­ber tam­bién un gran am­bien­te por sus ca­lles du­ran­te las Na­vi­da­des. Es una de las ciu­da­des más frías de Te­ne­ri­fe, de­bi­do a su al­ti­tud, y so­bre­to­do su efec­to la­gu­na: la hu­me­dad se ca­la con el frío. La gen­te allí tie­ne un buen po­der ad­qui­si­ti­vo, hay un am­bien­te jo­ven ideal pa­ra sa­lir a to­mar unas ga­rim­bi­tas, cer­ve­ci­tas o un té por las bo­ni­tas te­te­rías que se en­cuen­tran. Cer­ca de la ciu­dad es­tá el ae­ro­puer­to Nor­te, pun­to crí­ti­co de ubi­ca­ción por su mi­cro­cli­ma. Y si se­gui­mos el re­co­rri­do por el no­roes­te en­con­tra­mos Te­gues­te, Pun­ta del vien­to, sur­fea­da por los aman­tes de las olas. ¡Bus­ca una es­cue­la de la zo­na si aún no lo has pro­ba­do! Se­gui­mos pa­ra San­ta Cuz de Te­ne­ri­fe, la ca­pi­tal, con su re­co­no­ci­dí­si­mo Au­di­to­rio de Calatrava, des­de don­de se cus­to­dia esa ciu­dad tan tro­pi­cal, con gran­des ca­lles, ram­blas co­mer­cia­les y lu­ga­res de buen co­mer.

El cen­tro de fe­rias y ex­po­si­cio­nes es tam­bién un pun­to de re­fe­ren­cia, igual que el in­ter­cam­bia­dor: la es­ta­ción de bus cen­tral. Si no al­qui­las co­che, po­drás mo­ver­te en gua­gua o Al­te­sa (au­to­bús), que re­co­rren la is­la. Ni ca­ro ni ba­ra­to, pre­cio de­pen­dien­do del tra­yec­to que ha­gas (del ae­ro­puer­to nor­te a Puer­to unos 8€. En ta­xi unos 25€).

El ser­vi­cio ta­xi en ge­ne­ral no es ca­ro, la ba­ja­da de ban­de­ra son tres eu­ros, pe­ro to­do es­tá re­la­ti­va­men­te cer­ca. In­clu­so se pue­de pac­tar pre­cio ce­rra­do por tra­yec­tos lar­gos con los pro­pios ta­xis­tas, que te van con­tan­do un po­co lo que vas vien­do. Pe­ro siem­pre, te­ner un co­che es más có­mo­do, em­bár­ca­lo

en AR­MAS o, si vas por po­co tiem­po, al­qui­la uno. Al fi­nal re­sul­ta más eco­nó­mi­co ya que en las is­las no se apli­ca IVA, si no el IGIC, y la ga­so­li­na te sal­drá bien de pre­cio. Po­drás pa­rar don­de quie­ras sin li­mi­tar­te en tiem­po ni en ho­ra­rios.

San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe es una fies­ta. Sus ca­lles aco­gen gran­des es­pec­tácu­los, co­mo la ca­bal­ga­ta pa­ra la fies­ta de Re­yes. Los re­yes Ma­gos lle­gan en he­li­cóp­te­ro, al­go inusual. Aun­que la ver­da­de­ra fies­ta es por Car­na­va­les, don­de es real­men­te ra­ro no ir dis­fra­za­do… ¡du­ran­te cua­tro días! ¡Y con cua­tro dis­fra­ces di­fe­ren­tes! Más va­le que no te pier­das nin­gún día por­que to­dos tie­nen su fes­te­jo: la elec­ción de la reina del car­na­val, el “Mas­ca­ri­ta pon­te el ta­cón” en el Puer­to de la Cruz (de lo más ex­tra­ño y a la vez más di­ver­ti­do que he vis­to), o ti­rar­se con la ta­bla por las ca­lles de Icod (¡des­cú­bre­lo tu mis­mo!).

Lo mejor, el am­bien­te fes­ti­vo, los buenos mo­men­tos y los ten­de­re­tes que se or­ga­ni­zan por to­dos la­dos... en Te­ne­ri­fe y en to­das las Is­las. Buen ro­llo. Pa­pas con mo­jo hay en ca­si to­das par­tes… ¡¡y los plá­ta­nos Ca­na­rios!! Quien no ha oí­do ha­blar de ellos, pla­ta­ne­ras em­be­lle­cen el ca­mino.

Pa­ra alo­jar­te tie­nes mu­chas op­cio­nes, de­pen­de­rá de pre­su­pues­to y bús­que­da de con­fort. Hay apar­ta ho­te­les con co­ci­na, don­de, si en al­gún mo­men­to quie­res dis­fru­tar de la pis­ci­na, pue­das pre­pa­rar un sándwich o una pas­ta, con unas cer­ve­ci­tas del Sú­per.

