Ma­llor­ca, la is­la de la cal­ma

Gran gas­tro­no­mía, mejor cultura. Fies­tas, buen cli­ma, y una ar­qui­tec­tu­ra asom­bro­sa. Una is­la a la que hay que ir, al me­nos, una vez en la vi­da

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS LAU­RA MI­LLÁN FE­CHA DEL VIA­JE AGOS­TO 2015

Cal­ma, ami­gos, ‘re­lax’ bue­na co­mi­da. En Ma­llor­ca, la más gran­de de las Is­las Ba­lea­res, en España, no ha­ce fal­ta más.

Aquí estoy de nue­vo, re­la­tan­do otra de mis tan­tas es­ca­pa­das. Es­ta vez no me he ido tan le­jos, tan só­lo dis­po­nía de cua­tro días y no sa­bía que ha­cer; mien­tras tra­ba­ja­ba re­ci­bí una lla­ma­da que me hi­zo mu­cha ilu­sión… era Te­re, una de mis en­tre­na­do­ras de Swim­ming.

De re­pen­te me co­men­ta si me ape­te­cía ir­me unos días a ca­sa de sus pa­dres si­tua­da en Si­neu, de es­ta ma­ne­ra nos re­uni­ría­mos unos cuan­tos Tfs­wim­mers (gru­po en el que en­treno) en la is­la, mi res­pues­ta no pu­do ser otra que: ¿Y por qué no? Me en­can­tó la idea, así que com­pré el bi­lle­te y al ca­bo de una se­ma­na es­ta­ba vo­lan­do des­tino Ma­llor­ca.

He de de­cir, que ha­bían pa­sa­do seis años des­de la úl­ti­ma vez que es­tu­ve, y pre­ci­sa­men­te no era la mejor épo­ca pa­ra po­der dis­fru­tar del sol, ya que era Na­vi­dad. Pe­ro re­co­noz­co que me lo pa­sé ge­nial, y me en­can­tó to­do lo que vi­si­té.

En es­ta oca­sión ate­rri­cé de nue­vo en la is­la en pleno agos­to, y mi gran sor­pre­sa fue que me es­pe­ra­ba un co­mi­té de bien­ve­ni­da: Te­re, con sus dos hi­jos Bruno y Leo, su her­ma­na Neus y un pre­cio­so gol­den lla­ma­do Lu­kas. Pa­re­cía una es­ce­na dig­na de la pe­lí­cu­la Lo­ve Ac­tual... no pu­de te­ner mejor re­ci­bi­mien­to.

Tras un via­je en co­che, de unos 40 mi­nu­tos apro­xi­ma­dos, lle­ga­mos a la lo­ca­li­dad de Si­neu, un pe­que­ño pueblo de unos 4.000 ha­bi­tan­tes si­tua­do en el cen­tro de la is­la. Su eco­no­mía es­tá ba­sa­da en la agri­cul­tu­ra y en la in­dus­tria (hie­rro, alu­mi­nio, ma­de­ra, etc..).

Lle­ga­mos a la ca­sa ru­ral de sus pa­dres, no ten­go pa­la­bras pa­ra des­cri­bir­la, des­pren­día

ar­mo­nía, re­lax, des­co­ne­xión, to­do lo que bus­cas cuan­do ha­ces es­tas mi­ni-es­ca­pa­das des­de Bar­ce­lo­na, mi ba­se par­ti­cu­lar.

Lo primero que hi­ci­mos fue dar­nos un ba­ño en la pis­ci­na y de­jar­nos lle­var por una bue­na con­ver­sa­ción mien­tras el pai­sa­je de fon­do era un per­fec­to atar­de­cer, una es­ce­na com­ple­ta­men­te bucólica. Tras ello pre­pa­ra­mos una bar­ba­coa pa­ra po­der re­ci­bir al res­to del gru­po. Es­tu­vi­mos has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da; ve­la­da y com­pa­ñía in­me­jo­ra­ble.

