Ver­de co­mo el río, ver­de

El va­lle del Due­ro, en Por­tu­gal, llu­vio­so y re­ple­to de vi­ñe­dos, con­du­ce has­ta el mar en­tre pue­ble­ci­tos, cas­ti­llos y le­gen­da­rias uni­ver­si­da­des

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS JO­SEP AYO­RA FE­CHA DEL VIA­JE 10/10/2014 A 15/10/2014

Pa­sea­mos en­tre vi­ñe­dos por los pa­ra­jes del va­lle del Due­ro por­tu­gués, una tie­rra lle­na de his­to­ria, con to­ques afru­ta­dos...

Si el agua tu­vie­ra gus­to, la del Due­ro de bien se­gu­ro sa­bría a vino. A buen vino. A vino tin­to de opor­to, y a vino ver­de, in­ten­so y cau­ti­va­dor, co­mo el va­lle que re­co­rre. Ha­bía­mos es­ta­do an­tes en Por­tu­gal. En Lis­boa, cuan­do las ni­ñas eran pe­que­ñas, vi­si­tan­do Sin­tra y Es­to­ril; y más tar­de en Opor­to, so­los, pa­ra dis­fru­tar de las vis­tas y de­lei­tar­nos con su ba­ca­lao. Pe­ro es­ta re­gión del nor­te, re­ple­ta de vi­nos y pue­blos per­di­dos a ori­llas del Dou­ro –co­mo se lla­ma allí al Due­ro– me­re­cía otra vi­si­ta a par­te. Pau­sa­da, en co­che y con tiem­po. Y allí nos fui­mos en un des­cui­do.

Cru­za­mos España en co­che, si­guien­do nues­tro mo­dus ope­ran­di pre­fe­ri­do cuan­do via­ja­mos: de­ci­dir la ru­ta so­bre la mar­cha, pa­rar y co­mer bien, co­ger el ca­mino con­tra­rio al que in­di­ca el GPS y per­der­nos, a ve­ces, in­clu­so más de lo deseado. Ya en Por­tu­gal, nues­tra pri­me­ra pa­ra­da tras en­trar en los pai­sa­jes y vi­ñas ver­des del Va­lle del Dou­ro fue Coím­bra, ciu­dad ar­chi­co­no­ci­da por su cé­le­bre uni­ver­si­dad.

La vi­lla es­tá lle­na de pa­tios, ca­te­dra­les, con­ven­tos, iglesias, ar­cos y es­ca­li­na­tas, y es tan bo­ni­ta que po­dría ha­cer som­bra a la mis­ma Opor­to. No en vano fue la ca­pi­tal del país du­ran­te si­glos...

Coím­bra es una ciu­dad de in­te­lec­tua­les, re­yes e ilus­tres, y se le no­ta en el por­te. Su Uni­ver­si­dad, jo­ya de la co­ro­na, y la pri­me­ra de Por­tu­gal, me­re­ce vi­si­ta so­se­ga­da. Hay real­men­te mu­cho que ver, y so­bre­to­do que leer y es­tu­diar en es­te cam­pus his­tó­ri­co con­ver­ti­do hoy en Pa­tri­mo­nio de la Hu­man­diad.

La his­tó­ri­ca Uni­ver­si­dad de Coím­bra se fun­dó el 1 de mar­zo de 1290 y des­de en­ton­ces su re­nom­bre no ha he­cho más que cre­cer. Se pue­de vi­si­tar el in­te­rior de al­gu­nas fa­cul­ta­des, y tam­bién su Bi­blio­te­ca Joa­ni­na, con­si­de­ra­da, sin du­da, de las más bo­ni­tas del mun­do.

La im­po­nen­te bi­blio­te­ca, a la que só­lo se pue­de ac­ce­der en gru­pos re­du­ci­dos, fue eri­gi­da en el si­glo XVIII por el rey Juan V de Por­tu­gal y es­tá si­tua­da en el pa­tio de la Facultad de De­re­cho, de los edi­fi­cios más bo­ni­tos y an­ti­guos de la Uni­ver­si­dad.

