‘Road trip’ por Ca­li­for­nia

Un via­je emo­cio­nan­te recorriendo las ca­rre­te­ras de la cos­ta Oes­te de Es­ta­dos Uni­dos, de San Fran­cis­co a San­ta Mó­ni­ca

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FOTOS BER­TA RU­BIO FE­CHA DEL VIA­JE OC­TU­BRE 2015

A bor­do de nues­tro co­che y con bue­na com­pa­ñía re­co­rre­mos las ca­rre­te­ras de la cos­ta Oes­te de Es­ta­dos Uni­dos.

Es­ta­ba a pun­to de rea­li­zar el in­creí­ble via­je que siempre ha­bía so­ña­do: un via­je en ca­rre­te­ra por la cos­ta Oes­te de Es­ta­dos Uni­dos. To­do pa­re­cía un sue­ño: dos ami­gas, un co­che, tres se­ma­nas y el via­je perfecto. To­da­vía re­cuer­do las ho­ras pre­vias en el ae­ro­puer­to: la emoción por el via­je que es­tás a pun­to de em­pren­der, los ner­vios por­que to­do sal­ga bien y una sen­sa­ción de vér­ti­go por no sa­ber exac­ta­men­te a qué te vas a en­fren­tar en las pró­xi­mas tres se­ma­nas.

Vo­la­mos has­ta San Fran­cis­co don­de pa­sa­ría­mos sie­te días. El pre­su­pues­to era bas­tan­te ajus­ta­do, así que ha­bía­mos al­qui­la­do dos ca­mas en una ha­bi­ta­ción com­par­ti­da de un hos­tal bas­tan­te ba­ra­to. El pri­mer pen­sa­mien­to que se nos pa­só a am­bas por la ca­be­za cuan­do en­tra­mos en aque­lla pe­que­ña, apes­to­sa y co­cham­bro­sa ha­bi­ta­ción fue huir. Pe­ro

después de tan lar­go via­je, es­tá­ba­mos demasiado can­sa­das co­mo para de­jar­nos lle­var por la pri­me­ra im­pre­sión. Ade­más, sa­bía­mos a qué nos en­fren­tá­ba­mos pa­gan­do un pre­cio tan ba­jo, y tam­po­co era el mo­men­to de po­ner­se ex­qui­si­tas.

Así, pues, el hos­tal de San Fran­cis­co se con­vir­tió en la prue­ba de la ver­dad: si su­pe­rá­ba­mos con éxi­to nues­tra es­tan­cia allí, es­tá­ba­mos pre­pa­ra­das para dor­mir en cual­quier si­tio.

¡Me­nos mal que le di­mos una se­gun­da opor­tu­ni­dad! La pes­te de la ha­bi­ta­ción de­sa­pa­re­ció cuan­do, tras la pri­me­ra no­che, uno de los hués­pe­des se mar­chó. El ta­ma­ño y el es­ta­do de esas cua­tro pa­re­des de­ja­ron de im­por­tar­nos por­que, al fin y al ca­bo, so­lo íba­mos

“San Fran­cis­co em­pe­zó a sor­pren­der­nos. Tan­to es así que al ter­cer día ya sa­bía­mos que que­rría­mos vol­ver”

allí para dor­mir y cuán­do lo ha­cía­mos es­tá­ba­mos tan can­sa­das que po­co nos im­por­ta­ban las con­di­cio­nes en que es­tu­vie­se.

Eso sí… el ba­rrio de nues­tro hos­tal era el peor de to­da la ciu­dad, por las no­ches nos da­ba mie­do an­dar por los al­re­de­do­res (y de día tam­bién). La fra­se que más re­pe­ti­mos du­ran­te esos pri­me­ros días fue: no vol­ve­ré nun­ca a es­ta ciu­dad. Pe­ro po­co a po­co, el res­to de San Fran­cis­co em­pe­zó a sor­pren­der­nos. Tan­to es así que para el ter­cer día ya te­nía­mos cla­ro que que­rría­mos vol­ver en un futuro.

Al­gu­nos si­tios que vi­si­ta­mos son: Mis­sion Do­lo­res Park y su am­bien­te al atar­de­cer;

el Grand View Park, a pesar de to­do lo que an­da­mos para lle­gar, las vis­tas des­de allá arri­ba com­pen­sa­ron el es­fuer­zo; el Gol­den Ga­te Park, al­go así co­mo el Cen­tral Park de San Fran­cis­co; un pa­seo por el Pier 39; Lom­bard Street, una de las ca­lles más fa­mo­sas de la ciu­dad por su for­ma en zig­zag; el Pa­la­ce of Fi­ne Arts, un si­tio muy bo­ni­to que tam­bién de­be­ríais vi­si­tar si te­néis tiem­po; na­die se pue­de ir de San Fran­cis­co sin ha­ber vis­to las Pain­ted La­dies, es al­go tan mítico que yo lo con­si­de­ro una pa­ra­da obli­ga­to­ria; Ba­ker Beach, una pla­ya con unas vis­tas pre­cio­sas del Gol­den Ga­te; y por su­pues­to, el Gol­den Ga­te.

Con el Gol­den Ga­te hago pun­to y apar­te por­que no­so­tras op­ta­mos por al­qui­lar una bi­ci­cle­ta para to­do el día y cru­zar el mítico puen­te pe­da­lean­do has­ta lle­gar a Sau­sa­li­to, lo que fue sin du­da, una de las me­jo­res ex­pe­rien­cias de to­do el via­je.