Al día si­guien­te, nos le­van­ta­mos tem­pra­nos y de­ci­di­mos co­ger el “Cot­xo” (co­che… una de tan­tas pa­la­bras ma­llor­qui­nas que apren­dí du­ran­te mi es­tan­cia en la is­la) pa­ra ir­nos a una ca­la que se lla­ma­ba Sa Deiá. Es­te lu­gar es un en­tran­te de mar ro­dea­do de acan­ti­la­dos me­dia­nos, co­ro­na­dos por

mon­tes ba­jos y pi­na­res, que fi­na­li­za­ba en una pla­ya se­mi­cir­cu­lar.

En las apro­xi­ma­cio­nes po­día­mos ver un em­bar­ca­de­ro pe­que­ño y unos res­tau­ran­tes, es­tos úl­ti­mos muy co­no­ci­dos por sus arro­ces y pes­ca­dos a la plan­cha. Es ha­bi­tual en ve­rano en­con­trar­te con per­so­na­jes po­pu­la­res de ám­bi­to in­ter­na­cio­nal.

Fue ahí don­de nues­tra que­ri­da Te­re, des­pués de de­jar­nos des­can­sar una ho­ra, nos in­vi­tó a lan­zar­nos al agua con nues­tros go­rros y ga­fas pa­ra po­der dis­fru­tar del mar Me­di­te­rrá­neo. No lo du­da­mos un mo­men­to.

No pue­do ol­vi­dar­me de la cuar­ta in­te­gran­te del gru­po, Cris, ella se en­con­tra­ba en­tre­nan­do y des­can­san­do des­de el Lu­nes en la is­la; ya ha­bía in­ves­ti­ga­do sus ru­tas de bi­ci­cle­ta y de mar, Te­re y su pa­dre se ha­bían en­car­ga­do de ha­cér­se­las co­no­cer.

Es­to fue al­go que me sor­pren­dió mu­chí­si­mo de la is­la: la gran afi­ción al ci­clis­mo que exis­te. Ma­llor­ca es el es­ce­na­rio ideal pa­ra la prác­ti­ca de es­te de­por­te… ya sea pro­fe­sio­nal, afi­cio­na­do o sim­ple­men­te pa­ra el dis­fru­te del en­torno. Hay mu­chos equi­pos pro­fe­sio­na­les que rea­li­zan sus pre­tem­po­ra­das en ella, por lo que es­to de­mues­tra la ca­li­dad de las in­fra­es­truc­tu­ras de la mis­ma y el cli­ma per­fec­to que ha­ce com­ple­ta la is­la.

Aque­lla mis­ma tar­de nos fui­mos a un pueblo lla­ma­do Vall­de­mo­sa, ubi­ca­do en­tre ro­co­sos va­lles en la Sie­rra de la Tra­mun­ta­na. El pueblo man­tie­ne la tra­di­ción de la zo­na con sus ca­sas se­ño­ria­les y ca­lles em­pe­dra­das.

No só­lo tie­ne fa­ma por su in­creí­ble be­lle­za se­rra­na, sino tam­bién por su prin­ci­pal atrac­ción: La Car­tu­ja de Vall­de­mo­sa. Mu­chos fue­ron los hués­pe­des que se alo­ja­ron en la Car­tu­ja pe­ro los más cé­le­bres sin du­da fue­ron el com­po­si­tor Fre­de­ric Cho­pin y su aman­te, la es­cri­to­ra Geor­ge Sand.

Fue allí don­de pu­di­mos de­lei­tar­nos con una in­creí­ble me­rien­da com­pues­ta por la tí­pi­ca co­ca de pa­ta­ta y “gra­nit­zatd´ametlla” (gra­ni­za­do de al­men­dras). Sin du­da no po­déis iros sin pro­bar­lo “ai­xó és mel”. ¡Bue­ní­si­mo!

Des­pués de es­te com­ple­to día mar­cha­mos a ca­sa ya que te­nía­mos una ci­ta in­elu­di­ble por la noche en las fies­tas de Soller. ¿Qué os voy a con­tar de las fies­tas de un pueblo que no se­páis? Sin du­da fue muy di­ver­ti­da, no po­día fa­llar la or­ques­ta en la pla­za, mu­chas ri­sas y mu­chos bai­les de las can­cio­nes del ve­rano; si coin­ci­dís en las fe­chas de­béis ir sin du­da.