Al en­trar sor­pren­de real­men­te su re­car­ga­do, val­ga la re­dun­dan­cia, es­ti­lo ro­co­có. Se­gún nos ex­pli­ca­ron en la vi­si­ta, es una de las bi­blio­te­cas más ori­gi­na­les y es­pec­ta­cu­la­res de es­te es­ti­lo en Eu­ro­pa. Pa­ra ser­vi­dor, des­cu­brir­la fue al­go así co­mo per­pe­trar en una cá­ma­ra se­cre­ta ce­rra­da du­ran­te años. La os­cu­ri­dad y el olor a pa­pel vie­jo com­ple­ta­ban la fan­ta­sía. Se­gún la guía, la bi­blio­te­ca, ade­más de guar­dar te­so­ros li­te­ra­rios, fue lu­gar pa­ra la in­ves­ti­ga­ción de mu­chos es­tu­dio­sos de re­nom­bre. Ac­tual­men­te, sin

em­bar­go, el es­pa­cio es­tá ce­rra­do, y só­lo se sue­le abrir ba­jo pe­ti­ción, pa­ra las vi­si­tas y oca­sio­nal­men­te se sue­le usar tam­bién co­mo (pri­vi­le­gia­da) sa­la de con­cier­tos, ex­po­si­cio­nes y otros even­tos.

Una vi­si­ta in­elu­di­ble sin du­da. Tras el pa­seo por la Uni­ver­si­dad y sus di­fe­ren­tes fa­cul­ta­des, epi­cen­tro de la vi­da en Coím­bra, hi­ci­mos un al­to en el ca­mino pa­ra co­mer, ba­ca­lao al vino, cla­ro, y lue­go per­der­nos por sus pla­zas y ca­lle­jue­las.

Hi­ci­mos noche allí y al día si­guien­te par­ti­mos ha­cia nues­tro si­guien­te des­tino, Cos­ta No­va, una po­bla­ción cos­te­ra si­tua­da en la

“Sor­pren­de su re­car­ga­do es­ti­lo ro­co­có. Es una de las bi­blio­te­cas más ori­gi­na­les y es­pec­ta­cu­la­res de Eu­ro­pa”

cos­ta oes­te de Por­tu­gal, en la ori­lla de la Ría de Avei­ro, que nos ha­bían di­cho, era de lo más cu­rio­sa. An­tes, sin em­bar­go, to­ca­ba per­der­se por el va­lle.

Es im­pre­sio­nan­te. Las pe­que­ñas ca­rre­te­ras en las que es más que pro­ba­ble per­der­se, in­clu­so si no es lo que se bus­ca, si­guen el cau­ce del río, que pa­re­ce una ser­pien­te en bus­ca del mar. A sus la­dos mon­ta­ñas ver­des re­ple­tas has­ta la ban­de­ra de vi­ñe­dos dis­pues­tos en te­rra­zas es­ca­lo­na­das. El pai­sa­je es real­men­te bo­ni­to. Y ver­de. Muy muy ver­de.

La lluvia, prin­ci­pal res­pon­sa­ble de tan­ta ver­dor, nos acom­pa­ña, eso sí, en nues­tro tra­yec­to. Se es­cu­cha, si uno sa­le a ha­cer fo­to­gra­fías del co­che, el agua, siem­pre, in­clu­so

si es­tá le­jos. Y de re­pen­te, al sa­lir del va­lle, en­con­tra­mos el mar, y las ca­sas ra­ya­das de Cos­ta No­va.

Es una po­bla­ción tu­rís­ti­ca que ese día es­ta­ba ca­si de­sier­ta por ser ya tem­po­ra­da ba­ja, y que re­sul­ta muy cu­rio­sa y lla­ma­ti­va por la pin­tu­ra de TO­DAS sus ca­sas, pin­ta­das de blanco con fran­jas ver­ti­ca­les in­ter­ca­la­das de colores vi­vos.

