Mi­lán de aba­jo a arri­ba

Un re­co­rri­do por los ras­ca­cie­los de Mi­lán, en­tre pa­sa­do (re­cien­te), pre­sen­te y fu­tu­ro (pró­xi­mo)

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS GIUSI GARIGALI

Pa­seo por un Mián des­co­no­ci­do de so­bria ar­qui­tec­tu­ra y edi­fi­cios ele­gan­tes que apun­tan al cie­lo de la ca­pi­tal.

Aun­que des­de ha­ce ca­si 20 años ya no vi­va allí, na­cí y cre­cí en Mi­lán y os pue­do ase­gu­rar que es­ta ciu­dad me­re­ce una vi­si­ta, por­que es un lu­gar mul­ti­fa­cé­ti­co, una ciu­dad dis­cre­ta que se ha­ce des­cu­brir y que­rer po­co a po­co. Mi­lán te cap­tu­ra a me­di­da va­yas in­ti­man­do con ella. Por eso con Mi­lán no ten­drás un fle­cha­zo. No te de­ja­rá con la bo­ca abier­ta, co­mo las ciu­da­des “de ar­te” ita­lia­nas, que te atur­den con su be­lle­za. Mi­lán ten­drás que que­rer co­no­cer­la y, só­lo en­ton­ces, des­cu­bri­rás que has en­con­tra­do al­go por en­ci­ma de tus ex­pec­ta­ti­vas.

Mi­lán tie­ne una his­to­ria com­ple­ja, es­tre­cha­men­te en­tre­la­za­da con la his­to­ria de Ita­lia, re­fle­ja­da en la so­bria be­lle­za de su cas­co an­ti­guo, don­de en­con­tra­rás hue­llas de las va­rias ci­vi­li­za­cio­nes y do­mi­na­cio­nes que se su­ce­die­ron: res­tos ro­ma­nos, igle­sias ro­má­ni­cas, su mag­ní­fi­co Duomo gó­ti­co, edi­fi­cios del Re­na­ci­mien­to ita­liano, res­tos de la do­mi­na­ción es­pa­ño­la, pa­ra lle­gar a las gran­des in­ter­ven­cio­nes

ur­ba­nís­ti­cas na­po­leó­ni­cas, a las mo­nu­men­ta­les obras del fas­cis­mo en épo­ca mo­der­na y, aho­ra, de la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea, que es lo que os pro­pon­go: un iti­ne­ra­rio di­fe­ren­te, bus­can­do los sím­bo­los de la Mi­lán de hoy, más allá de lo más tí­pi­co y co­no­ci­do.

Con­tem­pla­re­mos los más cé­le­bres ras­ca­cie­los de Mi­lán, edi­fi­cios que han me­re­ci­do pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les por su di­se­ño, be­lle­za o so­lu­cio­nes eco-sos­te­ni­bles adop­ta­das, si­tuan­do Mi­lán en­tre las ciu­da­des que aco­gen al­gu­nas de las cons­truc­cio­nes más bo­ni­tas y avan­za­das de la con­tem­po­ra­nei­dad. Es­to ha ocu­rri­do só­lo en los úl­ti­mos años, gra­cias a la fi­nan­cia­ción de dos gran­des pro­yec­tos de re­ca­li­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca de va­rias áreas de la ciu­dad: el Pro­yec­to Por­ta Nuo­va, ca­si aca­ba­do, y el Pro­yec­to City Li­fe, que se aca­ba­rá en el 2018.

To­dos los ras­ca­cie­los de es­tos pro­yec­tos han si­do di­se­ña­dos por ar­qui­tec­tos de fa­ma mun­dial y el Sky­li­ne de la ciu­dad ha que­da­do to­tal­men­te trans­for­ma­do, ad­qui­rien­do un to­que de mo­der­ni­dad que qui­zás le fal­ta­ba ya ha­cía tiem­po… Po­de­mos afir­mar, sin equi­vo­car­nos, que la be­lle­za, la mo­der­ni­dad y el pres­ti­gio de sus nue­vos edi­fi­cios han de­vuel­to Mi­lán al fu­tu­ro.

Hay que de­cir que Mi­lán siem­pre se ha in­tere­sa­do por un de­sa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co en vertical, más que cual­quier otra ciu­dad ita­lia­na, des­de que, con el boom eco­nó­mi­co, ca­yó el víncu­lo ur­ba­nis­ta fas­cis­ta que es­ta­ble­cía que nin­gún edi­fi­cio po­día su­pe­rar, en al­tu­ra, a la Ma­don­ni­na del Duomo y el en­tu­sias­mo y la es­pe­ran­za en la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca, de­ter­mi­na­ron la cons­truc­ción de los pri­me­ros ras­ca­cie­los que, co­mo to­dos los ras­ca­cie­los del mun­do, en­car­na­ban la per­fec­ta sín­te­sis en­tre la re­pre­sen­ta­ción del po­der eco­nó­mi­co lo­cal y la ex­hi­bi­ción de so­lu­cio­nes téc­ni­cas no­ve­do­sas en la bús­que­da de una es­té­ti­ca mo­der­na. La To­rre Ve­las­ca y, so­bre­to­do, el Grat­ta­cie­lo Pi­re­lli fue­ron el sím­bo­lo de es­tos sen­ti­mien­tos.

EL RAS­CA­CIE­LOS PI­RE­LLI, PRI­MER SÍM­BO­LO DE LA MI­LÁN MO­DER­NA.

