Pra­ga en in­vierno

Cin­co días ca­lle­jean­do por la ciu­dad de Kafka, en la que es, sin lu­gar a du­das, una de las ca­pi­ta­les más be­llas del mun­do

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS TXEMA GON­ZÁ­LEZ FE­CHA DEL VIA­JE DI­CIEM­BRE 2011

Cin­co días ca­lle­jean­do por la ciu­dad de Kafka, una de las ca­pi­ta­les más be­llas del mun­do.

Vi­si­ta­mos Pra­ga en pleno in­vierno, a prin­ci­pios de Di­ciem­bre. Pra­ga es­tá es­pe­cial­men­te en­can­ta­dor en es­ta épo­ca del año, con el am­bien­te pre­na­vi­de­ño y los mer­ca­di­llos y atrac­cio­nes pro­pias de la épo­ca. Es­tu­vi­mos cin­co días aun­que se pue­de ver lo más im­por­tan­te en al­go me­nos de tiem­po. De to­das for­mas es una ciu­dad pre­cio­sa, que me­re­ce la pe­na sa­bo­rear de­te­ni­da­men­te. Tras lle­gar del ae­ro­puer­to al ho­tel, to­ma­mos un tran­vía has­ta la zo­na cer­ca­na al puen­te de Car­los - Kar­lův most -, el ne­xo de unión en­tre la zo­na vie­ja y la del cas­ti­llo. Es un puen­te pre­cio­so, con dos to­rres muy ca­rac­te­rís­ti­cas, una en ca­da ex­tre­mo y nu­me­ro­sas es­ta­tuas que lo ja­lo­nan. Su­bi­mos a una de las to­rres, la más

cer­ca­na a la par­te vie­ja pa­ra dis­fru­tar de unas pre­cio­sas vis­tas del río y la zo­na vie­ja – a la otra tam­bién se pue­de su­bir aun­que no lo hi­ci­mos-. Aun­que es un buen tra­mo de es­ca­le­ras el es­fuer­zo me­re­ce la pe­na. Tras sa­car nu­me­ro­sas fo­tos en los al­re­de­do­res – aquí las vis­tas ha­cia el cas­ti­llo son las me­jo­res – nos aden­tra­mos en el dis­tri­to de Ma­lá Stra­na. Es un ba­rrio pre­cio­so con nu­me­ro­sos pa­la­cios y ca­sas se­ño­ria­les, mu­chas de ellas pin­ta­das de ale­gres co­lo­res. Aquí ade­más de se­guir una ru­ta por los prin­ci­pa­les pun­tos de in­te­rés me­re­ce la pe­na ca­lle­jear sin rum­bo, ya que en cuan­to nos ale­ja­mos de las vías prin­ci­pa­les el nú­me­ro de tu­ris­tas dis­mi­nu­ye enor­me­men­te y se pue­de ver la Pra­ga más au­tén­ti­ca. Su­bien­do ha­cia el cas­ti­llo el edi­fi­cio más des­ta­ca­do es la pre­cio­sa igle­sia de San Ni­co­lás -Kos­tel sv. Mi­ku­láše - , con unos fres­cos pre­cio­sos en el in­te­rior. Su­bi­mos tam­bién a su to­rre, que es un mi­ra­dor es­pec­ta­cu­lar de la ciu­dad. Tras co­mer al­go en un bar su­bi­mos al cas­ti­llo de Pra­ga. En reali­dad no es un cas­ti­llo al uso, sino un con­jun­to de edi­fi­cios en un re­cin­to ce­rra­do si­tua­do en un pro­mon­to­rio con ex­ce­len­tes vis­tas de la ciu­dad.