Lu­ga­res que aun­que no los ha­yas es­co­gi­do pa­ra dor­mir ten­drás que ir, aun­que sea úni­ca­men­te a to­mar un ba­rra­qui­to, una pi­ña co­la­da con pues­ta de sol o un spa relajante: el Ho­tel Jar­di­nes del Tei­de, el Aba­ma, el Gran Pa­la­cio de Iso­ra… és­tos en el sur. En el nor­te vi­si­ta y pa­sea por el Jar­dín Bo­tá­ni­co, el Ho­tel Bo­tá­ni­co con res­tau­ran­tes

te­má­ti­cos, el Par­que Tao­ro con gran­des vis­tas al puer­to, el Lo­ro Par­que, el ca­sino en Pa­seo San Tel­mo Mar­tiá­nez, la ca­lle la olla... buff ¡me de­jo tan­to! re­co­rre to­do lo que pue­das.

En Puer­to no te ol­vi­des de ir al Bar Ma­lú (el mejor crois­sant de po­llo con zu­mo de Na­ran­ja que me he co­mi­do)

Gran­des mo­men­tos en Puer­to ¿dón­de más co­mer?, en el mue­lli­to, la co­fra­día del puer­to, pe­ro tam­bién un chi­rin­go que hay jun­to al mue­lle, con cho­cos, pes­ca­do del día y pa­pas con mo­jo, ¿qué más se pue­de pe­dir? El lu­gar tie­ne co­mo unos tol­dos y som­bri­llas ro­jas don­de se re­fle­ja el lo­go­ti­po de la cer­ve­za de la Is­la (Do­ra­da) ¡ojo! La Do­ra­da sin al­cohol, es una de las me­jo­res cervezas Sin que he pro­ba­do.

Pes­ca­do del día, bueno, fres­co y eco­nó­mi­co. En La Co­fra­día hay se­lec­ción es­co­gi­da y se co­me muy muy bien. Pa­ra la tem­po­ra­da de oto­ño, pa­sa­da la ven­di­mia, de sep­tiem­bre a no­viem­bre apro­xi­ma­da­men­te, po­de­mos en­con­trar los au­tén­ti­cos Gua­chin­ches que son do­mi­ci­lios par­ti­cu­la­res con sa­li­tas o en es­pa­cios abier­tos. An­ta­ño ofre­cían, en un ini­cio, su ca­ta de vino jo­ven, y al de­gus­tar el vino, se po­nía una ta­pa, de ahí a que los gua­chin­ches se que­da­ran con la ex­cu­sa de co­mer al ir a por vino. Ac­tual­men­te con li­cen­cia de bar, no pue­den ser­vir nin­gún otro al­cohol que no sea vino... Son Lu­ga­res muy au­tén­ti­cos, con gen­te muy de la tie­rra. Aquí en­cuen­tras la esen­cia hu­ma­na de un ca­na­rio. Y si hay en­sa­la­da co­mo op­ción, se­gu­ro que la le­chu­ga y los to­ma­tes son de la huer­ta que hay de­trás de la pro­pia ca­sa… O la car­ne me­cha­da, o las pa­pas con cho­ri­zo, la car­ne fies­ta, pa­pas, el que­si­to asa­do... Nor­mal­men­te es un ne­go­cio ges­tio­na­do por fa­mi­lias con ayu­das ex­ter­nas en el ser­vi­cio a me­sa oca­sio­nal­men­te.

Don­de Mario o la Cal­de­ri­ta de la Abue­la son otros de los pun­tos don­de hay que ir a co­mer, gran­des vis­tas y co­mi­da ca­na­ria es­pec­ta­cu­lar.

Me fal­ta­rían ho­jas pa­ra ex­pli­car la can­ti­dad de emo­cio­nes que pue­de ha­cer­te sen­tir es­ta is­la.

Si vas en plan rá­pi­do, unos cua­tro días bus­ca la esen­cia ge­ne­ral, el buen tiem­po, las gran­des co­pas, el re­lax, las ex­pe­rien­cias, las bue­nas vis­tas... Pue­des lle­var­te una sen­sa­ción ge­ne­ral bue­na y qui­zá un po­co equi­vo­ca­da. Só­lo aquel que se de­ja fluir por el rit­mo y ca­li­dad de vi­da, y que quie­ra ale­jar­se del es­trés o sen­tir­se en el pa­raí­so, en­con­tra­rá la esen­cia de “el dis­fru­tar de es­ta is­la”.

