La Is­la Bo­ni­ta

Pre­cio­sa, si­len­cio­sa y pa­cí­fi­ca. La Pal­ma, con su na­tu­ra­le­za sin­gu­lar y su de­li­cio­sa gas­tro­no­mía re­sul­ta un re­fu­gio ideal para des­apa­re­cer

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FOTOS DÚNIA LLACH MA­NE­RO FE­CHA DEL VIA­JE ABRIL 2005

Via­ja­mos a La Pal­ma, la quin­ta is­la más po­bla­da de las is­las Ca­na­rias, un re­man­so de paz para sa­bo­rear des­pa­cio.

En el nú­me­ro 11 de Ma­ge­llan, ya ha­blé de la Is­la de Te­ne­ri­fe que co­mo bien sa­be­mos es­tá ubi­ca­da en el ar­chi­pié­la­go ca­na­rio. In­si­nué que un día ha­bla­ría de la ma­ra­vi­llo­sa Is­la de la Pal­ma, su her­ma­na pe­que­ña, ubi­ca­da al oes­te de la gran is­la de Te­ne­ri­fe, y aquí es­toy, en­can­ta­da de com­par­tir con vo­so­tros la be­lle­za de es­ta Is­la Bo­ni­ta, la Pal­ma.

He de re­co­no­cer que he es­ta­do mu­chas ve­ces aquí, es una is­la que me en­can­ta. Una vez más, en pri­ma­ve­ra, me aven­tu­ré de nuevo a vi­si­tar­la. ¡Qué pre­cio­sa es! Para mi, la Is­la de silencio, de paz y de tra­di­cio­nes… un “out” ideal para el aman­te del sen­de­ris­mo, de la tran­qui­li­dad, de la gas­tro­no­mía y de la na­tu­ra­le­za.

Con un área de 706 km2 ro­dea­da de acan­ti­la­dos, de pla­yas pa­ra­di­sía­cas y vol­cá­ni­cas; de pis­ci­nas na­tu­ra­les crea­das con la ero­sión del vai­vén de las olas del océano rom­pien­do con las ro­cas, así co­mo to­da su be­lle­za ver­de que

aguar­da en su in­te­rior; con mu­chos mi­ra­do­res y re­ple­ta de ru­tas, de ca­mi­nos in­fi­ni­tos que se en­tre­la­zan y se van unien­do en­tre ellos, per­di­dos en­tre la na­tu­ra­le­za has­ta lle­gar al co­ra­zón de la is­la, el ro­que de los Mu­cha­chos y la cal­de­ra de Ta­bu­rien­te.

En la Pal­ma, an­dar es la al­ter­na­ti­va es­co­gi­da por los aman­tes y enamorados de sus bo­tas trek­king.

Yo, una enamo­ra­da de La Pal­ma, con mi­cro­cli­mas por do­quier, de­lei­tán­do­me con pai­sa­jes di­fe­ren­tes se­gún vas cru­zan­do o yen­do del nor­te o al sur; allí don­de es­tés y a la al­tu­ra que es­tés, ve­rás im­pre­sio­nan­tes vis­tas bien di­fe­ren­tes en­tre sí y to­do en una mis­ma is­la. Tam­bién con un sin­fín de ac­ti­vi­da­des para no abu­rrir­se, co­mo ha­cer pa­ra­pen­te des­de Puer­to Naos vo­lan­do so­bre la pla­ya y sus pla­ta­ne­ras in­fi­ni­tas, o ha­cer submarinismo en sus ma­ra­vi­llo­sas aguas, así co­mo avis­tar ballenas o del­fi­nes en una ex­cur­sión con ca­ta­ma­rán. Y ca­mi­nar, ca­mi­nar por don­de quie­ras y ad­mi­rar to­da la be­lle­za que da es­ta “is­la bo­ni­ta”.

Hay mu­cho que vi­si­tar y co­no­cer de es­ta ma­ra­vi­llo­sa is­la, con in­creí­bles con­tras­tes. En­con­tra­mos mu­chos pun­tos in­tere­san­tes, co­mo en el nor­te, en Bar­lo­ven­to con unas vis­tas im­pre­sio­nan­tes, y más al nor­te oc­ci­den­tal, lle­gan­do a Ga­ra­fía en­con­tra­mos zo­nas re­ple­tas de dra­gos (tí­pi­co ár­bol del lu­gar).