El re­cin­to del cas­ti­llo tie­ne mu­chos edi­fi­cios ofi­cia­les que no se vi­si­tan, la ca­te­dral de San Vi­to - Ka­te­drá­la Sv. Ví­ta -, una igle­sia ro­má­ni­ca y el co­no­ci­do co­mo ca­lle­jón de oro, ade­más de una bue­na va­rie­dad de pa­la­cios, to­rres y jar­di­nes. La ca­te­dral es el edi­fi­cio más es­pec­ta­cu­lar. Ade­más de su vis­to­so in­te­rior me­re­ce la pe­na su­bir a la to­rre pa­ra dis­fru­tar de una pa­no­rá­mi­ca es­pec­ta­cu­lar de Pra­ga. Es­to por cier­to lo tu­vi­mos que ha­cer otro día

pues el ho­ra­rio en que se pue­de vi­si­tar la to­rre es más res­trin­gi­do que el del cas­ti­llo. Pa­sea­mos por las ca­lle­jue­las de los al­re­de­do­res de la ca­te­dral y por el Ca­lle­jón de oro - Zla­tá ulič­ka -, una pin­to­res­ca ca­lle con unas ca­sas di­mi­nu­tas pin­ta­das de co­lo­res muy vi­vos en las que ape­nas se pue­de en­trar sin aga­char­se y que es­tán so­bre to­do ocu­pa­das por co­mer­cios y ga­le­rías de ar­te. Tam­bién vi­si­ta­mos un sa­lón me­die­val del cas­ti­llo y una bo­ni­ta igle­sia ro­má­ni­ca. Lle­ga­mos has­ta la To­rre Ne­gra en la par­te orien­tal del re­cin­to dis­fru­tan­do de los pre­cio­sos edi­fi­cios del re­cin­to y vol­vi­mos has­ta la en­tra­da. Pa­ra fi­na­li­zar la vi­si­ta pa­ra­mos en un mi­ra­dor a la en­tra­da del re­cin­to del cas­ti­llo – las vis­tas son muy bue­nas pe­ro no com­pa­ra­bles a las de la to­rre de la ca­te­dral –. Ba­ja­mos ca­lle­jean­do has­ta el río y nos aso­ma­mos a una te­rra­za con vis­tas so­bre el río y el puen­te a la que se ac­ce­de por un ca­lle­jón que di­cen que es la ca­lle más es­tre­cha de Pra­ga.

Jus­to unos po­cos me­tros más al Nor­te es­tá el mu­seo de Kafka, con una cu­rio­sa es­ta­tua de dos hombres ori­nan­do en el pa­tio y una zo­na sin pa­vi­men­tar que te lle­va has­ta la ori­lla mis­ma del río con ex­ce­len­tes vis­tas so­bre el puen­te y la zo­na vie­ja. Era de no­che y la vis­ta de la ciu­dad ilu­mi­na­da era es­pec­ta­cu­lar. A es­te pun­to vol­vi­mos pos­te­rior­men­te de día pa­ra dis­fru­tar de las vis­tas. Pa­ra aca­bar el día nos fui­mos a ce­nar a un res­tau­ran­te en la par­te vie­ja. Los

hay en gran nú­me­ro y cuan­to más te ale­jas del cen­tro tu­rís­ti­co los pre­cios son más ase­qui­bles.

El se­gun­do día vol­vi­mos a co­ger en tran­vía has­ta el puen­te de Car­los y su­bi­mos has­ta el cas­ti­llo pa­ra ver al­gu­nas co­sas que no nos dio tiem­po el día an­te­rior. Su­bi­mos pri­me­ro a la to­rre de la ca­te­dral de San Vi­to, por unas es­tre­chas es­ca­le­ras de ca­ra­col. El es­fuer­zo va­le la pe­na por­que las vis­tas son es­pec­ta­cu­la­res. Pa­sa­mos por la pre­cio­sa igle­sia de Lo­re­to,