SUBIDA AL TEI­DE: PAR­QUE NA­CIO­NAL Y CEN­TRO VI­SI­TAN­TES.

He­mos di­cho que se pue­de su­bir por va­rios pun­tos, des­de la Oro­ta­va, es una subida más per­pen­di­cu­lar, cur­vo­sa pe­ro prac­ti­ca­ble, se vuel­ve pe­li­gro­sa por el cam­bio de al­tu­ras que va su­frien­do el re­co­rri­do, y po­de­mos en­con­trar­nos en­tre las nu­bes. Se tar­da unos 45 mi­nu­tos y se pa­sa por el Mirador de la Pie­dra ro­se­ta, por el Mirador de la Pal­ma, has­ta lle­gar a El Por­ti­llo, 1980 me­tros de al­tu­ra, y de ahí pa­ra el Va­lle del Pi­co del Tei­de. Otra op­ción pa­ra su­bir, es por Chio, subes en­tre un pai­sa­je de la­va con pi­nos muy bien co­lo­ca­dos, brin­dán­do­te a la vis­ta un pre­cio­so es­pec­tácu­lo. Se ve el mar en mul­ti­tud de oca­sio­nes. Yo pre­fie­ro la ba­ja­da por aquí, por Chio.

O su­bir por Vi­la­flor, un ca­mino re­ple­to de bo­ni­ta na­tu­ra­le­za, pe­ro real­men­te no es un ca­mino tan es­pec­ta­cu­lar co­mo si uno sube por el otro la­do.

LA OP­CIÓN RE­CO­MEN­DA­DA DE SUBIDA AL TEI­DE.

Su­bir por la Es­pe­ran­za, in­fi­ni­tos aro­mas. Si ba­jas tu ven­ta­ni­lla, o vas en mo­to, no­ta­rás el olor a eu­ca­lip­to que se en­tre­mez­cla en­tre la lau­ra­sil­va y los pi­na­res, con un cons­tan­te cam­bio de ver­des mien­tras subes por la cres­ta de la is­la di­rec­ción sur. Con un día des­pe­ja­do, sin nu­bes, se pue­den ob­te­ner gran­des vis­tas de Ana­ga Nor­te (don­de se ob­ser­van pre­cio­sas sa­li­das de sol y ama­ne­ce­res). Tam­bién ve­rás San­ta Cruz a tus pies, y al fon­do, mi­ran­do a océano, se ve Gran Ca­na­ria, con su Ro­que de los Mu­cha­chos. Mi­ra de nue­vo ha­cia Te­ne­ri­fe Es­te y ve­rás Gui­mar y si en en el des­vió del Ba­rran­co de Chim­pe­que o

el de Chi­ma­gue tie­nes unos mi­nu­tos pa­ra. Pa­ra, en­tra y lle­ga has­ta el fi­nal. Allí tie­nes la mejor vis­ta del Tei­de en pa­no­rá­mi­ca, qui­zás acom­pa­ña­da de un mar de nu­bes. Si no hay nu­bes, ten­drás vis­tas a la Is­la de la Pal­ma y del Puer­to a tus pies.

Re­cu­pe­ra­mos la ca­rre­te­ra prin­ci­pal y se­gui­mos su­bien­do, lle­gan­do a nues­tra pró­xi­ma pa­ra­da, la Ro­ca de la Tar­ta. Bue­nas vis­tas. Aquí arri­ba ya ha cam­bia­do el pai­sa­je, es más ári­do, se­co y ro­co­so. De co­lor cla­ro con to­nos ocres, gri­ses, blan­cos y co­lor mos­ta­za cla­ro. Se­gui­mos, an­tes de lle­gar a El Por­ti­llo, hay un cru­ce que une las dos ca­rre­te­ras, la que vie­ne de la Oro­ta­va, y la que vie­ne de la Es­pe­ran­za. De­ja­mos atrás el Ob­ser­va­to­rio Prin­ci­pal de las Is­las. Tes­ti­go de gran­des cie­los y es­tre­llas.

Se­gui­mos ha­cia el par­que en di­rec­ción al teleférico. Es cos­to­so su­bir en Fu­ni­cu­lar, pe­ro las vis­tas real­men­te va­len la pe­na. Si te­néis opor­tu­ni­dad y no es­tá ce­rra­do por el vien­to, no os per­dáis es­ta subida. Te­néis la op­ción de su­bir ca­mi­nan­do, pe­ro se re­quie­re per­mi­so. Lle­vad cha­que­ta.

Se­gui­mos vien­do co­mo ya en el Va­lle del Tei­de, es­ta­mos ro­dea­dos de la­va se­ca, o de ta­ji­nas­tes, que es una plan­ta que ha­ce una pe­que­ña flor de colores y que tie­ne con cuer­po de cac­tus.

