Los mu­ra­les de una reivin­di­ca­ción

Es­te pue­blo del in­te­rior de Cerdeña, an­ta­ño ‘ván­da­lo’, eli­gió el arte co­mo vía para su par­ti­cu­lar ‘re­vo­lu­ción’. Orgosolo hoy es un mu­ral para la his­to­ria

Magellan - - Sumario - TEX­TO EVA PUEN­TE MA­YA FOTOS CAR­ME­LO CA­BA­LLE­RO ABELLA FE­CHA DEL VIA­JE SEP­TIEM­BRE-OC­TU­BRE 2016

Nos aden­tra­mos en Orgosolo el pue­blo más ‘ar­tís­ti­co’ de Cerdeña para des­cu­brir los mu­ra­les que vis­ten sus ca­lles.

En Orgosolo, la his­to­ria no se es­con­de en mu­seos, libros o do­cu­men­ta­les, más bien se ex­hi­be en la ca­lle, en los mu­ros y pa­re­des del pe­que­ño y pintoresco pue­blo don­de la reivin­di­ca­ción pin­ta­da se ha con­ver­ti­do en el sím­bo­lo de su iden­ti­dad y en un im­por­tan­te fo­co de atrac­ción tu­rís­ti­ca.

Mien­tras ca­mi­na­mos por el Cor­so Re­pu­bli­ca, con au­dio guía y plano en mano ne­ce­sa­rios para no per­der de­ta­lle de lo más in­tere­san­te de la lo­ca­li­dad, vuel­ven de gol­pe a mis ojos las imá­ge­nes más im­pac­tan­tes de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX.

Uno no sa­be có­mo lle­gan has­ta él de­ter­mi­na­das vi­ven­cias o qui­zás no lo re­cuer­da. Otras ve­ces, las vi­ven­cias ocu­rren, su­ce­den y se pro­du­cen sin que ni el mis­mí­si­mo des­tino o las ca­sua­li­da­des ten­gan al­go de cul­pa en ello. Y fue en Orgosolo don­de ex­pe­ri­men­ta­mos uno de esos mo­men­tos que que­dan gra­ba­dos para siempre en el al­ma. Po­si­ble­men­te, es­tas son las his­to­rias que es­pe­ras en­con­trar cuan­do via­jas.

DE RUTA POR EL IN­TE­RIOR DE CERDEÑA

Sa­li­mos de Te­ti, la lo­ca­li­dad don­de es­ta­mos alo­ja­dos, con el cla­ro ob­je­ti­vo de lle­gar has­ta Orgosolo para ad­mi­rar la co­lec­ción de mu­ra­les que le han da­do fa­ma in­ter­na­cio­nal. An­tes de ir nos he­mos do­cu­men­ta­do un po­co so­bre el por­qué de es­ta tra­di­ción pic­tó­ri­ca y reivin­di­ca­ti­va, pe­ro no que­re­mos sa­ber­lo to­do, siempre nos gus­ta de­jar cier­to ha­lo de des­co­no­ci­mien­to, es­pe­ran­do que al­gún im­pre­vis­to, que al­gu­na cu­rio­si­dad o su­ce­so nos sor­pren­da.

El in­te­rior de Cerdeña es una pro­gre­sión de ca­rre­te­ras si­nuo­sas, di­fí­ci­les y un tan­to pe­li­gro­sas de­bi­do a la te­me­ra­ria con­duc­ción sar­da. Unas ca­rre­te­ras que te van mos­tran­do un pai­sa­je cam­bian­te, aho­ra oli­vos, aho­ra colinas, aho­ra pie­dras, más ade­lan­te un pan­tano, a nues­tra de­re­cha una su­ce­sión de pue­blos ele­va­dos y de re­pen­te, sin dar­nos cuen­ta, con­du­ci­mos por una de las sie­te ru­tas del vino que re­co­rren la is­la, en es­te ca­so, la Stra­da del vino Can­no­nau.