muy cer­ca del cas­ti­llo y nos di­ri­gi­mos al con­ven­to de Strahov prác­ti­ca­men­te al la­do. Es­te con­ven­to al­ber­ga unas es­tan­cias es­pec­ta­cu­la­res en­tre ellas la Bi­blio­te­ca Teo­ló­gi­ca, con una de­co­ra­ción en los te­chos que real­men­te so­bre­co­ge. Ha sa­li­do in­clu­so en va­rias pe­lí­cu­las. La vi­si­ta no lle­va mu­cho tiem­po pe­ro me­re­ce mu­chí­si­mo la pe­na. Y el ba­rrio en torno al cas­ti­llo y el con­ven­to tam­bién tie­ne nu­me­ro­sos ca­lle­jo­nes y rin­co­nes pin­to­res­cos. Des­de allí nos di­ri­gi­mos a la ve­ci­na co­li­na de Pe­třín, pa­sean­do por un par­que con unas vis­tas pre­cio­sas del cas­ti­llo y de la pro­pia ciu­dad. En la co­li­na des­ta­ca so­bre to­do una ré­pli­ca de la To­rre Eif­fel, a don­de po­de­mos su­bir tras dar cuen­ta de unos 300 es­ca­lo­nes. Es una ex­pe­rien­cia im­pre­sio­nan­te, ya que la es­truc­tu­ra es muy es­tre­cha y la subida ago­ta­do­ra, pe­ro las vis­tas una vez más es­pec­ta­cu­la­res, aun­que eso sí a tra­vés de unas cris­ta­le­ras. Tras ba­jar de la to­rre en las cer­ca­nías hay una bo­ni­ta igle­sia, los res­tos de una mu­ra­lla y has­ta un la­be­rin­to de es­pe­jos. Co­mi­mos al­go allí mis­mo dis­fru­tan­do de las vis­tas y pa­ra ba­jar de nue­vo a Pra­ga to­ma­mos el fu­ni­cu­lar, que te de­ja de nue­vo en Ma­lá Stra­na. Tras ca­lle­jear por esa zo­na re­co­rri­mos la ori­lla del río ale­ján­do­nos del puen­te de Car­los. Hay rin­co­nes pre­cio­sos y una se­rie de es­cul­tu­ras en las ori­llas del río o en el pro­pio río co­mo una si­lla gi­gan­te que dan mu­cho en­can­to al pa­seo. Des­hi­ci­mos el ca­mino y vol­vi­mos has­ta la zo­na de la ca­lle más es­tre­cha de Pra­ga pa­ra dis­fru­tar de las vis­tas con los úl­ti­mos ra­yos de sol. Aquí pa­sa­mos por la is­la de Kam­pa. En reali­dad ni te das cuen­ta de que es una is­la, ya que es­tá se­pa­ra­da so­lo por un pe­que­ño ca­nal de la mar­gen del río. La par­te cer­ca­na al puen­te de Car­los es

real­men­te en­can­ta­do­ra. Pa­ra ce­nar vol­vi­mos de nue­vo a la zo­na vie­ja, don­de se con­cen­tra to­do el am­bien­te de la ciu­dad.

El ter­cer día lo de­di­ca­mos a la zo­na vie­ja, Sta­ré Mes­to. De nue­vo en tran­vía nos acer­ca­mos a la zo­na del puen­te de Car­los pe­ro en lu­gar de atra­ve­sar­lo nos di­ri­gi­mos a la pla­za Sta­ro­měs­ts­ké pa­san­do por va­rias igle­sias y bo­ni­tos edi­fi­cios a lo lar­go de la ca­lle Kar­lo­va. Es­ta pla­za, cen­tro de la vi­da en Pra­ga es una es­pec­ta­cu­lar pla­za ro­dea­da de mag­ní­fi­cos edi­fi­cios, en­tre los que des­ta­ca la igle­sia de Týn con sus pre­cio­sas to­rres sím­bo­lo de Pra­ga, que pa­re­cen sa­ca­das de un cuen­to de ha­das. Su in­te­rior ba­rro­co tam­bién me­re­ce la pe­na una vi­si­ta. Jus­to en fren­te es­tá el pin­to­res­co ayun­ta­mien­to vie­jo con su fa­mo­so reloj as­tro­nó­mi­co – hay que es­pe­rar a las ho­ras pun­ta pa­ra ver sus fi­gu­ras en mo­vi-