Las pie­dras, al­gu­nas de la­va, ocul­tan a los au­tóc­to­nos la­gar­tos, con ca­be­zas ver­des y azu­les di­fí­ci­les de ver, pe­ro en oca­sio­nes se de­jan fo­to­gra­fiar.

De­ja­mos atrás el fu­ni­cu­lar o teleférico, y lle­ga­mos a los Ro­ques Gar­cía, co­no­ci­dos por las ro­cas que sa­lían en fo­to del an­ti­guo bi­lle­te de 1.000 pe­se­tas. Aquí hay va­rias his­to­rias, ca­da pie­dra tie­ne di­fe­ren­tes sig­ni­fi­ca­dos, y des­de es­te pun­to, se ve la ca­ra más ele­gan­te

del Pi­co del Tei­de, ya que una len­gua blan­ca de are­ni­lla de la­va sul­fu­ra­da di­bu­ja una su­til cor­ba­ta.

En fren­te de los Ro­ques Gar­cía, es­tá el Pa­ra­dor Na­cio­nal del Tei­de. Y el Cen­tro de Vi­si­tan­tes, un bo­ni­to lu­gar pa­ra pa­sar una noche di­fe­ren­te, cu­bier­ta ba­jo el edre­dón de las es­tre­llas, a unos 2.000 y pi­co me­tros de al­tu­ra.

Si se­gui­mos di­rec­ción sur, pa­sa­re­mos por los Azu­le­jos, que son pie­dras y ro­cas que tie­nen un co­lor es­pe­cial por su quí­mi­ca reac­ción na­tu­ral. Co­mo ver­de azu­la­do, en­tien­do que por su con­di­ción y el azu­fre.

Si va­mos con cal­ma en el ca­mino, an­tes de co­ger el des­vío por Chio, ve­re­mos el Za­pa­to de la Reina a la iz­quier­da, una pie­dra en for­ma de za­pa­to de sa­lón, y des­de ahí, vis­tas a la de­re­cha del in­men­so va­lle. Lle­gan­do a ver un au­tén­ti­co mar de la­va ne­gra. Im­pre­sio­nan­te y rec­ta ca­rre­te­ra es­ta. A mí me ha­ce pen­sar en el in­fi­ni­to y en el pai­sa­je lunar.

Aca­ba­mos vol­vien­do por Chio, don­de en­con­tra­mos una ba­ja­da ama­ble con bue­nas vis­tas a la pues­ta de sol si lle­ga­mos por la tar­de.

Pa­ra mar­cha y dis­co­te­cas, Pla­ya de las Amé­ri­cas, o en Aro­na, con un chill out de lu­jo, Bahia Beach. Con una pues­ta de sol de es­cán­da­lo, y un pi­co­teo de co­pas, na­chos, en­sa­la­das y en­tran­tes muy in­tere­san­tes. Con mú­si­ca Dj o con­cier­tos, vó­ley y re­lax en Bahia Beach, en Pal­mar, Aro­na.

Des­pués de es­to, si aún te que­da tiem­po, dis­fru­ta de un día en Lo­ro Par­que,o Siam Park. En Siam Park en­con­tra­rás el to­bo­gán más im­pac­tan­te que yo ha­ya pro­ba­do.

Se­gun­dos, pe­ro, ¡qué se­gun­dos!... Y se­gui­ría con­tan­do, me de­jo un mon­tón de co­sas, co­mo la Ba­sí­li­ca de Can­de­la­ria, Gui­mar, Te­gues­te, los Abri­gos, las Ga­lle­tas, el Pal­mar o los Cris­tia­nos. To be con­ti­nued (con­ti­nua­rá)... Abre los ojos. ¿Aún no es­tás ha­cien­do la ma­le­ta? No la ne­ce­si­tas. Allí, unas cho­las (chan­clas) y unas bam­bas (de­por­ti­vas), es to­do lo que ne­ce­si­tas, y lo que te va­ya ha­cien­do fal­ta, lo com­pras so­bre la mar­cha y así crea­mos co­mer­cio lo­cal. ¿Aho­ra ya en­tien­des por qué amo Te­ne­ri­fe? Si tie­nes du­das, con­tac­ta y ¡te ex­pli­co más!

Vis­ta aé­rea de Te­ne­ri­fe

Pla­ya de Ar­me­ñi­me

Vis­ta cos­ta Ade­je des­de Me­lia Jar­di­nes del Tei­de

Ca­rre­te­ra de Chío

Ro­ques de Gar­cía

Vis­tas al Tei­de des­de el jar­din so­cial La Quin­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.