Un in­fi­ni­to mar de vi­ñas nos acom­pa­ña por las úl­ti­mas cur­vas que lle­van has­ta Orgosolo lu­gar de le­yen­das y mi­tos co­mo la de los ban­di­dos que aso­la­ron es­te te­rri­to­rio has­ta bien en­tra­do el pa­sa­do si­glo. Zo­na de con­tras­tes en­tre mar y montaña, de reivin­di­ca­cio­nes so­cia­les y fuer­te arrai­go del coope­ra­ti­vis­mo.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas de un te­rri­to­rio vie­nen mar­ca­das por el pai­sa­je, el pai­sa­na­je y su re­la­ción con el en­torno. El in­te­rior de Cerdeña no se en­tien­de sin la sim­bio­sis de es­tos dos ele­men­tos, y es en Orgosolo don­de se fun­den en un so­lo ser que en­vuel­ve al vi­si­tan­te en una at­mós­fe­ra de sor­pre­sa y cu­rio­si­dad in­fi­ni­ta ha­cia los más de 150 mu­ra­les que cu­bren las fa­cha­das del cen­tro de la lo­ca­li­dad, ha­cia las tien­das de pro­duc­tos ar­te­sa­na­les, mu­seos, coope­ra­ti­vas y ve­ci­nos.

La pri­me­ra de las son­ri­sas nos la arran­ca un mu­ral que imi­ta a una fa­mo­sa mar­ca de re­fres­cos chis­pean­tes, “si to­das las pin­tu­ras tie­nen es­ta iro­nía, pue­de ser di­ver­ti­do” pen­sa­mos. Después, la reali­dad de las obras nos

tras­la­da a un mun­do con­vul­so, poé­ti­co, hi­la­ran­te y cu­bis­ta.

Uno se sien­te pe­que­ño, muy pe­que­ño jun­to a los gran­des mu­ra­les que em­pie­zan a sa­lir al pa­so. La au­dio guía re­sul­ta una herramienta im­pres­cin­di­ble para en­ten­der el uni­ver­so de los mu­ra­les y de­ci­di­mos al­qui­lar una para no per­der de­ta­lle.

Orgosolo es ac­tual­men­te un lu­gar tran­qui­lo, re­la­ja­do, que pa­re­ce ses­tear du­ran­te el ca­lu­ro­so día de oto­ño en el que lo vi­si­ta­mos, pe­ro hu­bo un tiem­po de ban­di­dos, de reivin­di­ca­cio­nes po­lí­ti­cas, de in­jus­ti­cias so­cia­les, de ruido, de mu­cho ruido en sus pa­re­des que aho­ra se es­cu­cha en las in­su­fri­bles mo­tos que ca­bal­gan por el cas­co an­ti­guo y que irri­tan a lo­ca­les y vi­si­tan­tes. Un muro sir­ve de pro­tes­ta con­tra es­ta moda ju­ve­nil que aca­pa­ra las mi­ra­das de los tu­ris­tas.

A pesar de ello, nues­tros ojos y oí­dos no pier­den de­ta­lle, a ve­ces nos re­sul­ta di­fí­cil con­te­ner las lá­gri­mas an­te imá­ge­nes bru­ta­les que te sa­cu­den el co­ra­zón, el al­ma y que in­clu­so vol­tean tu es­tó­ma­go. Pa­re­ce men­ti­ra que ha­ya­mos ol­vi­da­do tan pron­to, que la ma­yo­ría de las de­nun­cias que se ex­po­nen en las pin­tu­ras si­gan igual de vi­gen­tes hoy día e in­clu­so que no se ha­yan so­lu­cio­na­do. Es­ta con­tra­rie­dad nos pro­vo­ca una sen­sa­ción de de­s­es­pe­ran­za.

