Fez, un via­je al pa­sa­do

Tra­di­ción y au­ten­ti­ci­dad en una ciu­dad que con­ser­va la esen­cia de Áfri­ca en es­ta­do pu­ro

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS CRIS­TI­NA IBÁ­ÑEZ FE­CHA DEL VIA­JE NO­VIEM­BRE 2015

Tra­di­ción y au­ten­ti­ci­dad en una ciu­dad que con­ser­va la esen­cia de Áfri­ca en es­ta­do pu­ro.

“Ma­rrue­cos es co­mo un ár­bol cu­yas raí­ces ho­ra­dan la tie­rra afri­ca­na mien­tras sus ho­jas res­pi­ran ai­re eu­ro­peo” No son pa­la­bras mías, sino del rey Has­san II de Ma­rrue­cos, a las que yo aña­di­ría: “Pe­ro Fez se nu­tre de sa­via afri­ca­na”

Y es que Fez, con su la­be­rín­ti­ca me­di­na de más de 9.000 ca­lle­jue­las, con­ser­va ese sa­bor a tra­di­ción y a au­ten­ti­ci­dad que po­co a po­co han ido per­dien­do otras ciu­da­des ma­rro­quíes. En de­fi­ni­ti­va, con­ser­va la esen­cia de Áfri­ca.

Aden­trar­se en la me­di­na de Fez es su­mer­gir­se en un mun­do que ha per­ma­ne­ci­do inal­te­ra­do des­de ha­ce cien­tos de años. Es co­mo ver un atis­bo de ese Ma­rrue­cos me­die­val ya ol­vi­da­do. Del pre­sen­te al pa­sa­do en una frac­ción de se­gun­do, así de fá­cil.

Lo que ya no re­sul­ta tan sen­ci­llo es orien­tar­se en ese ma­re­mág­num de ca­lle­jue­las que com­po­nen la me­di­na de Fez. Eso lo apren­di­mos cuan­do sa­li­mos muy con­fia­dos de nues­tro riad y a los 10 mi­nu­tos ya es­tá­ba­mos to­tal­men­te des­orien­ta­dos. En ese mo­men­to el des­tino em­pe­zó a ju­gar sus car­tas e hi­zo que nos en­con­trá­ra­mos con un chi­co que ase­gu­ra­ba ser guía. O me­jor di­cho: él nos en­con­tró a no­so­tros.

Por un mó­di­co pre­cio acor­da­mos que nos lle­va­ra has­ta la cur­ti­du­ría Chou­wa­ra. Aun­que en Fez exis­ten cua­tro cur­ti­du­rías, és­ta es la más fa­mo­sa de to­das y la más ex­ten­sa. En­con­trar­la no es ta­rea fá­cil, ya que pa­ra po­der ob­ser­var­la en to­da su mag­ni­tud hay que su­bir a la te­rra­za de los edi­fi­cios que la ro­dean. Na­da más en­trar nos en­tre­ga­ron una ra­mi­ta de men­ta pa­ra po­nér­nos­la de­ba­jo de la na­riz y así mi­ti­gar el “dul­ce aro­ma” que se res­pi­ra­ba en la cur­ti­du­ría.

Y allí es­tá­ba­mos los dos, con una ra­mi­ta de men­ta en una mano y la cá­ma­ra de fo­tos en la otra, sin sa­lir de nues­tro asom­bro mien­tras es­cu­chá­ba­mos a un se­ñor que nos ex­pli­ca­ba que se se­guía uti­li­zan­do

el mis­mo pro­ce­so de cur­ti­do des­de ha­cía 600 años. Los su­fri­dos tra­ba­ja­do­res te­nían que in­tro­du­cir las pie­les de cor­de­ro, ca­bra o ca­me­llo en cu­bas lle­nas de cal y ca­cas de pa­lo­ma, pa­ra pa­sa­dos unos días me­ter­las en cu­bas con tin­tes na­tu­ra­les don­de ad­qui­rían su co­lor de­fi­ni­ti­vo. Fi­nal­men­te eran los ar­te­sa­nos ma­rro­qui­ne­ros quie­nes las trans­for­ma­ban en bol­sos, bo­tas, y to­do ti­po de pro­duc­tos fa­bri­ca­dos con piel (y que in­ten­ta­ron ven­der­nos a la sa­li­da).

Al ter­mi­nar la vi­si­ta vol­vi­mos al lu­gar en el que nos es­pe­ra­ba pa­cien­te­men­te nues­tro

ami­go pa­ra dar­le el di­ne­ro acor­da­do y que nos orien­ta­ra en la di­rec­ción a se­guir. Pe­ro ape­nas ha­bía­mos da­do unos pa­sos cuan­do al do­blar una es­qui­na apa­re­cie­ron un par de ma­rro­quíes que no te­nían na­da de amis­to­sos y co­gie­ron a nues­tro “guía” del pes­cue­zo arrin­co­nán­do­lo en un ca­lle­jón. Nues­tra ca­ra de sus­to en ese mo­men­to de­bía de ser un poe­ma, por­que los hombres nos mi­ra­ron y nos di­je­ron: “¡fue­ra, po­li­cía!”

Fue­ron ins­tan­tes un po­co an­gus­tio­sos en los que nos de­ba­tía­mos en­tre ir­nos a cual­quier par­te aun­que eso sig­ni­fi­ca­ra per­der­nos aún más en la me­di­na, o es­pe­rar a ver qué su­ce­día. Pro­ba­ble­men­te la se­gun­da op­ción fue­ra la más irra­cio­nal “¿Es­pe­rar a qué?”, pe­ro es lo que hi­ci­mos y fun­cio­nó. Al ca­bo de unos mi­nu­tos apa­re­ció otro cha­val que nos ase­gu­ró que era her­mano del an­te­rior y que nos iba a sa­car de aque­llas ca­lle­jue­las.