En el la­do sur-oes­te de la pla­za Du­ca d’Aos­ta, la mis­ma don­de se en­cuen­tra la Estación Cen­tral de Mi­lán, se eri­ge el ras­ca­cie­los Pi­re­lli. El ras­ca­cie­los, cons­trui­do en­tre 1956 y 1960 fue, has­ta el año 1966, el edi­fi­cio más al­to de la Unión Eu­ro­pea, mi­dien­do 127 me­tros, y con­tan­do con 32 pi­sos. Ha man­te­ni­do la pla­za de cons­truc­ción más al­ta de la ciu­dad has­ta el

año 2010, cuan­do se aca­ba­ron las obras de Pa­laz­zo Lom­bar­dia, de 161 me­tros de al­tu­ra (nues­tra me­ta si­guien­te).

El pro­yec­to del edi­fi­cio fue a car­go de Giò Pon­ti, re­nom­bra­do ar­qui­tec­to mi­la­nés. Du­ran­te años alo­jó las ofi­ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas de la Re­gio­ne Lom­bar­dia pe­ro, al co­mien­zo, fue pro­pie­dad y se­de ad­mi­nis­tra­ti­va de la em­pre­sa Pi­re­lli. Por eso, en el uso co­mún, los mi­la­ne­ses le lla­man ca­ri­ño­sa­men­te il Pi­re­llo­ne. Se con­vir­tió, en se­gui­da, en uno de los sím­bo­los de la Mi­lán más mo­der­na, re­pre­sen­tan­do, con su al­tu­ra y ele­gan­cia, el es­pí­ri­tu del re­na­ci­mien­to eco­nó­mi­co de la ciu­dad y de su pros­pe­ri­dad.

Al ras­ca­cie­los, des­de el pun­to de vis­ta ar­qui­tec­tó­ni­co, se la ha siem­pre con­si­de­ra­do su­ma­men­te in­tere­san­te, tan­to por las so­lu­cio­nes téc­ni­cas uti­li­za­das en su día pa­ra cons­truir­lo co­mo por su si­lue­ta del­ga­da y ele­gan­te, que lo ha­cían muy di­fe­ren­te de to­dos los ras­ca­cie­los ya exis­ten­tes has­ta la fe­cha. Co­mo, se­gún la tra­di­ción, nin­gún edi­fi­cio de Mi­lán po­día ser más al­to que la Ma­don­ni­na del Duomo, el car­di­nal Mon­ti­ni, fu­tu­ro Pa­pa Pa­blo VI, su­gi­rió lle­var al te­cho del Pi­re­llo­ne una pe­que­ña ré­pli­ca de la es­ta­tua de la Vír­gen, de 85 cm de al­tu­ra (el ori­gi­nal en la Ca­te­dral es una es­ta­tua del 1774 que mi­de 4 me­tros y 16 cen­tí­me­tros, obra de Giu­sep­pe Pe­re­go e Giu­sep­pe Bi­ni). Es­te ri­tual se ha re­pe­ti­do re­cien­te­men­te… Aho­ra il Pi­re­llo­ne es se­de del Con­si­glio Re­gio­na­le de­lla Lom­bar­dia, el Par­la­men­to lom­bar­do.

De aquí nos des­pla­za­re­mos ha­cia lo más nue­vo, em­pe­zan­do nues­tro re­co­rri­do en­tre

los edi­fi­cios de más re­cien­te cons­truc­ción y co­men­zan­do por él que ha sus­ti­tui­do el Pi­re­llo­ne co­mo se­de del Gobierno re­gio­nal, ga­nán­do­le tam­bién, en su mo­men­to, la pri­me­ra pla­za co­mo edi­fi­cio más al­to de la ciu­dad. Co­gien­do la lí­nea 2 del metro (di­rec­ción Fa­ma­gos­ta) y ba­jan­do en Gioia (1 pa­ra­da) o ca­mi­nan­do unos 10 mi­nu­tos – lle­ga­mos a pla­za Cit­tà di Lom­bar­dia, don­de se en­cuen­tra Pa­laz­zo Lom­bar­dia, nue­va se­de del gobierno re­gio­nal (des­de el mes de di­ciem­bre de 2010) y, aho­ra, el ter­cer edi­fi­cio más al­to de la ciu­dad, con sus 161 me­tros y 43 pi­sos. El ras­ca­cie­los ha si­do di­se­ña­do por el es­tu­dio Pei Cobb Freed & Part­ners de Nue­va York. Su nom­bre fue ele­gi­do por los mis­mos ciu­da­da­nos de Mi­lán, en la pá­gi­na web del En­te.

PA­LAZ­ZO LOM­BAR­DIA

En 2012 Pa­laz­zo Lom­bar­dia fue de­cla­ra­do me­jor edi­fi­cio eu­ro­peo pa­ra el año 2012. El pre­mio fue otor­ga­do por el Coun­cil of Tall Buil­dings and Ur­ban Ha­bi­tats (Ct­buh) en Chica­go en 2012, te­nien­do en cuen­ta “el di­se­ño, la in­no­va­ción y la sos­te­ni­bi­li­dad” del ras­ca­cie­los. Fue la pri­me­ra vez que Ita­lia en­tró en es­te es­pe­cial ran­king, ob­te­nien­do el pri­mer lu­gar en la sec­ción Eu­ro­pa. Te­chos ver­des, pa­re­des tér­mi­cas con pa­ne­les gi­ra­to­rios pa­ra pro­por­cio­nar luz y som­bra en el in­te­rior, bom­bas de ca­lor y pa­ne­les so­la­res pa­ra la ca­le­fac­ción y la re­fri­ge­ra­ción sin el uso de com­bus­ti­ble, son unas de las ca­rac­te­rís­ti­cas del edi­fi­cio.

Fa­cha­da de la Estación Cen­tral de Mi­lán.

El ras­ca­cie­los Pi­re­lli.

Pa­laz­zo Lom­bar­dia

Pla­za Cit­tà di Lom­bar­dia Ex­te­rio­res de Pa­laz­zo Lom­bar­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.