Di­ji­mos adiós a San Fran­cis­co des­de el ae­ro­puer­to, don­de al­qui­la­mos un co­che, al­go que nos hizo su­dar la go­ta gor­da con se­gu­ros ex­tra obli­ga­to­rios que en un principio no es­ta­ban in­clui­dos en el pre­cio. Pe­ro tras des­em­bol­sar al­go más de di­ne­ro del pre­vis­to, nos pu­si­mos en mar­cha.

Nues­tra se­gun­da pa­ra­da fue Big Sur. En reali­dad hi­ci­mos un pe­que­ño desvío por­que a mí me ha­cía ilu­sión re­co­rrer esa par­te de Ca­li­for­nia, las ca­rre­te­ras de la High­way 01 con esas im­pre­sio­nan­tes vis­tas que tan­tas ve­ces ha­bía vis­to en las pe­lí­cu­las. Ha­bía­mos pensado pa­sar allí la no­che, pe­ro co­mo ya

ha­bía­mos vis­to lo que que­ría­mos y to­da­vía era tem­prano, de­ci­di­mos po­ner rum­bo ha­cia nues­tro ter­cer des­tino. Y es que eso es una de las ven­ta­jas de ir “a la aventura”, a pesar de te­ner un iti­ne­ra­rio en mente, lo pue­des ir mo­di­fi­can­do se­gún te plaz­ca.

Ter­ce­ra pa­ra­da: Las Ve­gas. Con ocho ho­ras y media de via­je por de­lan­te y sin sa­ber dón­de pa­sa­ría­mos la no­che, aca­ba­mos va­rias ho­ras

“Una de las ven­ta­jas de ir ‘a la aventura’, es que a pesar de te­ner un iti­ne­ra­rio pue­des ir mo­di­fi­cán­do­lo”

después ca­si li­te­ral­men­te en me­dio de la na­da, mi­ra­bas al fren­te y no se veía más que ca­rre­te­ra, mi­ra­bas a los la­dos y lo úni­co veías eran pai­sa­jes de­sér­ti­cos. Ni una tris­te ga­so­li­ne­ra. Co­men­za­ba a ano­che­cer, así que bus­ca­mos al­gún lu­gar don­de hos­pe­dar­nos. La so­lu­ción más rá­pi­da y eco­nó­mi­ca: mo­tel de ca­rre­te­ra.

Fue to­da una ex­pe­rien­cia por­que esos lu­ga­res son tal cual apa­re­cen en las pe­lí­cu­las, y es el tí­pi­co si­tio don­de ocu­rren co­sas ma­las. Y si a eso le su­ma­mos que ca­da uno de ellos te­nía en In­ter­net co­men­ta­rios de otros via­je­ros del ti­po “ha­bía man­chas de san­gre en la puer­ta” o, “por la no­che se es­cu­cha­ban ti­ro­teos”… se pue­de de­cir que nos ale­gró des­per­tar sa­nas y sal­vas a la ma­ña­na si­guien­te.

Después de va­rias ho­ras de ca­rre­te­ra, lle­ga­mos por fin a Las Ve­gas. Nues­tro hos­tal de la ciu­dad de Ne­va­da pa­re­cía bas­tan­te des­agra­da­ble des­de fue­ra, pe­ro por den­tro es­ta­ba bas­tan­te bien y muy lim­pio y ¡por so­lo 8 eu­ros la no­che! De­sa­for­tu­na­da­men­te, po­co pue­do de­cir de Las Ve­gas, vi­mos lo im­pres­cin­di­ble. Es­tá­ba­mos tan can­sa­das de las ho­ras pre­vias en la ca­rre­te­ra que tam­po­co nos im­por­tó: ha­bía­mos vis­to lo ne­ce­sa­rio, que tam­po­co es más que una gran ca­lle prin­ci­pal con ré­pli­cas de mo­nu­men­tos de to­dos los paí­ses del mun­do, ca­si­nos, ho­te­les… Y ca­ros Star­bucks (me do­lie­ron en el al­ma los 10 dó­la­res que nos co­bra­ron por un ca­fé. Nos sa­lió más ba­ra­to el alo­ja­mien­to).

Nues­tro cuar­to des­tino era el Gran Ca­ñón del Co­lo­ra­do, en Ari­zo­na. Nos alo­ja­mos en un hos­tal (muy lim­pio y con unas ca­mas de lu­jo para lo que es­tá­ba­mos acos­tum­bra­das), en Wi­lliams, un pue­blo de la fa­mo­sa ruta 66 y uno de los pue­blos más cer­ca­nos al Gran Ca­ñón, con un am­bien­te muy tí­pi­co ame­ri­cano al que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver en las pe­lí­cu­las, con ba­rri­llas in­clui­das (más co­mún­men­te

22

Gol­den Ga­te, San Fran­cis­co

Ba­ker Beach, San Fran­cis­co

Pa­la­ce of Fi­ne Arts, San Fran­cis­co.

Bixby Creek Brid­ge, Big Sur

Atar­de­cer en me­dio de la na­da, ca­mino a Las Ve­gas

Bienvenido a Las Ve­gas

El Gran Ca­ñón, Ari­zo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.