En ge­ne­ral la Pal­ma es un lu­gar de bue­na gen­te, pe­ro en es­pe­cial por aquí en el nor­te, su gen­te es úni­ca, es­pe­cial y di­fe­ren­te. Para co­mer en es­ta zo­na, sin du­da El Asa­dor el Campesino con co­mi­da tí­pi­ca pal­me­ra go­fio,

car­ne, chi­cha­rro­nes… la me­jor co­mi­da pal­me­ra tra­di­cio­nal, con mo­jo ca­se­ro bue­ní­si­mo (el mo­jo es D.O de la Pal­ma, hay el de pi­mien­tos ro­jos se­ca­dos en las azo­teas, y tam­bién ha­cen el mo­jo de ci­lan­tro muy ri­co). Im­pre­sio­nan­te es­te ade­re­zo que com­ple­men­ta y com­bi­na per­fec­ta­men­te con car­nes, pes­ca­dos y con sus co­no­ci­dí­si­mas pa­pas arru­ga­das. Tam­bién su que­so de ca­bra, ¡ay el que­so pal­me­ro! ¡Qué bueno es­tá asa­di­to y con mo­jo… ummm!

Se­gui­mos en el nor­te, mu­chas op­cio­nes de alo­ja­mien­to por es­ta zo­na, co­mo el ho­tel Pal­ma. Tam­bién hay ca­sas ru­ra­les que re­ga­lan vis­tas de pues­tas de sol im­pre­sio­nan­tes y lle­nas de ener­gía, que de­jan pa­so a lu­nas in­men­sas y a un cie­lo es­tre­lla­do. Ideal para ha­cer una des­co­ne­xión o una se­sión de yoga. Tú, el silencio y el con­tac­to con la ma­dre tie­rra. ¿Qué más pue­des pe­dir?

Ba­ja­mos en co­che por el es­te, cru­zan­do los mu­ni­ci­pios que se co­mu­ni­can por la úni­ca ca­rre­te­ra que ba­ja al sur. Es una ca­rre­te­ra bo­ni­ta al bor­de del acan­ti­la­do y que va atra­ve­san­do por los pue­blos y pla­ta­ne­ras; de ca­mino ve­mos gran­des vis­tas, co­mo la Pla­ya de No­ga­les, pre­cio­sa pe­ro no se re­co­mien­da el ba­ño. Se­gui­mos y ve­mos las Pis­ci­nas de la Fa­ja­na, o el char­co azul en San An­drés y Sau­ces, tam­bién el Puer­to Es­pín­do­la, (si tie­nes tiem­po no de­jes de vi­si­tar­los…).

Se­gui­mos ba­jan­do y en­con­tra­mos Pun­ta­lla­na y sin de­jar la ca­rre­te­ra nos cho­ca­mos con la ca­pi­tal, San­ta Cruz de la Pal­ma, con su ca­lle prin­ci­pal que la cru­za ca­si al com­ple­to (ca­lle O’daly) o más co­no­ci­da co­mo la ca­lle Real, lle­na de ban­cos, co­mer­cios y res­tau­ran­tes; és­ta, co­lin­da con el au­tén­ti­co y co­no­ci­dí­si­mo bar “La bo­de­gui­ta del Me­dio”

dón­de a su al­re­de­dor se con­cen­tra el me­jor am­bien­te para ir a to­mar al­go después de un lar­go día, ya que si hay suer­te, sus ha­bi­tua­les si­guien­do la tra­di­ción y ha­cien­do ho­nor a sus com­pa­dres cu­ba­nos, de­lei­tan a los pa­san­tes y pal­me­ros con sus gui­ta­rras y can­tos. En San­ta Cruz tam­bién hay que ver su ca­sa de bal­co­nes tí­pi­cos ca­na­rios, una re­li­quia de co­lor que se ubi­ca en el pa­seo ma­rí­ti­mo.

Di­rec­ción al sur de la ca­pi­tal, en­con­tra­mos la zo­na tu­rís­ti­ca de los Can­ca­jos, ubi­ca­do a unos 10 mi­nu­tos del ae­ro­puer­to; cerca de aquí re­co­mien­do co­mer en Ca­sa Go­yo, el cher­ne o la vie­ja, re­cién pes­ca­dos (son los pes­ca­dos lo­ca­les de la zo­na). Si­guien­do por la ca­rre­te­ra de Ma­zo, ve­re­mos vi­ñe­dos por el ca­mino, es­te es un pre­cio­so pa­seo has­ta lle­gar al sur. Ya aquí en Fuen­ca­lien­te, en­con­tra­mos las Sa­li­nas, es una zo­na to­tal­men­te de tie­rra vol­cá­ni­ca, con un cam­bio ra­di­cal en el pai­sa­je y ve­ge­ta­ción si la com­pa­ra­mos con cual­quier otro pun­to de la is­la.