En los años ’60 del pa­sa­do si­glo, los ha­bi­tan­tes de la lo­ca­li­dad sa­lie­ron a la ca­lle para ma­ni­fes­tar­se en con­tra de los pla­nes gu­ber­na­men­ta­les que pre­ten­dían ins­ta­lar un área mi­li­tar en la zo­na, eso re­per­cu­ti­ría aún más ne­ga­ti­va­men­te en su eco­no­mía, en sus vi­das, aca­ba­ría con sus pas­tos, con su sus­ten­to. To­dos a una sa­lie­ron a las ca­lles con pan­car­tas que una inopor­tu­na llu­via re­du­jo a sim­ple pa­pel mo­ja­do. Así co­mien­za la his­to­ria de una lu­cha, de un pe­rio­do de mo­vi­mien­tos de re­sis­ten­cia y de los mu­ra­les. La pie­dra re­sis­tía me­jor que el pa­pel y atraía más mi­ra­das, so­bre to­do la de jó­ve­nes mo­ti­va­dos por los mo­vi­mien­tos ge­ne­ra­dos tras el ma­yo del ´68 fran­cés.

Es­cu­cho va­rias ve­ces las ex­pli­ca­cio­nes del au­dio, veo a Car­me­lo ano­na­da­do fren­te a otro mu­ral. “Fe­liz es el pue­blo que no ne­ce­si­ta héroes” gri­ta una pa­red, y no pue­do evi­tar son­reír. De re­pen­te, el nom­bre de Fran­ces­co del Ca­sino apa­re­ce en las ex­pli­ca­cio­nes, él es

el máximo ex­po­nen­te de es­ta “lo­cu­ra” pic­tó­ri­ca. Nues­tra aten­ción gi­ra de gol­pe ha­cia es­te per­so­na­je, ¿qué le in­ci­tó a ve­nir has­ta es­te lu­gar per­di­do de Ita­lia? ¿Por qué lo hizo? ¿Quién le ayu­dó? Un sin­fín de preguntas que el au­dio va con­tes­tan­do fren­te a ca­da mu­ral.

Un pre­cio­so pa­tio nos des­vía de los mu­ra­les y de Fran­ces­co. En­tra­mos y des­cu­bri­mos una tien­da de pro­duc­tos lo­ca­les. El jo­ven que atien­de el ne­go­cio fa­mi­liar nos cuen­ta in­tere­san­tes his­to­rias de su pue­blo e in­sis­te en in­vi­tar­nos a to­mar un ca­fé en el cer­cano bar. Te­ne­mos que de­cli­nar su in­vi­ta­ción, ya que la tien­da se le lle­na de gol­pe y a no­so­tros nos que­da un buen tre­cho para fi­na­li­zar la vi­si­ta a es­ta ma­ra­vi­llo­sa jo­ya del Street art.

Fran­ces­co del Ca­sino ha des­per­ta­do nues­tro cu­rio­si­dad, no sa­be­mos si vi­ve aún o si mu­rió, pe­ro des­de ha­ce unas ho­ras for­ma par­te de nues­tro via­je, de mis notas en el cua­derno, de las imá­ge­nes que Car­me­lo gra­ba en el ví­deo.

EL EN­CUEN­TRO CON EL MAES­TRO

La tar­de cae cuan­do ca­mi­na­mos de re­gre­so al pun­to de par­ti­da. Aho­ra Orgosolo es­tá re­ple­ta de vi­da. Los ni­ños sa­len de las es­cue­las, los co­ches ta­po­nan la ca­lle prin­ci­pal y el ruido despierta a la lo­ca­li­dad de su sies­ta. Tien­das, te­rra­zas, ani­ma­das con­ver­sa­cio­nes re­cuer­dan que és­ta no es una lo­ca­li­dad mu­seo y que lo co­ti­diano tam­bién re­sul­ta be­llo.

Car­me­lo me ade­lan­ta mien­tras de­ci­do per­der­me por al­gu­nas de las estrellas y si­nuo­sas ca­lles que desem­bo­can en la ar­te­ria prin­ci­pal. En ellas si­go des­cu­brien­do un mun­do de co­lor, de lu­cha y de dis­cur­so po­lí­ti­co pin­ta­do. Orgosolo pa­re­ce no te­ner fin, me des­alien­ta no po­der abar­car to­da su esen­cia en una so­la vi­si­ta, sien­to que la lo­ca­li­dad tie­ne mu­cho más que con­tar tras las pa­re­des, tras ca­da muro y ca­da pin­tu­ra.