A pe­sar de que te­nía­mos to­das las alar­mas en­cen­di­das de­ci­di­mos se­guir­le con cier­ta des­con­fian­za. An­du­vi­mos con esa sen­sa­ción de aler­ta unos cuan­tos me­tros cuan­do al gi­rar una ca­lle las vi­mos…¡Eran Ma­ría y Lo­la, dos se­ño­ras que co­no­ci­mos la tar­de an­te­rior en la co­la de em­bar­que del avión! El des­tino se­guía ma­ne­jan­do los hi­los…

Pe­ro nues­tras ami­gas no iban so­las, sino que las acom­pa­ña­ba Ma­rian, una guía ofi­cial de ver­dad. Ob­via­men­te nos que­da­mos con ellas, y des­pués de con­tar­les nues­tra his­to­ria Ma­rian nos ase­gu­ró que la me­di­na de Fez es­tá pla­ga­da de fal­sos guías y que es­tán muy per­se­gui­dos por la po­li­cía tu­rís­ti­ca de in­cóg­ni­to. En nues­tro ca­so nos ha­bía­mos en­con­tra­do con un fal­so guía que ha­bla­ba es­pa­ñol, te­nía

cier­tos co­no­ci­mien­tos de his­to­ria y ha­bía si­do bas­tan­te le­gal. Pe­ro Ma­rian nos con­tó que no siem­pre era así. Ha­bía­mos te­ni­do suer­te.

En ese mo­men­to em­pe­za­mos a des­cu­brir el au­tén­ti­co Fez. Si­guien­do a Ma­rian por tor­tuo­sos ca­lle­jo­nes nos aden­tra­mos en el fas­ci­nan­te zo­co de Fez. Un exó­ti­co mun­do re­ple­to aro­mas, co­lo­res, sa­bo­res, so­ni­dos…

Un mun­do en el que el bu­lli­cio de un mer­ca­do se mez­cla con la lla­ma­da a la ora­ción que lo inun­da to­do. Un mun­do en el que pue­des en­con­trar una car­ni­ce­ría que usa una ca­be­za de ca­me­llo co­mo re­cla­mo al la­do de un pues­to de dul­ces, o de fru­ta, o de es­pe­cias…

Un mun­do en el que los ofi­cios tra­di­cio­na­les no so­bre­vi­ven a du­ras pe­nas ni tie­nen nin­gún in­te­rés en mo­der­ni­zar­se, y en el que la úni­ca ma­ne­ra de trans­por­tar las mer­can­cías es me­dian­te bu­rros o ca­rro­ma­tos. Ga­tos, bu­rros, ga­lli­nas, com­pra­do­res, ven­de­do­res y tu­ris­tas. To­do mez­cla­do en un de­li­cio­so des­or­den.

De vez en cuan­do nos de­te­nía­mos pa­ra ob­ser­var la be­lle­za de una ma­dra­za o es­cue­la tra­di­cio­nal co­rá­ni­ca co­mo las de Bou Ina­nia o el-At­ta­ri­ne; aso­má­ba­mos la ca­be­za pa­ra ad­mi­rar la ma­jes­tuo­si­dad de los edi­fi­cios prohi­bi­dos a los no mu­sul­ma­nes co­mo la Mez­qui­ta Ka­raoui­yi­ne o el Mau­so­leo de Mu­lay Idriss II; o ima­gi­ná­ba­mos to­do el co­no­ci­mien­to que sa­lió una de las Uni­ver­si­da­des más an­ti­guas del mun­do ára­be y que hoy día nos fa­ci­li­ta la vi­da.

El se­gun­do día lo de­di­ca­mos a co­no­cer la zo­na de Fez el-Je­did. Aquí se en­cuen­tra el Pa­la­cio Real de Fez con sus fa­mo­sas puer­tas: po­si­ble­men­te las más fo­to­gra­fia­das de Ma­rrue­cos. La­men­ta­ble­men­te no se pue­de ir más allá de sus puer­tas, ya que es una de las re­si­den­cias ofi­cia­les del rey, así que pu­si­mos rum­bo ha­cia el cer­cano Me­llah o Ba­rrio Ju­dío de Fez.

El Ba­rrio Ju­dío es un sub­mun­do den­tro de Fez, con su ar­qui­tec­tu­ra de bal­co­nes que en cual­quier ca­sa ára­be es­ta­rían prohi­bi­dos, con sus jo­ye­rías co­mo re­cor­da­to­rio de una an­ces­tral tra­di­ción. Y con su bu­lli­cio del día a día, tan igual y tan di­fe­ren­te al del zo­co.

No po­día­mos ter­mi­nar nues­tro via­je a Fez sin vol­ver al lu­gar en el que to­do em­pe­zó: su la­be­rín­ti­ca me­di­na y su in­creí­ble zo­co. Vol­vía­mos un po­co más sa­bios, más ob­ser­va­do­res y con la men­te más abier­ta. Con la sa­tis­fac­ción de ha­ber co­no­ci­do y con­vi­vi­do con gen­te ma­ra­vi­llo­sa y con la año­ran­za de vol­ver al­gún día a la más fas­ci­nan­te de las ciu­da­des im­pe­ria­les ma­rro­quíes.

La cur­ti­du­ría Chou­wa­ra

Me­di­na de Fez Ar­te­sano en la me­di­na de Fez Ven­de­dor de es­pe­cias en el zo­co

Puer­ta de en­tra­da a una ma­dra­za Ca­lle de la me­di­na

Mez­qui­ta an­da­lu­za

Pa­la­cio Real de Fez

Mau­so­leo de Mu­lay Idriss II

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.