mien­to -. El res­to de la pla­za es­tá re­ple­ta de pa­la­cios y ca­sas de épo­ca es­pec­ta­cu­la­res. Ade­más en Di­ciem­bre es­ta­ba ya ins­ta­la­do el bo­ni­to mer­ca­do na­vi­de­ño. Su­bi­mos a la to­rre del ayun­ta­mien­to des­de don­de hay unas vis­tas pre­cio­sas de la pla­za. De­trás del ayun­ta­mien­to hay otra pre­cio­sa igle­sia, la igle­sia de San Ni­co­lás - Ch­rám sva­tého Mi­ku­láše -. Una vez vis­ta­mos la pla­za co­men­za­mos a ca­lle­jear por la zo­na vie­ja vi­si­tan­do al­gu­na que otra igle­sia – en­tre ellas nos en­can­ta­ron las pin­tu­ras de la igle­sia de San Ja­co­bo – Kos­tel sva­tého Ja­ku­ba Vě­tšího - y dis­fru­ta­mos de es­ta pre­cio­sa zo­na du­ran­te to­da la ma­ña­na. Apro­ve­cha­mos el mer­ca­do na­vi­de­ño pa­ra co­mer al­go rá­pi­do y nos di­ri­gi­mos ha­cia el ba­rrio ju­dío – Jo­se­fov - con­ti­guo a la zo­na vie­ja. Vol­vi­mos has­ta el puen­te de Car­los y des­de allí re­co­rri­mos la ori­lla del río que se va cur­van­do has­ta lle­gar al ex­tre­mo su­pe­rior del ba­rrio ju­dío. Pa­sa­mos por otro puen­te, el Má­ne­sův con ex­ce­len­tes vis­tas y por el Ru­dol­fi­num, un pre­cio­so edi­fi­cio que al­ber­ga una sa­la de con­cier­tos. Lle­ga­mos a la si­na­go­ga Sta­ro­no­vá que pu­di­mos vi­si­tar y en sus cer­ca­nías el ayun­ta­mien­to ju­dío. En la mis­ma zo­na hay un par de si­na­go­gas más, pe­ro me­nos in­tere­san­tes. Y da­da la ho­ra que era no pu­di­mos vi­si­tar en ese mo­men­to el ce­men­te­rio ju­dío, la prin­ci­pal atrac­ción del

ba­rrio. Nos de­di­ca­mos a ca­lle­jear por es­ta zo­na – me­nos in­tere­san­te que la par­te vie­ja - y aca­ba­mos en la To­rre de la Pól­vo­ra - Praš­ná brá­na -, una pre­cio­sa to­rre si­mi­lar a las del puen­te Car­los, y tam­bién ac­ce­si­ble pa­ra dis­fru­tar de las vis­tas. Otro edi­fi­cio muy bo­ni­to jus­to al la­do de la to­rre es la Ca­sa Municipal - Obec­ní dům -. Se­gui­mos pa­sean­do por la zo­na vie­ja has­ta la ho­ra de ce­nar, de nue­vo en el mer­ca­do na­vi­de­ño.