Por lo que pu­di­mos sa­ber, se fun­dó tras la aper­tu­ra de la ba­rra de la ría en 1808, pe­ro no en­con­tra­mos nin­gu­na ex­pli­ca­ción a las sin­gu­la­res ra­yas de sus ca­si­tas.

Eso si, tie­ne una pla­ya es­pec­ta­cu­lar, so­bre­to­do pa­ra los aman­tes de los de­por­tes acuá­ti­cos. Pu­di­mos ver a más de un sur­fe­ro apro­ve­chan­do el vien­to que so­pla­ba.

Al día si­guien­te, nues­tro pe­núl­ti­mo día, vol­vi­mos a co­ger el co­che pa­ra ir a La­me­go, si­tua­da, co­mo Opor­to, a ori­llas del Due­ro. Y de nue­vo to­do ese ver­de, los puen­tes, los bal­co­nes de vi­ñas, los cas­ti­llos e iglesias. Por cier­to, de­ci­di­mos ha­cer un al­to en el ca­mino pa­ra vi­si­tar una pe­que­ña vi­ña en un mi­núscu­lo pueblo que caía de ca­mino. El vino, de­li­cio­so. Y lle­ga­mos a La­me­go. Es una

ciu­dad ro­ma­na, con­quis­ta­da por los ára­bes y pos­te­rior­men­te cris­tia­ni­za­da, que guar­da mo­nu­men­tos de to­das sus épo­cas, y que es co­no­ci­da por su San­tua­rio da Nos­sa Sen­ho­ra dos Re­mé­dios, al que se ac­ce­de por una im­pre­sio­nan­te es­ca­li­na­ta que do­mi­na la ciu­dad. Allí se co­men las pe­cu­lia­res Bô­las de La­me­go una suer­te de em­pa­na­da muy tí­pi­ca de la re­gión, que se ha­ce con sal­chi­cho­nes, sar­di­nas , ba­ca­lao o ja­món , aun­que la re­ce­ta tra­di­cio­nal es la car­ne. Di­vi­nas.

La­me­go, pe­se a que nos pa­re­ció pe­que­ña, re­sul­ta que es una de las ciu­da­des más im­por­tan­tes de la re­gión. Lo cier­to es que tie­ne mu­chos mo­nu­men­tos que vi­si­tar. Es­tá su ca­te­dral, si­tua­da jus­to al la­do del pe­que­ño res­tau­ran­te-bar en el que co­mi­mos las Bô­las tí­pi­cas; y tam­bién el cas­ti­llo me­die­val y el pa­la­cio de los du­ques. An­tes de su­bir a su co­no­ci­do san­tua­rio, hi­ci­mos un as­cen­so al cas­ti­llo por en­tre sus ca­lle­jue­las em­pi­na­das.

El cas­ti­llo es pe­que­ño pe­ro es­ta muy bien con­ser­va­do, y en su in­te­rior hay un mu­seo que ex­pli­ca con pe­los y se­ña­les co­mo se las gas­ta­ban por la zo­na en épo­ca me­die­val.

Pe­ro lo más im­pre­sio­nan­te es, sin du­da, el san­tua­rio de Nues­tra Se­ño­ra de los Re­me­dios, que pa­re­ce con­tro­lar la vi­lla des­de la al­tu­ra. Aun­que ac­ce­si­ble por ca­rre­te­ra, es mu­cho más in­tere­san­te su­bir, con mu­cha cal­ma, la mo­nu­men­tal es­ca­li­na­ta que lo pre­ce­de, pa­ra ver los pa­ne­les de azu­le­jos y las fuen­tes que hay en ca­da des­can­so, has­ta lle­gar al Pa­tio de los Re­yes, una te­rra­za de co­lum­na­tas co­ro­na­das de es­cul­tu­ras don­de pu­di­mos al fin re­cu­pe­rar el alien­to...

