Mont­pe­llier, en­tre dos amo­res

Pa­sa­do y pre­sen­te se dan la mano en es­ta be­lla ciu­dad de la Pro­ven­za fran­ce­sa

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FOTOS ROS­SA­NA PE­RIS FE­CHA DEL VIA­JE 13/01/2017 A 15/01/2017

Des­cu­bri­mos los pla­ce­res ocul­tos de és­ta bo­ni­ta ciu­dad del sur de Francia: ama­ble, me­di­te­rrá­nea y efer­ves­cen­te.

Ame­dia­dos de di­ciem­bre re­ci­bí un e-mail de Ren­fe con un asunto así de atrac­ti­vo y ten­ta­dor: So­lo has­ta el vier­nes: bi­lle­tes tren a Francia por 15€ y 20€… Aca­ba­ba prác­ti­ca­men­te de re­gre­sar de Pa­rís, mi se­gun­da es­ca­pa­da en 2016 a la ciu­dad de la luz tam­bién “por cul­pa” de Ren­fe, con lo cual ha­bía que ele­gir otro des­tino por­que lo que es­ta­ba cla­ro es que una ofer­ta así no se po­día de­jar es­ca­par, ¿o no es ver­dad?

Pu­se en aler­ta a mis com­pa­ñe­ras de via­je di­cién­do­les que se fue­ran pre­pa­ran­do para viajar, una nueva es­ca­pa­da “low-cost” nos es­ta­ba es­pe­ran­do, aho­ra só­lo fal­ta­ba de­ci­dir el des­tino. Ya sé que lo ha­bi­tual es to­tal­men­te al re­vés, pri­me­ro se de­fi­ne el des­tino y pos­te­rior­men­te las op­cio­nes de trans­por­te y alo­ja­mien­to, pe­ro qué im­por­ta cuan­do se tra­ta de viajar…

Co­mo he di­cho más arri­ba, y muy a mi pesar, Pa­rís es­ta­ba des­car­ta­do de an­te­mano, así que me pu­se a ver los di­fe­ren­tes des­ti­nos que nos pu­die­ran en­ca­jar por fe­chas, la es­ca­pa­da de­bía ser de fin de se­ma­na, y en un mo­men­to te­nía­mos des­tino: Mont­pe­llier. An­tes de com­prar los bi­lle­tes nos ase­gu­ra­mos que en las fe­chas ele­gi­das no hu­bie­ra pro­ble­mas de alo­ja­mien­to y una vez con­fir­ma­do, los

com­pra­mos, aho­ra sí, aho­ra ha­bía que em­pe­zar a bus­car in­for­ma­ción para or­ga­ni­zar la es­ca­pa­da y apro­ve­char al máximo nues­tra es­tan­cia.

Sé, por­que me lo ha­bía di­cho mi ma­dre, que de pe­que­ña ha­bía es­ta­do en Mont­pe­llier, pe­ro la ver­dad es que no re­cor­da­ba na­da, así que iba a re­des­cu­brir­la. Apro­ve­ché las fies­tas na­vi­de­ñas para pre­pa­rar la es­tan­cia y bus­car in­for­ma­ción de la ciu­dad. Al­go que me lla­mó la aten­ción era la re­co­men­da­ción, tan­to de la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo de Mont­pe­llier co­mo de otras webs que vi­si­té, de de­jar­nos per­der por las ca­lle­jue­las de su cen­tro his­tó­ri­co, aho­ra que he re­gre­sa­do, me su­mo a la re­co­men­da­ción, es ma­ra­vi­llo­so.

Nues­tro AVE a Mont­pe­llier sa­lía des­de Bar­ce­lo­na y en po­co más de tres ho­ras ya es­tá­ba­mos en des­tino. Ha­bía­mos re­ser­va­do un ho­tel de la ca­de­na Ibis, el Ibis Sty­les Mont­pe­liier Cen­tre Co­me­die y fue un acier­to to­tal, tan­to por su ubi­ca­ción co­mo por la re­la­ción ca­li­dad – pre­cio, su­peró con cre­ces nues­tras ex­pec­ta­ti­vas.

Mont­pe­llier, so­bre to­do el cen­tro, es una ciu­dad muy có­mo­da para des­cu­brir ca­mi­nan­do. Las dis­tan­cias son muy cor­tas, para que os ha­gáis una idea, nues­tro ho­tel es­ta­ba a un mi­nu­to de la Pla­ce de la Co­me­die, cen­tro neu­rál­gi­co de la ciu­dad y la es­ta­ción de tren es­ta­ba a ocho mi­nu­tos ca­mi­nan­do des­de el ho­tel, no hay dis­tan­cias, de ver­dad.