El cuar­to día lo de­di­ca­mos a la par­te nue­va de la ciu­dad. Es una zo­na mu­cho me­nos pin­to­res­ca que lo que ya ha­bía­mos vis­to pe­ro si en­con­tra­mos al­gu­nas co­sas que va­lían la pe­na. En tran­vía nos des­pla­za­mos has­ta la pla­za Ven­ces­lao - Vá­clavs­ké ná­měs­tí -. Allí se pue­de vi­si­tar el Mu­seo Na­cio­nal jun­to a la es­ta­tua de San Ven­ces­lao. Hay al­gún edi­fi­cio in­tere­san­te co­mo ho­te­les, ca­fés y la ópe­ra de Pra­ga pe­ro le­jos de la be­lle­za de la zo­na vie­ja. Co­mo te­nía­mos tiem­po de­ci­di­mos ir an­dan­do has­ta la zo­na de Vyšeh­rad, un re­cin­to amu­ra­lla­do so­bre una co­li­na al sur del cen­tro. De ca­mino pa­sa­mos por la pla­za de Car­los - Kar­lo­vo ná­měs­tí -, don­de des­ta­ca la bo­ni­ta igle­sia de San Ig­na­cio - Kos­tel sva­tého Ig­ná­ce -. Aquí y allá se veían al­gu­nos edi­fi­cios in­tere­san­tes has­ta lle­gar has­ta nues­tro des­tino: Vyšeh­rad. Es una zo­na pre­cio­sa, si­tua­da en un pro­mon­to­rio ro­co­so jun­to al río Mol­da­va, y pre­si­di­do por la igle­sia de San Pe­dro y San Pa­blo - Ba­zi­li­ka sva­tého Pe­tra a Pa­vla -. Tras en­trar por una de las puer­tas de las mu­ra­llas se lle­ga a un mi­ra­dor que nos da una nue­va pers­pec­ti­va del río y de la otra mar­gen del mis­mo y lue­go el ca­mino que re­co­rre las mu­ra­llas nos lle­va a otros mi­ra­do­res pre­cio­sos. Tam­bién hay un pe­que­ño ce­men­te­rio con tum­bas co­mo la de Dvořák. De­jan­do la co­li­na y las for­ti­fi­ca­cio­nes es­ta zo­na no tie­ne mu­cho que ver, así que co­mi­mos al­go e ini­cia­mos el ca­mino de re­gre­so ha­cia el cen­tro. Es­ta vez de­ci­di­mos ha­cer­lo por la ori­lla del río pa­ra dis­fru­tar de la ma­ra­vi­llo­sa ar­qui­tec­tu­ra de la

ciu­dad y cru­zar sus di­fe­ren­tes puen­tes. Jun­to uno de los puen­tes se pue­de ver un edi­fi­cio muy fa­mo­so de Pra­ga: el edi­fi­cio co­no­ci­do co­mo “Gin­ger y Fred” - Ta­nčí­cí dům -, con su ca­rac­te­rís­ti­ca to­rre on­du­la­da. Po­co des­pués pa­sea­mos por la pe­que­ña is­la de Slo­vansky des­de don­de hay vis­tas a los edi­fi­cios clá­si­cos a ori­llas del Mol­da­va, in­clui­do el ma­jes­tuo­so Tea­tro Na­cio­nal. Des­de el si­guien­te puen­te se pue­de ac­ce­der a otra is­la, Stře­lec­ký, don­de el prin­ci­pal atrac­ti­vo son las vis­tas a am­bas ori­llas del río. Aquí los edi­fi­cios son real­men­te es­pec­ta­cu­la­res. Con es­te pa­seo lle­ga­mos de nue­vo a la zo­na del puen­te de Car­los, por la ca­lle Sme­ta­no­vo ro­dea­da de pre­cio­sos edi­fi­cios clá­si­cos. A pe­sar de ser la enési­ma vez que pa­sá­ba­mos por allí no nos re­sis­ti­mos a dis­fru­tar del puen­te y sus al­re­de­do­res. Ce­na­mos al­go muy cer­ca y nos re­ti­ra­mos al ho­tel.