Mien­tras si­go en­si­mis­ma­da en mis notas, en mis pen­sa­mien­tos veo a lo le­jos a Car­me­lo char­lan­do con un gru­po de obre­ros, ves­ti­dos con mo­nos azu­les, subidos a un an­da­mio, tra­ba­jan­do so­bre una fa­cha­da. Al lle­gar al lu­gar me en­cuen­tro con una mi­ra­da cóm­pli­ce, emo­cio­na­da, “es el maes­tro” me di­ce Car­me­lo, y en ese mo­men­to mi ca­be­za es in­ca­paz de reac­cio­nar ¿qué maes­tro? Y an­tes de que me con­tes­te Car­me­lo, una jo­ven mu­jer cu­bier­ta

de man­chas de pin­tu­ra azu­les con­tes­ta: “Il maes­tro, Fran­ces­co del Ca­sino”, en ese ins­tan­te creo en la exis­ten­cia del des­tino, de las ca­sua­li­da­des, de los viajes con final fe­liz. En un mo­men­to pre­ci­so mi de­s­es­pe­ran­za, la ago­nía de lo vis­to se transforma en una sen­sa­ción de in­cre­du­li­dad, no pue­do creer­me fren­te al maes­tro.

Fran­ces­co no pa­re­ce un afa­ma­do ar­tis­ta, to­do en él re­cuer­do a un pin­tor de bro­cha gor­da, su des­gas­ta­do pe­to azul, sus vie­jas ga­fas de pas­ta e in­clu­so el fuer­te bron­cea­do de su ca­ra y bra­zos. En­se­gui­da en­ta­bla­mos con­ser­va­ción, nos sen­ta­mos y una má­gi­ca sin­to­nía nos en­vuel­ve.

El maes­tro me pre­gun­ta por España, por la po­lí­ti­ca, por los mo­vi­mien­tos so­cia­les que han lle­va­do a la crea­ción de nue­vos par­ti­dos. Para mí es un re­sur­gir de mi pro­fe­sión (soy po­li­tó­lo­ga), de mis creen­cias, de mis lu­chas y

reivin­di­ca­cio­nes. Can­ta­mos can­cio­nes de Iba­ñez, de Lluís Llach, Fran­ces­co nos sor­pren­de con el mag­ní­fi­co co­no­ci­mien­to que tie­ne de la his­to­ria y po­lí­ti­ca es­pa­ño­la.

Re­ci­to en voz al­ta la fra­se ini­cial de Íta­ca, mi poe­ma fa­vo­ri­to y el me­jor pre­mio del día es ver co­mo de la mano del maes­tro esos ver­sos se con­vier­ten en el pro­ta­go­nis­ta de su nuevo mu­ral. No que­re­mos entretener mu­cho a Fran­ces­co, la no­che se acer­ca y él de­be se­guir con su mu­ral, un ho­me­na­je a Íta­ca, a to­das las íta­cas que mue­ven al ser hu­mano, que si­guen lle­nan­do de es­pe­ran­za ca­da rin­cón del pla­ne­ta.

Co­mo di­go al principio, uno no sa­be có­mo lle­gan has­ta él de­ter­mi­na­das vi­ven­cias o qui­zás no lo re­cuer­da. Otras ve­ces, las vi­ven­cias ocu­rren, su­ce­den y se pro­du­cen sin que ni el mis­mí­si­mo des­tino o las ca­sua­li­da­des ten­gan al­go de cul­pa en ello. En nues­tra vi­si­ta a Orgosolo que­dó de­mos­tra­do que las co­sas pa­san cuan­do me­nos te lo es­pe­ras, y es, en esos mo­men­tos cuan­do to­ma sen­ti­do el via­je.

12

Stra­da del vino Can­no­nau

Per­so­na­jes po­pu­la­res

Ban­di­dos de Orgosolo en pie­dra

La atrac­ción de los pro­duc­tos lo­ca­les

Reivin­di­ca­cio­nes del 8 de mar­zo

Ca­lle de Orgosolo

Imá­ge­nes im­pac­tan­tes del si­glo XX

El an­da­mio y la bro­cha gor­da

El au­tor y su obra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.