Se­gui­mos via­je ha­cia la par­te oes­te-cen­tro, don­de en­con­tra­mos la zo­na ga­ran­ti­za­da de sol. Di­cen que si en Ta­za­cor­te no ha­ce sol, en nin­gún pun­to de la is­la hay sol. Re­co­men­da­ble lle­gar por la ca­rre­te­ra de la cum­bre des­de el es­te.

Cru­zan­do la is­la de es­te a oes­te por la cum­bre, atra­vie­sas un tú­nel, conocido co­mo “el tú­nel del tiem­po”, de unos 20 ki­ló­me­tros. Cuan­do lle­gas a la par­te oc­ci­den­tal de la is­la, te to­pas con un cam­bio ra­di­cal del cli­ma, ya que una vez en­tras por la par­te es­te de la cum­bre, te ro­dea un mar de nu­bes y sue­le ha­ber una nie­bla es­pe­sa, con un am­bien­te hú­me­do, frío y llu­vio­so pe­ro cuan­do cru­zas el tú­nel, y lle­gas a la par­te de El Pa­so, en el cen­tro oes­te de la is­la, su na­tu­ra­le­za y en­torno cam­bia ra­di­cal­men­te y te en­cuen­tras en me­dio de un bos­que de pi­nos, con una me­teo­ro­lo­gía de ve­rano, con ca­lor y con la sen­sa­ción de que va a sa­lir el “Oso Yo­gui “de de­trás de cual­quier pino.

En es­ta par­te orien­tal de la is­la atra­ve­san­do El Pa­so, en­con­tra­mos el par­que na­cio­nal. Se sa­le des­de un pun­to cer­cano al ca­mino para ha­cer una ex­cur­sión ha­cia la Cal­de­ra de Ta­bu­rien­te, hay que lle­gar has­ta los Bre­ci­tos, de ahí unas 6 ho­ras ca­mi­nan­do por la cal­de­ra, es una be­llí­si­ma ex­cur­sión, don­de de­pen­dien­do de las lu­ces y aguas pue­des en­con­trar­te con la Cas­ca­da de Co­lo­res y otras ma­ra­vi­llas que te re­ga­la la na­tu­ra­le­za del lu­gar; ni te ima­gi­nas lo que vas a ver en las en­tra­ñas de la cal­de­ra. Se pue­de dor­mir por es­ta zo­na ba­jo el man­to de las estrellas, pe­ro siempre con per­mi­so de per­noc­ta­ción que se so­li­ci­ta al Pa­tro­na­to de Tu­ris­mo o pun­tos de in­for­ma­ción tu­rís­ti­ca.

Mi ruta fa­vo­ri­ta es sin du­da, la ruta de los na­cien­tes de agua de Mar­cos y Cor­de­ro. Es­toy ha­blan­do de la zo­na nor­te, en los Ti­los. ¡To­tal­men­te re­co­men­da­ble!. Son 13 tú­ne­les, con unos ca­na­les ta­lla­dos a mano en la pro­pia

ro­ca atra­ve­san­do la montaña y por el fi­lo del acan­ti­la­do, que se van unien­do en ca­mi­nos has­ta lle­gar a los na­cien­tes de agua.Im­pre­sio­nan­te, tú ahí den­tro de los tú­ne­les des­de los cua­les ves caer el agua por fue­ra en for­ma de cor­ti­na de agua, es co­mo es­tar en el co­ra­zón de la cas­ca­da. Vas ca­mi­nan­do has­ta lle­gar al na­ci­mien­to de agua. En es­te pun­to, pa­ra­mos para de­jar se­car nues­tras bo­tas al sol y ten­der nues­tros chu­bas­que­ros, co­me­mos un pe­que­ño ten­tem­pié de que­so Pal­me­ro, un po­co de pan, mo­jo y go­fio ¡ya vés! re­cu­pe­ra­mos fuer­zas para ba­jar y se­guir nues­tro ca­mino en­tre la lau­ra­sil­va y la na­tu­ra­le­za del lu­gar atra­ve­san­do por las arterias del bos­que has­ta lle­gar al co­che. Pre­cio­so pa­ra­je. Ba­jan­do por es­ta zo­na pa­re­ce que te va a sa­lir un duen­de de de­ba­jo de las in­men­sas ho­jas de los he­le­chos que la in­va­den. Im­pre­sio­nan­tes tam­bién los ár­bo­les cen­te­na­rios al pa­so, y sus vis­tas, así co­mo los ca­mi­nos in­des­crip­ti­bles sa­ca­dos co­mo de una ma­que­ta del al­ma tie­rra. Va­rios ca­mi­nos y mi­ra­do­res hay por la zo­na, cual­quie­ra que es­co­jas se­rá un acier­to se­gu­ro. Ca­mi­nos co­mo “el Cu­bo de Gal­ga” y otros sen­de­ros.

