Tu­ris­tas y Via­je­ros

Magellan - - Editorial -

El an­tro­pó­lo­go fran­cés Marc Au­gè de­cía tex­tual­men­te: “El tu­ris­ta con­su­me su vi­da, el viajero la es­cri­be. To­do via­je es re­la­to...” Efectivamente en Ma­ge­llan cree­mos fir­me­men­te que to­do via­je es re­la­to, y ca­da día que pa­sa nos con­ven­ce­mos más cuan­do se­gui­mos via­jan­do sin des­can­so por el mun­do gra­cias a los re­la­tos de los via­je­ros que se­guís ha­cien­do cre­cer en des­ti­nos y aventuras a la re­vis­ta.

Es­te mes nos he­mos en­tu­sias­ma­do de ma­ne­ra es­pe­cial con una por­ta­da que nos lle­va a des­cu­brir la Cerdeña más des­co­no­ci­da para el viajero, y con la que nos gus­ta­ría sor­pren­der al lec­tor que ha­bi­tual­men­te al oír el nom­bre de la be­lla is­la sar­da lo aso­cia de ma­ne­ra in­cons­cien­te a la ima­gen de pla­yas de are­na blan­ca y aguas cris­ta­li­nas.

El re­co­rri­do por Orgosolo, la lo­ca­li­dad que otro­ra fue un pue­blo te­mi­do por sus ban­di­dos y que aho­ra se ha con­ver­ti­do en un gi­gan­tes­co mu­ral en el cen­tro de la is­la, es un via­je en es­ta­do pu­ro. En es­ta par­te de Cerdeña no hay lu­gar para el tu­ris­mo sino para de­lei­tar­se con un via­je por la his­to­ria que que­da­rá para siempre pin­ta­do en las pa­re­des de una lo­ca­li­dad que hay que co­no­cer, vivir y es­cri­bir con la sen­si­bi­li­dad y pa­sión que Eva Puen­te y Car­me­lo Ca­ba­lle­ro han pues­to en ca­da una de las pa­la­bras de su re­la­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.