Ami­gos y Via­jes

Magellan - - Editorial -

Los que ama­mos los via­jes sa­be­mos que una de las ra­zo­nes que mue­ven a las per­so­nas a se­guir des­cu­brien­do nue­vos lu­ga­res no es úni­ca­men­te ex­plo­rar rin­co­nes des­co­no­ci­dos, sino tam­bién po­der co­no­cer otras per­so­nas de cul­tu­ras si­mi­la­res o dia­me­tral­men­te opues­tas a las nues­tras y que en mu­chos ca­sos ha­cen de nues­tra vi­da un lu­gar di­fe­ren­te. Lle­gar a un lu­gar y po­der en­trar en el al­ma de un si­tio nun­ca vis­to an­tes de la mano de un lu­ga­re­ño es uno de los pri­vi­le­gios más gran­des que exis­ten. Co­no­cer otras cul­tu­ras, otras ma­ne­ras de vi­vir, a tra­vés de otras mi­ra­das, es una de las me­jo­res en­se­ñan­zas que nos re­ga­la la vi­da via­ja­da.

Gran­dí­si­mas amis­ta­des se han for­ja­do com­par­tien­do un va­gón de tren, re­co­rrien­do un tra­mo del ca­mino de San­tia­go, desa­yu­nan­do en un pe­que­ño bar en San­to­ri­ni, o ha­cien­do co­la pa­ra des­li­zar­se por una pis­ta de hielo en la be­lla Es­to­col­mo. Cual­quier lu­gar es bueno cuan­do via­ja­mos con las mis­mas ga­nas de ver que de co­no­cer, cuan­do ade­más de amar el lu­gar ama­mos tam­bién a su gen­te.

Una de las me­jo­res ex­pe­rien­cias que nos ha re­ga­la­do Ma­ge­llan, des­de que nos em­bar­ca­mos en es­ta aven­tu­ra ha­ce ya más de un año, es la po­si­bi­li­dad de ha­ber via­ja­do por el mundo a tra­vés de los ojos de gran­des per­so­nas con las que a lo me­jor nun­ca nos hu­bié­ra­mos cru­za­do. Hu­bie­ra si­do una ver­da­de­ra lás­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.