El Do­min­go nos le­van­ta­mos y de­ci­di­mos te­ner un día más so­se­ga­do, la de­ci­sión fue ir­nos a una pla­ya lla­ma­da Plat­ja de Mu­ro, sus aguas trans­pa­ren­tes y el po­co olea­je nos per­mi­tie­ron una vez más po­der dis­fru­tar de otra gran se­sión de agua, es­ta vez con el pe­que­ño Bruno que, con só­lo cua­tro años, se atre­vió a ha­cer unos cuan­tos me­tros con no­so­tras. Fue uno de los mo­men­tos más es­pe­cia­les de to­do el fin de se­ma­na.

Por la tar­de acom­pa­ña­mos a Cris al ae­ro­puer­to y vol­vien­do a ca­sa de­ci­di­mos apro­ve­char pa­ra pa­rar­nos en el pueblo de Si­neu con la in­ten­ción de vi­si­tar­lo y de­lei­tar­nos con sus ca­lles, iglesias y pla­zas.

Tras ello re­co­gi­mos a los pe­ques y nos fui­mos a ver una de las me­jo­res pues­tas de sol que ja­más he pre­sen­cia­do; fue en el

fa­mo­so Mirador de SaFo­ra­da­da, si­tua­do cer­ca de Ca­la Deià. Sin du­da sen­tí uno de esos mo­men­tos en los que pien­sas que eres una de las per­so­nas más afor­tu­na­da del mun­do por po­der es­tar ahí. Es en­ton­ces cuan­do en­ten­dí el por qué el nom­bre de Maio­ri­ca…

Ama­ne­ci­mos el lu­nes bas­tan­te tem­prano y mar­cha­mos to­da la fa­mi­lia a una pla­ya lla­ma­da S´Are­nal de Sa Rà­pi­ta. Sin­ce­ra­men­te me en­can­tó (me re­cor­dó a mi que­ri­da Ta­ri­fa), es­ta­ba de­li­mi­ta por po­nien­te con el Club Nàu­tic Sa Rà­pi­ta y por le­van­te con la zo­na ro­co­sa de Can Sor­do que ha­ce de fron­te­ra na­tu­ral con la Plat­ja des Trenc.

Es­te li­to­ral se ca­rac­te­ri­za por su in­creí­ble en­torno na­tu­ral, la fi­na are­na de su sis­te­ma du­nar; el pi­nar que hay tras es­te are­nal; su tran­qui­li­dad y ser lu­gar idó­neo pa­ra la prác­ti­ca de surf, wind­surf,y ki­te­surf lo con­vier­te en un lu­gar ma­ra­vi­llo­so pa­ra dis­fru­tar de un día per­fec­to de pla­ya.

Apro­ve­cha­mos pa­ra co­mer en un chi­rin­gui­to don­de dis­fru­ta­mos de la ca­li­dad del lu­gar y de un pre­cio muy ra­zo­na­ble. Tras ello de­bía­mos de re­to­mar la mar­cha e ir a ca­sa a re­co­ger mi ma­le­ta y vol­ver de nue­vo al ae­ro­puer­to. Eso sí, con las pi­las re­car­ga­das pa­ra ate­rri­zar en mi Gran Ciu­dad. De­fi­ni­ti­va­men­te Ma­llor­ca es una is­la que es­tá muy bien co­nec­ta­da, no so­lo con la ma­yo­ría de las ciu­da­des es­pa­ño­las sino que tam­bién con las eu­ro­peas. A su vez no só­lo nos ofre­ce su gran gas­tro­no­mía, cultura, fies­tas o cli­ma… sino tam­bién una ar­qui­tec­tu­ra asom­bro­sa. Sin du­da es un lu­gar al que to­dos de­be­ría­mos de vi­si­tar al­gu­na vez.

Aún re­cuer­do, du­ran­te el via­je de re­gre­so, co­mo mi ca­be­za no pa­ra­ba de pen­sar lo afor­tu­na­da que soy por po­der dis­fru­tar de al­go que me apa­sio­na: via­jar y po­der con­tá­ros­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.