Vi­si­ta­do el pueblo de­ci­di­mos vol­ver a Coím­bra pa­ra nues­tra úl­ti­ma noche, re­co­rrer sus ba­res y es­cu­char al fin los de­ta­lles de la his­to­ria de amor más fa­mo­sa de la ciu­dad: la don Pe­dro y do­ña Inés de Castro.

Y aca­ba­mos nues­tra ru­ta dón­de Por­tu­gal em­pe­zó, en Gui­ma­rães, cu­yo cen­tro his­tó­ri­co es hoy Pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad.

Sus res­tos me­die­va­les y la ar­qui­tec­tu­ra tí­pi­ca por­tu­gue­sa de los si­glos en­tre el XV y XIX de sus ca­lles son mag­ní­fi­cos, per­fec­ta mez­cla en­tre los res­tos me­die­va­les y la mo­der­ni­dad.

Gui­ma­rães es un sube y ba­ja de ca­lle­jue­las in­ter­mi­na­ble. Pa­sa­mos por mu­chas pla­zas, es­cul­tu­ras – co­mo la de­di­ca­da a Al­fon­so Hen­ri­ques, el pri­mer rey de Por­tu­gal que, lue­go lee­mos, na­ció aquí–y cla­ro, res­tau­ran­tes. El mejor del via­je lo en­con­tra­mos aquí. Hay mu­cho que ver: las Ca­pi­llas de los Pa­sos de la Pa­sión de Cris­to, la Pla­za del Tou­ral, la Igle­sia de San Pe­dro, El Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Mar­tins Sar­men­to.

Aun­que sin du­da, las jo­yas de la co­ro­na de la ciu­dad son el cas­ti­llo y el Pa­la­cio de los Du­ques de Bra­gan­za, del si­glo XV: una for­ti­fi­ca­ción res­tau­ra­da en los años 30. Fue man­da­do cons­truir por Don Al­fon­so, el fu­tu­ro du­que de Bra­ga­nça, y gra­cias a su re­for­ma es po­si­ble ob­ser­var la in­fluen­cia de

la ar­qui­tec­tu­ra se­ño­rial de la Eu­ro­pa Sep­ten­trio­nal. En el si­glo XIX fue con­ver­ti­do en cuar­tel y a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, cuan­do fue res­tau­ra­do, se con­vir­tió en un Mu­seo que va­le mu­cho la pe­na vi­si­tar.

Y al fin, el Cas­ti­llo de Gui­ma­rães, una for­ta­le­za del si­glo X que se cons­tru­yó pa­ra de­fen­der el mo­nas­te­rio y a la po­bla­ción ad­ya­cen­te que re­cién se ha­bía cons­ti­tui­do co­mo co­mu­ni­dad. Pa­re­ce real­men­te sa­li­do de un par­que te­má­ti­co. El cas­ti­llo es enor­me, y tras su re­for­ma, y con ador­nos me­die­va­les, tal co­mo la en­con­tra­mos, im­pre­sio­na al vi­si­tan­te, que se cree real­men­te per­di­do en ple­na edad me­dia.

Des­de lo al­to se pue­de con­tem­plar la ciu­dad con unas vis­tas in­me­jo­ra­bles. Y lo mejor, el cas­ti­llo guar­da en sus pie­dras el mis­mo ori­gen de Por­tu­gal. Allí em­pe­zó to­do... No en vano, la ciu­dad re­ci­be al vi­si­tan­te con un aco­ge­dor “Aqui nas­ceu Por­tu­gal” (Aquí na­ció Por­tu­gal). Sed pues Bem-vin­do, Ben­vin­do e bem... vin­do!

La Uni­ver­si­dad

Puer­ta de en­tra­da a

la Bi­blio­te­ca

Las ca­sas de Cos­ta No­va

El Va­lle y el Due­ro

En­tra­da al cen­tro his­tó­ri­co de Gui­ma­rães

El Cas­ti­llo de Gui­ma­rães

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.