Co­sas cu­rio­sas con las que me he en­con­tra­do en es­ta is­la de la Pal­ma, son por ejem­plo, que en in­vierno, pue­des es­tar a 25 grados en la pla­ya de los Can­ca­jos y su­bir a 2000 mts y allí ver que es­tá to­do ne­va­do al­re­de­dor y que, a me­di­da que vas su­bien­do, la tem­pe­ra­tu­ra va ba­jan­do has­ta lle­gar a unos dos grados . Si con­ti­núas un po­co más arri­ba en­cuen­tras el Ro­que de los Mu­cha­chos, aquí la vi­si­ta es obli­ga­da por las vis­tas que se tie­nen.

Por la no­che dis­fru­ta­mos de su cie­lo con mil y una estrellas; uno de los cie­los más bo­ni­tos que he vis­to y que es con­tem­pla­do por el Ob­ser­va­to­rio si­tua­do a 2396 mts de al­tu­ra, conocido co­mo el gran Te­can, ubi­ca­do aquí, co­ro­nan­do la ci­ma del Ro­que de los Mu­cha­chos, y que cuen­ta con el ma­yor te­les­co­pio óp­ti­co de Eu­ro­pa y uno de los más gran­des del mun­do. La is­la de la Pal­ma en ge­ne­ral y en es­pe­cial su cie­lo, es­tá pro­te­gi­do por la UNESCO co­mo Re­ser­va Mun­dial de la Bios­fe­ra. Es por ello que la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca se con­tro­la y se ob­ser­van en las ca­lles de los pue­blos lu­ces te­nues que le dan un en­can­to ma­yor y un ai­re ro­mán­ti­co a la is­la.

Buff ¡Tan­tos si­tios que ver! Co­mo el Mirador de la Con­cep­ción, con sus pre­cio­sas vis­tas a San­ta cruz y al es­te de la is­la (ca­si-ca­si pue­de ver­se el Tei­de des­de cual­quier pun­to en la par­te orien­tal de la Pal­ma) aquí en es­te mirador, en­con­tra­mos la be­llí­si­ma er­mi­ta de las Nie­ves, pa­tro­na de la is­la y muy que­ri­da en el lu­gar. En es­ta zo­na, muy cerca es­tá el fa­mo­so res­tau­ran­te Chi­pi­chi­pi de co­mi­da tra­di­cio­nal, el más conocido del lu­gar.

Po­dría se­guir de­ta­llan­do to­dos los rin­co­nes y se­guir con­tan­do his­to­rias que se co­no­cen de la is­la, po­dría se­guir de­lei­tán­do­me en ca­da vis­ta des­de cual­quier pun­to de es­ta pre­cio­sa is­la, pe­ro pre­fie­ro que va­yas y la des­cu­bras, yo só­lo he da­do una pin­ce­la­da de co­lor y tras­la­da­do mi pa­sión por las is­las ca­na­rias, en con­cre­to por la her­ma­na pe­que­ña de Te­ne­ri­fe. La Pal­ma.

Es­pe­ro ha­ber des­per­ta­do vues­tro in­te­rés por co­no­cer la Is­la de la Pal­ma, la ter­ce­ra más pe­que­ña del ar­chi­pié­la­go ca­na­rio, don­de aquí, los sue­ños suben a las estrellas y ha­cen que re­naz­cas en un lu­gar be­llo, cal­mo, con mu­cha na­tu­ra­le­za y ener­gía re­no­va­da.

¡Ves a des­cu­brir­la!. ¡Qué no te lo cuen­ten! Vi­si­ta La Pal­ma.

44

Las sa­li­nas de Fuen­ca­lien­te

Vis­tas des­de el nor­te en Bar­lo­ven­to

Ca­mino a Ro­que Mu­cha­chos en un mar de nu­bes des­de Pun­ta Gor­da

Pis­ci­nas de la Fa­ja­na Pues­ta de sol des­de las Pis­ci­nas de la Fa­ja­na

Uno de los tú­ne­les de los na­cien­tes Mar­cos y Cor­de­ro

Mar­cos y Cor­de­ro, cor­ti­na de agua

Pues­ta de sol en la ruta nor­te a oes­te de La Pal­ma

Ob­ser­va­to­rio el Gran Te­can

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.