Te­nien­do en cuen­ta que nues­tro me­dio de trans­por­te ha­bía si­do el tren y que no te­nía­mos in­ten­ción de al­qui­lar un co­che, tu­vi­mos que li­mi­tar­nos a la zo­na ur­ba­na y de­jar para otra oca­sión las vi­si­tas a los vi­ñe­dos de los al­re­de­do­res o dar “un sal­to” a la pla­ya, el Me­di­te­rrá­neo es­tá a 11km de la po­bla­ción (en la pró­xi­ma ofer­ta de Ren­fe se­gu­ro que “re­ma­ta­mos”).

Nos ha­bía­mos plan­tea­do des­cu­brir la ciu­dad en dos días pe­ro la reali­dad es que el cen­tro his­tó­ri­co se pue­de re­co­rrer tran­qui­la­men­te en una ma­ña­na, así que sin pri­sa y con un fin de se­ma­na por de­lan­te, se­gui­mos los con­se­jos que ha­bía­mos leí­do y nos de­ja­mos atra­par por sus ca­lle­jue­las me­die­va­les lle­nas de ca­lles em­pi­na­das, de ado­qui­nes, fa­ro­las, pla­zas, pe­que­ños ne­go­cios y ca­fés que te in­vi­tan a sen­tar­te para dis­fru­tar de la tran­qui­li­dad del lu­gar. Evi­den­te­men­te al tra­tar­se del

cen­tro his­tó­ri­co no hay prác­ti­ca­men­te trá­fi­co, en ese sen­ti­do fue un fin de se­ma­na “li­bre de hu­mos”.

Nues­tro pri­mer des­tino fue la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo, que­ría­mos sa­ber que vi­si­tas se po­dían ha­cer, la­men­ta­ble­men­te, su­pon­go que por ser tem­po­ra­da ba­ja, to­das las vi­si­tas eran en fran­cés y al­gu­nas, co­mo la de la del edi­fi­cio de la Ópe­ra no se ha­cía ese fin de se­ma­na. So­bre el te­ma de las vis­tas a los es­pa­cios hay al­go que me lla­mó po­de­ro­sa­men­te la aten­ción y es que al­gu­nos de los lu­ga­res úni­ca­men­te se pue­den vi­si­tar si ha­ces la vi­si­ta con la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo, así que muy a nues­tro pesar nos que­da­mos con las ga­nas de ver el in­te­rior de la Ópe­ra, el Mik­vé (ba­ño ju­dío) y los fa­mo­sos pa­la­ce­tes, otra vez se­rá.

Mi re­co­men­da­ción es que os ha­gáis con un ma­pa ofi­cial de la ciu­dad, a no­so­tras nos lo die­ron en el ho­tel y es el mis­mo que po­déis

en­con­trar en la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo, con el plano en la mano, si­tua­ros en la Pla­ce de la Co­mé­die y de­ja­ros lle­var, no sin an­tes ad­mi­rar uno de los em­ble­mas de la ciu­dad, la fuen­te de “Les 3 Grâ­ces” de Etien­ne d’An­toi­ne.

Si os gus­ta la arquitectura os gus­ta­rá la ciu­dad, a es­te ni­vel es­tá lle­na de con­tras­tes. Per­so­nal­men­te me “enamo­ré” de dos rin­co­nes de la ciu­dad bien di­fe­ren­tes, uno de ellos es la zo­na del Arco de Triun­fo y la Pla­ce Ro­ya­le du Pey­rou, un pa­seo que te lle­va has­ta el an­ti­guo de­pó­si­to de agua de la ciu­dad y al acue­duc­to de Saint-Clé­ment, en esa mis­ma pla­za los do­min­gos por la ma­ña­na hay un mer­ca­do de an­ti­cua­rios don­de pue­des en­con­trar des­de libros a pin­tu­ras, pa­san­do por cris­ta­le­rías, bolsos o pren­das de ro­pa.

Mi otro “amor” es An­ti­go­ne, na­da que ver con el cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad. Es la Mont­pe­llier con­tem­po­rá­nea, An­ti­go­ne es y ci­to tex­tual­men­te la des­crip­ción que apa­re­ce en el plano de la ciu­dad “un ba­rrio neo­clá­si­co idea­do por el ar­qui­tec­to ca­ta­lán Ri­car­do Bo­fill”. Para mí An­to­go­ne es una ma­ra­vi­llo­sa sor­pre­sa a la que se lle­ga des­de uno de los ac­ce­sos del Cen­tro Co­mer­cial “Le Poly­go­ne”, al cru­zar sus puer­tas es co­mo tras­pa­sar la puer­ta del tiem­po, es un pa­seo, una su­ce­sión de pla­zas, de fuen­tes, per­fec­ta­men­te ali­nea­das que ter­mi­nan en la Pla­ce de l’Eu­ro­pe an­te el río Lez. No sé muy bien si la cul­pa fue del agua, de las fuen­tes, de los ár­bo­les o las plan­tas o sim­ple­men­te de una arquitectura muy par­ti­cu­lar, pe­ro por un ra­to me sen­tí en otro lu­gar y me sen­tí fan­tás­ti­ca­men­te bien… Sin lu­gar a du­das, des­de mi pun­to de vis­ta, se tra­ta de una de los im­pres­cin­di­bles de Mont­pe­llier.