El úl­ti­mo día lo de­di­ca­mos a ha­cer al­gu­nas co­sas que nos ha­bían ido que­da­do pen­dien­tes aun­que en reali­dad ya ha­bía­mos vi­si­ta­do lo más im­por­tan­te de­la ciu­dad. Pri­me­ro nos di­ri­gi­mos al ce­men­te­rio ju­dío. Es un lu­gar muy evo­ca­dor con cien­tos de lá­pi­das re­tor­ci­das y ero­sio­na­das dis­tri­bui­das de ma­ne­ra anár­qui­ca, pe­ro la vi­si­ta me­re­ce mu­cho la pe­na. Jus­to fue­ra del ce­men­te­rio ha­bía nu­me­ro­sos pues­tos don­de po­der ad­qui­rir un sou­ve­nir. Tras la vi­si­ta nos di­ri­gi­mos al nor­te, al otro la­do del Mol­da­va, al par­que de Let­ná. Se ac­ce­de al par­que su­bien­do por su­ce­si­vas se­ries de es­ca­le­ras has­ta lle­gar a un gi­gan­tes­co me­tró­no­mo que se en­cuen­tra en la par­te su­pe­rior. Lo me­jor de es­te par­que son las vis­tas. Des­de aquí hay una vis­ta es­pec­ta­cu­lar al río con la su­ce­sión de puen­tes so­bre el río crean­do un pai­sa­je úni­co, y una vis­ta pre­cio­sa

de la ciu­dad. Des­pués ba­ja­mos de nue­vo al río e hi­ci­mos un pe­que­ño re­co­rri­do por el río en uno de los múl­ti­ples bar­cos tu­rís­ti­cos que lo sur­can. Es un re­co­rri­do bas­tan­te cor­to, en reali­dad no lle­ga a dos ki­ló­me­tros de río, pe­ro per­mi­te ver des­de otra pers­pec­ti­va al­gu­nos de los mo­nu­men­tos más im­por­tan­tes co­mo el puen­te Car­los – se pa­sa por de­ba­jo -, el cas­ti­llo o el Ru­dol­fi­num. Así pa­sa­mos la ma­ña­na y es­ta vez op­ta­mos por Ma­lá Stra­na y uno de sus nu­me­ro­sos res­tau­ran­tes pa­ra co­mer. Por la tar­de vi­si­ta­mos la to­rre de te­le­vi­sión de Žiž­kov, bas­tan­te ale­ja­da del cen­tro pe­ro que ha­bía lla­ma­do nues­tra aten­ción por­que se en­con­tra­ba cer­ca del ho­tel. Es una to­rre de TV muy pe­cu­liar, con di­fe­ren­tes pla­ta­for­mas que se pue­den vi­si­tar y des­de don­de hay muy bue­nas vis­tas de to­da la ciu­dad, aun­que la par­te vie­ja que­da un tan­to le­jos y las vis­tas no son com­pa­ra­bles a las de los otros mi­ra­do­res a los que su­bi­mos. Sin em­bar­go su­bir a la es­truc­tu­ra es real­men­te to­da una ex­pe­rien­cia, y su di­se­ño es es­pec­ta­cu­lar. En los pi­la­res de la to­rre hay unas es­cul­tu­ras muy cu­rio­sas de unos be­bés tre­pan­do por ellas. De vuel­ta ha­cia el cen­tro pa­sa­mos por una si­na­go­ga si­tua­da fue­ra del ba­rrio ju­dío, en Je­ru­za­léms­ká con una bo­ni­ta fa­cha­da. El res­to de la tar­de lo de­di­ca­mos a re­vi­si­tar los lu­ga­res que más nos ha­bían gus­ta­do, ya sin pri­sas, y di­mos así por fi­na­li­za­do el via­je de 5 días a es­ta in­creí­ble ciu­dad.

Ca­lle de Ma­lá Stra­na

Igle­sia de San Ni­co­lás

Vis­tas des­de la ca­lle más es­tre­cha de Pra­ga

Pa­no­ra­ma del Cas­ti­llo y la ca­te­dral

Bar­co tu­rís­ti­co cer­ca del puen­te Car­los

Bi­blio­te­ca del con­ven­to de Strahov

Vis­tas des­de la to­rre de Pe­třín

Reloj as­tro­nó­mi­co

Edi­fi­cios en las ori­llas del Mol­da­va

Vis­tas des­de la to­rre del Ayun­ta­mien­to

Edi­fi­cios en la ca­lle Sne­ta­no­vo

Edi­fi­cio “Gin­ger y Fred”

Vis­tas des­de el par­que Let­ná

Si­na­go­ga en Je­ru­za­lems­ka

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.