He in­sis­ti­do en que la ciu­dad se pue­de pa­sear có­mo­da­men­te pe­ro si aún así no os gus­ta mu­cho ca­mi­nar te­néis a vues­tra dis­po­si­ción cua­tro lí­neas de tran­vía, no­so­tras so­ló uti­li­za­mos la lí­nea 1 para ha­cer el tra­yec­to des­de Louis Blanc, en el cen­tro his­tó­ri­co, y cru­zar el río has­ta Odys­seum, un re­co­rri­do que nos per­mi­tió ver al­go más del Mont­pe­llier con­tem­po­rá­neo.

Por cier­to, ¿Sa­bíais que en Mont­pe­llier se en­cuen­tra la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na más an­ti­gua del mun­do oc­ci­den­tal? Yo aho­ra lo sé, es de fi­na­les del XVIII y lo que más me lla­mó la aten­ción, al mar­gen de la be­lle­za del edi­fi­cio, es que és­te es­tá pe­ga­do a la Ca­te­dral de Saint Pie­rre, es co­mo una pro­lon­ga­ción, no sa­bes don­de aca­ba uno y empieza el otro.

Pe­ro co­mo no to­do es pa­sear tam­bién tu­vi­mos tiem­po de dis­fru­tar de otros pla­ce­res, y com­pras al mar­gen (de­bo de­ci­ros que el cen­tro his­tó­ri­co es­tá lleno de pe­que­ños ne­go­cios que son au­ten­ti­cas ten­ta­cio­nes a las que no tu­vi­mos más re­me­dio que su­cum­bir) pe­ro re­pi­to, com­pras al mar­gen, des­cu­bri­mos al­gu­nos lu­ga­res para co­mer y/o ce­nar que me­re­cen la pe­na y que me gus­ta­ría re­co­men­da­ros: • Res­tau­ran­te L’En­tre­cô­te: si os gus­ta la car­ne no os lo po­déis per­der, só­lo te ha­cen una pre­gun­ta cuan­do te sien­tas a la me­sa, el pun­to de la car­ne. Pla­to úni­co, fi­le­te con una sal­sa secreta, ri­ca, ri­ca, y fuen­te de pa­ta­tas fri­tas de las de ver­dad. Si te­néis op­ción, pro­bad­lo. Siempre hay co­la en la en­tra­da pe­ro la es­pe­ra no es muy lar­ga. • Le Bis­trot d’Al­co: res­tau­ran­te muy bien

ges­tio­na­do, ofre­cen un me­nú con pla­tos de la zo­na que es­tán muy ri­cos. Si­tua­do de­trás del edi­fi­cio de la Pré­fec­tu­re es una bue­na op­ción para co­mer. • Cre­pe­rie Le Kreis­ker: otra op­ción muy fran­ce­sa son las cre­pe­rías, no­so­tras di­mos con una que nos gus­tó tan­to has­ta el pun­to de re­pe­tir las dos no­ches, con­tie­ne las tres “B”: bueno, bo­ni­to y ba­ra­to. Y las co­pas… en el bar del Grand Hô­tel du Mi­di.

Mont­pe­llier tie­ne una gran ofer­ta de te­rra­zas pe­ro en la pri­me­ra se­ma­na de enero la ver­dad es que no es­tá­ba­mos muy por la la­bor, es­toy se­gu­ra que en pri­ma­ve­ra de­be ser una ma­ra­vi­lla, in­sis­to, ha­brá que pen­sar en vol­ver.

Sea por cul­pa de Ren­fe, o no, de­ja­ros caer por Mont­pe­llier, va­le la pe­na la es­ca­pa­da y si en­con­tráis la bi­ci mu­ral ya me di­réis vues­tra opi­nión ¿arte ca­lle­je­ro o no? Ahí lo de­jo.

52

Pla­ce de la Co­mé­die

Plano de Mont­pe­llier, mi “ami­go fiel” du­ran­te el fin de se­ma­na

Arco del Triun­fo

Ca­lle­jue­la del cas­co an­ti­guo

Man­sión Saint-Cô­me ac­tual­men­te al­ber­ga la Cá­ma­ra de Co­mer­cio e In­dus­tria

Pa­no­rá­mi­ca Acue­duc­to Saint-Clé­ment

Tour de la Ba­bo­te, una de las dos to­rres que per­ma­ne­cen de la muralla

Ca­te­dral Saint Pie­rre y a la iz­quier­da la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na

Ba­rrio de An­ti­go­ne

Allee des Re­pu­bli­cains Es­pag­nols

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.